Robot-parásito que purifica el agua y alimenta a las plantas es creado por artista mexicano

Se trata de robots biotecnológicos mitad planta que se alimentan de los factores contaminantes de las aguas residuales, al mismo tiempo que la tratan y reutilizan para generar vida.

La biotecnología, robótica, sociología y experimentación con sonido, son temas recurrentes en el arte de Gilberto Esparza, artista mexicano que trabaja con bacterias, celdas microbianas y electrónica análoga para atender a problemáticas ambientales. Sus obras, hasta cierto punto novedosas, plantean el concepto de la vida dentro de una sociedad distópica –no lejos de la realidad actual– donde seres biotecnológicos en forma de parásitos sobreviven a las condiciones extremas de contaminación. Su ingenio científico radica precisamente en ello, en dar solución a un mundo de condiciones ambientales devastadas para engendrar nuevamente vida por medio del arte.

gilberto esparza robots biotecnologicos

No hace mucho, el Laboratorio de Arte Alameda en la Ciudad de México acogió una de sus más completas exposiciones: “Cultivos“, donde Esparza presentó Parásitos Urbanos –moscas electrónicas creadas con residuos de teléfonos móviles que se alimentan de energía– y Plantas Nómadas, este último donde nos plantea la posibilidad de purificar las aguas residuales a través de plantas mitad robot mitad parásito.

gilberto esparza Plantas Nomadas

Esta última es su pieza clave. Se trata de una obra de arte que también es una innovación científica; híbridos nómadas creados a partir de desechos tecnológicos, mismos que utilizan un sistema de locomoción para caminar por la orilla de los ríos en busca de agua contaminada de la cual alimentarse: “A través de diversos sensores busca el agua contaminada y una vez que la localiza interactúa con ella, permitiendo que las bacterias que ahí habitan adopten al robot como su hábitat. Posteriormente, esos mismos microorganismos realizan un proceso de biodegradación de los contaminantes que hay en el agua, purificándola”, advierte Espaza.

Además, el agua tratada por dicho robot biotecnológico es utilizada por su mismo mecanismo para alimentar plantas que lleva dentro, mismas que, en un ciclo perfecto de regeneración de vida, generan energía eléctrica para sustentar al robot, como parte de su fascinante proceso metabólico.

banner-robot-gilberto-esparza

Lo que aparentemente parece un escenario distópico de Ciencia Ficción es hoy una realidad. Las aguas residuales y los desperdicios arrojados a los ríos y lagos son un problema notorio en México que de plantearse resoluciones, nuestras calles poseerían hermosos escenarios con mucha biota. ¿Te imaginas cómo sería México si se rescatan sus cauces?

 

*Imágenes: 1 y 3) arte-sur.org; 2) agenciasinc.es

La fiebre de la copa menstrual está llegando a las comunidades indígenas (y es muy buena noticia)

La genial alternativa no solo es ecológica y más barata, también es una invitación sutil a que las mujeres interactúen de cerca con su cuerpo.

¿Qué tienen en común la menstruación, la basura y la pobreza? Que son temas de los que preferimos hablar solo superficialmente. De la menstruación por pena; de la basura para no tomar responsabilidad sobre el asunto y de la pobreza por una curiosa combinación entre las dos razones anteriores. Pero aunque no lo creas, estos tres temas están muy conectados y sí: urge hablar de ellos a profundidad.

Empecemos por acá…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

La menstruación produce basura, mucha más de la que imaginamos. Y es una basura muy particular, difícil de manejar, casi imposible de reciclar y que afecta muchísimo el equilibrio ambiental. ¿Y por qué produce tanta basura? Porque la menstruación, como muchos otros fenómenos del cuerpo es un asunto con el que preferimos lidiar de lejos, que ocultamos y que nos incomoda inmensamente.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Pero esa lejanía con un proceso por el que aproximadamente la mitad de la población tiene que pasar mensualmente nos está costando muy cara y en distintos sentidos. En primer lugar porque económicamente es una inversión grande comprar toallas femeninas y tampones a lo largo de la vida. Por otro lado, porque el medio ambiente ya no puede más con nuestros desechos (al grado en que los humanos ya nos estamos comiendo, sin saberlo, el plástico que tiramos a la basura) y finalmente porque nos estamos de la experiencia del propio cuerpo al no lidiar directamente con él y lo que produce.

