Sin categoría

La Sierra Tarahumara vestida de blanco: conócela cubierta de nieve

Cuando sus cascadas se congelan y sus bosques son cubiertos de nieve, la mirada a este espacio ancestral, y ya de por sí místico, se vuelve más luminosa.

México en realidad no es un país asociado comúnmente a paisajes nevados, aunque algunos años ciertos estados, sobre todo del norte, nos regalan deliciosas áreas nevadas.

La Sierra Tarahumara, en Chihuahua, para nuestra fortuna, es uno de ellos. Sus comunidades esparcidas por la sierra, con sus techos triangulares y sus indígenas en resistencia ofrecen imágenes de dignidad y belleza. Sus árboles, mayormente táscates, pinos y encinos cubiertos de blanco arrojan de una luz inesperada en invierno.

Sí, acá la nieve brilla con un fulgor especial, acaso porque no es común verla en México, y porque los relieves de la sierra le dan un contraste importante con sus rocas y árboles: una estética  por demás memorable.

Acá una prueba:

Científicos descubren un ecosistema completo en las cavernas acuáticas de Yucatán

Estos complejos entornos se guardan el secreto de la vida.

Los antiguos mayas susurraban que debajo de los cenotes sagrados, había un mundo completo. Que las cavernas estaban pobladas de vidas fantásticas. Recientemente un equipo internacional descubrió que, efectivamente, las cavernas acuáticas de la península de Yucatán, a pesar de presentar condiciones extremas, se guardan el secreto de la vida.

Encontraron que en los recintos inundados (tanto por agua dulce, como por agua de mar) hay una cadena alimenticia completa que existe gracias a los desechos que las corrientes arrastran de otras partes. Esta materia orgánica, se descompone hasta convertirse en metano (un hidrocarburo muy sencillo) del cual algunas especies animales se alimentan, pues han logrado adaptarse para aprovechar esta “basura marina” completamente desintegrada.

Así se han explicado, finalmente, por qué Ox Bel Ha, esta extraña región natural compuesta por el circuito de cavernas al noreste de Yucatán, albergue tanta vida. Crustáceos maravillosos y resilientes, como unos camarones que obtienen el 21% de sus nutrientes del metano, dominan este oscuro reino.

yucatan-cenotes-ecosistema-acuatico-descubren

El estudio importa, porque les da pistas a estos investigadores sobre la manera en que las especies modifican sus hábitos de supervivencia para subsistir bajo toda clase de condiciones. También les permite predecir el impacto que el desarrollo demográfico, el calentamiento global, el turismo, la contaminación y otros factores, tendrán sobre las especies afectadas.

La adaptabilidad de estas especies provoca una reflexión de dos sentidos. Primero, nos invita a pensar en la forma en que cada uno de nosotros se convierte en un factor de riesgo con el que naturaleza debe lidiar. Y, por otro lado, también es una lección de vida. Es, en última instancia, la necesidad de mantenerse vivos, lo que lleva a las especies a manifestar una elegante y humilde flexibilidad y responsividad con respecto a su entorno.

yucatan-cenotes-ecosistema-acuatico-descubren

Es una linda casualidad que las creencias de mayas antiguos y contemporáneos, se basen en la correspondencia con la naturaleza que los envuelve, casi como si ellos y todo lo demás, fueran una sola cosa. Como las aguas dulces y saladas inundando la tierra; descomponiendo a la par los mismos desechos, que dan lugar a una nueva vida que resuena.

*Imágenes: 1) Matthew Karsten; 2) aquaworld.com.mx

Un poema audiovisual a los rarámuri, cortesía de Jorge Drexler (VIDEO)

Se trata de un bello regalo que este cantautor uruguayo hace a nuestro país, inspirado en la vertiginosa vida de los rarámuri.

En la Sierra Tarahumara se encuentra una de las culturas más trascendentales de México, la rarámuri. Aunque enraizados a su tierra, los rarámuri se han destacado desde siempre como corredores de ligas internacionales. De sus pies brota una necesidad casi angustiosa por desplazarse, es una cualidad natural. Correr y correr se vuelve así, un imperativo del mundo rarámuri, el cual fue captado de manera magistral en el video del tema “Movimiento”, del cantautor uruguayo Jorge Drexler.

tarahumaras-corredores-lorena-ramirez-jorge-drexler-culturas-mexico

En un desplazamiento sorprendente por zonas insospechadas —y poco transitadas— de la Sierra Madre Occidental, en Chihuahua, el director Lorenzo Hagerman logró captar la grandiosidad de esta cadena montañosa a la que pocos espíritus han accedido. Se trata de un lugar simbólico para la cultura rarámuri, un lugar de extremo misticismo que ha inspirado incluso a forasteros como el poeta Antonin Artaud. Es una sierra de difícil acceso, rocosa y repleta de barrancas vertiginosas que, no obstante, se vuelve una enorme pista de carreras con obstáculos naturales para los corredores rarámuris, los de los pies ligeros.

tarahumaras-corredores-lorena-ramirez-jorge-drexler-culturas-mexico

Aunque también son hombres de maíz, pues sobreviven con base a este milenario cultivo y realizan ceremonias en torno a él, la identidad rarámuri es la del ser itinerante. Una identidad que renace cada vez que realizan competencias deportivas o que participan en ellas (como cuando participaron en las Olimpiadas de Ámsterdam) o en actuales ultramaratones, como el de los Cañones que se realiza a campo abierto en Guachochi y donde participan atletas de todo el mundo.

