3 aportaciones matemáticas de los mayas explicadas fácilmente

Quizá su necesidad de precisión para medir el tiempo y entender el cielo fue el motor de la maestría de los mayas por las matemáticas.

El cielo, y el tiempo, fueron conjuntamente temas fundamentales que fascinaron a los mayas. Para el estudio de ambos, fue necesario contar con herramientas de conteo muy precisas, y quizá por ello los mayas desarrollaron su estudio de las matemáticas quizá como ninguna otra civilización en el mundo.

En su cosmovisión todo lo existente estaba conformado por ciclos, y ello estaban influido enteramente por los astros. Por ello estos últimos guardaban un lugar tan importante en su manera de entender el mundo: y no es para más, la vida en la Tierra está conectada absolutamente al comportamiento de los astros. Quizá creyeron que observándolos podrían entender, incluso, el universo de lo humano internamente.

Sobre su desarrollo matemático, los mayas llamaron la atención del mundo, entre otras por las siguientes notables características:

 

Crearon el cero

Pareciera algo obvio, el uso del cero. Aunque lo curioso es que la abstracción que representa el cero en realidad parte de un gran entendimiento, tanto para la representación de números complejos, como en la comprensión que representa que también puedan haber números negativos. Esto que pareciera una obviedad, en realidad se trata de una herramienta básica que facilita enormemente la comprensión del universo de los números. Al parecer solo dos culturas consiguieron desarrollar la abstracción del cero: la maya y la hindú, aunque los mayas se adelantaron unos 600 años.

 

Desarrollaron símbolos de conteo simplificados

La manera en que los mayas consiguieron representar la infinidad de números con solo tres signos es impresionante, y muy astuta. Los únicos signos son: un punto, una barra y un símbolo para el cero.  A su sistema se le conoce como vigesimal, es decir, hacían agrupaciones de 20 en 20 y este número podía potenciarse para leer una cifra más grande. Muy parecido a la manera en que nosotros indicamos un número a la potencia como  al cuadrado o al cubo (aunque solo a partir de 3 símbolos).

matematicas mayas

 

Crearon el ábaco Maya

abaco maya

La sencillez de sus signos para hacer cuentas hizo posible que estos fueran fácilmente representados, y el lienzo puede ser casi cualquier cosa, desde la tierra a una piedra plana; los símbolos, además, pueden encontrarse fácilmente en la naturaleza, baste encontrar palos y materiales con forma de circunferencia.

También se les atribuye a los mayas la creación del Nepohualtzintzin (este es su nombre en náhuatl), ábaco conformado por una cuadrícula hecha con varillas y semillas que representaban los números. Cada parte superior de la varilla tiene 3 cuentas (cada una con un valor de cinco unidades) y 4 cuentas en la parte inferior (cada una valía 1 unidad). Esta creación maya fue también empleada por los mexicas (por ello su nombre está en náhuatl); también se han encontrado vestigios muy similares atribuidos a los olmecas, quienes quizá heredaron solo las bases de este tipo de herramienta a los mayas.

 

*Imágenes: 2 )aprendematematicas.org; 3) didacticadelasmatesi.blogspot.mx

 

*Fuentes:

Magaña, Luis Fernando.Las Matemáticas y los Mayas. Revista Ciencias UNAM

Smith, James. Cómo Efectuar Cálculos con Números Mayas. aprendematematicas.org

Sin categoría

Presentan la primera película animada para domo sobre la astronomía maya (VIDEO)

Arqueoastronomía Maya: Observadores del Universo, te lleva por las ciudades mayas alineadas con los astros y el desarrollo de este magnético fenómeno.

Hace 50 años se construyó el primer planetario en México, aunque esta vanguardia es mucho más antigua en estas tierras y fue consumada por los mayas cientos de años atrás. Como sabemos, este grupo fue un gran observador del cielo, muchos de sus santuarios y templos los construyeron en relación a ciertos astros, como con Venus, a cuya alineación se construyó, por ejemplo, el observatorio maya de Acanceh . También, el códice mesoamericano más antiguo que existe, el Dresde, contiene registros de patrones del movimiento de este astro por parte de un astrónomo maya.

De esta manera, los astros fueron fundamentales en la mitología, cosmogonía e identidad en este grupo, en gran parte por que sabían que por medio de ellos podían entender los ciclos a los que nuestra Tierra está supeditada, y de los cuales también forma parte.

Recientemente, para hacer honor a esta gran conocimiento milenario, y para dar a conocer las ciudades que construyeron bajo criterios de alineación con los astros, recientemente se proyectó la primera película mexicana de inmersión digital hecha para domo.

Su nombre es Arqueoastronomía Maya: Observadores del Universo y este 20 de marzo se presentó en el Planetario de Cozumel, Cha´an Ka´an. La película viajará gratuitamente por todos los planetarios de México, y algunos otros países, como Chile, en la ciudad de Santiago.

Con animación digital 2D y 3D, esta cinta de 20 minutos te llevará por las ciudades de Chichén Itzá, Uxmal, Yucatán, Edzná, Campeche, Palenque, Bonampak, etc.,

Si estás interesado en la proyección de esta cinta, sigue su programación aquí.

 

 

 

Wakah Chan, la Vía Láctea para los mayas

El avistamiento de la Vía Láctea, Wakah Chan, fue muy importante en la creación mitológica de los mayas sobre el origen del universo.

Entre el espectáculo que ofrece nuestra bóveda celeste, está el del avistamiento de la Vía Láctea, llamada por numerosas culturas de distinta manera.

