Robot-parásito que purifica el agua y alimenta a las plantas es creado por artista mexicano

Se trata de robots biotecnológicos mitad planta que se alimentan de los factores contaminantes de las aguas residuales, al mismo tiempo que la tratan y reutilizan para generar vida.

La biotecnología, robótica, sociología y experimentación con sonido, son temas recurrentes en el arte de Gilberto Esparza, artista mexicano que trabaja con bacterias, celdas microbianas y electrónica análoga para atender a problemáticas ambientales. Sus obras, hasta cierto punto novedosas, plantean el concepto de la vida dentro de una sociedad distópica –no lejos de la realidad actual– donde seres biotecnológicos en forma de parásitos sobreviven a las condiciones extremas de contaminación. Su ingenio científico radica precisamente en ello, en dar solución a un mundo de condiciones ambientales devastadas para engendrar nuevamente vida por medio del arte.

gilberto esparza robots biotecnologicos

No hace mucho, el Laboratorio de Arte Alameda en la Ciudad de México acogió una de sus más completas exposiciones: “Cultivos“, donde Esparza presentó Parásitos Urbanos –moscas electrónicas creadas con residuos de teléfonos móviles que se alimentan de energía– y Plantas Nómadas, este último donde nos plantea la posibilidad de purificar las aguas residuales a través de plantas mitad robot mitad parásito.

gilberto esparza Plantas Nomadas

Esta última es su pieza clave. Se trata de una obra de arte que también es una innovación científica; híbridos nómadas creados a partir de desechos tecnológicos, mismos que utilizan un sistema de locomoción para caminar por la orilla de los ríos en busca de agua contaminada de la cual alimentarse: “A través de diversos sensores busca el agua contaminada y una vez que la localiza interactúa con ella, permitiendo que las bacterias que ahí habitan adopten al robot como su hábitat. Posteriormente, esos mismos microorganismos realizan un proceso de biodegradación de los contaminantes que hay en el agua, purificándola”, advierte Espaza.

Además, el agua tratada por dicho robot biotecnológico es utilizada por su mismo mecanismo para alimentar plantas que lleva dentro, mismas que, en un ciclo perfecto de regeneración de vida, generan energía eléctrica para sustentar al robot, como parte de su fascinante proceso metabólico.

banner-robot-gilberto-esparza

Lo que aparentemente parece un escenario distópico de Ciencia Ficción es hoy una realidad. Las aguas residuales y los desperdicios arrojados a los ríos y lagos son un problema notorio en México que de plantearse resoluciones, nuestras calles poseerían hermosos escenarios con mucha biota. ¿Te imaginas cómo sería México si se rescatan sus cauces?

 

*Imágenes: 1 y 3) arte-sur.org; 2) agenciasinc.es

Hollywood ha pintado a México de color sepia (y queremos saber por qué)

Los memes sobre el “color de México” según las películas estadounidenses han abierto una discusión que urge tener.

Representar México siempre es un ejercicio tremendamente ambicioso. No hay una textura, un paisaje o un color que pueda resumir al territorio con precisión, probablemente porque es impreciso y muy vasto. 

Sin embargo, recientemente —en la esteparia geografía de las redes sociales— han surgido memes que evidencian el absurdo tono sepia con el que las películas estadounidenses “tiñen” a México. Señalar este ejercicio de la visualidad hollywoodense es importante, pero sobre todo, tenemos que empezar a preguntarnos por qué se practica.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Probablemente en muchos niveles solo sea una resolución “simple” a un problema técnico. La conexión constante que tenemos con el vecino del norte lo ha obligado a incluirnos en más de una de sus narrativas fílmicas y, en muchos casos, es necesario dejarle claro a la audiencia que la trama está transcurriendo en México. 

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Así se construyó un cliché: en la visión de Hollywood, México es un sitio caluroso, polvoso, sucio, tal vez, y de donde vienen personajes ultra apasionados o con una pinta criminal (como hacen también con otros países no-occidentales) y eso se deja saber tiñendo la imagen de sepia.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color

Pero el cine forma e informa a sus espectadores y el recurso narrativo se transforma en un injusto y peligroso esquema de representación que nunca ha tenido justificación, pero que hoy, en más de un sentido, está desactualizado, pues como explica el teórico de la cultura Edward Said:

Nadie hoy es puramente una cosa. Las etiquetas como indio, o mujer, o musulmán, o estadounidense no son más que puntos de partida, que si son seguidos por la experiencia real por un momento, quedan rápidamente atrás.

