Chavela Vargas o el aplauso de Shiva

Cinco años sin Chavela Vargas es una oportunidad preciosa para sumergirnos en la mística de una mujer simplemente irrepetible.

 

Chavela Vargas: mujer, paloma negra, hilo de plata que vibra entre las penas de José Alfredo. Su voz es la bala perdida que siempre da en el blanco, su voz es la voz que puebla todos los mundos raros posibles, su voz es la música misma que se ha puesto a llorar de amor.

Chavela canta, y cuando canta acude José Alfredo a acompañarla en un dueto de relámpagos y lluvias de sangre; es la dama de la falda de serpientes, la  mujer de los ojos frágiles, la del rostro firme como el silencio, la de la boca que no concede nada pero que lo dice todo. No se sabe si eligió la música para hablar, o si la música la eligió a ella para hablarnos nosotros. Chavela Vargas es la sacerdotisa que oficia misas de alcohol y de presagios de muerte o desamor, es la  mujer/enigma que desde su garganta ofrece un sacrificio ritual a las penas de la vida diaria. Sus canciones matan pero resucitan, hieren pero curan, golpean con una fuerza desmedida y acarician el alma de los tristes. 

Chavela entraña una dualidad mística que nos descoloca siempre y al mismo tiempo pone a cada quien en su lugar. Cuando canta el mundo entra en pausa, los soles y las lunas que habitan nuestro interior se enfrentan y esperan lo que Chavela les ha de revelar.  Su presencia es un centro de referencia, una vez que canta el universo parece a girar en torno a ella, las tormentas y la calma se mezclan en un huracán de música, los elementos vitales encuentran en esa voz su reflejo más claro. En ella se confunde la noche y el día, es la mujer que convocó a las sombras pero que amó la luz. En sus interpretaciones, la luz y la tiniebla se encuentran y  se tocan, se suceden y se entrecruzan e inevitablemente se confunden.

La famosa interpretación de Paloma Negra es la clara muestra de esta tensión. La canción empieza con una larga lágrima contenida. Chavela nos canta al oído, nos cuenta su pena, y al mismo tiempo la acaricia, la medita, se refugia bajo su propia sombra, se contiene.  Luego, intempestivamente, un relámpago mueve las aguas y de su voz surge un lago de fuego que incendia el instante, un golpe  de música agita violentamente la vida y Chavela no puede más que dejarse ir.  Entonces aparece  el dolor envuelto en llamas, un dolor en carne viva que extrañamente se parece al nuestro y juntos asistimos al desbordamiento de un río que nos arrastra en una corriente de luces trágicas y sombras de llanto fresco. Paloma negra  en voz de Chavela Vargas es el canto del eclipse, es la región del misterio donde la aurora y la tiniebla se enredan en una canción. 

Chavela Vargas es también el sueño de una deidad, es la mujer que en una mano tiene el sol y en la otra la manta oscura de la penumbra y cuando las une surge el aplauso de Shiva que a un tiempo ilumina y ciega al mundo en un solo  movimiento mágico y preciso. Más afortunada que los alquimistas Chavela sacó luz de entre las sombras, más poderosa que las diosas comunes  provoca que  la luna se encienda y que el sol se oscurezca  con las notas desgarradas que salen del fondo de  su garganta.

Chavela es la furia y el sollozo, el veneno y antídoto, es un mar herido de amores y  el canto del pájaro en la rama, es la fórmula mágica que une la tristeza con el gozo, es la heredera de la noche de José Alfredo y de sus momentos más lúcidos, es la mujer multicolor que canta lo que las demás callan, es el aplauso de Shiva inmemorial que danza  sobre las penas de los  hombres.

Dejar entrar a nuestra vida a una mujer como ella es  hacerse amigo de la  noche ebria que entre sus largas horas nos deja ver el día como si fuera un sueño; hacerse amigo de  ella a través de su música nos depara una felicidad luminosa que entiende que la fatalidad está justo al cruzar la calle, escuchar su música es entender que, en efecto, Chavela Vargas es una gota de llanto en una canción.

Imagen: Revista Proceso
Samuel Rodríguez Medina
Autor: Samuel Rodríguez Medina
Samuel Rodríguez Medina es graduado del master en Filosofía contemporánea con acentuación en artes por la Universidad de Granada. De 2014 a la fecha es profesor de Estética y Arte contemporáneo en el Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey. Es autor de blog "Neuma" www.rodriguezsamuel.wordpress.com que es seguido en mas de 10 países.

4 razones para no perderte el nuevo documental sobre la vida de Chavela Vargas

Tienes que ver este precioso retrato de la mujer que reinventó los sentimientos mexicanos…

De Chavela Vargas, mexicana por elección (pues, en realidad nació en Costa Rica) se ha dicho mucho. Su figura es controversial, especialmente, porque —a pesar del aura de misterio que la acompaña—  la cantante se permitió ser siempre franca y hasta sus acciones y declaraciones más desmedidas, extrañas y polémicas fueron hechas porque se le pegaba la gana, no para complacer ni al público, ni a los medios.

