El vital y poco reconocido papel de las Adelitas en la Revolución Mexicana

Se estima que para 1913 había unas 200 mujeres soldadas sumando la totalidad de las fracciones revolucionarias.

La autentica soldadera es la que va en las columnas pesadas, sin perder su carácter de mujer, de esposa, de madre y hasta de víctima. En las columnas volantes, la soldadera necesita masculinizarse completamente, en lo exterior y en lo interior: vestir como hombre y conducirse como hombre; ir a caballo, como todos, resistir las caminatas y a la hora de la acción demostrar con el arma en la mano que no es una soldadera sino un soldado.

Agustín Victor Casasola

Un país hundido en un conflicto armado durante 10 años es un lugar que adopta (con lo irracional que es) la guerra como una manera de vida… En este modus, naturalmente, participa la población y su cultura indistintamente de géneros, clase social, e incluso de edad (quizá la más aberrante de sus consecuencias).

En los 10 años que se prolongó la Revolución Mexicana, de 1910-1920, con el fin derrocar al régimen, aunque sobre todo para proveer de un pedazo de tierra a los despojados por siglos, las mujeres cumplieron un rol fundamental. Se trataba de un país colmado con machismo y prejuicios de parte, también de las mismas mujeres, a su propio género. Aún así, muchas de ellas tuvieron lugar no solo en el funcionamiento de las tropas, como el conseguir alimentos, también de las pericias militares que llevaron al triunfo a la Revolución en un país que parecía sedado por la injusticia.

Este artículo está basado en información de Andrés Reséndez Fuentes, diestramente presentada en su Mujeres de Campo de Batalla: Soldaderas y soldadas en la Revolución Mexicana. Reséndez hace una importante distinción entre las soldaderas y soldadas y sobre todo enfatiza en el papel decisivo del género femenino en la postergada pero final victoria de los revolucionarios. En ella, la astucia militar de algunas soldadas fue decisiva.

adelitas soldaderas soldadas revolución mexicana

A las mujeres que participaron en la Revolución se les conoce generalmente como Adelitas; esta alusión es un estereotipo. La adelita fue un personaje vuelto un icono famoso por un corrido; este permeó la imagen de la mujer guerrera revolucionaria. Sin embargo existieron dos tipos de participaciones de la mujer en la Revolución: las soldadas y soldaderas (adelitas). Ningún grupo revolucionario luchó sin mujeres aunque sí las estructuró distinto.

 adelitas soldadas soldaderas revolución mexicana

La diferencia entre soldaderas y soldadas

Las soldadas generalmente pertenecían a una clase social más alta; debían tener su propio caballo, pues no estaba bien visto que el hombre fuese despojado de este. Mientras las soldaderas no se enlistaban oficialmente, las soldadas sí, y solo estas últimas tendrían la oportunidad de ascender de rango si mostraban destreza militar al participar en batalla. A las soldaderas no les era permitido cargar armas mientras que las soldadas debían tenerlas consigo. Las soldadas además de pelear también hacían otras hazañas peligrosas como espiar al enemigo. Las soldaderas, generalmente conseguían comida y cocinaban para los revolucionarios.

Soldadas famosas por su habilidad militar

Doña Juantia:

Fue la madre del líder revolucionario Alberto Carrera Torres. Tomó el pueblo de Tula y lo mantuvo durante algunos días de manera loable. Organizó también un grupo que conseguía municiones y alimento.

Rosa Bobadilla:

Una de las favoritas de los lectores de algunos periódicos estadounidenses, sus aventuras con su hijo comandando una caballería en Morelos fueron muy populares. Para 1915 alcanzó el rango de coronel y antes peleó bajo las órdenes de Francisco Pacheco. Fue famosa por su inflexible disciplina con las tropas que estaban bajo su comando.

Clara de la Rodia:

Hizo una conocida “tormenta” en la Casa de la Moneda en Culiacán y tomó el sitio durante algún tiempo.

La Coronela:

Carmen Parra es quizá la más conocida de todas. Inició con los maderistas en Casas Grandes y participó en la Primera Batalla de Ciudad Juárez.

Chepa Moreno  y Dominga Ramirez:

La antropóloga Jane Holden Kelley aplicó largas entrevistas a estas mujeres yaquis que fueron primero soldaderas en el Ejército federal y luego se volcaron como revolucionarias.

