Este edificio en Monterrey fue diseñado por el brillante arquitecto japonés Tadao Ando

El Centro Roberto Garza Sada de Monterrey fue diseñado por uno de los mejores arquitectos del mundo.

Hay edificios cuyo diseño y construcción nos remite a una palabra: exquisitez. Y tal parece que el Centro Roberto Garza Sada, ubicado en la Universidad de Monterrey (UDEM), es precisamente uno de ellos.

Diseñado por uno de los más brillantes arquitectos de la actualidad, el japonés y ganador del Premio Prtizker en 1995, Tadao Ando, este recinto se autodefine como “es el espacio de ideas y expresiones que congrega y desarrolla el mejor talento creativo, consolidándose como la sede de la formación, creación y preservación del arte, arquitectura y el diseño en Latinoamérica”.

Entre otros muchos retos que implicó su construcción, a cargo de la firma LeNoir y Asociados, se requirió de 14 mil metros cúbicos de concreto. Además, se utilizó un tipo especial de este material, exclusivamente diseñado para esta obra, que cumpliera con tonalidades y acabados específicos.

La suma de talentos y particularidades resultó en una obra francamente espectacular. Pero además, cualquier espacio diseñado por este japonés es digno de atención y si algún día lo visitas entenderás por qué te lo decimos.

Screen Shot 2015-12-21 at 5.14.24 PM

 

 

Con escombros de los terremotos, un artista zapoteco está remodelando la memoria colectiva

Las vigas derrumbadas se transforman en preciosas esculturas a través de la reflexión y el trabajo de Víctor Chaca, artista oaxaqueño.

Juchitán fue uno de los pueblos más afectados por los tres grandes sismos de 2017. Pero la tierra —que también está viva a su manera continuó moviéndose y recordándole a los oaxaqueños constantemente la fragilidad de la materia. Esta tensión ininterrumpida, definitivamente ha dejado cicatrices profundas en la memoria personal y colectiva de este y otros pueblos mexicanos.

sismo-terremoto-19s-oaxaca-mexico-juchitan-reconstruccion-arte-artista-escombros

Mientras que para algunos, el sismo es un tema-tendencia que ya vio pasar su tiempo, para muchos otros, la vibración producida continúa vigente en lo más inmediato. No se trata nada más de estar, secretamente, siempre a la espera del sonido de la alerta sísmica; sino de algo mucho menos abstracto. Dado que la reconstrucción ha sido muy lenta, hay personas que aún viven como si los terremotos hubieran ocurrido ayer. Y para atender a esta sensación latente, se vuelve esencial el trabajo y reflexiones de artistas como Víctor Chaca.

Re-modelando la memoria colectiva

sismo-terremoto-19s-oaxaca-mexico-juchitan-reconstruccion-arte-artista-escombros

No se trata de naturalizar la posibilidad del sismo, porque el elemento sorpresa tiene algo muy valioso, aunque no lo sepamos: la inestabilidad de las placas tectónicas, nos recuerda que nuestras vidas carecen de garantías y esto es lo que, en muchos sentidos, las hace tan relevantes.

Por otro lado, es vital reinventar las memorias de los temblores, re-modelar la manera en la que nos aproximamos al acontecimiento pasado, a las pérdidas, al miedo y a la muerte. A eso se ha dedicado Víctor Chaca, reconocido artista zapoteco, durante el último año.

Inspirado por la propia necesidad de curarse, ha recuperado las vigas de las casas que se cayeron en su pueblo natal, Juchitán, para llevarlas a su taller en San Agustín Etla y transformarlas en intrincadas esculturas que representan personajes imaginados en un proceso de catarsis.

sismo-terremoto-19s-oaxaca-mexico-juchitan-reconstruccion-arte-artista-escombros

Haciéndose cargo, así, de diferentes labores simbólicas, que, frente al panorama que dejan la reconstrucción y la memoria social del sismo, se han vuelto urgentes. Por un lado, nos recuerda que lo que sucedió sigue sin ser resuelto, especialmente en los niveles políticos y económicos. Además, nos dice: no es necesario olvidar el recuerdo del sismo, aunque es importante replantearlo.

