Lecciones de visualidad, belleza y mestizaje, cortesía de una fotógrafa oaxaqueña

Estos preciosos retratos celebran el mestizaje y le dan una vuelta crítica a una noción de belleza que ya no nos hace falta…

La fotografía –especialmente el retrato fotográfico– es un espacio colectivo. En su presencia comulgan el ojo espectador, el que enfoca y el que se permite ser parte del encuadre. Lo que se encuentra ahí, tal vez sin quererlo, es un cruce de miradas; una convergencia de formas de ver. Así lo entiende Citlali Fabián, una fantástica fotógrafa oaxaqueña.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaSin embargo, no siempre se asume de esta manera. La fotografía puede transformarse en una herramienta peligrosa. Pensemos que al fotógrafo le corresponde un poder sobre el objeto que captura; precisamente, porque se lo guarda para sí mismo, porque lo utiliza para sus fines privados y porque, desde el principio, él decide cómo encuadrar la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pensemos en todas esas imágenes que hacen posar a un sujeto indígena para representar “lo exótico”. El ojo que encuadra se concentra en rituales que le parecen espectaculares; en las diferencias con su propia cultura; en las “carencias” de la persona o comunidad a la que está fotografiando. En pocas palabras: se concentra o enfoca desde la extrañeza. Así, la foto genera una distancia, pues quien porta la cámara se elimina a sí mismo de la escena.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pero Citlali Fabián busca otra cosa. Particularmente con su serie Mestiza, en donde se dedicó a retratar a mujeres de su familia y a amigas, algunas de ellas yalaltecas (descendientes de la cultura zapoteca). A través de estas piezas, intenta explicitar lo colectivo en la imagen, haciendo que sus modelos se apoderen de la representación. Estas fotos no son para otros, son para una misma.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Así, cada una posó como quiso; se adornó cabellos y rostro como mejor le parecía, incluso se presentaron desnudas, aludiendo a la franqueza y al cariño que le tienen a su propia figura y a la de sus hermanas. El resultado es exquisito, en gran medida porque Citlali decidió utilizar las técnicas análogas y –y prácticamente alquímicas– de la fotografía del siglo XIX, que permitieron un acabado muy peculiar en la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaPero la elección no es sólo técnica, también profundamente simbólica, pues fueron estas mismas cámaras y revelados los utilizados por las primeras generaciones de antropólogos, quienes desde una injustificable posición pusieron a quienes llamaban indios frente a las cámaras, para examinarlos, como si fueran de otro mundo. La frase supersticiosa de la que muchos se ríen “no nos gusta que nos tomen fotos, porque nos roban el alma”, adquiere otro carácter aquí: cuando nos fotografían, cuando se adueñan de nuestra imagen, nos roban la posibilidad de ser representados de otras maneras y con otras intenciones; incluso nos roban la posibilidad de representarnos a nosotros mismos.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Este tema es especialmente delicado para Citlali Fabián y lo ve encarnado no sólo en el hecho de ser indígena, o de ser mestiza, también en el ser mujer y encarnar belleza. En diferentes momentos de su obra ha explorado cuestiones de identidad. Cuenta que fue alejada de su cultura que fue “deslenguada por mis propios padres en un intento por protegerme del estigma que mi color de piel no puede negar.”

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaY así, antes que arrancarse la piel, antes que entender sus orígenes como un estigma en el sentido negativo, se regocija en su propio mestizaje, lo comprende como un terreno de posibilidad. Mestiza le permite a ella y a sus “cómplices” (a las modelos), reapropiarse de sus representaciones, de la creación de su propia imagen “levantar la frente ante nuestro propio reflejo, mostrándonos lo mismo divinas que frágiles.” Además de devolverle potencia a la voz de su comunidad, la encuadra de tal manera que el espectador puede permitirse comprender a cada mujer retratada no desde ese extrañamiento que genera distancias, sino con la intriga deliciosa que nos sugiere la belleza.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaCitlali misma reconoce que su ejercicio podría parecer idealista, pero cada fotografía, cada honesta mirada es un llamado a que estas chicas, su comunidad y a que cada sujeto pueda ser visto desde un enfoque horizontal, con empatía. Y, como bien concluye, en el desafortunado panorama que nos envuelve, hace mucha, mucha falta.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Las imágenes de esta fotógrafa zapoteca celebran la resiliencia de su comunidad

“Soy de Yalálag” es un homenaje visual a la vibrante comunidad zapoteca de la Sierra Norte de Oaxaca.

“Soy de aquí”: tal vez una de las más complejas afirmaciones que uno puede hacer. Aunque la pertenencia sea ineludible, pues todos somos nativos de algún lado; comprometerse con un origen es intenso, es doloroso y, también un particular motivo de orgullo. 

