5 trascendentales poemas de Nezahualcóyotl

Los poemas de Nezahualcóyotl muestran un hombre sensible, de una búsqueda espiritual y ontológica que halla sentido en la belleza.

Nezahualcóyotl es una figura admirable. En el convergen dos ingredientes que rara vez se conjugan: el poder y la sensibilidad. Él mismo cambió su nombre en su adolescencia (su nombre inicial fue Acolmiztli, que en náhuatl significa felino fuerte). El nombre de Nezahualcóyotl, sin embargo, lo acuñó a manera de autosacrificio, pues significa “coyote que ayuna” o “coyote hambriento”.

Llegó a ser Rey (tlatoani) de Texcoco y se convirtió en un aliado fundamental de los mexicas, no solo para sacudirse el yugo de Azcapotzalco, también durante el crecimiento y auge del imperio.  Pero más allá de sus notables dotes como gobernante, recto e inteligente, Nezahualcóyotl cultivó la erudición y practicó, entre otras artes, la poesía –y ante todo ejerció esa sublime filosofía de vida, esa visión existencial que resumían como  “flor y canto” (in xóchitl, in cuícatl). 

En sus poemas se denota una gran búsqueda trascendental, entablando diálogos directos con el creador, en los que le expresa sus dudas, dilemas y búsquedas. En los siguientes poemas encontramos un Nezahualcóyotl que parece inicialmente entristecido por la evanescencia de las cosas, por la muerte. Su poesía, sin embargo, adquiere otro tono en cuanto el autor parece descubrir que esta misma impermanencia es la que confiere belleza a la vida, y la que nos vuelve más sencillos al ahondar en ella. Y es que acaso todos somos iguales en la pequeñez que como individuos somos, destinados todos, príncipes y hombres comunes, a desvancernos.

 

Yo lo Pregunto

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:
¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?
Nada es para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.
Aunque sea de jade se quiebra,
Aunque sea de oro se rompe,
Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.
No para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.

 

Percibo lo Secreto…

Percibo lo secreto, lo oculto:
¡Oh vosotros señores!
Así somos, somos mortales,
De cuatro en cuatro nosotros los hombres,
Todos habremos de irnos,
Todos habremos de morir en la tierra…

Nadie en jade,
Nadie en oro se convertirá:
En la tierra quedará guardado
Todos nos iremos
Allá, de igual modo.
Nadie quedará,
Conjuntamente habrá que perecer,
Nosotros iremos así a su casa.

Como una pintura
Nos iremos borrando.
Como una flor,
Nos iremos secando
Aquí sobre la tierra.
Como vestidura de plumaje de ave zacuán,
De la preciosa ave de cuello de hule,
Nos iremos acabando
Nos vamos a su casa.

Se acercó aquí
Hace giros la tristeza
De los que en su interior viven…
Meditadlo, señores,
Águilas y tigres,
Aunque fuerais de jade, 
Aunque allá iréis,
Al lugar de los descarnados…
Tendremos que desaparecer
Nadie habrá de quedar.

 

Lo Comprende mi Corazón

Por fin lo comprende mi corazón:
Escucho un canto,
Contemplo una flor:
¡Ojalá no se marchiten! 

 

Alegraos

Alegraos con las flores que embriagan,
las que están en nuestras manos.
Que sean puestos ya 
los collares de flores.
Nuestras flores del tiempo de lluvia,
fragantes flores,
abren ya sus corolas.
Por allí anda el ave,
parlotea y canta,
viene a conocer la casa del dios.
Sólo con nuestras flores
nos alegramos.
Sólo con nuestros cantos
perece vuestra tristeza.
Oh señores, con esto,
vuestro disgusto de disipa.
Las inventa el dador de la vida,
las ha hecho descender
el inventor de sí mismo,
flores placenteras,
con ellas vuestro disgusto se disipa.

 

No acabarán mis flores 

No acabarán mis flores,
No cesarán mis cantos.
Yo cantor los elevo,
Se reparten, se esparcen.
Aun cuando las flores
Se marchitan y amarillecen,
Serán llevadas allá,
Al interior de la casa
Del ave de plumas de oro.

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )
Sin categoría

2 magníficas obras de ingeniería de Nezahualcóyotl (VIDEO)

Además de poeta, emperador, filósofo y humanista, Nezahualcóyotl diseñó obras hidráulicas que hoy sorprenden por su precisión.

En ocasiones la historia gesta personajes extraordinarios. Los grandes genios, sin embargo, solo raramente conjugan la maestría científica y técnica con la sensibilidad asociada a las artes; quizá en la historia de estos ejemplos tenemos solo un puñado, y entre ellos figura Nezahualcóyotl.

