Te decimos qué lleva el perfecto nacimiento millenial

Hemos reinterpretado el nacimiento navideño para la polémica generación, que definitivamente protagonizó este año.

Casi es navidad y, definitivamente, lo más delicioso de la época son las tradiciones. Por otro lado, cada vez es más claro que nuestras costumbres están buscando a gritos ser reinterpretadas. Sucede que el mundo está –rápidamente– siendo poblado por una generación a la que le encanta hablar de sí misma y encuentra su identidad en la remezcla. Es el grito millenial y ellos están listos para refrescar todo a su paso.

La fabulosa generación millenial también ha sido protagonista de múltiples sobremesas y discusiones este año; posiblemente, porque logró afianzar para la posteridad los clichés que la definen. Con ello, por supuesto, vienen un montón de dilemas y polémicas. Los millenial han sido dura y explícitamente criticados por generaciones mayores e, incluso, por supuestos miembros de la generación. Pero eso no los detiene. Están reinterpretando formas de vida, consumo y estereotipos, para consolidar una nueva identidad.

 

Por otro lado, especialmente en un país como México, qué dolorosas y absurdas resultan las generalizaciones. Analizando –y sólo de forma breve– las características atribuidas a los millenials, surgen preguntas básicas, pero que podrían cambiarlo todo. Si ser millenial es estar pegado al celular, comer aguacate y defender la tolerancia, hasta la intolerancia, ¿ser millenial es un asunto de clase socioeconómica?

Dicen que ser millenial es ser frágil; pero las condiciones para muchos de la generación son absurdamente complejas y violentas. Así que esa generalización… deberíamos descartarla. Poco se agradece que quienes nacieron con esta marca están reinterpretando lo cotidiano y poniendo activamente atención en problemas como violencia de género y el cambio climático.  Y si los millenials son egocéntricos, flojos y antojadizos; tal vez no existen millenials en todos lados. Y tal vez no todos los que nacieron entre 1980 y el 2000 sean millenials…

 

Lo que sí sabemos es que esa generación está enfrentando un panorama muy complicado, donde los conservadurismos y la hiperdemocracia (que sabe más a derecha que a izquierda) están viendo cómo mantenerse vivos, a pesar de la edad. Por eso queremos regalar a los millenials su propio nacimiento navideño, tal vez parodiando a los clichés –porque se vale notarlos para romperlos–, pero, especialmente, como homenaje.

Esto es lo que lleva el perfecto nacimiento millenial:

Establo

Según el mito, fue en un establo donde yacía el pesebre que recibió al niño Jesús. Tradicionalmente, este espacio representa el interior del sujeto. El establo del millenial mexicano es una casa propia, construida para ser completamente sustentable. Con huerta orgánica y todo. Además de aprender a no comprar aire y dejar el sueño de los departamentos atrás, el cliché dicta que los millenials quieren vivir “fuera del sistema”.   

Buey

Que representa la naturaleza. Sin duda es encarnado en nuestro nacimiento post-noventero, por un ecologista, adicto a la moda, que canta rap con Kanye y es de ascendencia “azteca”. Un tipo idéntico al activista Xiuhtezcatl Martínez funcionará bien.

Burra

Este lindo personaje representa la humildad y, tradicionalmente, la ignorancia de “los hombres”, esperando a ser guiados por la luz divina. En este delicioso nacimiento, la burra es representada por una chica de clase media, con departamento en una zona “decente” en la Ciudad de México, esperando con credencial de elector en mano, muy humildemente a que alguien le explique qué hacer en las próximas elecciones…

Estrella

La estrella es la iluminación. En esta linda interpretación la estrella es un millenial promedio bailando reaggeton incluyente, vestido con ropa de segunda mano, alejándose lo más posible de 2017, listo para recibir un nuevo año que, tal vez no promete muchas mejoras, pero a todos nos urge acabar por acá…

Ángel

El Ángel representa las buenas noticias. Un millenial sonriente y alado, vestido elegante con un traje blanco, que sostiene su celular, anunciando en la pantalla las cosas buenas que sí están pasando. En “destacados”, por supuesto, la inmensa solidaridad de los jóvenes mexicanos; las ganas de involucrarse con mucha más información en los asuntos políticos; un montón de bolsas de tela para el super; algunos conciertos.

