Estas son las razones científicas por las que nos gusta tanto el chile

Un fenómeno conocido como reverso hedónico es el responsable de que los humanos, y sobre todo los mexicanos, disfruten la mezcla de placer y dolor del enchilamiento.

Los humanos somos seres extraños. Por un lado nos gusta sentirnos a salvo pero también nos gusta la adrenalina. Pareciera como si rehuyéramos a la perenne calma, por ello somos gustosos de actividades que parecieran irracionales como los deportes extremos o las películas de terror.

Lo que sucede es que como especie nos mueve de algún modo la recompensa, cada vez que nos ponemos ante una situación de peligro y luego encontramos que en realidad nos encontramos seguros obtenemos una sensación de recompensa. Por ello en nuestros cerebros el área de placer y dolor está prácticamente en la misma región.

Es precisamente este fenómeno el que hace que disfrutemos del picante. Ningún otro mamífero en la naturaleza es capaz de comer chile por gusto, el ser humano sí, y el mexicano ¡mucho más!

Los siguientes son estudios que muestran las razones científicas de por qué al humano le gusta enchilarse:

 

*Imagen: Cordon Press