Los mexicanos llevamos la felicidad en los genes según un estudio

Este análisis es un parteaguas en la manera en la que los temas filosóficos como la felicidad podrían ser abordados; el resultado confirma por qué la satisfacción no tiene qué ver con el dinero de las sociedades, por ejemplo.

Es extraño, al parecer la felicidad en sí misma no depende de factores exteriores. En los últimos años la ONU ha elaborado rankings de los países más felices del mundo incorporando un indicador muy importante, la satisfacción. De esta manera es posible notar que los países donde se tiene una mayor “calidad de vida” no necesariamente empatan con una mayor satisfacción.

¿De qué depende este estado de felicidad perseguido mundialmente? Como es de intuirse, de numerosos factores, pero ahora ha sido puesto a la luz el primer estudio que da cuenta de que esta también está basada en aspectos genéticos. Se trata de un polémico debate que por primera vez incorpora formalmente el tema del genoma como un ingrediente.

Michael Minkov de la Universidad Varna de Bulgaria y Michael Harris Bond, de la Politécnica de Hong Kong, han encontrado una relación entre los países con mayor diversidad genética, con la felicidad.

Nuestro análisis sugiere que las diferencias de crecimiento económico no explican necesariamente diferencias en materia de felicidad.

Según los resultados de su investigación, zonas como América del Norte, encabezadas por México, Venezuela, Ecuador y Colombia, y algunos países como de África subsahariana como Nigeria y Ghana, tienen más prevalencia del “Alelo A” y son los más felices. En genética el Alelo es una de las formas alternativas que puede tener un mismo gen.

En México, por ejemplo, la mezcla racial negra, indígena y española, derivó en mulatos, mestizos, zambos, etc., Según otro estudio del Instituto Nacional de Medicina Genómica la población mexicana actual es el resultado de una mezcla de 35 grupos étnicos.

Se trata del primer estudio que demuestra que las diferencias nacionales en materia de felicidad –indican los autores del estudio– tienen un componente genético

Los mismos autores admiten que la genética no es el único factor determinante de la felicidad aunque el estudio del genoma podría darnos muchas más pistas de fenómenos al menos inexplicables, como el hecho de que países con complejas situaciones económicas, por ejemplo, estén más satisfechos que otros frente a la vida.

[La Jornada]

*Imágen: inforedtamaulipas.mx

 

Te podría interesar: Hacks mexicanos para ser feliz.