Virgen

Rodeada de suculentas (la planta millenial); comiendo un pan tostado con aguacate orgánico y libre de pesticidas, y despidiendo con cinco estrellas al conductor que la trajo hasta el establo, la virgen María representa el amor, la fertilidad y la tierra. Sonríe, mientras hace una transmisión en vivo del niño Jesús abriendo los ojos. Millones de seguidores lo están viendo todo y mandando corazones efusivamente.

José

navidad-nacimiento-navideno-figuras-reinterpretacion-parodia-millenial
Imagen: Milenio. Y una nota: disculpen el cambio abrupto de tono, pero los millenials son multifacéticos.

Representa la sensatez y un vínculo con la tierra que no es “terrenal”, sino completamente divino. Es respeto y cariño por lo demás. En nuestro nacimiento millenial, José es un joven vestido de brigadista, porque aunque ya sea un cliché, parece que aún no hay generación humana en donde falte el sentido de comunidad. Este personaje nos recuerda que el término millenial es demasiado amplio y, al mismo tiempo, escueto. Todo el tiempo, en todos lados, hay alguien buscando que todos estemos en mejores condiciones.

Tres reyes magos

navidad-nacimiento-navideno-figuras-reinterpretacion-parodia-millenial

Estos tres compadres son un club multicultural. Les gusta todo tipo de música, pero hay uno por ahí con predilección por el k-pop. Ya no regalan oro, porque no es muy ecológico ni socialmente responsable; tampoco mirra, porque no tienen ni idea de qué sea. Llegaron los tres con incienso, se lo trajeron de Tepoztlán. Están seguros de que el estrés de todos se va a curar con un poquito de humo.

Niño Jesús

El representante oficial de una generación completamente nueva. Adicto por genética a snapchat y a los peores youtubers, está listo para hacer que los millenials se sientan conservadores.

La fiebre de la copa menstrual está llegando a las comunidades indígenas (y es muy buena noticia)

La genial alternativa no solo es ecológica y más barata, también es una invitación sutil a que las mujeres interactúen de cerca con su cuerpo.

¿Qué tienen en común la menstruación, la basura y la pobreza? Que son temas de los que preferimos hablar solo superficialmente. De la menstruación por pena; de la basura para no tomar responsabilidad sobre el asunto y de la pobreza por una curiosa combinación entre las dos razones anteriores. Pero aunque no lo creas, estos tres temas están muy conectados y sí: urge hablar de ellos a profundidad.

Empecemos por acá…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

La menstruación produce basura, mucha más de la que imaginamos. Y es una basura muy particular, difícil de manejar, casi imposible de reciclar y que afecta muchísimo el equilibrio ambiental. ¿Y por qué produce tanta basura? Porque la menstruación, como muchos otros fenómenos del cuerpo es un asunto con el que preferimos lidiar de lejos, que ocultamos y que nos incomoda inmensamente.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Pero esa lejanía con un proceso por el que aproximadamente la mitad de la población tiene que pasar mensualmente nos está costando muy cara y en distintos sentidos. En primer lugar porque económicamente es una inversión grande comprar toallas femeninas y tampones a lo largo de la vida. Por otro lado, porque el medio ambiente ya no puede más con nuestros desechos (al grado en que los humanos ya nos estamos comiendo, sin saberlo, el plástico que tiramos a la basura) y finalmente porque nos estamos de la experiencia del propio cuerpo al no lidiar directamente con él y lo que produce.

La copa menstrual es una solución increíble

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

Por suerte, llegó a nuestras vidas la copa menstrual, un dispositivo reutilizable hecho de plástico quirúrgico (por lo que es muy seguro usarla), que se inserta al interior de la vagina y recoge el flujo menstrual. Cuando se llena, la vacías cuidadosamente. Si la cuidas bien, la esterilizas después de cada periodo, la lavas con frecuencia y la guardas en su bolsita de tela en un lugar fresco y seco puede durar hasta 10 años.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El mismo invento toma en cuenta los tres asuntos que nos preocupan: si la usas, de alguna manera hace que te involucres y que conozcas a profundidad tu cuerpo. Además, evita una gran cantidad de basura. Y, como no estás comprando constantemente las alternativas desechables, te ahorras una considerable cantidad de dinero.

