VIDEO: El misterioso pasaje maya encontrado al interior del Palacio del Gobernador en Uxmal

Un descubrimiento increíble, que cambiará para siempre la visión que se tiene sobre el exuberante edificio maya y su historia…

Recientemente, una serie de trabajos para investigar y restaurar uno de los edificios “más bellos de la América precolombina”, resultaron en un hallazgo fascinante. Se trata de un antiguo pasaje descubierto al interior del Palacio del Gobernador en la mítica ciudad maya de Uxmal

Como lo reportó el INAH, esta edificación que habita las entrañas de la otra tiene, por lo menos, 200 años más de antigüedad y revela un estilo de construcción “más temprano”; además de una costumbre preciosa propia de los mayas: la de “enterrar” a los edificios que no les servían más, en lugar de demolerlos. 

También en Más de México: Extraños descubrimientos arqueológicos que cambiaron nuestra visión sobre el pasado

El pasaje descubierto en Uxmal

Se piensa que el pasadizo de 25 metros de largo que atraviesa de norte a sur el Palacio del Gobernador, data aproximadamente del año 600 y está anclado al estilo arquitectónico “Puuc temprano”. 

Como explica la investigadora Lourdes Toscano, esto demuestra que, para ese momento de la historia, ya existían “excelentes diseñadores y constructores”. La superestructura, que es la cara ya bien conocida del Palacio, con sus finos acabados y remates, ya es impresionante por sí misma; pero saber que en su interior resguarda toda otra joya arquitectónica es, francamente alucinante. 

Por otro lado, como detalla el investigador José Huchim esta es otra evidencia de la hipótesis que supone que los antiguos mayas pensaban que sus edificios tenían vida, así, cuando los consideraban inutilizables, se debían realizar complejos rituales reverenciales para “matarlos”. “Por lo mismo” explica el arqueólogo, “no descartamos que en los pisos de ambos accesos del pasillo encontremos ofrendas que evidencien esas complejas ceremonias”.

Cada edificio maya era considerado una “morada de linaje” y por eso se les usaba como cimientos para otra edificación o como tumba. Esta particular costumbre hoy nos ha permitido observar el desarrollo claro en los estilos arquitectónicos antiguos; pero también nos sugiere una dulce reflexión

Mientras nosotros demolemos y desenterramos, los mayas en Uxmal enterraban

uxmal-descubrimiento-pasaje-tunel-mayas-arqueologia
Foto: Mauricio Marat, INAH

Buscar nuestra identidad en el pasado parece ser un ejercicio plenamente humano. Así, celebramos y nos permitimos una deliciosa intriga cuando se sabe de nuevos descubrimientos arqueológicos. 

Pero, ¿por qué nos provoca tanta fascinación la historia? Claro que para muchos será interesante entender, por ejemplo, cómo solucionaron los antiguos mayas problemas arquitectónicos en distintos momentos de su historia. Otros querrán glorificar el pasado de México y usarán la maestría de los antiguos como evidencia. Pero algo que no deberíamos dejar escapar en el presente es este concepto de “moradas de linaje”.  

Mientras nosotros demolemos buscando el progreso y desenterramos tratando de encontrar nuestro origen; los mayas en Uxmal enterraban, en un acto de respeto al pasado, pero también de soltura; demostrando una hermosa capacidad para dejarlo ir. Hay un mensaje oculto en esta práctica que suponemos antigua.

Además del pasaje, fueron localizados un mascarón de Chaac, dios maya de la lluvia y los restos de tres escalinatas que antiguamente daban acceso al edificio principal del Palacio. Estos hallazgos impulsan a que las investigaciones continúen. 

Pronto se hará una limpieza del interior del edificio, por lo que se tendrá que “reubicar” a más de seis mil murciélagos que viven en él, a pesar de que, como explican los mismos investigadores son “esenciales para el equilibrio del entorno natural de Uxmal”; esto porque los contemporáneos admiramos plenamente al pasado.

*Fuente: Hallan un pasaje en las entrañas del Palacio del Gobernador en Uxmal publicado en National Geographic en español.