La copa menstrual es una solución increíble

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Por suerte, llegó a nuestras vidas la copa menstrual, un dispositivo reutilizable hecho de plástico quirúrgico (por lo que es muy seguro usarla), que se inserta al interior de la vagina y recoge el flujo menstrual. Cuando se llena, la vacías cuidadosamente. Si la cuidas bien, la esterilizas después de cada periodo, la lavas con frecuencia y la guardas en su bolsita de tela en un lugar fresco y seco puede durar hasta 10 años.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El mismo invento toma en cuenta los tres asuntos que nos preocupan: si la usas, de alguna manera hace que te involucres y que conozcas a profundidad tu cuerpo. Además, evita una gran cantidad de basura. Y, como no estás comprando constantemente las alternativas desechables, te ahorras una considerable cantidad de dinero.

Estas mujeres indígenas prefieren la copa…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

En ese sentido, la copa menstrual se ha transformado en una alternativa muy viable y deseable para las mujeres de comunidades con bajos recursos económicos y que, además, están preocupadas por su entorno, como las chicas que habitan en algunos pueblos indígenas de México. Sin embargo, la única copa aprobada por la COFEPRIS tiene un precio relativamente elevado (de poco más de $600 pesos), que parece mucho, sobre todo cuando hay alternativas desechables bastante baratas.

Para responder a este asunto, nació el programa Ixchel Aradia, una iniciativa muy inteligente, cortesía de una joven mexicana y su amiga española. Juntas han logrado llevar la copa menstrual a comunidades en seis estados de México y, contrario a lo que uno se podría imaginar, el dispositivo de higiene femenina que aún entre muchas y muchos levanta sospechas ha sido un éxito entre las mujeres indígenas.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El proyecto de Steph Ferrera y Laia Cerqueda comenzó hace cuatro años y la idea era producir una copa menstrual perfectamente funcional (la Wey-Cup), pero de bajo costo (aproximadamente $280 pesos). Además, ellas se dedican a dar cursos y talleres en las comunidades relacionados con salud sexual y femenina. La información, evidentemente, a nadie le cae mal y la posibilidad de adquirir la copa menstrual, tampoco. Por otro lado, las comunidades también ganan dinero de todo esto, pues las bolsas de tela donde se guarda la copa menstrual las producen las mujeres indígenas ligadas al proyecto.

¿Cómo ayudar?

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas
Basta de eufemismos… ¡la menstruación, las experiencias que produce y la basura que desecha deberían ser habladas!

El asunto ha sido complicado, porque para poder comercializar su copa necesitan el permiso de COFEPRIS, hacerle una serie de exámenes de biocompatibilidad y toxicidad a su producto, lo que es también muy costoso. Pero esperan poder seguir produciendo cuanto antes. Afortunadamente, ya han beneficiado a más de 200 mujeres en el EDOMEX, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Quintana Roo y la CDMX.

El proyecto Ixchel Aradia ha realizado fondeos en línea y también ha puesto a la venta sus copas. Hay que mantenerse atento para apoyarlas y cooperarles con donaciones. Además, una forma muy importante de ayudar es cambiándote a la copa o si no eres parte de la población que la necesita usar, invita a otras personas a que lo hagan.

Urge no solo hablar de medio ambiente, sino buscar alternativas para producir menos basura. Urge admitir que hay comunidades de bajos recursos, y también que si te alcanza para compartir, te toca hacerlo. Y, finalmente, urge que le dejes de tener miedo al cuerpo (al tuyo y al de otras personas); de miedo es alejarnos tanto de la propia materialidad.  