Estas mujeres indígenas prefieren la copa…

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

En ese sentido, la copa menstrual se ha transformado en una alternativa muy viable y deseable para las mujeres de comunidades con bajos recursos económicos y que, además, están preocupadas por su entorno, como las chicas que habitan en algunos pueblos indígenas de México. Sin embargo, la única copa aprobada por la COFEPRIS tiene un precio relativamente elevado (de poco más de $600 pesos), que parece mucho, sobre todo cuando hay alternativas desechables bastante baratas.

Para responder a este asunto, nació el programa Ixchel Aradia, una iniciativa muy inteligente, cortesía de una joven mexicana y su amiga española. Juntas han logrado llevar la copa menstrual a comunidades en seis estados de México y, contrario a lo que uno se podría imaginar, el dispositivo de higiene femenina que aún entre muchas y muchos levanta sospechas ha sido un éxito entre las mujeres indígenas.

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas

El proyecto de Steph Ferrera y Laia Cerqueda comenzó hace cuatro años y la idea era producir una copa menstrual perfectamente funcional (la Wey-Cup), pero de bajo costo (aproximadamente $280 pesos). Además, ellas se dedican a dar cursos y talleres en las comunidades relacionados con salud sexual y femenina. La información, evidentemente, a nadie le cae mal y la posibilidad de adquirir la copa menstrual, tampoco. Por otro lado, las comunidades también ganan dinero de todo esto, pues las bolsas de tela donde se guarda la copa menstrual las producen las mujeres indígenas ligadas al proyecto.

¿Cómo ayudar?

copa-menstrual-barata-mexicana-mexico-indigenas
Basta de eufemismos… ¡la menstruación, las experiencias que produce y la basura que desecha deberían ser habladas!

El asunto ha sido complicado, porque para poder comercializar su copa necesitan el permiso de COFEPRIS, hacerle una serie de exámenes de biocompatibilidad y toxicidad a su producto, lo que es también muy costoso. Pero esperan poder seguir produciendo cuanto antes. Afortunadamente, ya han beneficiado a más de 200 mujeres en el EDOMEX, Hidalgo, Puebla, Chiapas, Quintana Roo y la CDMX.

El proyecto Ixchel Aradia ha realizado fondeos en línea y también ha puesto a la venta sus copas. Hay que mantenerse atento para apoyarlas y cooperarles con donaciones. Además, una forma muy importante de ayudar es cambiándote a la copa o si no eres parte de la población que la necesita usar, invita a otras personas a que lo hagan.

Urge no solo hablar de medio ambiente, sino buscar alternativas para producir menos basura. Urge admitir que hay comunidades de bajos recursos, y también que si te alcanza para compartir, te toca hacerlo. Y, finalmente, urge que le dejes de tener miedo al cuerpo (al tuyo y al de otras personas); de miedo es alejarnos tanto de la propia materialidad.  

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

*Imágenes: 1) Henn Kim, modificada por Más de MX; 2, 3 y 8) Crédito no especificado; 4) lacopamenstrual.es; 5) Laura Pastor; 6 y 7) Ixchel Aradia. 

Se están pirateando este espectacular maíz oaxaqueño (descubre quién, por qué y qué hacer al respecto)

La justa combinación entre manos, tierra y semillas mexicanas dio lugar a un maíz fantástico que dos universidades estadounidenses y una empresa transnacional están llamando propio…

El maíz es la planta mexicana por excelencia. Su cultivo, es mucho más que una práctica milenaria, se ha transformado en un acto de resistencia muy contemporáneo, porque el maíz y sus más de 60 variedades son el símbolo máximo de la biodiversidad de nuestra tierra y, por lo tanto, también de la diversidad cultural que nos hace tan complejos y también particulares en el mundo.