*Imagen destacada: Mexico Road Trip

Improbables retratos de Palenque y los mayas, cortesía de un excéntrico conde

Los mayas nunca fueron representados de una forma tan deslumbrante, extravagante e inexacta como en la obra de Jean-Frédéric Waldeck.

Las culturas prehispánicas americanas han fascinado desde hace siglos al imaginario europeo. Pocas veces ha sido tan evidente como en el trabajo del artista viajero Jean-Frédéric Waldeck, quien hizo una lectura particularmente excéntrica de la cultura maya y su estética, a través de una serie de retratos de dicha civilización que, mezclados con elementos de otras culturas, resultaron en una especie de pastiche visual cuya singularidad e imprecisión resultan deslumbrantes.

La visión estrafalaria de Jean-Frédéric Waldeck

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

La interpretación de la historia de América basada en las ideas del difusionismo ganó popularidad a finales del siglo XVIII y afectó de manera contundente en la producción intelectual a lo largo del siglo XIX. 

Esta corriente arqueológica parte de la premisa de que todas las civilizaciones son derivadas directas de otras llamadas nucleares; esta rama de la arqueología ha estado envuelta en distintas controversias a lo largo del tiempo debido a sus dudosas bases históricas y visiones eurocéntricas estrafalarias. Uno de los cultivadores de este tipo de pensamiento fue, precisamente, el protagonista de este texto.

Jean-Frédéric Waldeck, sin duda alguna, fue un personaje enigmático y controvertido cuya vida, obra y pensamiento rayan en lo fantástico. Su biografía está llena de datos incomprobables: se le conoció también como el conde de Waldeck, Friedrich Von Waldeck, o Johann Friedrich Maximillien, entre otros títulos y nombres, todos ellos auto impuestos.

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

Tampoco existe un registro comprobable de su fecha o lugar de su nacimiento; probablemente nació el 16 de marzo de 1766 y durante su vida —que según algunos registros duró 109 años— él aseguró haber nacido en Praga, París y Viena, aunque también dijo ser  británico y alemán; en ocasiones usando el título de duque y, en otras, de barón. 

Waldeck también aseguraba haber sido parte de la expedición de Napoleón Bonaparte a Egipto y haber ido de pesca con el mismísimo Lord Byron, así como haber retratado a María Antonieta poco antes de su ejecución —nada de esto es demostrable. Incluso su muerte estuvo rodeada de hechos muy probablemente ficticios: se dice que murió de un infarto mientras contemplaba a una hermosa mujer en las cercanías de los Campos Elíseos, en París. 

Es un hecho que el conde Waldeck hizo un viaje a México

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

Lo que es un hecho es que este personaje fue un artista, viajero, escritor, grabador y pensador europeo. También se sabe de cierto que en 1856 hizo una versión del escandaloso libro renacentista de imágenes eróticas I Modi, destruido tiempo atrás por órdenes papales; es un hecho, también, que Waldeck hizo un viaje a México contratado por una compañía minera en algún momento de su vida. 

El trabajo resultó un fracaso, pero le permitió viajar durante una larga temporada por el país y pasar dos años, de 1831 a 1833, en Palenque. Durante esta temporada el supuesto conde habitó una de las pirámides de la zona arqueológica acompañado de dos concubinas mayas (o al menos eso cuenta su leyenda). De hecho, el hoy conocido como el Templo del Conde lleva ese nombre por la estadía de Waldeck ahí. 

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

Su fascinación por la arqueología y las bellas artes lo condujeron a producir una serie de dibujos y bosquejos que retrataban, en principio, las ruinas o restos arquitectónicos de las zona arqueológica de Palenque; para después derivar en una serie de obras en apariencia reconstructiva de los usos y costumbres de la civilización maya. 

La singularidad de dichas obras radica en que la mezcla de estilos arquitectónicos, de vestimenta, flora y fauna, simplemente no coinciden con la realidad sobre dicha cultura, y que reflejan un grado tal de fantasía que, se sabe, le valieron el desprecio de muchos expertos en el tema de la época.

