Descifra el universo wixárika (huichol) en este sitio de internet

El INAH creó este espacio virtual para entender a grandes rasgos la cosmogonía de esta ancestral comunidad.

Una de las culturas originarias que más llama la atención en el mundo son los wixárica (manera correcta de llamar a los huicholes). Por un lado, gracias a su legado artístico cuyos colores y formas son incomparables e irrepetibles, por otro, ya que su cosmogonía está muy ligada al hikuri o peyote, y la sabiduría que este les otorga para ver el mundo desde otra perspectiva.

También, por que conciben la vida como una unidad, donde todo en su cotidianidad está ligado a divinidad, a la cual construyen sus portales, nierika, que también es una especie de escudo; o por que en  su tierra sagrada cabe el mundo, Wirikuta.

Para conocer más sobre esta cultura, el INAH creó un sitio que desglosa el universo wixárika, donde conocerás desde su mitología, rituales, espacio geográfico, origen.

Este proyecto desglosa una de las obras más famosas de esta cultura: La visión de Tatutsi Xuweri Timaiweme, creada por el artista José Benítez Sánchez; se te enseñará a conocer el significado de sus elementos, su mitología oculta, uso de colores, etc.,

Agrupar, o si quiera explicar en un solo sitio la complejidad de la cosmogonía wixárika, es quizá imposible. Sin embargo, este proyecto es un buen inicio si te interesa conocer a grandes rasgos la riqueza cultural de este grupo ancestral, y que, afortunadamente, aún nutre nuestro mundo. 

Recorre este gran proyecto, aquí (recomendamos ampliamente ver el ilustrativo video  La Historia del Primer Amanecer)

Imagen: frenteendefensadewirikuta.org

La leyenda animada de Kauyumari, el Venado Azul que guió a los hombres hacia el hikuri

Cuenta la leyenda que fue un venado el que llevo a los huicholes hasta la tierra sagrada de Wirikuta, donde se encontraron por primera vez con el peyote.

 

Entre los wixarikas (como los “huicholes” se refieren a sí mismos y por eso debiéramos nombrarlos así los demás) el venado es una de las figuras más sagradas. Este animal, habitante del territorio que ocupa este grupo –la Sierra Madre Occidental de México –, presume un complejo y rico papel en la mitología wixárika. Llamado Kauyumari, el venado a veces aparece como creador del maíz, otras es una elusiva presencia, siempre divina, y está también relacionado a la prosperidad y el sustento; es presa y cazador al mismo tiempo, es guía, y es sobretodo quien introdujo a este pueblo al hikuri o peyote (Lophophora williamsii).

Precisamente es el venado el protagonista de una leyenda que narra cómo, ante una hambruna y malestar generalizados en entre los wixárikas, el pueblo se reúne y envía a un grupo de cuatro cazadores (uno por cada elemento) en busca de alimento. El grupo se topa con un rebosante venado que se hace perseguir hasta guiarlos a Wirikuta, la tierra sagrada, y donde los cazadores se encuentran por primera vez con el peyote.     

La leyenda del “Venado azul” (que puedes leer en este enlace), inspiró esta hermosa animación que nos sumerge en uno de los mitos clave de las cosmovisión wixárika. Con una duración de 2:30, esta pieza creada por Arnold Abadie y Ana Lopez ” narra como el venado azul Kauyumari, guía a los peregrinos wixaritari hasta Wirikuta, en donde se sacrifica transformándose en peyote, cacto con el que estos indígenas mexicanos se vinculan con sus ancestros, cumpliendo su merced y asumiéndose como guardianes del planeta”.

Más tarde, el venado azul se encaminó hacia el mar

y se quedó en este sitio para siempre. 

Decíase que él era el venado azul, que él era la vida misma,

que él era la propia lluvia.

Sin categoría

El rombo que hace el territorio wixárika, el universo contenido allí adentro

Las tierras sagradas wixárikas dibujan un rombo, donde se ubican los 5 rumbos del universo.

Numerosos culturas han asociado figuras específicas a la contención y representación del universo. Para la compleja cultura wixárika (nombre correcto para llamar a los huicholes) el rombo es la que lo comprehende.

Una las figuras más complejas por su significado en su arte, el Ojo de Dios (que seguramente has visto comúnmente, o incluso quizá realizado en la escuela) representa el nierika, portales por los cuales los chamanes marakames tienen acceso al mundo de la divinidad. El Ojo de Dios es  un rombo, y de algún modo también representa la contención del universo.

Lo anterior se desprende de las tierras sagradas de los wixárika, a las cuales realizan peregrinaciones para honrar a sus dioses, y tener comunicación con ellos por medio del hikuri, el peyote.