Para los griegos se trataba de la leche derramada del pecho de la diosa Hera, la reina de los dioses (Juno para los romanos). Se trata de una galaxia espiral donde se encuentra nuestro sistema solar. Esta tenue banda de luz se ve así ya que está compuesta por entre 200 000 y 400 000 millones de estrellas; este precioso conglomerado es perceptible para nosotros apenas como esa franja blanca y brillosa, una banda de luz que sigue fascinando a los estudiosos.

Como sabemos, la maya fue una de las civilizaciones que más estudió el cielo, sobre todo porque advirtió que todo lo que ocurre en la Tierra son ciclos, influenciados enormemente por lo que ocurre allá arriba. Conocían, gracias a su observación, la periodicidad de los eclipses, y por ende podían predecirlos. También predecían la salida heliaca de Venus, y con gran exactitud conocían las revoluciones sinódicas de los planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; también entendieron los períodos de la luna, del sol y de estrellas como las Pléyades.

La Vía Láctea, cuando es visible, aparece como una borrosa banda de luz blanca alrededor de toda la esfera celeste. El fenómeno visual se debe a estrellas y otros materiales que se hallan sobre el plano de la galaxia, como el gas interestelar. Cuando aparece más brillante es en la dirección de la constelación de Sagitario, hacia el centro de la galaxia. 

En la cosmovisión de los mayas, influenciada enormemente por su medición del tiempo, y este último ligado estrechamente a los ciclos de los astros, la Vía Láctea fue muy importante: la nombraron Wakah Chan: Wak significa “erguido”, Chan o K’an “cuatro”, “serpiente” o “cielo”. Waka Chan fue también el nombre que asignaron al gran árbol cósmico, imprescindible en su mitología de la creación del universo; representado mediante un árbol en flor alto y majestuoso, el Ceiba.

Wakah Chan arbol cosmico via lactea codice madrid. jpg

La gran ceiba cósmica, un símbolo maya del centro del mundo, y a sus lados está representada la gran pareja divina. Páginas 76-75 del Códice Madrid.

Hunal Yeh levantó al cielo y lo apoyó con un árbol Wakah Chan, en el centro del universo. (…) En un principio se elevó el cielo de las aguas de origen y posteriormente se erigió un árbol de apoyo como el eje central del universo. (…) En el centro se ecnontraba el Wakah Chan, el gran árbol cósmico, que había sido levantado a un año de la creación. (Eggebrecht,2001)

Los mayas observaron que en los meses de invierno la Vía Láctea se desplegaba como nunca en el resto del año en el cielo, y fue llamada “serpiente blanca deshuesada”. También encontraron que cuando Sagitario está por encima del horizonte, la Vía Láctea sale por encima del horizonte y cruza el meridiano; en ese momento es cuando El Árbol del Mundo se encuentra en su cenit.

Wakah Chan fue fundamental en su mitología de la creación, y también en su concepción sobre el origen del universo; los ciclos de la Vía Láctea fueron un eje, tanto para medir el tiempo, como para celebrar la preservación de la vida; de algún modo fue una brújula de su propia aparición y preservación en la Tierra.

 

*Imágenes: 

1)Devianart.com / JacquelineBarkla; 2)Páginas 76-75 del Códice Madrid.

 

*Fuente:

Eggebrecht Arne, E.(2001) Mundo Maya. Guatemala: Cholsamaj.

Alineación de observatorio maya con Venus confirma comunión de esta cultura con este astro

Los mayas calcularon el ciclo de Venus con la finalidad de poder apreciar su máxima salida por el norte desde el observatorio de Acanceh.

Investigadores del INAH recientemente descubrieron que el observatorio maya de Acanceh está alineado a Venus, lo que confirma que este planeta fue de gran importancia para los mayas.

Beatriz Quintal Suaste, especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Yucatán mencionó, según información de Notimex, que en el año 2002 iniciaron las excavaciones en una estructura semicircular de esa localidad, posteriormente se corroboró que se trataba de un observatorio astronómico subterráneo. De acuerdo con Quintal, se trata de un edificio multifuncional y que era utilizado exclusivamente por la élite maya, específicamente para los sacerdotes-astrónomos.

Venus es el tercer planeta más brillante de la bóveda celeste; los mayas calcularon un ciclo de 584 días, con la finalidad de poder apreciar su máxima salida por el norte y que está representado en uno de los tres códices que también fueron encontrados en el sitio.

Desde aquí se observa claramente cómo el Sol ingresa justamente sobre nuestras cabezas, impidiendo la generación de sombras en edificios verticales, así como en personas.

El investigador Orlando Casares Contreras resaltó la importancia de esta estructura precolombina, al funcionar como observatorio astronómico, tanto solar y venusino. Esto corrobora que Venus tuvo una función importante para los mayas, quienes le adjudicaron una deidad de nombre Noh Ek. El cálculo astronómico de Venus está contemplado en el Códice de Dresde.

Durante el equinoccio, de primavera y de otoño, el Sol ingresa justamente por las dos puertas del edificio, exactamente sobre la Pirámide de los Mascarones de Acanceh, el edificio más alto de la zona arqueológica.

El observatorio astronómico de Acanceh data del Clásico Temprano (300-600 D.C), por lo que es uno de los más antiguos, el cual tuvo un funcionamiento hasta la llegada de los españoles.

*Imagen: hotelmeridasantiago.com