Crean escritores la primera Academia Mexicana de Poesía

Más que una escuela se trata de un espacio para promover la poesía, generar encuentros y fomentar este arte.

Cuando uno piensa en academia probablemente lo primero que le viene a la mente es una escuela, aunque primordialmente se trata de un espacio donde se genera conocimiento. Bajo este sentido tres poetas mexicanos han anunciado la apertura de la primera Academia Mexicana de Poesía: Roxana Elvdrige-Thomas, Manuel Andrade y José Manuel Recillas.

Más que un medio se trata de un fin. Es una organización civil cuyo fin más importante es promover la poesía en México. Como sabemos, la poesía ha sido una de las artes más castigadas históricamente; en estos tiempos donde el espectáculo pareciera el interés mayor de la sociedad respecto a consumo cultural, entonces la poesía afronta quizá una de sus épocas más complejas.

Afortunadamente otras tendencias como el internet podrían ser un vínculo para la promoción de la poesía con nuevos lectores, aunque es una tarea que está por comprobarse. Por eso esta primera Academia Mexicana de Poesía hará actividades que promuevan a los autores y la poesía, organizará una cátedra anual sobre poética y residencias para poetas extranjeros y mexicanos, seminarios y conferencias. Se preservará, además, una acervo de poetas mexicanos y se organizará al sector para buscar beneficios colectivos.

Es una gran noticia pues se trata de un red de vinculación y soporte para una sector que siempre lo ha necesitado. La poesía es quizá la manera más orgánica de manifestarnos sobre la vida; su función es imprescindible y hermosa.

Sobre este nuevo proyecto puedes seguir sus proyectos y mayor información en el siguiente link.

 

*Imagen: Ilustración de Soledad Urzúa

5 trascendentales poemas de Nezahualcóyotl

Los poemas de Nezahualcóyotl muestran un hombre sensible, de una búsqueda espiritual y ontológica que halla sentido en la belleza.

Nezahualcóyotl es una figura admirable. En el convergen dos ingredientes que rara vez se conjugan: el poder y la sensibilidad. Él mismo cambió su nombre en su adolescencia (su nombre inicial fue Acolmiztli, que en náhuatl significa felino fuerte). El nombre de Nezahualcóyotl, sin embargo, lo acuñó a manera de autosacrificio, pues significa “coyote que ayuna” o “coyote hambriento”.

Llegó a ser Rey (tlatoani) de Texcoco y se convirtió en un aliado fundamental de los mexicas, no solo para sacudirse el yugo de Azcapotzalco, también durante el crecimiento y auge del imperio.  Pero más allá de sus notables dotes como gobernante, recto e inteligente, Nezahualcóyotl cultivó la erudición y practicó, entre otras artes, la poesía –y ante todo ejerció esa sublime filosofía de vida, esa visión existencial que resumían como  “flor y canto” (in xóchitl, in cuícatl). 

En sus poemas se denota una gran búsqueda trascendental, entablando diálogos directos con el creador, en los que le expresa sus dudas, dilemas y búsquedas. En los siguientes poemas encontramos un Nezahualcóyotl que parece inicialmente entristecido por la evanescencia de las cosas, por la muerte. Su poesía, sin embargo, adquiere otro tono en cuanto el autor parece descubrir que esta misma impermanencia es la que confiere belleza a la vida, y la que nos vuelve más sencillos al ahondar en ella. Y es que acaso todos somos iguales en la pequeñez que como individuos somos, destinados todos, príncipes y hombres comunes, a desvancernos.

 

Yo lo Pregunto

Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:
¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?
Nada es para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.
Aunque sea de jade se quiebra,
Aunque sea de oro se rompe,
Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.
No para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.

 

Percibo lo Secreto…

Percibo lo secreto, lo oculto:
¡Oh vosotros señores!
Así somos, somos mortales,
De cuatro en cuatro nosotros los hombres,
Todos habremos de irnos,
Todos habremos de morir en la tierra…

Nadie en jade,
Nadie en oro se convertirá:
En la tierra quedará guardado
Todos nos iremos
Allá, de igual modo.
Nadie quedará,
Conjuntamente habrá que perecer,
Nosotros iremos así a su casa.

Como una pintura
Nos iremos borrando.
Como una flor,
Nos iremos secando
Aquí sobre la tierra.
Como vestidura de plumaje de ave zacuán,
De la preciosa ave de cuello de hule,
Nos iremos acabando
Nos vamos a su casa.

Se acercó aquí
Hace giros la tristeza
De los que en su interior viven…
Meditadlo, señores,
Águilas y tigres,
Aunque fuerais de jade, 
Aunque allá iréis,
Al lugar de los descarnados…
Tendremos que desaparecer
Nadie habrá de quedar.

 

Lo Comprende mi Corazón

Por fin lo comprende mi corazón:
Escucho un canto,
Contemplo una flor:
¡Ojalá no se marchiten! 