Sus esculturas son profundamente personales. A veces la materia prima son las vigas que colapsaron en casas de amigos, de su abuelo, de algunos vecinos. Otras veces, son vigas que salvaron la vida de alguien, que evitaron que se les viniera encima un techo. Algunas más, son las vigas que mataron, en sus palabras, “puñales” que se clavaron para siempre en todos. Por otro lado, los restos son valiosos no solo por haber erigido un hogar, también porque son maderos muy antiguos, de árboles tradicionales y muy locales, que estuvieron, antes de colapsar, mucho tiempo con las familias que los habitaron.

Tzompantli al pueblo oaxaqueño

sismo-terremoto-19s-oaxaca-mexico-juchitan-reconstruccion-arte-artista-escombros

La meta de Víctor Chaca es armar un conjunto de 50 esculturas medianas y 12 monumentales, que planea exponer con el nombre Tzompantli, haciendo referencia a los enormes altares donde los mexicas exhibían las cabezas o cráneos de enemigos matados o sujetos sacrificados. Según el artista, este tzompantli es resultado de un “llamado de atención de la Tierra”.

La noción puede parecernos violenta desde algunos ángulos, pero el asunto es que la vida se define también en los quiebres, en su falta de garantías. Olvidamos que todos nuestros inventos, nuestros problemas, nuestras relaciones, nuestros deseos se están desarrollando en un plano sin consistencia, el plano que es este suelo, cambiante, vibrante.     

El hermoso y desgarrador homenaje de Víctor Chaca a su pueblo es un recordatorio también, un llamado de atención: nuestras vidas se componen de escombros, que en algún momento nos permitimos mirar como materia prima, que nos permitimos re-modelar, volver a cincelar, para continuar, para ser otros.

Más de una vez nos hemos asumido sin garantías y más de una vez hemos tenido que aceptar que tenemos miedo, pero ejemplos como este demuestran que hay formas constructivas de pasar a través de esas grietas. Especialmente si lo hacemos juntos.

También en Más de México: 19S: el día que “glitcheó” mi subjetividad (CRÓNICA)

*Imágenes: Oliin Velasco; excepto no. 3 de Rosy Ramales.

México es color: un recorrido por los lugares más coloridos del país

Nuestro país es una cosmogonía de colores que transmiten historia y tradición.

Un mundo de contrastes, matices y tonalidades se encuentran recorriendo el territorio mexicano. En la arquitectura, las calles y la gente se observan colores que hablan de nuestras raíces y que hacen de México un país que cautiva y hace alucinar a quien lo conoce.

Esta particular importancia que se le da al color en nuestra cultura viene desde los antiguos mexicanos. Para los mayas, por ejemplo, cada punto cardinal correspondía a un color, y cada uno era sostenido por un bacab: árboles de algodón que se consideraban sagrados y estaban asociados con los colores del mundo. Ellos usaban los colores, además, para expresar diversos estados del ser o acciones como el ayuno.

Y en el Valle de México (el Anáhuac) los pintores nahuas experimentaban de mil maneras para obtener una gama cósmica de colores, ello a partir de plantas, minerales y animales como la cochinilla, de cuyas mezclas conseguían nuevos y vibrantes colores que usaban para pintar tejidos, códices y objetos de arte, pero también para pintar las fachadas de templos y edificios.

Nuestras raíces, pues, están llenas de enigmáticos y vivos colores, que para los antiguos mexicanos tenían un simbolismo particular y que eran considerados sagrados. Esa tradición sigue viva en muchos lugares de México, donde la gama de colores y sus combinaciones en la arquitectura no sólo forman una visión orgásmica para nuestras pupilas, sino que nos susurran vestigios de una filosofía que se asentaba en los colores, en los números y en los rumbos.