Sus puntos sagrados hacen la figura de un rombo, y representan los 5 rumbos del universo. Al centro de este se encuentra el corazón de la sierra, donde se halla el centro del unviverso, te´ akata: el lugar del horno. Al norte de esta figura está el cerro Gordo de Durango, hauramanaka, lugar de la madera flotante. Al oriente, por donde se encuentra Real de Catorce, está wirikuta, el desierto de oriente, el “mundo de arriba”. Por su parte, al sur, se halla el lago de Chapala, en Jalisco, donde está xapawiyemeta, “lugar de nuestra madre, a higuera de la lluvia”, zona lacustre del sur .

rombo 5 rumbos universo huichol wixarika

rombo 5 rumbos universo huichol wixarika

rombo 5 rumbos universo huichol wixarika

rombo 5 rumbos universo huichol wixarika

Y de manera subyacente a esta región se encuentra el inframundo, el haramaratsie, la costa de occidente y “mundo de abajo”. Finalmente, en el poniente, está San Blas, Nayarit, el océano de donde emergieron los primeros cazadores y ancestros. Así, el rombo simboliza los 5 rumbos del universo.

rombo 5 rumbos universo huichol wixarika

Toda su mitología está contenida en este rombo. Por ello, son tan importantes para ellos sus tierras, que son una representación del universo entero. Por cierto, uno de los recursos más ancestrales y que recuerda a la visión budista del contenido del todo en un solo punto, que también se repite de manera arquetípica en muchas civilizaciones, e incluso asemeja recursos de la teoría científica moderna, como el tan sonado universo holográfico.

Conoce la representación del universo en este rombo, por parte de los wixárikas, en este video.

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Conoce la increíble leyenda huichola del venado azul

Para entender la cosmovisión wixárika es fundamental conocer el valor sagrado entre el venado y el peyote.

La relación del pueblo wixárika (huichol) con el venado es muy profunda y antigua. Para ellos el venado es fuente de prosperidad (muy asociado con el peyote) todo ello se comprende al conocer su leyenda sobre el venado azul. De esta mitología emerge su adoración por el peyote y su agradecimiento a este generoso ciervo, cuyo espíritu salvó a este pueblo a través de esta planta sagrada.

Los ancianos nos contaban que hace mucho, mucho tiempo, en la Sierra Huichol los abuelos se reunieron para discutir sobre su situación. La gente se encontraba enferma, no había ni agua ni comida, no llovía y la tierra estaba seca. Ellos decidieron entonces, enviar a cuatro jóvenes de cacería, con la tarea de encontrar alimentos y llevarlos a la comunidad para compartirlos, no importando lo poco o mucho que obtuvieran cazando. Cada uno de los jóvenes representaría un elemento: fuego, agua, aire y tierra.

La mañana siguiente, los jóvenes comenzaron la jornada, cada uno cargando su arco y flechas. Caminaron durante días hasta que, una tarde, saltó detrás de unos arbustos, un venado grande y gordo. Los jóvenes se encontraban exhaustos y hambrientos pero, cuando vieron al venado, se olvidaron de todo y comenzaron a correr tras de él, sin perderlo de vista. El venado miró a los jóvenes y sintió compasión por ellos. Los dejó descansar una noche y, el siguiente día los incitó para que continuaran la persecución.

[related-inline]

Pasaron muchas semanas antes de llegar a Wirikuta (en el desierto de San Luis, camino sagrado de los Huicholes). Cuando los, jóvenes se encontraban en el camino de la colina, cerca del cerro de las Narices, vieron al venado saltar en dirección al lugar donde habita el espíritu de la tierra. Juraban que habían visto al venado correr en esa dirección, y trataron de encontrarlo sin éxito. De repente uno de los jóvenes disparó una flecha que cayó dentro de la figura de un venado, formada por las plantas de peyote que había en la tierra que, con el sol, brillaban como lo hacen las esmeraldas, mirando hacia una sola dirección.

Los jóvenes se encontraban confundidos por lo que había pasado, pero decidieron cortar las plantas formado la figura del Marratutuyari (venado) para llevarlas al pueblo. Después de caminar durante varios días, llegaron a la montaña Huichola, donde todos les estaban esperando. Dirigiéndose inmediatamente a los ancianos, les contaron su experiencia. Los ancianos comenzaron a repartir el peyote entre la población y, después de un tiempo, y no sintieron más hambre o sed.

Desde entonces, los huicholes adoran al peyote que, al mismo tiempo es venado y maíz, su espíritu guía. Así que, cada año desde entonces, continuan peregrinando, manteniendo la ruta viva desde la sierra Huichola hasta Wirikuta, para pedirle a Dios lluvia, comida y salud para su gente.

 

*Fuente: yoamocheran.wordpress.com