 

Alegraos

Alegraos con las flores que embriagan,
las que están en nuestras manos.
Que sean puestos ya 
los collares de flores.
Nuestras flores del tiempo de lluvia,
fragantes flores,
abren ya sus corolas.
Por allí anda el ave,
parlotea y canta,
viene a conocer la casa del dios.
Sólo con nuestras flores
nos alegramos.
Sólo con nuestros cantos
perece vuestra tristeza.
Oh señores, con esto,
vuestro disgusto de disipa.
Las inventa el dador de la vida,
las ha hecho descender
el inventor de sí mismo,
flores placenteras,
con ellas vuestro disgusto se disipa.

 

No acabarán mis flores 

No acabarán mis flores,
No cesarán mis cantos.
Yo cantor los elevo,
Se reparten, se esparcen.
Aun cuando las flores
Se marchitan y amarillecen,
Serán llevadas allá,
Al interior de la casa
Del ave de plumas de oro.

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

“Amo el canto del zenzontle”, el disco musical con canciones infantiles en náhuatl

Se trata de una compilación de poemas y canciones infantiles en náhuatl, la cual busca que los niños aprendan los números y colores en esa lengua.

Nehuatl nictlazotla in centzontototl icuicauh,

nehuatl nictlazotla in chalchihuitl Itlapaliz

ihuan in ahuiacmeh xochimeh;

zan oc cenca noicniuhtzin in tlacatl,

Nehuatl nictlazotla

*

Amo el canto del zenzontle,

pájaro de cuatrocientas voces.

Amo el color del jade

y el enervante perfume de las flores,

pero más amo a mi hermano: el hombre.

Con el objetivo de promover la cultura mexicana, la Secretaría de Educación y Cultura del Distrito Federal y la Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Federal produjeron y distribuyeron el DVD Amo el canto del zenzontle, con 15 canciones infantiles en náhuatl.

Se trata de una compilación de poemas y canciones infantiles tanto en náhuatl, la cual busca que los niños aprendan los números y colores en esa lengua. De hecho, las canciones vienen acompañadas de animaciones en plastilina hechas con stop-motion, para que la dinámica sea aún más entretenida para el público objetivo.

Las canciones estuvieron interpretadas por Petra Roberta Leyva Nápoles, oriunda de Milpa Alta, principalmente las de La mañanitas, Una muñeca vestida de azul, La víbora de la mar, El piojito, Cielito lindo, Amo el canto del zenzontle, Canciones de la milpa, Miltequicuicatl y el Himno Nacional.

Los 7 500 copias se repartieron en centros de educación infantil, recintos culturales, Centros de Desarrollo Infantil –Cendis–, así como premios para estudiantes destacados en educación básica y secundaria.

Se trata de un proyecto que pretende acercar a las nuevas generaciones a un lado tan familiar y hermoso como lo es el idioma náhuatl a través de canciones infantiles –y que conocemos con tanta naturalidad–. Te compartimos algunos ejemplos de este proyecto educativo, cultural y hasta popular:

La víbora de la mar

 
Amo el canto del Zenzontle – La vibora de la… por LondonDirk

Cielito Lindo


Amo el canto del Zenzontle – Cielito Lindo por LondonDirk

Himno Nacional

 
Amo el canto del zenzontle – Himno nacional en… por LondonDirk

 

La primera ópera en lengua náhuatl; escúchala (VIDEO)

Aparte de atraernos por ser la primera obra escrita para ópera en náhutal; nos envuelve por el trabajo de investigación de más de 10 años que lleva consigo.

Reparando, o no, en ello, estás más cerca de la lengua náhuatl de lo que quizá percibes (basta con memorar los nombres de pueblos y ciudades que nombras y suelen terminar en tlán). Si hiciésemos una analogía con la globalización actual, situándola en la era precolombina, la influencia de los pueblos nativos nahuas sería la hegemonía cultural. En parte porque los aztecas, quienes expandieron su imperio, la tenían. 

Honrando esta arcaica influencia, desde 2011 la primera ópera en lengua náhuatl Ópera Xochicuicatl cuecuechtli ha sido creada gracias a Gabriel Pareyón. Esta hermosa obra es resultado de hasta 10 años de investigación previa; en parte se basó en los reconocidos estudios de Patrick Johansson sobre  el sentido erótico del concepto cuecuechcuicatl, la vastedad expresiva que encierra: palabra, poesía, música y danza.

Ópera Xochicuicatl cuecuechtli  primera ópera náhuatl

Una parte muy magnética de esta ópera es que además es conseguida con el sonido de instrumentos preshipánicos. Fueron construidos, rescatados de la memoria técnica musical de los aztecas. El concepto de la obra nos lleva a la profundidad del pensamiento nahua sobre las artes y el espíritu: quizá no exista otra cultura que haya englobado en un mismo término, igualado, y engrandecido así, la lúdica y espiritual acción de estas tres artes que invitan al movimiento; la poesía, la música y danza.

*Imágenes: 1)photocity, 2)izq.mx