3 leyendas de amor del México antiguo

El romanticismo es base mitológica de disímiles y alejados pueblos del México precolombino.

En el México prehispánico existía el valor del erotismo, aunque es bien sabido que los matrimonios solían ser arreglos de los padres, más con un fin social que de amor romántico, como ahora lo conocemos.

Sin embargo, aunque la idea predominante del amor no era romántica pareciera que pese a la cultura con la que se experimenta la vida este siempre se manifiesta. Quizá aquello de dos personas que quedan convencidas de la idea de compartir sus vidas es simplemente inevitable.

En las culturas prehispánicas las leyendas románticas son usuales, asomándose como la inevitabilidad del amor entre dos.

Acá algunos ejemplos:

La leyenda zapoteca de Donají y Nucano

Hubo un tiempo en que en Oaxaca, los pueblos mixteco y zapoteco en enemigos se convirtieron luego de haber vencido juntos a los mexicas. En el enfrentamiento el guerrero mixteco Nucano fue hecho prisionero por los zapotecos. Mientras era prisionero la princesa zapoteca Donají le descubrió, le cuidó, se enamoro de él y le liberó. Cuando este estuvo libre pidió a su pueblo terminar con la guerra pero este exigía a la princesa Donají como garantía de paz.

Descubriendo su plan pacificador, los mixtecos decidieron vengarse sacrificando a la princesa cerca del río Atoyac, lugar donde fue sepultada. Se dice que cuando Nucano la encontró su cuerpo estaba fresco, sin putrefacción, y de su cabeza un lirio silvestre nacía, el gran símbolo del pueblo zapoteco.

7012116879_931a5278dc

La Mujer Dormida y el Popo

Una de las formaciones geológicas más importantes del valle de México, tanto el volcán Popocatépetl como la enorme y hermosa montaña conocida como La Mujer Dormida, son el resultado de una de las historias de amor mexicas más importantes.

Cuenta la leyenda que el padre de la bellísima princesa Iztaccíhuatl convenció al guerrero Popoca de ir la guerra con la promesa de reencontrarse con su amada. Popo amaba a Iztaccíhuatl enormemente y ella a él también.

Cuando Popoca estaba lejos la princesa recibió la noticia de que su amado había muerto y ella luego murió de pena cubierta de nieve, formando la montaña de La Mujer Dormida. Cuando Popo volvió, al enterarse de la muerte de Iztaccíhuatl, subió al pináculo de Templo y ofreció a ambos como ofrenda a los dioses; entonces se volvieron inmortales en estas formaciones geológicas. Popo en volcán fue convertido, arrojando su furia con las explosiones por su fatídico destino.

popo y la mujer dormina

La hermosa Cascada de Basaseachi

Ubicada en la Sierra Tarahumara. Esta cascada es de las más elegantes, finas, delicadas y altas de México. Cuenta la historia que Candameña, amo y señor de las tierras de la Alta Tarahumara tenía una hija de extraordinaria belleza, Basaseachi. Candameña era un padre muy celoso y a los pretendientes les impuso una serie de pruebas para que alguno pudiese casarse con su hija. Basaseachi esperaba ansiosamente al ganador, y se cree, seguramente, amaba a alguno de ellos.

4 pasaron la prueba: Tónachi, señor de las cimas, Pamachi; el de más allá de las barrancas. Areponápuchi, de los verdes valles, y Carichí: de las filigranas de la cara al viento. En la última prueba impuesta por Candameña los 4 murieron. Entonces Basaseachi desesperada se arrojó de una barranca, y por la magia de un brujo su cuerpo quedó convertido en el flujo incesante del fino hilo de agua que cae de esta cascada, para que su presencia nunca se desvaneciera…

casacada basaseachi

*Imágenes: 1)serunserdeluz.files.wordpress.com, 2)farm7.staticflickr.com, 4)Archivo MasdeMx

Conoce sobre los cantos eróticos nahuas

La tradición erótica de diversos grupos nahuas queda plasmada en esta compilación de cantares.