Tal vez por eso vale tanto la pena explorarla, como figura mítica mexicana y también como sujeto con vivencias que a todos pueden ofrecer una pista sobre su propia a existencia. Así, celebramos el estreno de Chavela (2017) un documental que narra la vida de esta extraordinaria artista a través de fragmentos de una entrevista de hace 25 años, acompañada por los comentarios de otras grandes figuras (como Pedro Almodóvar, Eugenia León y Miguel Bosé) que aún hoy la aman y admiran.

Te compartimos 4 razones para no perderte esta nueva visión de uno de los personajes más fantásticos que ha puesto pie en esta tierra.

documental-chavela-vargas-mexico-cantante-mexicana-historia

También en Más de México: Chavela Vargas o el aplauso de Shiva

Chavela Vargas para cultivar tu sensibilidad

El despecho, en México, es un auténtico arte. No significa simplemente manifestar el dolor que deviene de un corazón roto; es, en realidad, desgarrarse, casi a propósito, por el amor. Y aquí “el amor” es el hecho de amar, en un sentido universal, no particular.

En otras palabras, el despecho en México una práctica de sensibilidad, que puede ejecutar y disfrutar hasta quien no está “despechado”. Si alguien entendió esta peculiaridad nacional, narrándola, experimentándola y sobre todo musicalizándola, esa fue Chavela Vargas.

Entonces, si no has tenido el placer de escucharla y conocerla, este documental es una buena excusa para adentrarte a los placeres que ofrece.

Chavela y su historia para inspirarte a vivir

Su historia de vida es extremadamente compleja; pero la cantante nunca se dejó vencer. Así, pasó por toda clase de problemas: el rechazo de sus padres, de quienes huyó para venir a México; ser mujer en un mundo diseñado por la masculindad, adoptando precisamente una actitud neutra que la dejó bien parada en todos los géneros posibles; su amor por las mujeres, que como cualquier amor, le dolió en el alma y que la ha transformado en un ícono LGBT; su alcoholismo, que la aventó al abismo más profundo, pero que terminó dejando atrás.

Son muchos los que se pueden identificar con sus historias, los que se quedan tranquilos pensando que, por lo menos, Chavela entiende lo que están sintiendo.

Chavela como figura crucial en la historia del México moderno

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/iN09pKE3scI" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe>

Isabel Vargas Lizano, la querida Chavela, se hizo buena amiga (y amante) de múltiples celebridades, artistas, políticos e intelectuales mexicanos. El testimonio de algunos de ellos sobre la mujer, su vida y el mundo que la rodeaba figura en el documental; pero además es imposible no tocar el contexto del México que habitó Chavela, desde los años 50 hasta que murió en 2012. Si quieres aprender más de esa tierra, este filme se volverá crucial.

También en Más de México: El insólito idilio entre Chavela Vargas y México

Para tirar tus prejuicios a la basura

documental-chavela-vargas-mexico-cantante-mexicana-historia

Como pasó con Juan Gabriel (otro grande), la especulación sobre la sexualidad de Chavela Vargas fue por años comidilla de los mexicanos. Afortunadamente a los 81 años de edad, la gran señora confirmó las sospechas de todos y se declaró lesbiana. No solo eso, aprovechó también para informar sobre algunas grandes conquistas, entre ellas la actriz Ava Gardner y la pintora Frida Kahlo.

Y así como con el cantante que bien dijo que “lo que se ve no se pregunta” el público pudo haber dudado brevemente de su admiración por Chavela, pero su voz ha sido siempre más poderosa que el prejuicio. Y su historia de vida contribuye a este ejercicio, por ello el documental ha sido galardonado y nominado a premios en festivales de la comunidad LGBT.

La amante de mujeres cantó las piezas de José Alfredo Jiménez para celebrar su feminidad y la de sus queridas compañeras, pero en sus propios términos y jugó con la noción de género de maneras insospechadas. Narra Miguel Bosé para el documental que Chavela le dijo un día: “Si yo hubiera sido un hombre, tú habrías sido mi mujer perfecta”. Con visiones así de amplias, los prejuicios tienen poco sentido.

Encuentra una función en tu cine más cercano aquí.

José Alfredo Jiménez: la voz y el abismo

José Alfredo es un poeta imposible que aprendió a engañar a la muerte mientras se acuesta con ella.

 José Alfredo Jiménez: trovador, sacerdote mexicano del tequila y de las canciones. Su voz es la entrada al abismo, es un temblor a punto de nacer, es el despertar a una tragedia inminente. Su poesía es árida y salvaje, oscura como un diálogo mortal, lacerante como una maldición. Cantar sus canciones es ser consumidos por la fascinación de un incendio repentino, es flotar eternamente entre la niebla de un páramo sin nombre.

José Alfredo Jiménez es el aullido que enciende la noche, es el cometa ebrio que vaga por un universo sombrío hasta chocar de frente contra el destino, es el lobo herido que tiene su amorío fugaz con la luz de luna, es el evangelista de la tragedia, un poeta imposible que aprendió a engañar a la muerte mientras se acuesta con ella. El día es su enemigo, sus ojos se acostumbraron a leer la penumbra; eligió la noche para desbordarse, para maldecir al azar, para levantarse como una torre de misterios que parece indestructible y que se derrumba invariablemente cuando el día despierta.

