Ensueños MX: Un paseo por las deliciosas nubes oaxaqueñas (FOTOS)

Oaxaca está hecho para sentirse, y una forma deliciosa de hacerlo es entregarse un rato a sus nubes.

La ciudad de Oaxaca es un lugar que desborda. Sus sabores y pluralidad étnica, sus colores materializados en artesanías, flores, balcones o atuendos típicos, y su abrasadora oferta cultural, evidencia una soberbia mixtura que hace de este uno de los lugares más privilegiados del planeta.

Pero esta ciudad no es solo un cúmulo de estímulos terrestres. Sus cielos, y los de sus alrededores –Monte Albán, Cuilapam, Mitla o Santa María del Tule, entre otros–, son literalmente alucinantes. Y esta cualidad la deben, en buena medida, a sus nubes; quizá por eso cuando los mexicas dominaron en el siglo XV a los pueblos de la región, designaron a uno de los principales grupos como mixtecos (“gente de las nubes” en náhuatl).

En Oaxaca las nubes cuentan historias y despiertan los sentidos; naves, valles, animales fantásticos y seres brujos forman solo una parte del elenco. Es más, tal vez este ingrediente meteorológico ha propiciado que aquí germine históricamente no solo una honda tradición de magia y metafísica, también una de las escuelas más genuinas y talentosas de arte mexicano. Al contemplar las nubes oaxaqueñas sería mezquino no suponer que inspiraron, o incluso originaron, a curanderos y grabadistas, pero en todo caso, su injerencia ubicua en el paisaje es innegable.

Es muy probable que hayas visitado la ciudad de Oaxaca, y tal vez hasta te hayas dedicado un rato a sus nubes. Pero aún en este caso, y sobretodo si no lo has hecho, la mínima cortesía que una crónica sobre este fenómeno te merece es invitarte a ir y hacerlo. A fin de cuentas Oaxaca es imposible de describir sin que las sensaciones y emociones terminen por frustrar parcialmente el intento. Se trata de una ciudad, y un estado, que no se escribe o se lee; Oaxaca, siempre multisensorial, está hecho para experimentarse. Por eso hay que pasear por las nubes oaxaqueñas.

nubes-oaxaca-mexico-paisaje

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielo

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielos

oaxaca-paisaje-nubes-cielos-atractivos

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielos

nubes-oaxaca-mexico–paisaje

* La serie Ensueños MX está dedicada a vivencias únicas que ofrecen destinos alrededor de México, y que suelen pasar de largo a los visitantes.  Se trata de experiencias sensibles, sutiles pero incomparables, que invitan a vivir una profunda comunión con estos lugares… #SienteMéxico  

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.

En esta secundaria de Oaxaca los estudiantes cultivan miel (y amor por las abejas) 🎥

En esta escuela oaxaqueña los alumnos han forjado un vínculo vital con las abejas y practican apicultura: uno de los oficios más nobles y esenciales.

En el internado y secundaria técnica número 14 de Reyes Mantecón, Oaxaca, los alumnos han forjado un vínculo indeleble con un ser vivo muy especial: las abejas mexicanas. 

A través de las enseñanzas del maestro Marcos Cano, un grupo de estudiantes mantiene el taller de apicultura. Durante esta preciosa actividad se conectan con saberes útiles que, a la larga, les pueden servir para sostenerse y que, además, amplifican su conciencia sobre el medio ambiente y la importancia de las abejas para los ecosistemas.

También en Más de México: Íntimo y espectacular retrato de las abejas mexicanas (VIDEO)

La miel mexicana es un valioso ingrediente y su producción ha tendido a combinarse con prácticas y visiones ecológicas; además de que, para muchos se ha transformado en una importante fuente de recursos. De hecho, los alumnos de este internado comercializan la miel, la cera y productos derivados (especialmente cosméticos) para cubrir los gastos de su taller y otras necesidades de la escuela. 

Pero estos jóvenes apicultores no solo cultivan miel mexicana

Para el maestro Marcos Cano enamorar a sus alumnos de las abejas es esencial. Así, además de miel, cultivan conciencia. Los estudiantes no solo reconocen a estos increíbles animales por el producto que con su labor intensa y vibrante les regalan, también aprenden profundamente de ellas. Particularmente su forma de organizarse y su ordenado compromiso. La visión de estos chicos y chicas es horizontal; en sus palabras: simplemente están cuidando de un ser vivo que los ayuda. 

