Este increíble colectivo está reviviendo el espíritu del muralismo mexicano a través del graffiti (FOTOS)

El graffiti es un acto que hermana la calle con las ideas, que conecta, de forma espontánea a sus espectadores con nuevas formas de pensar...

Los mejores trazos que hemos realizado son en conjunto.

xFamilia

Cuando el graffiti se piensa como práctica colectiva, revive los principios de uno de los movimientos más importantes en el arte mexicano: el muralismo.

Y es que, a veces, frente a sus manifestaciones contemporáneas, se nos olvida que el arte también posee una dimensión conciliadora y no sólo se trata de ser autorreferente o crítico (aunque ambos ejercicios son muy valiosos). En esta dimensión, el arte llama a lo colectivo, tratando de plantearse como un punto de encuentro para diversos agentes sociales y haciendo lo posible por reivindicar las identidades vivas del espacio que le sirve como lienzo. mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

El muralismo mexicano se estableció en este sentido. Esta corriente de principios del siglo XX fue consolidada por un grupo de artistas e intelectuales en la búsqueda de generar una nueva identidad nacional. En ella tenía que ser posible hacer caber desde ideales revolucionarios, hasta una concepción muy profunda de los grupos indígenas. Estos últimos habían quedado fuera de los planteamientos de nación, como resultado del fuertísimo racismo que guió los procesos coloniales. 

Por su lado, el graffiti en México, también tiene una carga densa de identidad. Esta expresión fue primero adoptada en Tijuana, como resultado de los constantes intercambios culturales con el otro lado de la frontera. Fueron los cholos los que empezaron a practicarlo, influenciados por muralistas chicanos. De ahí comenzó a transitar hacia el sur, hacia las grandes ciudades como Guadalajara y, por supuesto la Ciudad de México.

mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Con el tiempo se desarrolló muchísimo, no sólo como técnica, también como forma de vida y de construcción de grupos sociales. En el graffiti, las hermandades, las comunidades, las agrupaciones, las organizaciones y los llamados “crews” (tripulaciones) son muy importantes. Entre ellos hay competencias; hay definiciones territoriales; hay distinciones de estilos y tópicos; luchas y lealtad.  Esta fuerza, esta necesidad de comunicar en conjunto puede ser aprovechada para incidir en la vida cotidiana de cada entorno.

En este sentido se mueve la acción de colectivos como xFamilia. Ellos se definen como “un esfuerzo por construir autonomía, desde la colectividad.” Al centro de su hacer está el graffiti, manifestado en tremendos murales.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Los temas que plasman en las paredes son variados y, a veces sí pintan sólo por el gusto de hacerlo; sin embargo, están convencidos de que estas piezas de gran formato, que se construyen entre varios, pueden modificar formas de pensar. Su trabajo es autogestivo, esto quiere decir que no tienen patrocinadores privados, ni financiamiento público. 

Les interesa lo político, la protesta, justicia social, identidad indígena y mexicana, cultura ambiental y educación. Es muy importante para ellos que su trabajo se desenvuelva con el permiso de la comunidad donde pintan, en lugares asignados para eso. Cada mural dice algo sobre el lugar donde se posiciona, habla de formas de vida y preocupaciones que la gente y, ahora también, las calles, le gritan a la exterioridad.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Ellos pintan en muchos sitios de México, no se limitan; pero su pieza más reciente ubicada en Tlatelolco, Ciudad de México, es uno de los más fantásticos ejemplos de lo que hacen. Decidieron pintar una de las fachadas de un edificio multifamiliar. Aunque el formato es vertical, nos quieren recordar con su pieza que en México la estructura social es diversa, es polisémica, no es líneal. Así dibujan una historia que, como los edificios mexicanos, está agrietada; haciendo de las identidades una remezcla y punto de reconexión.mexico-mexicano-graffiti-colectivos-historia-muralismo-arte-urbano

Esta “plástica monumental”, que busca con su hacer reintegrar experiencias, formas de vida y perspectivas culturales, está reviviendo abriertamente las intenciones del muralismo mexicano del siglo pasado. Por un lado, porque está clarísimo que, otra vez, nos hace mucha falta reinventar la identidad mexicana y, por otro (tal vez insospechado incluso por estos artistas) porque este ser mexicano nunca nos va a quedar claro, pero sí nos exige hacer grandes cuestionamientos, tremendos y elocuentes como un magnífico graffiti.

 

Surrealismo y neomuralismo combinados en la obra de este genial artista (FOTOS)

Este grafitero filtra criaturas fantásticas y monumentales a las calles de México y el mundo.