Para muchos, el origen no tiene importancia; para otros, lo es todo. Pero para las comunidades indígenas del país, si no se defiende el origen, se pone en riesgo al territorio y, consecuentemente, la existencia de la cultura. 

Con eso en mente, la fotógrafa oaxaqueña Citlali Fabián, ejecutó el proyecto visual “Ben’n Yalhalhj/Soy de Yalálag”: una serie de imágenes que celebran la resiliencia de los pueblos yalaltecos.

Como sucede con muchas otras comunidades, los yalaltecos se han diseminado por otras partes del país y del mundo. La migración es un imperativo, cuando el esquema de vida te presiona como lo hace el modelo occidental que, desde la conquista, rige a grupos culturales completamente diferentes, sin considerar sus particularidades.

fotografa-zapoteca-oaxaquena-comunidades-oaxaca-yalaltecas

Pero el origen resiste a través de las costumbres, la fiesta, la música, la comida, la lengua, las creencias, los mitos y leyendas, la vestimenta y hasta la mirada. Con sutileza, eso es lo que documentan las imágenes de Citlali, algunas enmarcadas en Yalálag, Oaxaca, otras en la Ciudad de México y hasta en Los Ángeles. 

El proyecto comenzó como un ingenioso medio de comunicación entre Citlali y su abuela Chencha, hablante nativa del zapoteco. A falta de un idioma común (excepto por algunas escasas palabras en español), la visualidad entre ellas se fue tejiendo como un diálogo. 

En la exploración de la vida cotidiana de los yalaltecas, Citlali encontró nuevas formas de entenderse y abrazar la identidad de su abuela, su visión del mundo. En sus palabras (citadas aquí por el New York Times), es vital “poder hablar de uno mismo y ser vistos desde nuestras propias historias humanas” para poder ser comprendidos.

fotografa-zapoteca-oaxaquena-comunidades-oaxaca-yalaltecas

Y, dadas las circunstancias, somos muchos los que sospechamos —como esta fotógrafa— que solo el constante diálogo, uno a uno, nos va a permitir modificar la dolorosa y compleja configuración de nuestras sociedades. 

Mientras que las culturas no son estáticas —pues la dispersión y la migración (igual de personas, objetos e información) recomponen a las comunidades— es vital reencontrarnos con la propia tradición para entender por qué estamos leyendo el mundo de la forma en que lo hacemos. Y si alguien está dispuesto a escuchar nuestra historia y nosotros de ser recíprocos, poco a poco podríamos articularnos armoniosamente.

Dijo Citlali Fabián para el New York Times:

“La condición humana no se ve simplemente mirando. Tienes que tener paciencia y querer aprender más sobre otros.”

Descubre más sobre este proyecto aquí.

También en Más de México: Lecciones de visualidad, belleza y mestizaje, cortesía de una fotógrafa oaxaqueña

3 mexicanos en un importante festival de foto que celebra la visión latinoamericana (GALERÍA)

Las espectaculares fotografías de estos mexicanos narran para todo el mundo la experiencia de nuestro país con cariño, claridad y franqueza.

Para muchos, comprender la particular visión latinoamericana es casi imposible. 

Se trata de una región marcada por la diversidad cultural, una enorme riqueza natural y —tal vez como consecuencia— al mismo tiempo es un espacio con una larga historia de conquistas, territorios en disputa y que, constantemente, tiene que explicarse frente a las potencias occidentales.

México encarna esto y más. Sin embargo, son cada vez más las regiones en el mundo que están viviendo situaciones que se parecen o recuerdan a la experiencia latinoamericana. Esto probablemente se debe al aumento en los movimientos migratorios

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Así, ciudades como Nueva York, se han consolidado como capitales internacionales, multiétnicas que tienen que lidiar con los efectos —positivos y negativos; anímicos, simbólicos y materiales— de la migración. 

Pero, quienes quieran aproximarse a estos fenómenos, deben ser sumamente sensibles y buscar narraciones claras, francas y cariñosas que estén manifestando lo que significa para las subjetividades latinas cargar con este título en la contemporaneidad.

Con eso en mente se celebra en el Bronx Documentary Center el Festival Anual Latinoamericano de Foto que incluye obra de algunos de los más brillantes y premiados fotógrafos de Latinoamérica y el Caribe. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Este Festival busca generar diálogos en torno a la obra de “fotoperiodistas experimentados que adoptan un enfoque poético y subjetivo de los temas complejos que aquejan a la región [que habitan], como la violencia política, la crisis económica y la migración masiva.”  