Así lo dijo en “Cultura e imperialismo”

Por otro lado —y a riesgo de ensamblar una contradicción— el sepia sí es un tono “muy mexicano”. Hay un momento, en temporada de lluvias (cuando en Morelos y en Oaxaca ya salieron las hormigas chicatanas y los cerros están verdes, verdes) que cuando atardece y el cielo está gris, pero aún hay sol, en el que todo se pone un poco sepia y el ocre del adobe y las arcillas domina absolutamente la paleta visual.

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
007 Spectre (2015)

¿Cabe la posibilidad de que en un extraño ejercicio de abstraer al increíble México a través de un solo recurso, los no tan ingeniosos creadores en cuestión optaron por una abstracción que, ciertamente, apela a una de nuestras más hermosas facetas?

cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Breaking Bad (2008-2013)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Nacho Libre (2006)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Once Upon A Time in Mexico (2003)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Casa de mi Padre (2012)
cine-estadounidense-prejuicios-mexico-sepia-color
Frida (2002)

Ingenieros mexicanos crean calentadores solares con latas de refresco

Con el calor solar este invento aumenta la temperatura al interior de las casas de una manera muy económica, tanto para las finanzas como para el medio ambiente.

Uno de los aparatos domésticos que más energía eléctrica consume es el calentador eléctrico. Sin embargo, su uso es muy cómodo en lugares fríos, ello aunque son muy costosos para el medio ambiente y para las finanzas del hogar.

En comunidades donde el dinero es escaso y las temperaturas descienden altamente, los calentadores de energía alternativa son muy necesarios para evitar muertes. Los ingenieros mexicanos Omar de la Mora e Ignacio Uruñuela encontraron esta necesidad y diseñaron un calentador elaborado con latas de refresco que ganó un concurso de Intel.

Su invento lo adecuarán en Mezquitic, un municipio en Jalisco de pocos recursos, donde en invierno las temperaturas descienden entre 0º y -7º C.

El proyecto está diseñado para llevarse a cabo en tres fases: el prototipo ya se terminó de trabajar, la producción de los calentadores se realizará en noviembre junto con la brigada de producción y en diciembre se hará la instalación.

Omar señala que, aun cuando este año sólo instalarán cuatro calentadores en la comunidad wixárika de San Andrés Cohamiata, en Intel Guadalajara los están apoyando con la idea de que se forme un voluntariado anual.

La función de los calentadores es templar el aire frío del interior de las casas utilizando sólo el calor del Sol. En el proyecto de los calentadores también está involucrada la organización Tu Techo Mexicano de Occidente AC., entre los proyectos de Tu Techo hay una línea de ecotecnias, como la instalación de estufas ahorradoras de leña.

Puedes contactarlos a sus correos personales:

jignacio.urunuela@gmail.com y omar.delamora@gmail.com.

En la UNAM ya se están haciendo robots de compañía

Justina es capaz de hacer labores domésticas e incluso recordarle a un adulto mayor sobre tomar sus medicinas.

Siempre la tecnología ha tenido su “doble filo”. Por una parte puede deshumanizarnos, alejarnos de las personas de las que estamos cerca, desplazar puestos de trabajo… aunque también nos otorga innumerables posibilidades como la interconexión y la capacidad de mostrar al mundo nuestros proyectos, por ejemplo.

Sobre los robots, humanoides capaces de realizar labores humanas, aunque sigilosamente, son cada vez más una realidad. En México un grupo de estudiantes de distintas y carreras y posgrados de la UNAM han elaborado a Justina, una robot auxiliar con la capacidad de reconocer voces, tomar objetos, limpiar la casa, tirar la basura y hasta tender las camas.

Esta robot estuvo exhibida hasta hace unos días en el Universum (Museo de las Ciencias de la UNAM) y del 30 de junio al 4 de Julio de este año competirá en el Mundial Robo Cup Leipzig 2016 en Alemania.

justina robot UNAM

“Son robots de servicio que van a estar en nuestra casa, oficinas, y escuelas ayudando a los seres humanos en sus tareas cotidianas”, indicó el responsable del proyecto, Jesús Savage Carmona (professor de la facultad de ingeniería), en una entrevista con Notimex.

“A veces los adultos mayores pierden la noción del tiempo, pero Justina les podría decir la hora exacta e incluso a qué hora deben de tomar sus medicinas”.

Justina no es solo un proyecto de este grupo de personas. Como la ciencia misma, es resultado de una investigación interconectada de muchos años, en este caso de quince.

Otro de los robots más destacados en competencias nacionales es Golem-II quien también estuvo expuesto en el mismo museo recientemente.

*Imagen: 1)Justina/ndmx; 2)jornada.unam.mx

[La Jornada]