Bob Schalkwijk captura esencia de los rarámuris en ‘Tarahumara’ (Agenda)

El fotógrafo de origen holandés muestra el entorno del pueblo y lo expone en el Museo Nacional de Culturas Populares

La exposición “Tarahumara” del fotógrafo Bob Schalkwijk cuenta con 35 fotografías y 15 piezas de acervo procedentes de este pueblo indígena. 

El entorno del pueblo rarámuri, sus costumbres, vida laboral y gastronomía, fue capturado por el fotógrafo de origen holandés Bob Schalkwijk (1933) en la exposición “Tarahumara”, que se inauguró el pasado 3 de marzo  en el Museo Nacional de Culturas Populares. 

Bob Schalkwijk nació́ en 1933 en Rotterdam, Holanda y llegó a México en 1958, donde se forjó una profesión como fotógrafo y formó a su familia. Su trabajo profesional ha estado estrechamente ligado al campo de la edición de libros de arte y catálogos, así como a la divulgación del patrimonio cultural mexicano, a lo largo de una carrera de más de 50 años, su trabajo se ha publicado en más de 53 libros, catálogos y cd-roms, así́ como en numerosas revistas. Como autor, ha tenido siete exhibiciones individuales, presentadas en Suiza, México y Venezuela. 

La primera vez que Bob Schalkwijk  piso México mencionó: 

México no es un país plano, Holanda es plano, con una montaña de 300 metros de altura solamente. México tiene varios países dentro de un país, tiene muchas montañas, tiene una variedad increíble de culturas, paisajes y de gente, no puedes comparar el maya de Yucatán con un norteño. A mi juicio son diferentes naciones en un país. 

Me gustó la vista, la gente, me trataron muy bien, muy amables, me encantó el estar aquí, me sentí bienvenido y eso no lo esperaba. En gringolandia hablaba mal inglés, el español no lo conocía, lo estudié. 

Durante la inauguración de la muestra, que permanecerá hasta 1 de mayo en la Sala Cristina Payan del recinto capitalino, Schalkwijk rememoró que siguió visitando la Sierra Tarahumara en por lo menos 14 ocasiones más, la última de ellas, para entregar un libro que contiene fotografías seleccionadas entre los casi siete mil imágenes que ha tomado del lugar. 

La muestra está conformada por imágenes que muestran las interacciones de los rarámuris con la naturaleza, a través de 35 fotografías que dialogan con 15 piezas pertenecientes al acervo del Museo Nacional de Culturas Populares procedentes de este pueblo indígenas como máscaras y objetos en madera. 

Destacan “Reunión en el templo”, “Sembrando con wika”, “93 años y trabajando”, “Almacenando maíz”, “Sembradío nevado”, “Labores de pastoreo”, “Valle”, “Caballo y río cerca” y “Cañadas”, entre otras.

 

Las plantas recuerdan y narran: íntimos retratos de la flora oaxaqueña (GALERÍA)

Hay comunidades indígenas en Oaxaca que creen que las plantas sienten, recuerdan, escuchan y nos hablan. Estas fotos retratan sus delicados mensajes.

Dice Amaury Barrera, joven fotógrafo mexicano, que las plantas forman parte de la naturaleza de una manera profunda y compleja; mucho menos evidente de lo que nos parece en lo cotidiano.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Además de su “compleja estructura molecular interna”, de su función con respecto a otros seres y de ser el ícono que resume eso que coloquialmente llamamos “ecología”, las plantas son “entidades cósmicas que tienen memoria, una historia impregnada en sus ‘venas’ y las reminiscencias de otro tiempo”.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Sus sospechas son confirmadas por las creencias de las comunidades indígenas de Oaxaca, quienes saben que las plantas “pueden sentir, recordar, escuchar e incluso hablarnos.” Pero nosotros tenemos que prestarnos a recibir sus mensajes.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Como a otras joyas que se despliegan constantemente frente a nuestros ojos a las plantas y a sus insólitas texturas, sus inteligentes patrones, las cicatrices en su piel, los dejamos pasar de largo. Pero hay en distintas cosmogonías, elementos para interpretar al mundo que nos rodea como un plano constante de significados, que solo es interrumpido por nuestra necesidad de de “avanzar”, de ir lejos.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Así, expresiones como el íntimo acercamiento propuesto por Amaury Barrera en la serie “Venas de otro tiempo”, son una invitación a detenernos a explorar el mundo desde un ángulo muy distinto, uno que no quiere descubrir, sino descubrirse; uno que no quiere aprehender, sino ser aprehendido.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Ahí, en este permiso que nos damos de entrañar con lo más ínfimo del mundo, se hace presente una imagen potente y dramática. Aparecen plantas, pero capturan el ojo como si fueran cuerpos desnudos (tal vez porque lo son) o sublimes paisajes.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Estos exquisitos retratos, tomados en la Sierra de Juárez, Oaxaca, se develan frente a nuestros ojos como poesía, extraída directamente de la tierra, escrita en el idioma de la flora y recitada de forma particular para quien se atreva a dejarla sonar.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