Sego (también llamado Ovbal), grafitero mexicano, afirma que sus piezas no están hablando de política. Aunque sería difícil negar que intervenir en el espacio público siempre implica administrarlo y, por supuesto, modificar el día a día de las comunidades que lo utilizan. ¿Y esto no es lo que hacen, al fin y al cabo, los políticos? Claro que la obra de este artista urbano es mucho más sutil, amable y, sin duda, fantástica que la política.

Filtrando a las paredes de México (y otras partes) del mundo sus criaturas extrañas y monumentales, Sego está cambiando las calles y también a quienes las habitan. Pero no es tan raro, el joven artista vivió desde muy pequeño en la costa de Oaxaca, tierra bien conocida por impulsar el neomuralismo.

También en Más de México: Este increíble colectivo está reviviendo el espíritu del muralismo mexicano a través del graffiti (FOTOS)

Esta corriente de arte callejero imita hasta cierto punto las intenciones del muralismo mexicano de principios del siglo XX, que buscaba consolidar una identidad nacional donde cupieran todas las voces del pueblo, los revolucionarios, intelectuales y las comunidades indígenas. Hay diversos colectivos y grafiteros mexicanos que lo practican; retomando símbolos indígenas, personajes de antiguas mitologías y también a héroes contemporáneos como Emiliano Zapata.

Pero para Sego no se trata solo de eso. Dice que la gente está cansada de la política y él prefiere atravesar la calle con creaciones que retoman otro lado de Oaxaca: su increíble naturaleza y un delicioso halo de surrealismo. Así, lo que genera es mucho más abstracto: personajes imaginarios inspirados en la hermosa fauna oaxaqueña, llenos de colores y texturas que, curiosamente, también recuerdan a las creaciones artísticas y artesanales del estado.

También en Más de México: EXTINTO: una increíble iniciativa para regresar a las especies en peligro a nuestro imaginario (FOTOS)

En ese sentido, hay una dimensión espiritual deliciosamente ligada a la obra de Sego; tal vez a un evidente amor por la naturaleza y al arte, claro, que se expande enormemente en sus murales. Sin duda lo que nos hace sentir cruzarnos con estas piezas, la suspensión que eso propone, nos invita a pensar en algo más, en abordar lo personal y colectivo desde lo imaginativo y no lo fijado.

Se podría decir que el muralismo de este grafitero mexicano habla desde una política del sueño y la creación, que, evidentemente, nos hace mucha falta.

Conoce más de su obra aquí.

EXTINTO: una increíble iniciativa para regresar a las especies en peligro a nuestro imaginario (FOTOS)

En las calles de diversas ciudades de México se asoman las miradas curiosas de jaguares, armadillos, orangutanes y otros olvidados…

A veces tratamos a lo que se está extinguiendo como si fuera transparente. Lo atravesamos casi sin darnos cuenta y solo nos sorprende cuando su ausencia es inevitable. Tristemente este es el caso de las especies amenazadas y en peligro de extinción en México. A veces, especialmente en las ciudades, nos olvidamos de que somos muy afortunados y que podemos presumir una inmensa (casi indescriptible) riqueza natural. Pero nuestro desbordado y arbitrario desarrollo se ha llevado “de corbata” a algunas icónicas especies mexicanas.

También en Más de México: 100 mil especies de plantas, animales y hongos de México en línea: explora la Enciclovida

Vale la pena mencionarlas y, por qué no, involucrarse en protegerlas; pero antes, tenemos que conocerlas; tenemos que regresarlas a nuestro imaginario cotidiano. Con esto en mente trabaja el colectivo EXTINTO, formado por un grupo de artistas y diseñadores preocupados por “generar conciencia” sobre estas especies en México y el mundo. Su invitación es simple: podemos cambiar los hábitos que contribuyen a dañar a estos animales y plantas y, con mucho trabajo y un poco de suerte, recuperarlos.

mexico-animales-especies-peligro-extincion-amenazados-mexicanos-endemicos-arte-graffiti-callejero
Armadillo

¿Y cómo hacer explotar esta conciencia? Los diseñadores de EXTINTO decidieron regresar la imagen de estas especies a nuestro día a día a través del arte urbano. Así, quienes protagonizaron las calles fueron las miradas curiosas de jaguares, armadillos, orangutanes y otros olvidados, sorprendiendo a los transeúntes.

También en Más de México: Descubre qué animal mexicano eres, según tu maravillosa personalidad (TEST)

Además de celebrar este proyecto, hay que considerarlo como una inspiración para involucrarse en la causa y compartirla con otros. El graffiti y otras técnicas de arte urbano siempre han tenido esta carga ligada a la comunicación, a lo colectivo, a lo social y también a la protesta y lo político. Mientras que a muchos les ha servido para reapropiarse del espacio público esta vez se trata de que los animales en peligro se vuelvan a apropiar de la tierra.