Nezahualcóyotl fue un gran poeta, también un personaje sencillo que en su obra literaria, y de manera educativa, hacia un memento mori continuo, recordándonos nuestra pequeñez respecto a lo inevitable, la muerte (acaso la mayor lección de humildad en muchas de las civilizaciones):“Nada es para siempre en la tierra: Sólo un poco aquí.”

Poeta, filósofo, prófugo de los asesinos de su padre; Nezahualcóyotl fue leñador, extranjero, campesino y un príncipe desterrado que vivió como otro más del pueblo. Pero también fue un espíritu reivindicado que recuperó su reino, y se convirtió en monarca de Texcoco.

Este también gran admirador de la naturaleza, e incluso hombre enamorado, fue un gran ingeniero. Sus obras hoy continúan sorprendiendo. Nezahualcóyotl diseñó un ingenioso acueducto para regar sus jardines imperiales, en Tetzcotzinco, lugar también conocido como Los Jardines de Nezahualcóyotl y cuyos vestigios arqueológicos aún muestran su maestría (los baños y acueductos continúan en pie). Aquí tomaba sus espléndidos baños, mientras contemplaba sus dominios.

Con su diseño, Nezahualcóyotl llevaba agua desde la sierra Nevada, la cual rodeaba el cerro de Ochocinco y entonces llegaba hasta sus jardines de flores exóticas y sus tinas. Para ello inundó un enorme cañón entre dos cerros. También una magna obra suya solucionó el problema de inundaciones en la Tenochtitlán, ocasionadas en gran parte por el desbordamiento sistemático del lago de Texcoco; su obra incluyó una gran compuerta y este trabajo le fue encargado por Moctezuma I.

Un hombre respetado desde muchas aristas, su ingenio técnico es solo una más de entre sus admirables cualidades.

 

 

 

Crean escritores la primera Academia Mexicana de Poesía

Más que una escuela se trata de un espacio para promover la poesía, generar encuentros y fomentar este arte.

Cuando uno piensa en academia probablemente lo primero que le viene a la mente es una escuela, aunque primordialmente se trata de un espacio donde se genera conocimiento. Bajo este sentido tres poetas mexicanos han anunciado la apertura de la primera Academia Mexicana de Poesía: Roxana Elvdrige-Thomas, Manuel Andrade y José Manuel Recillas.

Más que un medio se trata de un fin. Es una organización civil cuyo fin más importante es promover la poesía en México. Como sabemos, la poesía ha sido una de las artes más castigadas históricamente; en estos tiempos donde el espectáculo pareciera el interés mayor de la sociedad respecto a consumo cultural, entonces la poesía afronta quizá una de sus épocas más complejas.

Afortunadamente otras tendencias como el internet podrían ser un vínculo para la promoción de la poesía con nuevos lectores, aunque es una tarea que está por comprobarse. Por eso esta primera Academia Mexicana de Poesía hará actividades que promuevan a los autores y la poesía, organizará una cátedra anual sobre poética y residencias para poetas extranjeros y mexicanos, seminarios y conferencias. Se preservará, además, una acervo de poetas mexicanos y se organizará al sector para buscar beneficios colectivos.

Es una gran noticia pues se trata de un red de vinculación y soporte para una sector que siempre lo ha necesitado. La poesía es quizá la manera más orgánica de manifestarnos sobre la vida; su función es imprescindible y hermosa.

Sobre este nuevo proyecto puedes seguir sus proyectos y mayor información en el siguiente link.

 

*Imagen: Ilustración de Soledad Urzúa

Un breve y nutritivo documental sobre la vida de Nezahualcóyotl (VIDEO)

Un Nezahualcóyotl que presenció la muerte de su padre, un hombre enamorado; detalles de la vida de este príncipe en un breve documental.

Nezahualcóyotl el monarca de Texcoco, poeta y filosófo, tuvo una vida de lo más ecléctica. Vivió momentos duros cuando presenció el asesinato de su padre; al huir fue leñador, extranjero, campesino, por lo que convivió (y fue) como las personas del pueblo. Volvió a los palacios en Tenochtitlán por intercesión de sus tías, pero sufrió las más inclemente traición cuando su propio hermano intentó asesinarlo.

En 1443 se enamoró perdidamente e hizo una movida bélica, incluso, para conseguir a la mujer que hizo emperatriz. Recuperó Texcoco con la ayuda de la Triple Alianza. Fue arquitecto, diseñador, visionario, poeta, amante de la naturaleza. Tuvo grandes búsquedas espirituales y ontológicas.

Con el motivo de los 600 años del nacimiento de Nezahualcóyotl, la Secretaría de Educación Pública, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, y la Secretaría de Educación Pública, crearon un documental de solo veinte minutos que te dará importantes detalles, como los anteriores, sobre la vida de Nezahualcóyotl.

Esta pieza es como un tributo, un paseo significativo por los momentos de la vida que dieron forma a uno de los grandes espíritus preshispánicos: Nezahualcóyotl.