Mira los murales de street art europeo inspirados en obras de Diego Rivera (FOTOS)

Una ambiciosa muestra de street art en Europa está retomando el genio de Diego Rivera a través de las obras de estos muralistas contemporáneos.

Si existe un artista que le haya mostrado al mundo la importancia social de los espacios públicos como lienzos clave para plasmar críticas, ese es Diego Rivera. Célebre por su muralismo, por su Frida y a su vez por su llameante detracción social y comunista, Diego –su revolución pictórica– hoy inspira a mentes contemporáneas de toda la orbe que hacen street art.

Recientemente la plataforma de Mestizo Arts –espacio creativo situado en Bélgica, Holanda y otras partes del mundo, cuyo objeto es el de ensamblar y exponer el arte de diferentes culturas del mundo–, dio a conocer su muestra Mural, en la que se contactó a una serie de muralistas contemporáneos para mimetizar el arte de Rivera bajo sus propias técnicas.

La idea basicamente es refractar las obras de las bellas artes antiguas sobre las actuales, ejerciendo no una replica sino una mimesis de las ideas de Diego, de manera que, tanto espacios cerrados como abiertos (todos ellos públicos) sean aprovechados para la libertad de expresión ideológica y social. Así, encontramos las obras de una gama heterogénea de artistas que ornamentaron teatros, muros de edificios, interiores y ventanas recordando y elogiando al notable Diego:

 

 

*Imágenes: Mestizo Arts Platform

Curiosos y delicados retratos de mujeres maquillándose en el metro de la CDMX

Quienes pasan horas en el transporte llenan el espacio público con sus pequeños rituales, personales y cotidianos…

Por la forma en que está ensamblada, quienes viven en la Ciudad de México, terminan por compartir en el espacio público lo que normalmente se reservan para la vida privada y familiar. Desde las comidas que se han transformado en tortas o tacos aceleradamente masticados, hasta momentos más sutiles y personales, como el de aplicarse maquillaje o peinarse.

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

Vivir en la ciudad implica tener que lidiar con su centralización, y en ese sentido, con las distancias que establece. Para poder participar de su centro activo hay que desplazarse y, a veces, desde muy lejos. Así, el espacio público se transforma en mucho más que una vía o paso, es un espacio habitado, cotidiano y que hay que hacer propio de alguna manera.

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

En la CDMX, mujeres y hombres pasan casi una hora y media en promedio en el transporte cada día. Y estos momentos evidentemente se sienten; así, se prestan a la reinterpretación ingeniosa de los sujetos que los experimentan. En ese sentido, no es extraño, pero es sin duda curioso, encontrar mujeres que con gran maestría malavarean toda clase de herramientas de maquillaje (rimel, brocha, paletas de colores, labial, rizador de pestañas o cuchara) mientras esquivan a otras tantas que buscan igualmente aprovechar el tiempo.

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

Y, aunque tal vez ya no lo noten (pero con un poco de suerte estas palabras sirvan de invitación para apreciarlo) hay algo muy delicado y también bello en el acto de compartir con otras y otros los pequeños rituales privados, en una ciudad que, por su pretensión de ser eficiente, absorbe las interacciones sociales y las escupe, solo a veces, en forma de gruñidos, “compermisos” y “¿baja en la que sigue?”.

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

También hay, claro, algo más o menos mal visto en el observar a otros haciendo lo que, en mejores circunstancias, harían frente al espejo del baño; pero, a veces es inevitable cruzarse con los gestos divertidos, comparar hábitos y también, claro, admirar la inmensa habilidad manual de dibujar líneas perfectas en la propia cara, mientras se está en movimiento.

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

Lo que es evidente es nuestra resiliencia, nuestro ingenio y un deje de rebeldía, pues, frente a estas circunstancias caóticas, que no necesariamente podemos resolver, nos hacemos dueñas y dueños del espacio, nos hacemos sentir en casa en todos lados.

También en Más de México: Descubre la cotidianidad secreta de quienes viajan en la parte trasera de una pick up

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

mexico-cdmx-fotos-extranas-curiosas-transporte-publico-metro-mujeres-maquillandose

*Imágenes: Vanessa Banthi.

Este increíble colectivo está reviviendo el espíritu del muralismo mexicano a través del graffiti (FOTOS)

El graffiti es un acto que hermana la calle con las ideas, que conecta, de forma espontánea a sus espectadores con nuevas formas de pensar...

Los mejores trazos que hemos realizado son en conjunto.

xFamilia

Cuando el graffiti se piensa como práctica colectiva, revive los principios de uno de los movimientos más importantes en el arte mexicano: el muralismo.