En los cantos eróticos, la motricidad lúbrica de los gestos, la voluptuosidad lasciva de la danza, la sensualidad de la voz, el sonido deleitoso de los instrumentos, así como la ambigüedad libidinosa o la refinada lujuria de las palabras, suscitaban placeres con matices distintos según el género.

Patrick Johanssen

Los estudiosos no se han puesto aún de acuerdo. Se desconoce por qué en los conocidos Cantares Mexicanos, los religiosos del siglo XVI permitieron que se transcribieran Cantos mexicas de índole erótica.

Las teorías apuntan a que, de hecho, ello sucedió pues no era muy directo el erotismo inmerso. Se trata de algún modo de lo que hoy conocemos como albur, y que de hecho en la cultura mexicana proviene de raíces prehispánicas.

Estos Cantos aún hoy persisten. Tenemos tradiciones orales en los Cantares Mexicanos que muestran la tradición erótica, que en algunas fiestas y bailes traviesos, esta se manifestaba abiertamente y con un toque lúdico y simpático en la cultura nahua.

Para el prestigiado investigador Patrick Johanssen, según el contexto, el erotismo nahua podías ser desde sutil hasta exagerado, o bien, disfrazado con el ingenioso albur. Al respecto de estos distintos cantos eróticos nos dice:

El xopancuícatl, ‘canto de primavera’, era el más discreto de los cantos eróticos. En el cuecuechcuícatl, ‘canto travie- so’, la libido se canalizaba ritualmente hacia los ámbitos religiosos para re-energetizar el cosmos. En el cihuacuícatl, ‘canto de mujeres’, Eros se volvía ofensivo, irónico, sarcástico, para derrotar al varón. El canto de ancianos, huehuecuícatl, esgrimía también el escarnio, un ingenio sarcástico y un erotismo lúdico, pero para distraer y recrear. El cococuícatl, ‘canto de tórtolas’, como su nombre lo sugiere, manifestaba una jocosa sensualidad relacionada con la intimidad matrimonial. Todos estos géneros eróticos tenían en común una lascividad gestual y dancística, así́ como un lenguaje ambiguo, preñado de sentidos potenciales que llegaban a constituir, a veces, lo que hoy se consideraría en México como un albur.

Fragmentos eróticos en distintos Cantos

Como mencionamos, los cantos abordan el erotismo desde diversos lugares. A continuación algunos ejemplos de estas perspectivas:   

Cuecuechcuícatl ‘canto travieso’

Respecto a este lúdico díálogo entre la sexualidad y el rito Johanssen nos dice:

Además del carácter lascivo de la danza, el cuecuechcuícatl escondía en palabras y frases con doble sentido un erotismo que contagiaba la sacralidad y la risa a los partici- pantes y espectadores del acto ritual, pero que buscaba también propi- ciar la fecundación y el crecimiento de las plantas. En un cuecuechcuícatl contenido en el manuscrito Cantares mexicanos, el crecimiento de la flor remite, mediante una metáfora, a la erección del pene:

Momamalina zan ic ya totoma ho ohuaya ca nicalle.

(CM, 1994: fol. 67r)


Crece (enredándose) luego se desfaja ho ohuaya:

soy el dueño de la casa.

Cihuacuícatl ‘canto de mujeres’

Se trata de un canto más directo respecto a lo sexual. No tan vinculado a lo ritual sino más bien a lo profano.

Tla noconahahuilti aylili aylilililili i
Iolotzin ololo oyyaye ayyo
Zan nictócuil ehuilia zan niquiquixhuia ho oo

(CM, 1994: fol. 72r)

Le doy placer aylili aylilililili i
a su olotito, ondula oyyaye ayyo.
Yo sólo le levanto nuestro gusano y lo hago estar recto ho oo.

Huehuecuícatl ‘canto de ancianos’

Es un canto baile en el que el anciano se representa con su vastón; uno que hace alusión con comicidad del juego del erotismo pasado en comparación al que puede aludir la figura del bastón; un hombre cercano a la muerte y de una historia erótica recorrida.