Estas competencias las han ganado los rarámuri calzando sus sandalias con suela de neumático. Es el caso de la corredora Lorena Ramírez, una mujer campesina que ha ganado los primeros lugares en carreras de hasta 100 kilómetros. Ella, de pómulos pronunciados y pies ligeros pero a la vez firmes, fue quien inspiró precisamente a Jorge Drexler para ilustrar su canción “Movimiento”, una pieza musical que refiere a los movimientos migratorios y a lo ineludiblemente trashumante que es nuestra condición humana:

Su disco, Salvavidas de Hielo, fue además dedicado a México, como un poema: “Hacemos música, y el consuelo de la música es lo que podemos aportar”, dijo a través de su cuenta oficial de Facebook, tras el sismo del 19S.

No cabe duda de que, el regalo musical que nos comparte es inspirador. Y que además nos ayuda a seguir preservando y conociendo esa amplísima realidad que conforman los indígenas rarámuri, repleto de no pocos matices culturales apabullantes. 

 

*Referencias: Testimonio Gráfico Digital, Tarahumaras – Rarámuri
Indígenas rarámuris se imponen en el Ultramaratón de los Cañones en Chihuahua

*Imágenes: 1) y 3) Christian Palma; 2) Placido Garza

Esta es la razón científica por la que los rarámuri (tarahumara) corren tan veloces sin tenis

Los rarámuri son el linaje de los súpercorredores, cuyo nombre se traduce como "los de los pies alados".

Sus sandalias son muy sencillas: una suela de llanta y cuerdas de cuero largas que suben por la pierna para así sujetar con mayor fuerza al pie. Las sandalias, de hecho, muchas veces son secundarias; si uno visita la Sierra Tarahumara encontrará en el campo a personas rarámuri, en la nieve, incluso sin zapatos.

Su resistencia ha sido milenaria; en parte por siglos de marginación que los relegó hasta inhóspitos sitios, y en parte porque esa es su naturaleza. Al respecto de los rarámuri (la manera correcta de nombrar a los tarahumara) nos dice El Pato, quien ha trabajo más de 40 años en la Sierra:

Son culturas que tienen por lo menos tres veces más de tiempo que nuestras culturas actuales y permanecen ¿por qué será? ¿qué hay en el fondo de ellos que los hace ser tan resistentes?. Ellos me han enseñado a mi muchísima resistencia.

En 2009 el periodista de Associated Press Christopher McDougall, sorprendido, publicó un libro sobre la asombrosa capacidad corredora de los rarámuri. Este tema ha asombrado a muchos desde hace un siglo, cuando comenzó a saberse más sobre esta etnia.

raramuri correr huaraches ciencia como

En 1928, por primera vez, a las Olimpiadas asistieron personas de este grupo a competir y la prensa internacional habló de ello, conmocionada. Fue en este año que los indígenas rarámuri se dieron a conocer como aquél linaje de súpercorredores que, como su nombre lo indica –rarámuri que quiere decir “los de los pies alados”– corrían como nadie (incluso se sabe que han matado venados de cansancio).

Como ha sido un tema que ha causado tanto asombro a través del tiempo, naturalmente ha sido estudiado el motivo científico por el cual estas personas son capaces de correr de este modo, y además, hacerlo con sandalias.

Y recientemente un estudio de la Universidad de Sahngai se abocó precisamente a ello y fue publicado en el diario de ciencia Journal of Sport and Health Science. En este estudio participó el profesor en Harvard Daniel E. Lieberman, retomado por el sitio Remezcla, a quienes declaró al respecto:

Los tarahumara que usan huaraches tienen arcos más altos y firmes que aquellas que personas que corren con zapatos deportivos. (…) Muchos zapatos modernos de correr soportan el pie de manera que reducen el esfuerzo de los músculos del pie”

Lo anterior es una de las características que resultan del uso de sandalias, pero, en realidad, y como también lo advierte Lieberman, lo que los hace verdaderamente grandiosos corredores es el hecho de que sus músculos del pie tanto de la pierna son mucho más fuertes, y ello deviene de siglos de tradición cultural sobre el correr, como ritual y modo de subsistencia.

 
*Imagen: 2) articulosiete.com.mx