 

*Fuentes consultadas: Simbolismo de los colores, deidades, números y rumbos
Materiales colorantes prehispánicos

*Imágen de portada: Dianne Graham

8 inspiradores proyectos de arquitectura social en México

Mezclando la utilidad, estética y beneficio social y ambiental, estos proyectos arquitectónicos mexicanos propician un verdadero desarrollo integral.

Desde tiempos del legendario Le Corbusier, y en gran parte gracia a él, el término de arquitectura social fue acuñándose. Este último se refiere al sentido de responsabilidad social de la arquitectura y de los arquitectos en aspectos como ecología, psicología, seguridad, integración comunitaria, etc.,

Los espacios arquitectónicos contienen mensajes en sí; su tipo es reflejo de la cultura, de los temas a los que socialmente se les otorga prioridad o valor. Si por ejemplo prevalece la intención estética sobre la funcional o incluso psicoemocional, entonces existe de fondo una sociedad que privilegia la apariencia por sobre lo importante, quizá.

En México han existido diversos ejemplos de arquitectura social, luego de la Revolución (por el llamado “sentimiento nacionalista” que también se expresó en la pintura, por ejemplo), un grupo de arquitectos hicieron este tipo de arquitectura, entre ellos están: José Villagrán Garcia, Enrique Yañez, Juan Legarreta, Alvaro Aburto y Juan O’ Gorman.

Hoy las grandes tendencias de diseño y moda son más globalizadas que nunca; las firmas de arquitectura que imprimen  un sello de función social son, aunque pocas, existen. Sus proyectos son una viva inspiración de la arquitectura como instrumento de desarrollo real para la sociedad, donde los elementos estéticos, psicológicos, emocionales, ambientales y de desarrollo comunitario, se conjugan.

 

Compartimos algunos ejemplos mexicanos actuales:

 

El Coporito – Suficiente Arquitectura

el-corporito

Como parte de un programa para la CONAFE llamado Aula para la Equidad, esta escuela se ha convertido en un punto de reunión para la comunidad. Para la construcción de la misma se empleó únicamente material local a partir de la técnica milenaria de piedra apisonada. Esta escuela se encuentra en El Coporito, en Temascaltepec, en el Estado de México.

 

 

Centro Social Las Margaritas

centro-social-las-margaritas

Construido con materiales ecológicos, su espacio central en forma de caracol es aprovechado altamente por los habitantes wixárikas del ejido de Las Margaritas en San Luis Potosí. Fue diseñado por el Taller de Operaciones Ambientales y Dellekamp Arquitectos; el objetivo explícito del lugar es ser una especie de centro de refugio, convivencia, donde puedan discutirse aspectos diversos de la comunidad, problemáticas o logros; también, ante contingencias, es un espacio de organización y resguardo. Los carrizos de la explanada central, protegen este edificio de los fuertes vientos. El lugar también tiene un centro de internet, biblioteca, salas de talleres y un jardín. Los edificios están dispuestos de forma perimetral para proteger el área central de los fuertes vientos y las duras condiciones desérticas.

 

 

Aula Rural Xilitla – Taller Max Cetto (Facultad de Arquitectura de la UNAM)

aula xilitla

Una de las premisas que urge cambiar respecto a la arquitectura tradicional es el avasallamiento del entorno. Existe afortunadamente una tendencia que pugna por respetar el derredor ecológico de los sitios cuando se construye un edificio. Esta escuela es uno de estos ejemplos; se respetó tanto el terreno, la sustentabilidad, el modo de vida de los usuarios y su tipo de economía. Respetando así el terreno, se construyó por ejemplo el patio en el espacio más ancho y un aula adecuada inteligentemente en el espacio más angosto; la estructura entera está ubicada hacia el norte, de manera que es aprovechada totalmente la luz natural. Todos los materiales utilizados fueron de procedencia local; mayormente bloques de adobe y piedra.