Este discurso profundo y tan comprometido parece permear muchas de las prácticas de la secundaria técnica número 14 en Reyes Mantecón. A pesar de las múltiples carencias que el edificio tiene los maestros ponen todo de su parte para continuar los procesos de aprendizaje. Se trata de una auténtica comunidad que resiste, como las abejas, por organizarse lo mejor posible y trabajar muy duro.

abejas-mexicanas-miel-polinizacion-crisis-ambiental-video

Sin las abejas nos faltaría la miel, pero también muchas otras cosas

La labor de este precioso taller de apicultura trasciende, pues, como explica uno de los alumnos “los humanos sin las abejas no somos nada”. En muchos sentidos nuestro destino está ligado al de ellas, pues de los 100 cultivos más importantes para la humanidad, 70 dependen de la polinización. Sin ellas, veríamos el principio de una terrible crisis ambiental, alimentaria, social y cultural. Estos apicultores oaxaqueños son una dulce razón más para comer miel mexicana.

También en Más de México: 8 delicias mexicanas que podrían desaparecer si nos quedamos sin abejas

*Imágenes: Andrés Arochi

Escucha la hermosa leyenda oaxaqueña del Árbol del Tule (VIDEO)

En Santa María del Tule, Oaxaca, se yergue un árbol espectacular que tiene, por cierto, el tronco más ancho del mundo. Así explica su mítica presencia la comunidad mixe.

En Santa María del Tule, Oaxaca, se yergue un árbol espectacular que tiene, por cierto, el tronco más ancho el mundo. Se trata de un precioso ahuehuete que, según estimaciones, tiene más de 2,000 años de edad. Su tronco tiene 14 metros de diámetro y se necesitarían a unas 30 personas agarradas de las manos para envolverlo en un precioso abrazo.

El hermoso árbol es icónico y se le quiere tanto que el segundo lunes de octubre de cada año, le toca fiesta con castillos de cohetes, toritos, comida y bebida. Sin duda está bien presente en el imaginario colectivo de los oaxaqueños.

El “Tule” como le llaman cariñosamente los pobladores de la zona, protagoniza un par de mitos y múltiples leyendas y creencias. Se piensa que el sitio donde ha echado raíces es sagrado. Hoy adorna con su inmensa sombra el atrio de la iglesia del pueblo. Entre las intrincadas formas de su enorme tronco, a los pobladores se las han revelado figuras preciosas: la cabeza de un venado, un león, un cocodrilo.

Pero tal vez una de las leyendas más lindas está basada en un cuento popular de los mixes. En ella se relata la historia del Rey Kong Oy, que nació de un huevo y era un niño muy fuerte que, al crecer, se convirtió en protector del pueblo mixe. 

arbol-tule-oaxaca-mas-ancho-mundo-leyenda-mito

Un día pasó por Tule y decidió descansar ahí, clavó su bastón en la tierra y de él surgió el enorme árbol, y él se quedó descansando en el cerro de los 20 picos. Dicen que mientras el Tule esté vivo, el rey seguirá protegiendo a su pueblo

El relato conmueve: el árbol enorme es símbolo de protección, cariño y pertenencia; y aunque es una explicación de su origen y apela al pasado mixe, también es un llamado hacia el futuro, nos recuerda lo importante que es mantener vivo al Árbol del Tule (que en más de una ocasión ha peligrado por la contaminación y la escasez de agua). Así como Kong Oy protegió a los mixes, hoy nosotros debemos cuidar este legado vital que es la tierra.

Aquí puedes mirar y escuchar la leyenda en mixe con subtítulos en español y preciosamente ilustrada. Este audiovisual dirigido por Gabriela Badillo e ilustrado por Estelí Meza es parte de la serie 68 voces, 68 corazones.

También en Más de México: Si la Luna fuera de pulque: un precioso mito ilustrado

El significado detrás de la Guelaguetza, fiesta máxima de Oaxaca

Aunque la Guelaguetza se ha convertido en uno de los máximos atractivos turísticos de Oaxaca, aún conserva un significado entrañable.

Sin duda uno de los destinos más excitantes de México es Oaxaca. Vibrante desde donde lo mires, no hay ningún aspecto de este increíble estado que sea homogéneo: en todos los sentidos (desde lo étnico, hasta lo gastronómico) es absolutamente diverso. No hay forma de no enamorarse de este sitio y querer regresar una y otra vez.

Por otro lado, Oaxaca se vive desde muchas dimensiones distintas y la más superficial es, en todos los sentidos, el turismo. Como sucede en otras partes de México, mucho de lo que sucede en la capa más visible está diseñado para encantar a quienes vienen de otro sitio. 