Y como explica Cynthia Rivera, una de las curadoras del Festival en 2019, “A pesar de que es realmente intenso sacar estas fotos en la calle y en los espacios públicos, es un tema muy importante […]” y lo es, especialmente, porque muchos habitantes de ese y otros barrios de Nueva York son migrantes.

También en Más de México: “Tierra de Brujas” fotografías que capturan el misticismo mexicano por Maya Goded (FOTOS)

Los mexicanos en el Festival Anual Latinoamericano de Foto

Tres mexicanos se presentarán en este importante evento. Te invitamos a leer un poco sobre ellos y echarte un pequeño clavado en algunas de las piezas que estarán exhibiendo.

Tonatiuh Cabello Móran

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Originario de Ciudad Neza en el Estado México se ha especializado en fotografía de calle y proyectos de carácter documental, principalmente en la periferia de la CDMX. Uno de los temas que más le interesan (y que estará compartiendo en el Festival) es la relación de México con la religión católica. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Entre clichés, escenas absolutamente kitsch, apropiaciones mexicanizadas de los íconos judeocristianos y la enorme importancia de las fiestas (con comida, desechables, peregrinaciones, cohetes, alcohol), las imágenes de Tonatiuh Cabello son igualmente entrañables y sorprendentes.

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Tonatiuh Cabello Móran

Citlali Fabián

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Esta brillante fotógrafa oaxaqueña utiliza la imagen como una forma de comprender, cuestionar y reinterpretar su propia identidad, al retratar a otros. Su proyecto “Mestiza” celebra la belleza de las mujeres yalaltecas (grupo descendiente de la cultura zapoteca), pero sin folklorizarla. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Su obra, de hecho, deslegitima la práctica antropológica de fotografiar a las “tribus” que desde el siglo XIX ejecuta esta cuestionable disciplina. Por eso sus piezas son en blanco y negro y utiliza cámaras antiguas, así como técnicas de impresión de la época. 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Citlali Fabián

Yael Martinez 

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

El trabajo de este guerrerense es sublime, abrumador y, con un poco de contexto, desgarrador. Lo que él explora en sus poéticas imágenes es la forma en que la violencia social afecta el estrato más profundo de las comunidades que lo rodean.

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

Sus piezas describen, a través de ciertas presencias, la ausencia de quienes han muerto, han desaparecido o simplemente han abandonado a su familia y a la comunidad.  

fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez
fotografos-mexicanos-mejores-exponen-internacional-fotografas-mexico
Yael Martínez

También en Más de México: Elegantes fotografías de nuestra tierra, romántica y aleatoria (GALERÍA)

Ilustra tus oídos con esta increíble lista de músicos indígenas contemporáneos

Trascendiendo fronteras sonoras e imposiciones culturales, estos músicos ponen en alto sus lenguas y sus orígenes.

Tocar música es una práctica presente en todas las latitudes del planeta. Cada comunidad, no obstante, tiene sus propios ritmos, patrones y sonidos predilectos, mismos que suelen ser un reflejo de sus costumbres.

No obstante, la tradición ha tenido que sobrevivir a la modernidad utilizando otros estilos musicales, pero lo más importante es que no han perdido su esencia. Y así, inevitablemente, la música regional termina por convertirse en un interesante collage sonoro con multiplicidades de todo tipo, incluidas las étnicas. Por eso, actualmente muchos indígenas han fusionado sus lenguas y estilos musicales con aquellos estilos que les vienen de fuera, como el rap, el hip hop, y hasta el rock.

Interesantes experimentos surgen de este hilván de corrientes, y demuestran que no todo pasa por negar lo otro. Y justo eso han hecho los músicos indígenas en México, que hoy se pronuncian como una vanguardia de música popular alternativa.

Son estos músicos indígenas quienes dan vida al Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas, un evento que presenta el Museo Universitario del Chopo, en la Ciudad de México. En esta cuarta edición, “Estruendo Multilingüe”, participarán tres grupos y cuatro solistas provenientes de Sonora, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, e incluso de Guatemala y Canadá. Además de conciertos el museo del Chopo tiene preparadas algunas charlas y conversatorios, cuyos horarios puedes consultar aquí.

Por lo pronto, te compartimos una recopilación musical de los artistas que se han presentado y se presentarán en este festival, tu universo musical no será el mismo:

Akinisie Sivuarapik, Lisa-Louis Ittukallak y Sarah Surusillak

Zara Monrroy

Los cogelones

Tzutu Kan

Proceso colectivo Embera Bacata 2015

Y estos son algunos de los que han pasado por este festival:

 

Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas

Museo Universitario del Chopo
24 de noviembre, 13:00 hrs.
Entrada libre

*Fotografía principal: Vayijel