Oscilaciones del Iztaccíhuatl: un poema transmedia a la mujer dormida

Una envolvente pieza audiovisual con sonidos e imágenes del volcán Iztaccíhuatl, "la mujer dormida".

Esta pieza audiovisual hecha con y para la Iztaccíhuatl, condensa hermosamente arte y naturaleza; se trata de una sensible ofrenda para este volcán de México.

Pocos cuerpos más presentes en el imaginario mexicano que el Iztaccíhuatl, “la mujer dormida” o “mujer blanca”. La elegancia de este volcán, que se ubica a 55 kilómetros de la Ciudad de México, acompaña a los habitantes de la región y viste los paisajes del centro de México desde hace miles de años. Su figura femenina, “caravana de nieve”, ha inspirado mitos, leyendas y sortilegios varios.

volcan-iztaccihuatl-paisajes-aereos

Pocos hemos tenido el privilegio de transitar sus vientres: valles nevados y lagunas prístinas que remiten a la sacralidad originaria de la naturaleza y, en particular, de la suya. Es precisamente desde este entorno, donde se creó y ofrendó la banda sonora de “Volcanes México: Oscilaciones del Iztaccíhuatl”.

Tras recolectar información ambiental del propio volcán, y traducirla en sonido, se generó esta banda sonora, compuesta en vivo dentro del propio volcán. La mujer dormida se arrulla a sí misma con sonidos que emergen de los rincones de su propio cuerpo.

Desde distintos lugares y momentos se recolectaron datos para su transducción, todos relacionados con vibración de rocas, temperatura, viento, humedad, estado de glaciares y sonidos libres de interferencia.

IIztaccihuatl-volcan-mujer-dormida

Volcanes México: Oscilaciones del Iztaccíhuatl

La pieza resultante, dirigida por Antonio Isaac y en la que colaboró un equipo de expedición/producción, se acompaña de tomas captadas por drone que ilustran deliciosamente los sonidos de la “mujer dormida”. Se trata de una experiencia híperestética con pinceladas trascendentales (algo así como un masaje perceptivo con evocaciones ontológicas).

De acuerdo con sus creadores, “Volcanes México: Oscilaciones del Iztaccíhuatl” forma parte de la serie de cortometrajes en torno a la imponente naturaleza mexicana “Habitat”, actualmente en fase de producción. Esta pieza es una coproducción entre CONABIO, CONANP y Arturia.

Los creadores recomiendan ampliamente ver este poema transmedia con audífonos y en la mejor de las resoluciones que ofrece el video (1080HD) para lubricar la experiencia inmersiva.