Convierte tu smartphone en un laboratorio portátil con esta app

Con ella podrás conocer los niveles de glucosa en la orina o la presencia de algún microorganismo dañino en el cuerpo.

Un investigador mexicano ha conseguido transformar un smartphone en un pequeño laboratorio de colorimetría; lo anterior al habilitar una aplicación creada por él. Con el desarrollo de Leonardo Martínez Hurtado, en cuestión de segundos el interesado puede conocer los niveles de glucosa en la orina o la presencia de algún microorganismo dañino en el cuerpo; si hay problemas renales, de hormonas, que dificulten la maternidad, entre otras problemas en el organismo.

Gracias a la aplicación, llamada colorimetrix, el smartphone funciona bajo un principio, parecido a un espectrofotómetro, es decir, utiliza sensores similares a los de las cámaras fotográficas digitales para detectar formas de radiación electromagnética, asigna colores que corroboran la presencia o ausencia de algunos biomarcadores.

El Smartphone lee a través de su lente, en una tira reactiva de diagnóstico.

Mediante la aplicación se puede valorar el funcionamiento de los riñones. Se humedece la tira con orina, esperas un minuto, abres la aplicación, acercas el teléfono como si fueras tomar una foto y el aparato hace las interpretaciones para después emitir un mensaje que te dice los niveles de afectación que se encontraron, si debes contactar a alguien y cuándo debes volver a medir. Todo en microsegundos, digamos de inmediato.

Las tiras diagnósticas pueden ser muy baratas, lo cual se ayudó al impulso de su desarrollo. El uso de colorimetrix es fácil y seguro, y puede aprovechar la conectividad del smartphone para almacenar o enviar datos de la prueba, además de que puede utilizarse en lugares remotos", detalla el ingeniero biotecnólogo egresado del Instituto Politécnico Nacional, hoy en día es investigador en el departamento de Fotónica y Semiconductores Experimentales de la Facultad de Física de Universidad Tecnológica de Múnich, Alemania.

Leonardo Martínez Hurta fue reconocido como uno de los jóvenes innovadores mexicanos menores de 35 años por la revista MIT Technology Review en 2014. Ahora busca nuevos capitales para la producción industrial y comercialización de la aplicación, y se siguen haciendo pruebas saber qué enfermedades más podrán evaluarse con su lanzamiento al mercado.

Para más información da click acá.

[La Jornada]