Cococuícatl ‘canto de tórtolas

Estaba hecho exclusivamente para los recién casados; canto erótico-amoroso que era puesto en escena en las bodas. Este baile se hacía enfrente de los esposos, uno de alegría. “A nivel expresivo, este género de cantos manifiesta un lirismo profundo, pero tiene matices cómicos y sexuales. Se cantaba al ritmo del tambor”.

Mayormente el erotismo nahua era indirecto, en forma de metáforas y albures, aunque también existen alusiones muy directas en los Cantos antes mecionados, como:

¿Tictzitzinequi in nochichihualtzin? (CM, 1994: fol. 72r).

¿Quieres agarrar mis pechos?

¿Normalizado o encubierto? Al parecer el erotismo nahua figuraba de las dos maneras. En ciertos contextos era aceptado, celebrado, incluso vuelto un lúdico placer; en otros más bien era una manera de amor íntimo únicamente; también llegó a ser un hermoso ritual de fecundidad.

Lo cierto es que el erotismo estuvo presente de manera importante y frecuente en esta cultura donde prevaleció entre la metáfora, el albur, los eufemismos y la cotidianidad.

 

*Fuente:

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

4 poemas huicholes de Angélica Ortiz que debes conocer

Su trabajo ha ido expandiéndose con ciertas publicaciones y es una de las figuras de la literatura indígena más conocidas .

Como seres emocionales que somos podemos reconocer la presencia de nuestros propios sentimientos (voces). Cuando buscamos los canales que han detonado esas emociones (aunque es un proceso generalmente inconsciente) entonces muchas veces surge la poesía.

En prácticamente todas las culturas ha habido esta práctica literaria, y en general sus detonantes son los mismos elementos: la belleza, el amor, la melancolía… Ahí reparamos en que los humanos siempre hemos llevado una condición hermosa de subordinación a la propia existencia y a la naturaleza, y ello nos iguala, nos hace más parecidos de lo que creemos.

En la cultura wixárica la poesía ha sido, naturalmente, una práctica común, aunque como en las civilizaciones meosamericanas, se ha expandido más desde un método oral que de otro modo.

En la actualidad los poemas de la wixárica Angélica Ortiz, oriunda de Santa Catarina Cuexcomatitlá en Jalisco, profesora e investigadora del Departamento de Estudios en Lenguas Indígenas de la Universidad de Guadalajara, han ido tomando más presencia.

Su lírica lleva algo de inocente, de muy puro y lúdico. Habla de cosas comunes para ella, pero no para el grueso de las personas. De conocimientos que le transmitían oralmente, de sus costumbres comunitarias, desde luego, del amor; habla desde un lugar que se siente más fresco y real: como más primigenio.

Hasta ahora textos suyos han sido incluidos en Relatos huicholes, Reflexiones sobre la identidad étnica, Libro de lecturas de 2º y 3º grados en lengua huichola y también publicados en diarios como Voz del Norte o Nayarit Opina:

Compartimos 4 poemas, en lengua wixárika y en español que fueron previamente publicados en La Jornada:

Nemutatsuaka

Nemutatsuaka ’ena tetetsie nehakaiti

’ena netsuariya ’aixi ma’ane, ’aixi mitiutsuani,

nehixite ri kwinie mitihatika.

Tanaiti temuyetsuari hipati kwinie hipati yaki,

ne hiki kwinie nemireutsuamiki ’aimieme ’ena nemaka

netsuariyatsie ne’uyeniereti.

Heiwa tsepa pemikareutsuamiki pemitatsuaritiarieni,

tsi tsuariya mitatsikuweiyane tanuiwaritsie tamiiyatsie,

Tuukari mikaxuawe tsuaritsie mieme xeikia.

’Aimieme hiki nemutatsuaka mexi neyiwe,

mexi nehamarike,

mexi nehixite katiwawe.

Tsuariya mikayutua,

maiweti mi’ane, meiti’enietiyeika xeikia kemi’ane mitatsuaka,

tsi ta’iyaritsiepaiti hatineikati mi’ane

’aimieme xei ’ukai ’aixi retsuarieti ’aixi yeme kana’aneni.