Además, el maíz representa nuestro vínculo intenso e indeleble con la tierra, con el campo, el lugar de donde brota la vida; pues la existencia de esta planta depende de nosotros y nosotros dependemos profundamente de ella. El maíz y los mexicanos estamos eternamente unidos. Y en este ejercicio de perfeccionarnos el uno al otro (mexicano al maíz y viceversa), algunas comunidades campesinas han cultivado plantas espectaculares, como el maíz de la Sierra Mixe de Oaxaca.

¿Su gran peculiaridad? Este maíz oaxaqueño se caracteriza por ser resistente a las plagas y no necesitar fertilizantes. Esto lo vuelve una auténtica joya para los productores agrícolas, especialmente para los que siembran alimentos de forma masiva.

Esta increíble cualidad llevó a dos universidad estadounidenses y a una empresa transnacional a piratearse la planta (de una forma particularmente ilegal), pasando por alto regulaciones nacionales, internacionales y, por supuesto a la comunidad ligada a la existencia de este maíz.

¡Se están pirateando el maíz!

maiz-oaxaqueno-plagio-pirateado-robo-mars-universidades-estados-unidos

Fue la investigación de Paris Martínez para Animal Político la que reveló los detalles de este nefasto hecho: la transnacional Mars Inc. (Snickers, M&M, Milky Way, Orbit, Wiscas y más) y las universidades Davis de California y Wisconsin-Madison de Estados Unidos publicaron una investigación en una revista científica asegurando haber descubierto el maíz de la Sierra Mixe, una planta que existe gracias a los cientos de años de selección tradicional de la semilla.  

Y no solo no lo descubrieron, sino que para el plagio genético que ejecutaron se saltaron al gobierno de México. Claro que las confusiones son excesivamente intrincadas, hay muchas instituciones tomando papeles controversiales y mucha desinformación. El artículo de Animal Político desentraña cuidadosamente el asunto, pero, sobre todo, nos deja saber por qué es tan relevante este molesto y muy oscuro evento.  

¿Por qué este problema es tan relevante?

maiz-oaxaqueno-plagio-pirateado-robo-mars-universidades-estados-unidos

Hay muchas razones para prestarle atención a lo que está pasando con el maíz de la Sierra Mixe, pero la principal es elocuentemente explicada por la doctora Yolanda Massieu Trigo que declara para Animal Político: “las variedades de maíz criollo son bienes comunes, pertenecen a toda la comunidad.”

El maíz criollo es justamente ese que se desarrolla por los procesos milenarios de selección e intercambio de semillas, hechos en conjunto y durante toda su historia por una comunidad particular. Así, este maíz nos narra la forma en que esa comunidad (y los miembros que la conforman) se comunica, comparte entre vecinos y, también las cualidades que priorizan o buscan asegurar, al sembrar maíz. Algunos preferirán ciertos sabores o texturas o colores o cualidades como aguantar mejor climas extremos o, como es el caso, poder sobrevivir a las plagas.

Así, estos maíces son en múltiples sentidos propiedades colectivas y nunca deberían ser señalados como el descubrimiento o la labor de uno, menos en las circunstancias tan descaradamente ilegales en las que está ocurriendo esto ahora.

Por otro lado sí es súper relevante ese asunto de la ilegalidad: la forma en la que estas organizaciones se pasaron por alto a las autoridades locales, a las personas de la comunidad y hasta el Protocolo de Nagoya, convenio internacional que protege la diversidad biológica y su uso sostenible.

Y, por si fuera poco, las declaraciones de las universidades y la empresa son tan ominosas que ni siquiera se ha podido confirmar de qué municipio o pueblo de la Sierra Mixe de Oaxaca es la comunidad que podría haber compartido (o a quienes se le arrebató) el secreto de su fantástica semilla.