 

Mejoramiento urbano Plaza Juárez en Iztapalapa

 Plaza-Juarez-en-Iztapalapa.jpg 16 octubre, 2016 100 KB 700 × 427 Editar imagen Borrar permanentemente URL https://masdemx.com/wp-content/uploads/2016/10/Plaza-Juarez-en-Iztapalapa.jpg Título

Como sabemos, está comprobado cómo el entorno es capaz de influir en la taza de incidencia criminal en un lugar, o en su apaciguamiento. La condición de este influye mucho más de lo que creemos en la psique humana; cuando un sitio está descuidado por las autoridades el mensaje hacia la comunidad es de exclusión, lo que psicológicamente genera un ánimo más violento. Iztapalapa es una de las delegaciones más marginadas de la Ciudad de México, por ello el proyecto Mejoramiento Urbano de Plaza Juárez ha sido tan importante: una pérgola escultórica hace un lindo conjunto donde se provee de sombra y refugio. A pocos meses de su inauguración la afluencia pasó de 150 a 850 visitas en promedio al día. El proyecto estuvo a cargo de despacho 128 Arquitectura y Diseño Urbano + Miquel Adriá.

 

 

Taller/Cocina, Zinacantán Chiapas

taller-casa-zinacantan

 

Realizado por el grupo VACA este proyecto fue levantado solo en 18 días por un equipo no mayor a 30 personas; se recuperó la técnica de construcción con adobe, madera y tejas artesanales, con productos 100% locales. El sitio es usado por mujeres de la cooperativa “Mujeres sembrando Vida”; las integrantes participaron en la construcción del edificio con lo que también se promovió la valoración del proyecto como propio.

  

La Torre de Especialidades del Hospital General Manuel Gea González de la Ciudad de México 

Torre de Especialidades del Hospital General Manuel Gea González

 

Se trata del primer edificio de todo Latinoamérica capaz de consumir smog del área circundante. Su carácter ecológico lo sitúa como uno sumamente importante. Su fachada que pareciera blanco “panal” con orificios, como poros entre sus “tejidos”, es una reja que absorbe contaminación; tiene la capacidad de eliminar el smog de hasta mil vehículos diarios.

  

Centro Comunitario EL Pedregal San Francisco

Su diseño fue desarrollado por Ilse Cárdenas, Regina de Hoyos, Andrés Berjón, Diego Escamilla y Juan Luis Rivera, estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, quienes ganaron el primer lugar del 2º Concurso Internacional FUGA + TECHO. Sus columnas sobresalen pues llevan paneles de fibrocemento y madera; son capaces de abrirse para permitir mayor iluminación al interior, también funcionan como estantes de almacenamiento. Su ubicación se encuentra en los límites de las delegaciones Xochimilco y Tlalpan.

 

Proyecto Germen, en Las Palmitas

 

mural pachuca colores

Las Palmitas es un barrio marginado de Pachuca, Hidalgo. Con la aplicación del proyecto Germen fueron revitalizadas hasta 200 casas por medio de multicolores, que en conjunto, arman un precioso mural colorido que ha impactado hasta a 450 familias; este, además, ha generado cohesión social pues entre 2012 y 2015 disminuyeron hasta en 73% los delitos en la zona, comprobando con ello lo importante de conservar los espacios urbanos más allá de la estética. Esta iniciativa fue creada por el colectivo de artistas Germen Nuevo. Aunque no es un proyecto propiamente de arquitectura, se trata de intervención arquitectónica con fines artísticos y sociales.

 

*Imágenes: 1 y 5)archdaily.mx; 2)Taller de Operaciones Ambientales3) Rafael Gamo; 4)obrasweb.mx; 6)seleyenda.com/programavaca/; 6)Elegant Embellishments; 7)El Universal