 

Estoy llorando

Estoy llorando sentada aquí en esta piedra.

El llorar aquí vale la pena, se llora bien:

mis ojos ya están hinchados.

Todos lloramos por algo; unos poco, otros mucho,

hoy, lloro sin dejar de mirar a través de mis lágrimas.

A veces no quieres llorar, pero te hacen llorar,

el llanto nos persigue y morimos con él.

No hay día especial para llorar.

Por eso, hoy lloro, mientras puedo,

mientras sé llorar,

mientras mis ojos no se han secado.

El llanto no se vende,

el llanto es sagrado para aquel que lo llora,

y una lágrima bien llorada merece respeto por aquel que no la llora.

 

NENausi

Atsi pepikahaineni nenetapani seikia,

kataku ’aniuki tau hanutahitiani,

hiki tikali pitatsanukanama.

Pepikahaumaka, nekulika ’eki ’aku Nenausi;

tikali li peukuyeika, ya kuta tepiyini, ¡’au pi’i!

Neneupitia taxukuri tepitamani,

muwa ne’imiali nepitanuiya,

muwa ne’iili nepitakenikeyu,

nehatiyilati ’aha nepa’iniatakeyu,

’awewiya netemawieti nepiyiane,

neneupitia, ’eki ’aku Nenausi, nekulika, ¡’au pi’i!

Hiki li, tahikiate ’ikalitia temisewi

Ta’iteili li muyunuiwitiane,

tatuukali meuhane temi’iwiyani,

pepikaumaka li, ’eki ’aku Nenausi.

 

Mi Nausi*

No digas nada, sólo abrázame,

no vaya a ser que tu voz despierte al sol,

ahora que la noche nos cobija.

No tengas miedo, hermanita grande; sí, tú, mi Nausi.

La noche se desvanece pronto, hagámoslo ahora, ¡di que sí!

Deja que coloquemos el mismo xukuri,**

que ahí quiero tener mi semilla,

ahí mismo quiero también poner mi flecha,

que creciendo probará de tu agua.

Busco y persigo lo que tú sabes hacer,

tú, mi Nausi, mi hermanita grande, ¡di que sí!

Ahora ya somos uno bajo la noche,

nuestra semilla está creciendo,

en los días venideros lo habremos de cuidar,

ya no tengas miedo, tú, mi Nausi.

 

’Aniuki

’Aniuki nemaye’erietiyeika

Tatewarí aurie ne’utikaiti.

’Eki ’auwenitsie

neta ne’itsitsie.

Nemikaramate ketipaimexia titi

nemireuku nemetsita’enieti,

ya titi ’a’ixatsika

neheinitsita paiti nemetima.

Nunutsi yu’iyarita pai

’a’imiari mukaxei.

Hiki miki ’emutewi, mitikema ri.

’Ahepai ’uwenitsie mitiutiyeixa.

Yutiiriyama mitiwaruti’ixatsitiwa,

me’ita’enieti memeukukutsu.

Miki mi’ane mikawaranutahitiwa,

tsi miramate kename ’ixatsikaya

wareukutiwati waheinitsita paiti

’ukateteke ’u’iwieximeti.

 

Tus palabras

Recuerdo tus palabras,

sentados junto a Tatewarí.***

Tú, en tu equipal,

yo en mi petate.

No recuerdo cuántas veces

me dormí escuchándote,

tus palabras

se seguían grabando en mis sueños.

Como semillas

las dejabas caer

sobre mi corazón de niña.

Ahora ha crecido y tiene sus propios poderes.

Igual que tú se sienta en su equipal.

A sus hijos entrega su palabra,

y éstos se duermen escuchándolas.

Jamás los despierta,

sabe que sus palabras

penetran en los sueños

como semillas.

 

Kenaniukani

Pemikanetseuyeiwa pemaine,

’ahixite yiki pita haitikaikaku titi.

’Ahixite meri mutiniuxia,

neheki ma’ukaiyataxi.

Tanaiti temite’itawa;

tsepa aniuki kemaine mikatiyuritini.