¿Qué puedes hacer al respecto?

maiz-oaxaqueno-plagio-pirateado-robo-mars-universidades-estados-unidos

El asunto es muy complejo, pero hay algunas cosas que puedes hacer para apoyar la causa:

  • Firma peticiones y dona a iniciativas que defiendan los maíces nativos y criollos.
  • Cométe la tortilla (y los demás productos de maíz) que realmente te mereces: hechos con la planta local, cultivados de forma tradicional, por comunidades locales. Verás que son mejores y más ricos.
  • No compres productos de maíz chatarra (hechos con harina refinada) o hechos con variantes transgénicas.
  • No apoyes la economía de las grandes transnacionales, que ni siquiera tienen la decencia de hacerse de material biogenético de manera legal. Recuerda que cuando le compras algo a alguien, tú estás financiando sus prácticas. ¿A quién quieres patrocinar?
  • Infórmate sobre lo que está ocurriendo y comparte lo que sabes con los demás.
  • Alza la voz. Recuérdale a estas instituciones que estamos enojados. Contacta aquí a UC Davis, a  Wisconsin-Madison o a Mars Inc. Que sepan que los estamos vigilando.
  • Únete a la defensa de los campesinos por nuestra diversidad, en todos los sentidos posibles. Come mexicano y haz milpa, recuerda que es un acto de resistencia.

Origen y propiedades medicinales del tradicional ponche navideño en México

El ponche de frutas es una bebida tradicional que endulza las posadas y fiestas navideñas en México.

El ponche como lo conocemos actualmente surge de la mezcla entre la gastronomía y tradiciones europeas con las indígenas de nuestro país. El ponche no es una bebida exclusivamente mexicana, fue traída por los españoles; en otros países también se toma en esta época del año, aunque en el caso de México se adaptaron a la receta “estándar” algunos ingredientes originarios de aquí.

Esta deliciosa bebida proviene de la India, y su nombre se origina de la palabra “pãc” que significa cinco, el número de ingredientes que originalmente la componían (aguardiente de vino de palma, azúcar, limón, agua y té). Posteriormente, con la llegada de los ingleses a la India, se modificó al inglés con la palabra “punch” y de ahí, traducida ya al español, llegamos al término ponche.

Por lo regular el ponche se prepara es en grandes cantidades, como por ejemplo en las posadas y suele servirse caliente en jarritos de barro de forma individual, acompañado de fruta de temporada. En las ferias y bazares navideños lo venden, siendo una bebida imprescindible en las posadas y que, por lo mismo, figura con protagonismo en el maratón etílico conocido como Guadalupe-Reyes, que ya es parte de nuestra cultura popular. En los eventos religiosos el ponche también participa y se le puede ver en las puertas de las iglesias, donde se puede acompañar de buñuelos o tamales.

Los ingredientes y las frutas  del ponche varían en cada región, existen más de 100 recetas en todo México, donde los más comunes son: piloncillo, caña de azúcar, ciruela pasa, manzana, canela, piloncillo, tejocote, guayaba, tamarindo y la jamaica.

Las frutas con las que se prepara el ponche tienen muchas propiedades entre las que destacan:

Caña de azúcar: tiene cualidades medicinales como diuréticas, tónicas, depurativas, cicatrizantes y reconstituyentes. Es útil para tratar afecciones como tos y resfriados.

Ciruela pasa: reduce el colesterol y el riesgo de formación de coágulos. Así como en eficaz laxante.

Manzana: posee un carácter antioxidante y diurético; además de ser rica en fibra.

Tejocote: originario de México; el fruto, las hojas y  la corteza del árbol son utilizados en enfermedades respiratorias y digestivas.

Guayaba: tiene un importante contenido de vitamina C y favorece a la absorción de hierro proveniente de los alimentos.

Tamarindo: es usado en el tratamiento de la diabetes y el estreñimiento.

Flor de Jamaica:  tiene muchas propiedades como normalizar la presión alta; regular la actividad intestinal y renal, mejorar los dolores estomacales, controlar úlceras, además de poseer funciones cicatrizantes.

El ponche es una bebida tradicional y familiar, la pueden beber  chicos y grandes por su contenido frutal y su delicioso sabor; algunos prefieren añadirle el famoso piquete, que consiste en  agregarle ron o, como aún se acostumbra en muchos pueblos, con aguardiente.

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.