Y es que, a veces, frente a sus manifestaciones contemporáneas, se nos olvida que el arte también posee una dimensión conciliadora y no sólo se trata de ser autorreferente o crítico (aunque ambos ejercicios son muy valiosos). En esta dimensión, el arte llama a lo colectivo, tratando de plantearse como un punto de encuentro para diversos agentes sociales y haciendo lo posible por reivindicar las identidades vivas del espacio que le sirve como lienzo. mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

El muralismo mexicano se estableció en este sentido. Esta corriente de principios del siglo XX fue consolidada por un grupo de artistas e intelectuales en la búsqueda de generar una nueva identidad nacional. En ella tenía que ser posible hacer caber desde ideales revolucionarios, hasta una concepción muy profunda de los grupos indígenas. Estos últimos habían quedado fuera de los planteamientos de nación, como resultado del fuertísimo racismo que guió los procesos coloniales. 

Por su lado, el graffiti en México, también tiene una carga densa de identidad. Esta expresión fue primero adoptada en Tijuana, como resultado de los constantes intercambios culturales con el otro lado de la frontera. Fueron los cholos los que empezaron a practicarlo, influenciados por muralistas chicanos. De ahí comenzó a transitar hacia el sur, hacia las grandes ciudades como Guadalajara y, por supuesto la Ciudad de México.

mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Con el tiempo se desarrolló muchísimo, no sólo como técnica, también como forma de vida y de construcción de grupos sociales. En el graffiti, las hermandades, las comunidades, las agrupaciones, las organizaciones y los llamados “crews” (tripulaciones) son muy importantes. Entre ellos hay competencias; hay definiciones territoriales; hay distinciones de estilos y tópicos; luchas y lealtad.  Esta fuerza, esta necesidad de comunicar en conjunto puede ser aprovechada para incidir en la vida cotidiana de cada entorno.

En este sentido se mueve la acción de colectivos como xFamilia. Ellos se definen como “un esfuerzo por construir autonomía, desde la colectividad.” Al centro de su hacer está el graffiti, manifestado en tremendos murales.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Los temas que plasman en las paredes son variados y, a veces sí pintan sólo por el gusto de hacerlo; sin embargo, están convencidos de que estas piezas de gran formato, que se construyen entre varios, pueden modificar formas de pensar. Su trabajo es autogestivo, esto quiere decir que no tienen patrocinadores privados, ni financiamiento público. 

Les interesa lo político, la protesta, justicia social, identidad indígena y mexicana, cultura ambiental y educación. Es muy importante para ellos que su trabajo se desenvuelva con el permiso de la comunidad donde pintan, en lugares asignados para eso. Cada mural dice algo sobre el lugar donde se posiciona, habla de formas de vida y preocupaciones que la gente y, ahora también, las calles, le gritan a la exterioridad.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Ellos pintan en muchos sitios de México, no se limitan; pero su pieza más reciente ubicada en Tlatelolco, Ciudad de México, es uno de los más fantásticos ejemplos de lo que hacen. Decidieron pintar una de las fachadas de un edificio multifamiliar. Aunque el formato es vertical, nos quieren recordar con su pieza que en México la estructura social es diversa, es polisémica, no es líneal. Así dibujan una historia que, como los edificios mexicanos, está agrietada; haciendo de las identidades una remezcla y punto de reconexión.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Esta “plástica monumental”, que busca con su hacer reintegrar experiencias, formas de vida y perspectivas culturales, está reviviendo abriertamente las intenciones del muralismo mexicano del siglo pasado. Por un lado, porque está clarísimo que, otra vez, nos hace mucha falta reinventar la identidad mexicana y, por otro (tal vez insospechado incluso por estos artistas) porque este ser mexicano nunca nos va a quedar claro, pero sí nos exige hacer grandes cuestionamientos, tremendos y elocuentes como un magnífico graffiti.

 

Altares surrealistas sobre ruedas: los camiones públicos en México (FOTOS)

Luces de neón, alusiones religiosas, murales de grafitti; el transporte público mexicano es una fiesta perenne.

En México, gran parte de la cultura gira en torno al transporte público. Acercarse a la cultura estética de diferentes rutas que navegan las calles de las ciudades mexicanas es meterse de lleno en la mente del mexicano.

El mundo de los camiones y los peseros pertenece a esta mística cultural desde hace ya bastantes años, por medio de grafittis, grecas y luces de neón; verdaderas joyas estéticas, lingüísticas, fraternales, humorísticas y sociales que se pueden encontrar cualquier día a bordo de una “unidad”.

Por eso una marca de camiones decidió documentar este simpático fenómeno en alrededor de 600 fotografías de distintas rutas de transporte público urbano, además de entrevistar a más de 250 operadores y dueños de unidades en diferentes localidades de Guerrero, Puebla, Veracruz, Estado de México y el Distrito Federal. El material quedó reunido en el libro “Súbale, hay lugares”.

No solamente se muestran a los choferes, sino toda la gente que está alrededor del transporte público como la gente que limpia, los boleros y mecánicos, pero lo que resalta es la decoración interna de las unidades como texturas, patrones, personajes, objetos, calcomanías e inclusive altares.

Este libro, que se puede descargar gratuitamente aquí, pretende ser un homenaje a los dueños y operadores de autobuses de todos los rincones de México.

 

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.