Es fácil percibir esta superficialidad en expresiones como la Guelaguetza; especialmente porque lo que más reportan los medios son los récords de ocupación hotelera y los datos relacionados a la enorme derrama económica. 

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Rosalba Bustamante

Y mientras que es celebrable que muchos viajen para empaparse de este tipo de tradiciones y activen las economías locales, es vital considerar un par de cosas. Hay un turismo muy invasivo que contamina, maltrata el espacio y en realidad conecta poco con el contexto. Y en las dimensiones espectacular y masiva de la Guelaguetza puede haber mucho de esto.

Por otro lado, aunque la Guelaguetza se ha convertido en uno de los máximos atractivos turísticos de Oaxaca, aún conserva un significado entrañable, con el que vale la pena comulgar.

El complejo significado detrás de la Guelaguetza

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: Puntoyaparte/Flickr.

Celebrada en la capital de Oaxaca durante distintas fechas en julio, la Guelaguetza tiene un origen múltiple que combina tres grandes ejes. Por un lado, está ligada a las fiestas por la Virgen del Carmen que se celebran los dos lunes siguientes al 16 de julio; también llamados “Lunes de Cerro” porque las fiestas se llevan a cabo en el cerro del Fortín, el punto más alto de la ciudad y una formación montañosa emblemática.

Por otro lado, durante la Guelaguetza se celebra también a Centeótl, diosa del elote. Además de otorgarle ofrendas (de comida, danza y demás) se acostumbra elegir a una chica que la hace de “representante” de la diosa durante las fiestas. La chica elegida es la que más conozca sobre las tradiciones de su pueblo. 

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: 7gallery/Flickr.

También en Más de México: La sorprendente sincronía entre el calendario agrícola prehispánico y las fiestas católicas

A lo largo de la fiesta se realizan distintas representaciones de la historia de los Lunes de Cerro y también de las comunidades oaxaqueñas pertenecientes a las ocho regiones del estado que acuden a la capital para participar en la Guelaguetza: los Valles Centrales, La Cañada, el Papaloapan, la Mixteca, la Costa, el Istmo de Tehuantepec, las Sierras Norte y Sierra Sur.

Una de las representaciones más relevantes es la de la leyenda de la princesa zapoteca Donají. Según el relato, Donají fue entregada a los mixtecos para conseguir la paz. Pero, una noche, mientras estos estaban distraídos, Donají llamó a su padre para que realizara un ataque sorpresa que resultó terrible. Al final, los líderes mixtecos capturaron a Donají y la decapitaron. Su cabeza aún figura en el escudo de la ciudad de Oaxaca.

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: Y! Música/Flickr.

Así, la Guelaguetza es una fiesta que entreteje toda clase de influencias culturales y, sí, en el fondo, podría tratarse de unificarlas, recordarles que trabajan en un sentido comunitario. 

El significado central de la fiesta se vislumbra desde su nombre. La palabra “guelaguetza” es una variación del zapoteco ‘guendalizaa’. Significa cooperar, ofrendar, regalar. Para los oaxaqueños implica un acto de generosidad que al ser presentado, debe ser correspondido. En ese sentido, el acto hermana y reúne.

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Jacobo Zanella.

Normalmente se usa para referir el apoyo que se recibe de otros cuando se llevan a cabo grandes eventos como bodas, bautizos y fiestas patronales. Pero también cuando un miembro de la comunidad tiene un problema y recibe apoyo de otros o cuando hay un evento extraordinario (como un sismo) y todos se ayudan para sobrevivir juntos.

El investigador de pedagogía Pedro García Olivo la define así:

La guelaguetza ‘educa’ desde el momento en que contempla al otro, al vecino, al amigo o hermano, no como competidor, ni como “recurso”, no como adversario o enemigo, ni como negocio, sino como sujeto con el que identificarse, como verdadero ‘compañero’, como donador de sentido para la interrelación cotidiana […]

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Jacobo Zanella.

En un sitio con tanta multiplicidad, una fiesta que lleve al extremo este principio de ofrenda y hermandad podría ser esencial. Y. aunque es muy atractiva la Guelaguetza con sus bandas serranas, su deliciosa oferta gastronómica y mezcalera, sus danzas tradicionales, adornos, vestimentas típicas; más allá de la folclorización, habrá que practicar la guelaguetza como esquema para relacionarnos y vincularnos, a pesar de todas nuestras diferencias.

Revisa aquí el programa completo de la Guelaguetza 2019.

También en Más de México: 4 modelos de colaboración prehispánicos que prevalecen

*Imagen destacada: Y! Música/Flickr.