También en Más de México: Mira el precioso catálogo digital de memorias de la cultura maya publicado por Google

En las obras que hizo Waldeck durante su estadía en Palenque es posible encontrar personajes “mayas” en posturas que parecen provenir, más bien, del arte hindú; se pueden encontrar retratos de leones y cabezas de elefantes (que, por supuesto, no formaban parte de la fauna de la región), escudos romanos, guerreros en posiciones que evocan el antiguo Egipto y motivos clásicos greco-romanos —una deliciosa mezcla sin sentido de culturas. 

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

Las ilustraciones de Waldeck en sí mismas son de una manufactura impecable. Aún el más educado de los ojos tiene una reacción ante ellas. Técnicamente conceden y reflejan las virtudes de un artista que tal vez, en un intento por abarcar demasiados intereses en un solo espacio, dejó de lado la responsabilidad con la ciencia y la transmisión de conocimiento que una práctica arqueológica supone. Al presenciar las excentricidades a las que sometió dichos retratos no hay manera de no sorprenderse. 

Cabe mencionar que durante el siglo XIX muchos adeptos al difusionismo, consideraron que las figuras representadas en la escultura y bajorrelieve de Palenque eran extensiones o derivaciones del arte egipcio, polinesio o de las diez tribus perdidas de Israel. Esto explica, en buena medida, el collage arqueológico y visual que el conde de Waldeck realizó sobre el papel.

Es muy probable que el artista estuviera frustrado por no ser lo suficientemente reconocido, y esperaba —a pesar de que su obra sobre Palenque y los mayas fue incluida en el Monuments anciens du Mexique (Palenque, et autres ruines de l’ancienne civilisation du Mexique) de Charles Étienne Braseeur de Bourbourg (1886)— ser reconocido mundialmente como un gran aportador a la cultura universal. Pero la historia es caprichosa y el hecho es que sus piezas, en su rareza y originalidad, brillan con luz propia hasta el día de hoy.

palenque-mayas-historia-imagenes-antiguas

La manera en que Waldeck ficcionó y fusionó su vida y obra resulta notable. Tal pareciera que, además de ser un representante del difusionismo, podría ser considerado una gran influencia de las prácticas artísticas contemporáneas y sus bases teóricas. De una manera extraña y tal vez inconsciente aplicó los principios del obra de arte total o Gesamtkunstwerk, que Richard Wagner proponía, mientras este extraño personaje, desde una pirámide en ruinas al otro lado del mundo, retrataba del pasado hacia el futuro.

*Referencias:

“Jean-Frédéric Waldeck y sus invenciones de Palenque”, Pablo Denier

“Brief Encounters with Jean-Frédéric Maximilien de Waldeck”, Rhys Griffiths

María González de León
Autor: María González de León
Escritora, guionista y editora web. Estudió letras inglesas; escribe películas y series. Ha trabajado en medios como Faena Aleph y Pijama Surf. Le gustan la música, el yoga y los vampiros.

El estanque de Nahualac: un adoratorio dedicado al origen del universo

Sumergido en el agua cristalina, este adoratorio tiene un cometido: representar el origen de los tiempos.

El origen del universo no vino del espacio, sino del agua, o al menos esto era lo que pensaban algunas culturas mesoamericanas. La existencia de un tetzacualco (adoratorio) en las faldas del volcán es, probablemente, una prueba de esto. Sobre todo si se observan los restos de este sitio, el cual está en medio de un estanque natural y, cuya ubicación subacuática, sugiere que es una representación de los tiempos primigenios, cuando la tierra  y el cielo nacían de Cipactli (el monstruo de la tierra).

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-p

El adoratorio, el cual se considera que tiene más de mil años, ha sido investigado desde el siglo XVI. Entre algunos de los arqueólogos que sucumbieron al misterio de este estanque estuvieron: el explorador Desiré Charnay, quien en el siglo XIX  recorrió el Iztaccíhuatl y el arqueólogo José Luis Lorenzo, hombre que en 1975 lo describió a detalle, situó su temporalidad en el período Tolteca y realizó un registro de diversos fragmentos que recolectó en su superficie. Por último, otro de los viajeros en conocer este lugar fue Stanislaw Iwanizewski, quien en 1986 recuperó una colección importante de objetos cerámicos.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-2

No obstante, es hasta ahora, que con las nuevas excavaciones, lideradas por la arqueóloga Iris del Rocío Hernández Bautista, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se han hecho los análisis más exhaustivos.