Como buen profeta de la tragedia, rasga con su voz el velo de todos los templos posibles. Su espíritu entendió mejor que nadie que cualquier sitio puede ser el lugar donde se ofrece un ritual por las penas de la vida diaria, que México es el gran Monte de la Calavera y se hace visible cuando alguien canta, de modo que en cada esquina hay una muerte y una crucifixión, una resurrección y un coro de lamentos. Su música es la voz más pura de nuestra gente. Nadie como él para entender que no le tememos a Dios ni al diablo, que no le tememos a la muerte ni a la vida, que a lo que le tememos verdaderamente es a la pérdida. El mexicano siempre está perdiendo algo: al amor, a la mujer, a sus tierras, a sus máscaras. Nuestra historia nacional y nuestros traumas surgen de la pérdida, y José Alfredo lo expresa en un huracán de suspiros; no puede hacer más.

Entre música y tragos, sus canciones son el hierro candente que marca la piel de quien las escucha. La cantina o la parranda son el teatro perfecto, el confesionario veraz y el sitio de la verdadera penitencia. En esta atmósfera de humos trasnochados, donde el alcohol y el desamor son a un tiempo salvación y perdición, José Alfredo levanta la voz: las emanaciones de su espíritu se convierten entonces en un canto colectivo que se eleva desde las entrañas de nuestro país. Es el hombre-espectro que le canta al héroe bocabajo, ese ser ajeno al ritmo del mundo, a nosotros que escuchamos el rumor de las edades y que sólo podemos avanzar hacia abajo, hacia lo hondo de la tierra, resignados, doloridos, ahogados en nuestro propio llanto. El héroe que José Alfredo describe está en el límite del tiempo, afuera, allá lejos, donde los elementos se agolpan y se confunden, donde la sangre da de beber a los jilgueros, donde la existencia es un llano en llamas o un diluvio inesperado.

Una intuición vibrante resuena en esta música de neblina y confesiones: el mar enardecido de la vida no ha sido lo suficientemente poderoso como para hundirnos. José Alfredo lo sabe, se vuelca en sus canciones, sufre, reclama, pero no se mueve; resiste. Esa resistencia nos recuerda decididamente a Arthur Schopenhauer cuando explica que la añoranza y el dolor de la poesía no describen a un sólo ser efímero y fugaz, sino que son el suspiro de toda una especie que se condensa, se oscurece y se arroja a la vida en un haz de luz tan mágico como doloroso.

Los poemas que este hombre lanza contra el mundo tienen un efecto existencial poderosísimo: nos enseñan a resistir en el vacío, a hacernos fuertes en la inclemencia de la nada. Las canciones de José Alfredo Jiménez son el aliento punzante de nuestra especie, una especie que aprendió a respirar en el ritmo incontenible de la música.

Samuel Rodríguez Medina
Autor: Samuel Rodríguez Medina
Samuel Rodríguez Medina es graduado del master en Filosofía contemporánea con acentuación en artes por la Universidad de Granada. De 2014 a la fecha es profesor de Estética y Arte contemporáneo en el Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey. Es autor de blog "Neuma" www.rodriguezsamuel.wordpress.com que es seguido en mas de 10 países.

Escucha la radio que suena dentro de la cabeza de Julieta Venegas (Playlist)

¿Te imaginas a qué suena una vida? Julieta lo explora en este playlist.

La cantante —también compositora, acordeonista y activista— Julieta Venegas tuvo una genial idea: ¿a qué suena la radio de una cabeza? Porque todos tenemos siempre una especie de playlist en nuestra mente.

julieta-venegas-radio-playlist-nuevo-disco-2

Quizás precisamente una radio, con la nostálgica perilla que hace moverse a la aguja de la frecuencia, va cambiando según nuestro ánimo. De pronto puede sonar una cumbia, o una voz grave y fugaz de noticias que se confunde con las trompetas del jazz que se transmite en la estación más próxima.

julieta-venegas-radio-vintage-playlist-nuevo-disco

Esa es la propuesta de Julieta con esta creativa playlist: escuchar música recomendada que es, en la experiencia de quien la comparte, un pedacito de su vida. Es esa música trascendente y anacrónica, porque no corresponde sólo a un momento, sino a muchos que ahí terminan por reunirse en forma de ondas sonoras. Amores pasados y presentes; caminos andados, desandados y por andar; y chispazos de futuros posibles.

En la fina curaduría que hace esta original cantante pueden encontrarse sonidos que remiten a su propio estilo musical. Clásicos brasileros como Tom Zé, cantantes contemporáneos como el Residente de Calle 13, ritmos cumbiancheros y electrificantes de Bomba Estéreo e incluso hallazgos afortunados como el de la banda Bestia Bebé.

Sin duda esta playlist suena al corazón de Julieta y tiene varios tesoros que conocer. ¿Qué radio tienes tú en la cabeza?