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

*Imágenes: 1) Henn Kim, modificada por Más de MX; 2, 3 y 8) Crédito no especificado; 4) lacopamenstrual.es; 5) Laura Pastor; 6 y 7) Ixchel Aradia. 

Ingenieros mexicanos crean calentadores solares con latas de refresco

Con el calor solar este invento aumenta la temperatura al interior de las casas de una manera muy económica, tanto para las finanzas como para el medio ambiente.

Uno de los aparatos domésticos que más energía eléctrica consume es el calentador eléctrico. Sin embargo, su uso es muy cómodo en lugares fríos, ello aunque son muy costosos para el medio ambiente y para las finanzas del hogar.

En comunidades donde el dinero es escaso y las temperaturas descienden altamente, los calentadores de energía alternativa son muy necesarios para evitar muertes. Los ingenieros mexicanos Omar de la Mora e Ignacio Uruñuela encontraron esta necesidad y diseñaron un calentador elaborado con latas de refresco que ganó un concurso de Intel.

Su invento lo adecuarán en Mezquitic, un municipio en Jalisco de pocos recursos, donde en invierno las temperaturas descienden entre 0º y -7º C.

El proyecto está diseñado para llevarse a cabo en tres fases: el prototipo ya se terminó de trabajar, la producción de los calentadores se realizará en noviembre junto con la brigada de producción y en diciembre se hará la instalación.

Omar señala que, aun cuando este año sólo instalarán cuatro calentadores en la comunidad wixárika de San Andrés Cohamiata, en Intel Guadalajara los están apoyando con la idea de que se forme un voluntariado anual.

La función de los calentadores es templar el aire frío del interior de las casas utilizando sólo el calor del Sol. En el proyecto de los calentadores también está involucrada la organización Tu Techo Mexicano de Occidente AC., entre los proyectos de Tu Techo hay una línea de ecotecnias, como la instalación de estufas ahorradoras de leña.

Puedes contactarlos a sus correos personales:

jignacio.urunuela@gmail.com y omar.delamora@gmail.com.

En la UNAM ya se están haciendo robots de compañía

Justina es capaz de hacer labores domésticas e incluso recordarle a un adulto mayor sobre tomar sus medicinas.

Siempre la tecnología ha tenido su “doble filo”. Por una parte puede deshumanizarnos, alejarnos de las personas de las que estamos cerca, desplazar puestos de trabajo… aunque también nos otorga innumerables posibilidades como la interconexión y la capacidad de mostrar al mundo nuestros proyectos, por ejemplo.

Sobre los robots, humanoides capaces de realizar labores humanas, aunque sigilosamente, son cada vez más una realidad. En México un grupo de estudiantes de distintas y carreras y posgrados de la UNAM han elaborado a Justina, una robot auxiliar con la capacidad de reconocer voces, tomar objetos, limpiar la casa, tirar la basura y hasta tender las camas.

Esta robot estuvo exhibida hasta hace unos días en el Universum (Museo de las Ciencias de la UNAM) y del 30 de junio al 4 de Julio de este año competirá en el Mundial Robo Cup Leipzig 2016 en Alemania.

justina robot UNAM

“Son robots de servicio que van a estar en nuestra casa, oficinas, y escuelas ayudando a los seres humanos en sus tareas cotidianas”, indicó el responsable del proyecto, Jesús Savage Carmona (professor de la facultad de ingeniería), en una entrevista con Notimex.

“A veces los adultos mayores pierden la noción del tiempo, pero Justina les podría decir la hora exacta e incluso a qué hora deben de tomar sus medicinas”.

Justina no es solo un proyecto de este grupo de personas. Como la ciencia misma, es resultado de una investigación interconectada de muchos años, en este caso de quince.

Otro de los robots más destacados en competencias nacionales es Golem-II quien también estuvo expuesto en el mismo museo recientemente.

*Imagen: 1)Justina/ndmx; 2)jornada.unam.mx

[La Jornada]