Margarita Neri:

Fue otra celebrada guerrera del sur aunque fue más famosa por su crueldad. Tenía reconocidas habilidades militares.

La Güera Carrasco:

Curiosamente ella era muy adinerada, y se cree que, además de ser soldada, contribuyó económicamente al armamento de Juan Carrasco.

Carmen Vélez:

Peleó en Tlaxcala con sus propios hombres, que eran sus peones de hacienda.

Petra Herrera y Maria Cadena:

Llegaron a ser comandantes y tenían sus propios seguidores.

adelita soldada soldadera revolución mexicana

En la Prensa

Un corresponsal del New York Times apuntó en su momento que habían contado a los Carrancistas en los trenes y hasta la mitad eran mujeres.

El periódico The Sun reportó que habían mujeres que se sumaban por mero patriotismo a la lucha y existe una imagen reportada en Ciudad Juárez en diciembre de 1913 donde aparecían hasta 25 mujeres en caballos y cargadas con rifles.

Muchos observadores narraron que existían numerosas soldaderas de origen étnico, como Thord Gray, un americano, quien afirmaba que en las tropas Villistas y Carrancistas habían mujeres apaches, tarahumaras, tepehuanes, yanquis y mayos. Incluso los mayos y los yaquis fueron formados en los batallones.

Conclusiones

Reséndez Fuentes advierte que ni el periodismo, novelas, o corridos, concedieron, ni cercanamente, el crédito merecido a las soldaderas y soldadas. Así, mucho menos las historia las reconoce como parte del éxito en las estrategias bélicas.

Se estima que solo para 1913 había unas 200 mujeres soldadas en la totalidad de las fracciones revolucionarias.

Ellas vestían de hombre, soportaban hambre, sol, viento y vulnerabilidad, quizá más por la imperiosa cultura machista, que por la guerra misma. Curiosamente la mayoría de las soldadas fueron de clase alta. Fueron mujeres que, contra todo pronóstico, retaron estereotipos de género, y también de clases sociales y privilegios. Ello, es una suma, resulta en una valentía admirabilísima.

adelita soldadas soldaderas

adelitas soldadas soldaderas revolución mexicana

adelitas soldadas soldaderas revolución mexicana

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

5 mujeres mexicanas extraordinarias (y no tan conocidas)

Sus personalidades y talentos les valió un lugar en la historia que apenas va promoviéndose.

El lugar de las mujeres en la historia ha sido rezagado arbitrariamente por la mayoría de las civilizaciones. Sobre todo cuando el humano se volvió sedentario, al género femenino se le asignaron labores menos “duras”, por su complexión física, pero al rezagarla al hogar, también se le excluyó del mundo intelectual, artístico y científico cada vez con mayor ahínco.

Con la historia en contra, sin embargo, la mujer en cada época demostró, por medio de figuras que sobresalieron en un mundo de hombres, no solo su extraordinaria capacidad para mantener sano el núcleo de la sociedad, la familia, también sus cualidades intelectuales y creativas. En un mundo donde aún hoy existen innumerables obstáculos para la mujer, presentamos una compilación de mujeres extraordinarias, que retaron a su época y mostraron al mundo su talento.

 

Guadalupe Amor (Pita Amor)

guadalupe amor guadalupe amor diego rivera

Pintura de Diego Rivera

Nacida en 1918, fue una de las figuras más escandalosas de su época, y con ello, y afortunadamente, una figura clave junto con Nahui Ollin para la liberación femenina en México. Por su apabullante personalidad fue musa de una gama de pintores: desde Pablo Picasso hasta los mexicanos Diego Rivera, Juan Soriano, Raúl Anguiano. Fue amiga de Salvador DalíFrida Kahlo, María Félix, Salvador Novo, Juan Rulfo, Alfonso Reyes y Elena Garro. Además de su personalidad, también fue una poeta que le valió el reconocimiento del propio Reyes, expresado en la siguiente frase

(…) y nada de comparaciones odiosas, aquí se trata de un caso mitológico.

