ADN maya: el colectivo que reivindica a una cultura con su potente música

Con ingenio y deliciosa intensidad, estos raperos envían un mensaje vital en lengua maya.

Los idiomas indígenas de México se están haciendo sonar y fuerte, a través de iniciativas muy contemporáneas, como el rap maya. Esta es la propuesta del colectivo ADN maya, que reivindica su cultura local con potente música. Su mensaje es vital: las lenguas mayas están activas y si suenan, es porque hay sujetos hablando, cantando y jugando con ellas. 

Sin embargo, son muchos los que minimizan el valor vivo de los idiomas nativos; los consideran un asunto del pasado, y que un sujeto hable maya, pero no español, suele ser motivo de discriminación.

ADN maya: música para todos

El colectivo fue concebido en 2014, pero formalmente nació en 2015, impulsado por Jesús Cristóbal Pat Chable, “Pat Boy” y Tania Jiménez Balam, ambos originarios de Quintana Roo y promotores de la identidad maya a través de la música y la creación de contenidos audiovisuales. 

El objetivo central es impulsar a músicos emergentes en géneros como el rap, reggae y rock que canten en maya o sean bilingües. Para los creadores de ADN maya la apertura y la experimentación son esenciales. Solo a través de la flexibilidad será posible reivindicar en el presente elementos tradicionales de la identidad maya.

Además de hacer buena música, la idea es que las variantes vivas del maya vuelvan a tener lugar en el imaginario colectivo. El proyecto ha sido tan exitoso que, como explica Pat Boy, jóvenes no hablantes se han decidido a aprender maya solo para poder participar. 

La cosa ha crecido bastante. Hoy 18 creadores conforman el colectivo y las ganas de empaparse de la cultura de sus padres, madres y abuelos también se hace más fuerte: “En mi casa no dejo en paz a la gente; no paro de hacer preguntas a mi mamá: ¿cómo se dice esto; cómo se dice lo otro?” dice Xíimbal Bej, citado aquí.

Su primer disco ya está disponible en Spotify e incluye canciones con temas muy variados. Algunas hablan de hacer milpa, otras sobre el idioma en sí mismo; pero también hay letras de amor, desamor, nostalgia y temas que podría apelar a cualquiera.

Suena y resuena una conexión fuerte y real con la identidad maya

Esta es sin duda la mejor cualidad de ADN Maya; se trata de un proyecto con una identidad orgánica, genuinamente apasionado y resuelto a darle sitio en el mundo a las tradiciones donde floreció cada uno de sus participantes. Mientras que su material audiovisual está encontrando lentamente su ritmo, el espíritu de este colectivo es enorme. 

Esto se saborea mejor en vivo, donde la audiencia no para de corear, bailar, aplaudir y gritar. ADN Maya sabe armar un buen espectáculo, que igual conmueve y seduce. “¡Cuando yo les diga sangre, ustedes gritan maya!” invita uno de los chicos. “¡Sangre!” “¡Maya!”, responden mexicanos de múltiples orígenes sin dudarlo, porque hay algo de esta cultura en cada uno de nosotros.

También en Más de México: 8 piezas de rap en lenguas indígenas: identidad rítmica y denuncia versada

*Imagen destacada: ADN Maya/Facebook