Entre los hallazgos del equipo de Bautista se encontraron cerámica y artefactos de piedra que datan de hace mil años. También se descubrieron navajillas prismáticas de obsidiana, fragmentos de artefactos de pizarra y algunos objetos de esquisto gris y rosa, en los que se examinarán las huellas de uso y procedencia de materias primas.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-4

Respecto a la naturaleza del sitio y los rituales que se llevaban a cabo en éste, Iris del Rocío explicó que probablemente había un control ritual del agua que provenía de manantiales cercanos para rociar el estanque y crear el efecto visual de una atmósfera del inicio de los tiempos, un microcosmos único en el que el tiempo pareciera haberse detenido.

adoratorio-estanque-nahualac-descubrimiento-arqueologia-mexico-6

Pero no sólo el recinto conserva un aura de misticismo y magia. Los alrededores de la zona, igualmente guardan un vínculo con los denominados rituales del espejo —el efecto provocado del estanque —lo cual lleva a pensar que toda esta zona podría ser una representación de los cuatro rumbos del universo y su centro, el encuentro de los planos cósmicos.

*Referencia de imágenes: INAH

Descubren un edificio oculto dentro de la Pirámide de Kukulkán en Chichén Itzá

Esta segunda estructura en la Pirámide de Kukulkán podría dar pistas sobre los mayas primigenios.

Si algo nos diferencia a la sociedad occidentalizada de las civilizaciones antiguas, quizá sea la banalidad. La vida en las antiguas civilizaciones estuvo colmada de un sentido de trascendencia que permeaba aspectos tan disímiles como el arte, la mitología, la vida cotidiana.

Lo anterior se manifestó enormemente en la arquitectura. Toda ella estuvo colmada de símbolos sobre la trascendencia; no existía tal cosa como arquitectura al servicio de lo práctico y estético únicamente, y tenía qué ver profundamente con la divinidad. Por ello es que encontramos más y más símbolos con el tiempo en la disposición y estructura arquitectónica de las antiguas civilizaciones.

En México la maya ha sido una de las sociedades más asombrosas. Su profundo sentido estético y ritual, astronómico, y científico en general, no deja de sorprendernos. Hace poco fue descubierto cómo en Palenque, debajo de la tumba de Pakal yace un complejo sistema hidráulico, que no solo presume una precisión técnica asombrosa, también es una representación cosmológica increíble: se trata de una metáfora material del canal de aguas para descender al inframundo.

Y en estos días, luego de dos años de investigación, un grupo de investigadores confirmó en rueda de prensa con el INAH que fue descubierta una subestructura al interior de la Pirámide de Kukulkán (deidad asociada al viento, agua, Venus). Lo importante del hallazgo es que puede dar pistas sobre los primeros mayas asentados en el lugar, mismos que prescindieron de la influencia de los habitantes de mesoamérica central, eran, por así decirlo, mayas más “puros”. 

Una investigación anterior había determinado que debajo de la Pirámide existe un cuerpo de agua, y sobre este fue erigida la subestructura enocontrada. La Pirámide se reconstruía, según la investigadora del proyecto Denisse Lorenia Argote Espino pues ese lugar figuraba como: 

Eje cósmico; son lugares en lo que los gobernantes o los sacerdotes estaban en contacto con los otros planos espirituales, por lo tanto no pueden ser simplemente destruidos.

La tecnología con que se concretó el hallazgo fue desarrollada por la UNAM y es única, según René Chavez Segura, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM:

 Una novedad es que utilizamos electrodos planos en una zona en donde no se puede clavar o hacer algún tipo de obra porque, se puede decir, que todo el suelo de Chichen Itza es sagrado.