Su obra poética lleva enunciaciones directas, muy honestas de su manera de ver el mundo, como sus numerosos sufrimientos por los que pasó, en comparación con la singular “redondez” de su mente, como apunta en su poema Yo soy mi propia Casa.

 

Lola Álvarez Bravo

De manera injusta, es reconocida sobre todo por haber estado casada con el fotógrafo Manuel Álvarez Bravo, aunque ella también desarrolló su propio estilo por más de 50 años. Su nombre real es Dolores Concepción Martínez de Anda y nació en una familia acomodada en Lagos de Moreno, Jalisco. Cuando era una niña emigró junto a sus padres a la Ciudad de México. Durante más de 5 décadas documentó la realidad mexicana, por lo que se le considera fundamental en la historia artística del país. Entre sus influencias más importantes estuvieron Edward Weston, Tina Modotti, Henri Cartier Bresson. Combinó la enseñanza en la Academia de San Carlos con su trabajo como artista; fue  profesora de Mariana Yampolsky y Raúl Abarca. Muy amiga de Frida Kahlo y de un gran círculo de intelectuales. Una de las primeras mujeres en México, de la “alta” sociedad, en divorciarse, lo que también abrió camino a la posibilidad para que las mujeres decidieran su propia vida, incluso y pese a las expectativas y reglas comunes.

 

Carolina Amor de Fournier carolina amor de fournier

Esta mujer cumplió un ejemplar rol en el mundo editorial en el país. Fue escritora, editora y traductora. Fundó la Prensa Médica Mexicana y también Editorial Fournier, en las cuales trabajó durante años. En 1965, fue también cofundadora de la Editorial Siglo XXI. Hermana de Pita Amor

Acá puedes hallar algo de su obra

 

Carmen Serdán Alatriste

carmen serdan alatriste

Participó, junto a su hermano ,en el primer enfrentamiento armado de la Revolución. Su principal motor, encarar la dictadura de Porfirio Díaz; ella y sus hermanos apoyaron enormemente la causa antireeleccionista de Francisco I. Madero. Por su valentía, hoy su casa se nombró como el Museo de la Revolución de Puebla.

 

Amelia Robles Ávila

amelia robles avila coronel revolucion mexicana

Una de las primeras transexuales que lo reconocieron públicamente, además de su homosexualidad. Amelia peleó en la Revolución, y no solo eso, se convirtió en Coronel y cambió su nombre a Amelio; su actitud y valentía fue crucial en la lucha por los derechos sexuales y de la diversidad en México, e incluso, ya como hombre, se casó en varias ocasiones.

 
Imágenes/ 1) Liz Flores/ @LizFJ

 

Amelia Robles Ávila, la Coronel que se vistió de hombre en la Revolución

Fue una de las primeras mujeres en vivir abiertamente sus preferencias sexuales por las mujeres. Por su papel en la Revolución Mexicana, Amelia Robles fue condecorada por expresidentes.

En la historia del mundo siempre hubieron mujeres que retaron las convenciones sociales de privilegio para el hombre. Muchas de ellas, y la mayoría de los casos sin que seguramente lo sepamos, se vistieron de hombres para poder ser libres y decidir su vida sin el yugo impuesto para la mujer.

amelia robles avila la coronel revolucion

De la Revolución Mexicana se conoce un caso muy particular de una mujer que llegó a ser incluso Coronel, y se sabe que fue muy querida por Emiliano Zapata; su nombre fue Amelia Robles Ávila, nacida en Xochipala, Guerrero. Sobre su incursión a la Revolución, al parecer en un inicio la emprendió más por fines de libertad que ideológicos, aunque el reclamo de justicia también la invadió:

…vino la bola y me fui a la bola. Al principio no dejó de ser una mera locura, pero después supe lo que defiende un revolucionario y defendí el Plan de Ayala. Huerta había matado a Madero y fui contra Huerta. Carranza era sólo un mistificador de la revolución y combatí a Carranza. 

Creció en una familia acomodada; a la muerte de su padre, y en el segundo matrimonio de su madre, al parecer no se sintió muy cómoda. Desde niña mostró intereses más bien asociados a los de un hombre: como destrezas en la ganadería y otras proezas físicas. También, desde niña le gustaba vestirse como hombre.

