Científicos de la UNAM prueban cómo Siqueiros descubrió la dinámica de fluidos a través de sus pinturas (VIDEO)

El arte, al igual que la ciencia, nos ha probado que en los accidentes se generan las reacciones más extraordinarias de la naturaleza.

Por mucho tiempo se ha negado la influencia del pintor y revolucionario David Alfaro Siqueiros en las pinturas abstractas del famoso Jackson Pollock. Sin embargo, un estudio reciente develó que Siqueiros no sólo formó parte del expresionismo abstracto inventado por Pollock, sino que además encontró accidentalmente una base científica para su método plástico de “accidente controlado” mediante la dinámica de fluidos.

La ciencia nos ha probado que en los accidentes se generan las reacciones más extraordinarias de la naturaleza. Sin embargo, el arte también puede probarlo, y lo hace a través de fenómenos químicos inesperados –tan impredecibles como la propia imaginación humana. Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coordinados por Roberto Zenit del Instituto de Investigaciones en Materiales, mostraron que, mediante superposiciones de colores simples, Siqueiros descubrió una peculiar técnica plástica cuyo sustento científico recae en un fenómeno estudiado por la Física: la inestabilidad Rayleigh-Taylor. Esta se da cuando un fluido de menor densidad empuja a otro de mayor densidad y permanece flotando por encima de éste. Se trata de una inestabilidad que perturba a la esperada reacción de la gravedad de hacer que el fluido más pesado caiga. El mismo fenómeno ocurre entre las nubes, en las nebulosas y hasta en un hot cake, “cuando el fluido de la masa con leche, al entrar en contacto con el aire caliente del sartén, de diferente densidad, genera inestabilidades en las orillas”, explicó Zenit.

Siqueiros exploró esta reacción en su proceso de creación, vertiendo una pintura sobre otra bajo densidades distintas –en un caótico ensamble pictórico que dejaba acontecer hasta que finalmente ocurría la maravilla. Obras como Suicidio colectivo (1936), extraordinaria simbiosis de tonalidades oscuras y elogio a las culturas prehispánicas condenadas, o El fin del mundo (1936), donde nos proyecta el surgimiento de los regímenes totalitarios de Hitler y Mussolini a través de superposiciones de veladuras abstractas, son algunos ejemplos donde podemos apreciar su técnica accidental. Por lo pronto, la colaboración entre científicos e historiadores de arte de la UNAM, para indagar en los procesos creativos de algunos artistas mexicanos, continuará, según parece, con el fin de conservar su legado al mundo del arte y la ciencia. 

Imagen: 1) Suicidio Colectivo de David Alfaro Siqueiros.