También en Más de México: Ensueños MX: Un paseo por las deliciosas nubes oaxaqueñas (FOTOS)

Cuando una mujer guapísima paseaba en los 50`s por México: fotos de Nacho López

En 1953 este fotógrafo documentó la reacción de las personas en la calle cuando una mujer hermosísima y elegante las recorría altiva y sencilla a la vez.

Un mexicano interactúa mucho con otros mexicanos inevitablemente, no solo por la circunstancias, también por su carácter. La experiencia en las calles es una en la que la conversación puede nacer en cualquier momento; los mexicanos tienen mucho de espontáneos y existe una cierta confianza entendida que, quizá, hace que los unos se encuentren más cerca de los otros.

Esta misma cercanía de carácter es manifiesta en muchísimas y diversas maneras, una de ellas es en el modo en que el mexicano interactúa con algo que llama la atención en el espacio público. Y en este sentido, una mujer extremadamente guapa es un caso digno de estudio respecto a las múltiples reacciones del “público”.

Si bien el acoso y la intromisión figuran una línea delgada (que hay que cuidar) entre el reconocimiento de la belleza, es también una realidad que una mujer extraordinariamente guapa siempre será un foco en la calle… Sobre este tema, el fotoperiodista mexicano Nacho López fraguó una serie en 1953 llamada “Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero”.

Este fotógrafo centró su atención (a diferencia de los fotógrafos de su época) en las personas comunes de las calles, sobre todo de la Ciudad de México. Fue el primer fotógrafo mexicano en consagrarse también a una veta más conceptual al ser pionero en crear series fotográficas con temas específicos, “foto ensayos” como él les llamaba.

En una ocasión paseó un maniquí por numerosos sitios de la ciudad de México, y uno de estos experimentos enfocados sobre todo en las reacciones de las personas (de ahí también su talante quizá antropológico) es Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero”: una modelo contratada pasea hermosa, voluptuosa, elegante, y digna, por las calles del centro histórico…

Acá el resultado.

 

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Una íntima selección de las fotografías de Bob Schalkwijk sobre el pueblo tarahumara

Elegidas por el propio Schalkwijk, son una selectiva muestra de su trabajo de décadas con esta etnia.

Está por terminar la exposición que hace un importante compendio y recorrido por las miles de fotografías que el holandés-mexicano Bob Schalkwijk tomó al pueblo rarámuri por más de 50 años. Este primero de mayo concluye esta muestra en el Museo de Artes Populares de la ciudad de México.

Como hemos documentado en una entrevista que hicimos a este prolífico fotógrafo, su trabajo ha conseguido una importancia de valor histórico por haber documentado la vida y cosmogonía del pueblo rarámuri con imágenes cuando este se encontraba aún más virgen.

Gracias a ellas pero también al vestigio producto de su experiencia, podemos conocer un poco más de la manera de ver la vida de este pueblo, para quienes el tiempo tiene un talante muy distinto en contraste con el mundo occidental.

Las siguientes son imágenes elegidas por el propio Schalkwijk, sus preferidas, de entre ese mar de imágenes con las que acercó a los mexicanos un mundo que yace vivo y es muestra de raíces que bien valdría conocer, y en muchos casos, retomar.

bob schalkwijk fotografías

bob schalkwijk fotografías

bob schalkwijk fotografías

bob schalkwijk fotografías

bob schalkwijk fotografía