La técnica que utilizó el colectivo se llama “paste up” y consiste en pegar con engrudo impresiones de tintas vegetales en papel reciclado. Es barata, no contamina mucho y en palabras de los creadores lo efímero de esta técnica refleja la vulnerabilidad de los animales representados. Cada imagen viene acompañada de una ficha informativa que cuenta detalles sobre la especie y su situación actual, haciendo de este un proyecto de difusión muy completo. Pero lo que se queda contigo es la imagen de estos simpáticos compatriotas a los que nos toca cuidar y, sin duda, revalorar.

También en Más de México: Las aventuras del Axolote, un cómic mexicano en favor de nuestros ríos y lagos

Las cartas entre Diego Rivera y Einstein: un mito contemporáneo

Los dos grandes, uno de la ciencia y el otro, muralista mexicano, se profesaban una gran admiración y eso nos encanta...

Diego Rivera y Albert Einstein intercambiaron correspondencia una vez. Ambos dedicaron esas breves letras a elogiarse y profesarse profunda admiración. Las dos cartas que conforman esta pequeña colección fueron descubiertas en 2007 y desde entonces, la pequeña anécdota nos encanta cada vez que vuelve a ser contada. 

cartas-diego-rivera-albert-einstein-historia-mito-contemporaneo

 

La historia comienza un poco antes, en 1933, cuando Rivera inició el afamado mural que hizo para los Rockefeller y que, después, por haber retratado en él a Lenin, tuvo que destruir. Con el dinero que consiguió del trabajo, realizó una serie de paneles portátiles en donde se dejó llevar sin cuestionamientos por sus impulsos políticos. Volvió a pintar un rostro de Lenin, esta vez en gran formato. En otro panel, plasmó su representación crítica titulada “La barbarie Nazi”. Decidió aquí pintar a Einstein, pues el científico judío compartía vocación política con Rivera y habló duramente en contra del racismo; no sólo del que lo desterró a Estados Unidos: también se pronunció en contra de la discriminación del complejo país americano. Parece que haber sido referido, llevó al prominente científico a buscar al pintor. Escribió Einstein:

cartas-diego-rivera-albert-einstein-historia-mito-contemporaneo

No sería capaz de nombrar a otro artista contemporáneo cuyo trabajo haya sido capaz de ejercer un poderoso efecto similar en mí.

 

Aunque, como dice Guadalupe Rivera (la hija de Diego), se sabía de lo mucho que su padre estimaba a Einstein, hasta hace relativamente poco nos enteramos de que alguna vez tuvieron el fugaz contacto epistolar. Las cartas parecen probar que ambos compartían visiones similares del mundo y la extraña y preciosa conexión que esto implica. Esto nos entusiasma profundamente. 

cartas-diego-rivera-albert-einstein-historia-mito-contemporaneo

“Quiero decirle lo mucho que me conmovió su carta. El aliento recibido es muy grande y magnífico por lo poco que he hecho con mi pintura. Por lo que es usted, con su gran energía humana, junto con su ciencia que ha cambiado por la expansión hacia el espacio y la luz, ayudando a elevar el pensamiento humano a un nivel superior.”

Así respondió Rivera.

Nos atrae y sorprende profundamente que los dos icónicos hombres (con todo lo bueno o malo que se pueda decir de ambos) se aproximaran así el uno al otro. Estos llamados “genios”, miembros del panteón sagrado contemporáneo, generaron una mínima intimidad y la fetichizamos fervientemente. Hacemos lo mismo con otros objetos de Diego: su correspondencia con la querida y odiada Frida; los zapatos que aún parecen estarlo esperando en su casa de San Ángel; su colección de figuras prehispánicas; sus dos libritos de Einstein, y hasta sus cuadros.

cartas-diego-rivera-albert-einstein-historia-mito-contemporaneo

Como si se cumpliera una profecía que siempre habíamos esperado, adoramos ver las vidas de nuestros ídolos entrelazándose. ¿Será porque nos construimos a través de esos mitos? Así como Diego respondió emocionado la carta del fantástico científico, nos emocionamos cuando nuestros héroes se comunican, generan una conexión identitaria y refuerzan nuestra construcción de un pasado; refrescando el cuento sobre una época y los discursos que lo sostienen.

cartas-diego-rivera-albert-einstein-historia-mito-contemporaneo

En realidad estas cartas prueban muy poco; en realidad es, una intimidad de la que no somos parte, que no es nuestra, pero a la que nos fascina acceder. La importancia que le damos al suceso demuestra que aún nos creamos grandes mitos; que admiramos fervientemente figuras humanas, caprichosas, emotivas, que, francamente, no están en ningún lugar, pero que constituyen lo que reconocemos como historia, como verdad, incluso, como presente.