Su incursión en la Revolución

La fecha exacta en que se unió a las líneas revolucionarias no se conoce, aunque ella llevó una bitácora de los combates en los que participó, iniciándola con el año de 1913.

amelia robles avila la coronela de la revolucion

Hasta 1918 se sabe que se deslindó del Ejército Liberal del Sur y fue, cuando como Coronela, se presentó al mando de la Jefatura de Operaciones Militares de Guerreo, que estaba a cargo del general Fortunato Maycotte. Participó por dos años en la pacificación del estado y en 1920 se unió a la Jefatura de Operaciones Militares de Puebla y Tlaxcala.

La última etapa de su vida

amelia robles avila coronel revolucion mexicana

En 1924, en la batalla en que fue muerto  el general delahuertista Marcial Cavazos, salió herida. Después de este capítulo se determinó a cambiar su identidad y mutó su nombre a Amelio Robles. También fue aquí cuando comenzó a manifestar su vida sexual. En la Revolución consiguió 3 estrellas, luego recibió honores por parte de los expresidentes de los expresidentes Adolfo López Mateos, Manuel Ávila Camacho y Luis Echeverría.

Después de la guerra se dedicó a la agricultura, la ganadería y la repartición agraria, en una vida tranquila.

 

Pionera en los derechos sexuales en México

amelia robles avila coronel revolucion mexicana

No obstante la época en la que le tocó vivir, Robles Ávila mantuvo públicas sus preferencias sexuales. Fue lesbiana e incluso tuvo una relación conocida con una mujer llamada Ángela Torres, de Apipicuilco Guerrero. Ambas tuvieron una hija adoptiva, Regula Robles Torres.

Desde su libertad para mostrar su verdadera inclinación sexual, de algún modo abrió paso para la diversidad sexual en México. Su valentía al respecto es un ejemplo a seguir incluso hoy día.

 

 

Amelia robles con su esposa

Ya como Amelio Robles, con su esposa Guadalupe Barrón.

 

*Fuente:

Cárdenas Trueba, Olga. Amelia Robles y la Revolución Zapatista en Guerrero.  

 

Imágenes: 4) Gertrude Duby/ Museo Na Bolom; 5) Marcelo González Bustos

El peinado de la princesa Leia fue inspirado por las revolucionarias mexicanas

El creador de La Guerra de las Galaxias declaró que el peinado de la icónica princesa Leia fue inspirado por las valientes soldaderas de la Revolución Mexicana.

Llevar el cabello largo es una cualidad frecuente en los grupos étnicos del mundo. En el México prehispánico no fue la excepción, y de hecho, el cabello largo conllevaba una importante significado (y aún hoy).

Una manera sencillas y vistosa de recoger el cabello largo es hacerlo trenzas. Durante siglos, luego de la conquista, a las mujeres de descendencia indígena se les documentó, primero en pinturas y posteriormente en fotografías, llevando dos trenzas.

Este peinado se convirtió en un signo de pertenencia. Con la llegada de la Revolución, las soldaderas, también conocidas como adelitas, llevaron el peinado de las dos trenzas caídas.

De estas mujeres valientes, dignas, el creador de la exitosísima saga de la Guerra de las Galaxias, George Lucas, se inspiró para crear el peinado de la icónica Princesa Leia, según declaró a la revista Time, en 2002:

Me incliné hacia un estilo de mujer revolucionaria suroccidental a la Pancho Villa, que es precisamente eso. Los rollos son básicamente de principios de siglo en México.

Ahora que recién falleció la actriz Carrie Fisher (quien personificó a la princesa Leia), el tema ha vuelto a la luz cuando miles de mujeres y niñas en redes sociales han imitado el peinado haciéndole una especie de homenaje. Fisher misma declaró a la BBC en 1977:

George no quería una doncella en apuros, no quería la princesa estereotípica. Quería una luchadora, quería a alguien independiente.

peinado princesa leia revolucionarias mexicanas

Amalia Robles Ávila, “Coronel” de la Revolución

Cabe apuntar que, como es notorio, el peinado no es igual, aunque sí memora al clásico peinado de las trenzas dobladas por la mitad, que hacen una especie de arco debajo de las orejas.

adelita-revolucionaria-soldadera-mexico

*Imágenes: 1) AP; 2) portodoslosmedios.com