’Ahixite pita xeikia nemixeiyani,

kepauka pemineti’itaiyani.

Xika ke ’ahixite ’aniuki pai ’utiyuani,

’ana ke yuri nemitita’eriekaxiani.

¡Meriki tsepa! Kenaniukani, kenaniukani…

 

Sigue hablando

Dices que ya no me quieres,

cuando tus ojos dicen lo contrario.

Fueron tus ojos los que hablaron primero,

por mí derramaron sus lágrimas.

Todos mentimos.

Cuando habla tu boca nada es cierto.

Mi vista se fija bien en tus ojos

cuando tratas de engañarme.

Hasta que tus ojos logren decir lo que tu boca,

empezaré a creerte.

¡Qué importa! Sigue hablando, sigue hablando…

 

Tuaxa xawari

’Ahixie nemutinuiwaxi,

netsuari pemu’eni tikariki

’axawari ne’itari matia

mexi metseri tanierekai.

’Aheima tuukari neukakikani ke ti

yaxeikia petitse’iti takwa pemuwe.

Ta’ukitsiema wa’iyari pe’anumaiti pemitiwe

’ahetia nuiwakate temi’ane.

Ketipaimexia ne’utatsuakame peminetiuxei,

’ana nunutsi tsuarieya pemitiu’eni,

hiki ’ukaratsi tsuarieya maniuka, neu’eni.

’Eki tuaxa, ta’ukitsiema wananá pemihiki,

’axawari neuxatia.

 

Hojas de roble

Nací bajo tu mirada,

escuchaste mi llanto en la noche,

tus hojas fueron mi estera

mientras la luna observaba.

Aunque los años pasan sobre ti,

sigues parado igual de fuerte en el patio.

Conoces el pensar de Nuestros Padres,

nacimos bajo tu follaje espeso.

Cuántas veces me habrás visto

llorar bajo tus ramas;

entonces era un simple llanto de niña,

ahora el llanto es de una mujer que habla.

Tú, roble frondoso, raíz de mis antepasados,

ofréceles tu nutrida sabia.

*Imagen:elagora.com.mx

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )
Sin categoría

Conoce a la diosa de la lujuria y de los amores ilícitos: Tlazoltéotl

De ella nacían las pasiones eróticas más profundas, y también podía limpiar las suciedades que inspiraba.

Desde tiempos inmemoriales las pasiones humanas han impregnado al hombre. Y aunque cada época ha tenido sus reglas morales, lo cierto es que las pasiones, de algún modo, han estado siempre vinculadas a la traición… La línea delgada entre hacer o no daño a alguien está relacionada quizá más con un sentido ético que moral, como si esa delicadísima frontera no dependiera de los valores en boga sino de los más universales.

Ello siempre ha sido un problema en el terreno de la sexualidad porque el desenfreno como resultado del deseo o las pasiones transgrede cualquier regla existente cuando uno se entrega a esas debilidades. En el México prehispánico había una diosa asociada, precisamente, a las “debilidades de la carne”: Tlazoltéotl.

tlazolteotl

Esta curiosa deidad representaba las contrariedades existentes en el amor y la pasión como tales. Eliminaba el pecado del mundo, aunque asimismo de algún modo lo inducía. De origen Huasteco era representada defecando (los pecados de la lujuria eran representados con excremento), en alusión a que de esta manera pueden limpiarse los efectos resultado de un desenfreno.

En algunas otras representaciones aparece con “la raíz del diablo” empleada para intensificar los efectos del pulque. Tlazoltéotl era la diosa de la suciedad, la lujuria y de los amores ilícitos, patrona de la incontinencia, del adulterio, del sexo, de las pasiones, de la carnalidad y de las transgresiones morales…

Tlazoltéotl es de alguna manera la diosa del amor y de la fertilidad, pero lo más profundo en su significación es la pasión, que rebasa cualquier criterio moral cuando el que lo siente es sumamente débil. Y de alguna manera todos lo somos, quizá la única diferencia es a los niveles en que permitimos que Tlazoltéotl actúe en nosotros.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )