¿Sabías que Jackson Pollock aprendió de este pintor mexicano la técnica que lo hizo una leyenda?

A mediados de los años 30, en un pequeño taller experimental en Nueva York, este pintor mexicano influenció un movimiento imprescindible en el arte: el expresionismo abstracto.

Siqueiros liberó a los pintores jóvenes del sentido de prejuicio y ortodoxia derivada de la academia.

Rueben Kadish

 

La obra de Jackson Pollock es un universo. De primera impresión, impacta, luego se descubren submundos ahí adentro; es el ritmo del caos. Pollock es considerado uno de los artistas más revolucionarios y su obra figura entre los 20 cuadros más costosos de todos los tiempos.

 

jackson pollock influencia siquieiros pintura

“Sea Changes”, pintura de Jackson Pollock (1947)

 

Pero, más allá del aura de celebridad que envuelve a Pollock y a su obra, lo que pocos saben es que las técnicas con las que hacía estas creaciones, conocidas como action painting y dripping, le fueron inculcadas de algún modo por el gran muralista mexicano David Alfaro Siqueiros.

La investigadora Irene Herner escudriñó profundamente en la relación entre el trabajo de Pollock y la influencia de Siquieiros. Para Herner “por muchos años se ha negado la influencia de Siqueiros en Pollock. Ha sido una larga lucha por el reconocimiento de tal influencia”.

A mediados de los años 30, Alfaro Siqueiros dirigió un taller experimental que fue muy popular entre los artistas del expresionismo abstracto que estaba gestándose en Estados Unidos. En este taller, por medio de latas que llevaban un orificio, Siqueiros inculcó en sus alumnos el arte de crear por medio de la intuición y el ritmo y la acción.

A Pollock se le considera precursor de lo que se llamó action painting y dripping, que básicamente consistía en una pintura que se hacía mientras el lienzo yacía en el suelo y el artista caminaba, libre, sobre él. Según La Jornada:

Para Irene Herner, investigadora y especialista en el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, el action painting y el dripping partieron de los experimentos de Siqueiros, quien en 1936 creó el Taller experimental Siqueiros: laboratorio de técnicas modernas en el arte, en el corazón de Manhattan, al cual se integró el joven Pollock.

 

siqueiros infleuncia jackson pollock taller nueva york

jackson pollock y siqueiros infleuncia taller nueva york

En la fotografía de arriba Siqueiros aparece en el suelo, con un overol, mientras Pollock es el tercero de derecha a izquierda. En la fotografía de abajo, Pollock aparece a la derecha, y Siqueiros al centro (ambas fotografías fueron tomadas en 1936).

 

Este expresionismo abstracto fue fundamental en la historia del arte, y con él Estados Unidos no solo se erigió como el gran ganador de la Segunda Guerra Mundial, también como el eje en las vanguardias tanto de las ciencias como de las artes.

Herner investigó durante 12 años la vida y obra de Siqueiros, y de acuerdo con su análisis, este último valoraba enormemente lo accidental en la pintura. Por su parte, el propio Siqueiros alguna vez expresó sobre su taller del número 5 Oeste, de la calle 14, en Union Square, en Manhattan:

En este taller experimental de Nueva York hemos podido encontrar algo maravilloso, sólo semejante al misterio de la creación, al secreto de las configuraciones geológicas, al misterio de la creación entera, mediante el uso de simples superposiciones de colores que por absorción, en un tremendo e inexplicable maridaje, producen los más extraños y gloriosos fenómenos plásticos. 

Algo así, muy parecido a lo anterior, es lo que genera la obra de Pollock. El taller de Siqueiros, en un afán por promover la inquietud de la espontaneidad de sus alumnos, terminó detonando parte de un movimiento que cambió para siempre el entendimiento y gozo de lo estético en el mundo.

 

[related-inline]

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Observa la lluvia de estrellas Perseidas y honra la práctica ancestral de ver el cielo

Los antiguos pueblos mexicanos podían leer en los cielos la estructura divina que hacía posible la vida mundana. ¿Tú qué ves cuando miras hacia arriba?

Es claro que las antiguas culturas de México tenían una relación estrecha con los cielos y sus misterios. No solamente le rendían culto a deidades inspiradas en los fenómenos celestes; muchas de sus construcciones estaban orientadas para reaccionar a los ciclos de algunos astros y también edificaron espacios específicamente para observar los cuerpos del cielo. 

A su manera y en un lenguaje muy especial, las culturas prehispánicas podían leer en los cielos la estructura divina y fundamental que hacía posible la vida mundana. Así, los antiguos mexicanos nos heredaron los increíbles edificios motivados por este culto; además de calendarios y complejos panteones de dioses del cielo (cuyos ciclos aún nos afectan). Sin embargo, ver el cielo es una práctica que, a los contemporáneos, se nos escapa.

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

Las respuestas sobre el origen de nuestro mundo, sobre los fenómenos que nos afectan, solemos delegarlas a un grupo de sacerdotes contemporáneos —los científicos— y hemos olvidado el arte de hacer constelaciones con las verdades que el cielo nos susurra. 

También en Más de México: Los observatorios del México prehispánico: armonía entre Ciencia y espiritualidad

Los fenómenos extraordinarios del cielo son un buen punto de partida, si quieres encontrar esa conexión con los misterios que están sobre tu cabeza. Y, durante agosto, puedes apreciar la increíble lluvia de estrellas Perseidas (o lágrimas de San Lorenzo). Este increíble fenómeno sucede anualmente y es visible en México entre el 17 de julio y el 24 de agosto. 

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

En 2019, las noches donde la lluvia de estrellas será más intensa son las del 12 y 13 de agosto, donde se podrán observar hasta 200 meteoros por hora en algunos momentos. Como se explica en este artículo de National Geographic las Perseidas provienen del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tarda 133 años en completar un viaje alrededor del sistema solar. 

A su paso, el cometa deja “pequeñas partículas” y nosotros podemos apreciarlas, antes de que, al ponerse en contacto con la atmósfera terrestre, por la ficción, se vaporicen. No son peligrosas, pero sí pueden hacer vibrar tu panorama.

También en Más de México: San Pedro Mártir, donde las estrellas hablan

Maíz ajo: el eslabón perdido del maíz

Esta especie está suspendida en el tiempo; nadie entiende cómo es que se haya conservado junto a sus pares de maíces más modernos y útiles para la alimentación.

 “No sirve para tamales, atole o tortilla, es solo un recuerdo de que la semilla existe desde tiempos inmemoriales”.

 José Arnulfo Luis Arellano Téllez

Parece una artesanía, una que se hace sobre un maíz, como con trenzas orgánicas. Hablamos de uno de los maíces criollos más antiguos de los que se tiene registro, y se desconoce exactamente en qué momento surgió: el maíz ajo.

Uno de los misterios que más le rodean, es las pocas probabilidades de que aún se conserve. Y la historia detrás de este improbable fenómeno se desenvuelve en la comunidad de San Juan Ixtenco, en Tlaxcala, donde por generaciones, familias de agricultores de origen otomí han guardado su semilla. Según una investigación para la revista Ciencias de la UNAM, entre ellas está la de Vicente Hernández Alonso, quien durante los últimos cincuenta y cinco años lo ha replicado año con año, utilizando el esquema denominado conservación in situ.

Un caso extraño

Se trata de un maíz que, de algún modo, no tiene una utilidad práctica, pues no puede usarse de alimento, pero sí una muy simbólica.

“Es un lujo que nos podemos dar en Tlaxcala, pero sobre todo los de Ixtenco, pues lo sembramos como recuerdo de los maíces primitivos, pues primero fue el Teoloxtintle y hasta que llego el maíz tunicata”, cuenta José Arnulfo Luis Arellano Téllez, uno de los campesinos de este municipio para el sitio Info Rural.

Según Arellano Téllez, sus ancestros le indicaron que deberían rescatar y preservar aquella especie de maíz, pues gracias a ella pudieron entender y describir la existencia de muchas otras especies que están relacionadas genéticamente con ella.

Su origen

Como sabemos, el maíz tiene su origen en el teocintle, la especie silvestre que el hombre mesoamericano fue domesticando durante miles de años. El maíz ajo, se encuentra en algún lugar de esta cadena de evolución, pero luego se fue creando el maíz como lo conocemos ahora, y de manera extraordinaria, el maíz ajo se quedó entre nosotros.

Su simbolismo

Según la tradición oral, se reconoce que el maíz ajo se se cultiva desde hace milenios, y adicionalmente, para usos medicinales y ceremoniales.

En el Códice De la Cruz-Badiano se menciona en tres ocasiones el uso de este peculiar maíz. En lo correspondiente a su uso medicinal: este escrito del médico nahua del siglo XVI, Martín de la Cruz, lo menciona para la curación de disentería, de medicina lactógena (dificultad para flujo en lactancia) y la curación de quemaduras en niños.

En la parte de uso ceremonial se asocia a la bendición de las espigas de maíz para la siguiente siembra cada día 15 de mayo; a los rituales a Centeotl y los cantos ceremoniales relacionados con el ciclo maicero dedicados a “las siete espigas de maíz benditas en el Templo de Chicomecoatl.

Este maíz ajo es, de algún modo, un recordatorio del milenario trabajo que ha sido la domesticación de esta gramínea. Es un espejo cultural que recuerda el valor  del esfuerzo colectivo para la supervivencia, y a su vez, una reliquia que es un agradecimiento vivo a la naturaleza.

*Imágenes: 1)El Universal; 3) Tortilla de maíz mexicana

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Científicos de la UNAM prueban cómo Siqueiros descubrió la dinámica de fluidos a través de sus pinturas (VIDEO)

El arte, al igual que la ciencia, nos ha probado que en los accidentes se generan las reacciones más extraordinarias de la naturaleza.

Por mucho tiempo se ha negado la influencia del pintor y revolucionario David Alfaro Siqueiros en las pinturas abstractas del famoso Jackson Pollock. Sin embargo, un estudio reciente develó que Siqueiros no sólo formó parte del expresionismo abstracto inventado por Pollock, sino que además encontró accidentalmente una base científica para su método plástico de “accidente controlado” mediante la dinámica de fluidos.

La ciencia nos ha probado que en los accidentes se generan las reacciones más extraordinarias de la naturaleza. Sin embargo, el arte también puede probarlo, y lo hace a través de fenómenos químicos inesperados –tan impredecibles como la propia imaginación humana. Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coordinados por Roberto Zenit del Instituto de Investigaciones en Materiales, mostraron que, mediante superposiciones de colores simples, Siqueiros descubrió una peculiar técnica plástica cuyo sustento científico recae en un fenómeno estudiado por la Física: la inestabilidad Rayleigh-Taylor. Esta se da cuando un fluido de menor densidad empuja a otro de mayor densidad y permanece flotando por encima de éste. Se trata de una inestabilidad que perturba a la esperada reacción de la gravedad de hacer que el fluido más pesado caiga. El mismo fenómeno ocurre entre las nubes, en las nebulosas y hasta en un hot cake, “cuando el fluido de la masa con leche, al entrar en contacto con el aire caliente del sartén, de diferente densidad, genera inestabilidades en las orillas”, explicó Zenit.

Siqueiros exploró esta reacción en su proceso de creación, vertiendo una pintura sobre otra bajo densidades distintas –en un caótico ensamble pictórico que dejaba acontecer hasta que finalmente ocurría la maravilla. Obras como Suicidio colectivo (1936), extraordinaria simbiosis de tonalidades oscuras y elogio a las culturas prehispánicas condenadas, o El fin del mundo (1936), donde nos proyecta el surgimiento de los regímenes totalitarios de Hitler y Mussolini a través de superposiciones de veladuras abstractas, son algunos ejemplos donde podemos apreciar su técnica accidental. Por lo pronto, la colaboración entre científicos e historiadores de arte de la UNAM, para indagar en los procesos creativos de algunos artistas mexicanos, continuará, según parece, con el fin de conservar su legado al mundo del arte y la ciencia. 

Imagen: 1) Suicidio Colectivo de David Alfaro Siqueiros.