12 artistas mexicanos que se han inspirado en sus raíces culturales

La mexicanidad se mantiene más allá de la moda, por que ahí, en su maravillosa riqueza, se encuentra un gran fuente inspiradora.

Recientemente, sabemos, se desató una especie de orgullo mexicano colectivo por las amenazas de Donald Trump. Esta cultura, sin embargo, es tan vasta, que no ha dejado de inspirar como fuente de creación a artistas, sobre todo desde inicios del siglo pasado.

En las últimas décadas, creativos de toda índole han persistido en la mexicanidad como musa, siempre ahí, efervescente a cada esquina de este país que son muchos a la vez. Presentamos ejemplos de estos creadores que han tomado México, no como un nacionalismo, sino más como una cultura a la que hay que mirar para seguir encontrando lo maravilloso de una historia que no termina de manifestarse hacia el futuro, pero desde la riqueza de su pasado.

Lila Downs

Esta oaxaqueña, hija de es hija de la cantante de cabaret Anita Sánchez, una mujer indígena mixteca, y de Allen Downs, un profesor de cinematografía estadounidense, se ha reapropiado de la mexicanidad como pocos artistas actuales. Ella misma es signo de mexicanidad, además de activista, apoyando causas imprescindibles como la soberanía alimentaria (sobre todo defendiendo las semillas de maíz criollo, o el cultivo sostenible de amaranto) también ha hecho interpretaciones musicales en lenguas como el mayapurépecha náhuatl, siendo, además, una férrea promotora de la música regional de Oaxaca. Con su primer disco famoso, La Sandunga, fusionó la música tradicional mexicana con ritmos tan disímiles como el jazz. blues y el bolero.

 

Mono Blanco

Esta agrupación de son jarocho, nacida en la Ciudad de México, ha reivindicado a nivel internacional, como ninguna otra propuesta, esta deliciosa música de la huasteca. Con ya 40 años de carrera. Todo inició entre los dos hermanos oriundos de Veracruz (por lo que llevan el jarocho en sus venas) José Ángel Gutiérrez Vázquez y Gilberto Gutiérrez iniciaron este legendario grupo cuando emigraron a la Ciudad de México .

Natalia Lafourcade

El año pasado cumplió 10 años de carrera. En el Auditorio Nacional lució ropa que aludía a la mexicanidad, y entró en escena un grupo jarocho. Desde los festejos por el bicentenario, junto con Denisse Gutiérrez, Alondra de la Parra, y Ely Guerra comenzó a incluir la mexicanidad en su música. En Mérida, por su parte, al lado de Alondra de la Parra, rindieron homenaje a los grandes compositores mexicanos. En 2012, también grabó el álbum Mujer Divina, en homenaje a Agustín Lara.

Ely Guerra

Esta compositora, generalmente ha cantado en español, haciendo énfasis en sus raíces en este sentido. En 2012 junto con Lafourcade y Denisse Gutiérrez homenajearon la mexicanidad. Y, en 2011, junto con Alondra de la Parra, grabaron Travieso Carmesí, con canciones como La Llorona, Júrame, o Cielito Lindo. En 2013 grabó El Quinto sol (en alusión al mito mexica de las eras).

Alondra de la Parra

Además de sus participaciones antes mencionadas, en 2011 grabó su gran homenaje a México, su disco Mi Alma Mexicana que a continuación compartimos.

Nortec Collective

Formado en la efusiva Tijuana en 1999. Como ningún otro proyecto, este llevó la música norteña, sinaloense o la tambora a una versión electrónica contemporánea, reivindicando la vanguardia experimental de México en el mundo.

 Abraham Cruz Villegas

Este artista mexicano está consagrado como uno de los favoritos a nivel global, ha sobresalido sobre todo por su obra llamada  Autoconstrucción, expuesta en lugares como el Tate de Londres. Toda esta obra está basada en el caos y belleza que representa la Ciudad de México y la reapropiación de sus materiales cotidianos.

Sanner y Neuzz

Ambos ilustradores y artistas callejeros, han llevado la mexicanidad a muchas ciudades del mundo. Inspirados en el México prehispánico, sus personajes son únicos y revalúan en el espacio público la estética y mitología de las entrañas de México.

artistas mexicanidad saner

Saner

neuzz artistas mexicanidad

Neuzz

Denisse Gutiérrez

Esta cantante soprano participó también junto con Ely Guerra, Natalia Lafourcade y Alondra de la Parra en los festejos mexicanos del bicentenario. Como parte de su trabajo independiente ha grabado, muy a su armónico estilo, canciones como Solamente una vez, Cielito Lindo, La Zandunga, Bésame Mucho, etc.

Javier Senosiain

Este arquitecto ha desarrollado una arquitectura conocida como orgánica, que se adapta a la orografía del paisaje, y ha adecuado a sus formas parte de la mitología prehispánica, como su famoso Nido de Quetzalcoatl, un fantástico complejo arquitectónico en honor al dios bueno, la serpiente emplumada.

nido de quetzalcoatl javier senosiain 

Gabriel Dawe

Inspirado en el nierika, el portal de los wixárika a mundos divinos, y al Ojo de Dios, este mexicano ha formado hermosos e intrincadas figuras policromáticas hechas a base de hilos. Su obra, insinuantes vórtices hilados en hipnótica geometría, remite a la tradición del telar y los colores de la cultura mexicana.

Imágenes: 1) Daily Slandered; 3) nfgraphics.com; 4) Javier Senosiain

Lecciones de visualidad, belleza y mestizaje, cortesía de una fotógrafa oaxaqueña

Estos preciosos retratos celebran el mestizaje y le dan una vuelta crítica a una noción de belleza que ya no nos hace falta…

La fotografía –especialmente el retrato fotográfico– es un espacio colectivo. En su presencia comulgan el ojo espectador, el que enfoca y el que se permite ser parte del encuadre. Lo que se encuentra ahí, tal vez sin quererlo, es un cruce de miradas; una convergencia de formas de ver. Así lo entiende Citlali Fabián, una fantástica fotógrafa oaxaqueña.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaSin embargo, no siempre se asume de esta manera. La fotografía puede transformarse en una herramienta peligrosa. Pensemos que al fotógrafo le corresponde un poder sobre el objeto que captura; precisamente, porque se lo guarda para sí mismo, porque lo utiliza para sus fines privados y porque, desde el principio, él decide cómo encuadrar la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pensemos en todas esas imágenes que hacen posar a un sujeto indígena para representar “lo exótico”. El ojo que encuadra se concentra en rituales que le parecen espectaculares; en las diferencias con su propia cultura; en las “carencias” de la persona o comunidad a la que está fotografiando. En pocas palabras: se concentra o enfoca desde la extrañeza. Así, la foto genera una distancia, pues quien porta la cámara se elimina a sí mismo de la escena.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Pero Citlali Fabián busca otra cosa. Particularmente con su serie Mestiza, en donde se dedicó a retratar a mujeres de su familia y a amigas, algunas de ellas yalaltecas (descendientes de la cultura zapoteca). A través de estas piezas, intenta explicitar lo colectivo en la imagen, haciendo que sus modelos se apoderen de la representación. Estas fotos no son para otros, son para una misma.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Así, cada una posó como quiso; se adornó cabellos y rostro como mejor le parecía, incluso se presentaron desnudas, aludiendo a la franqueza y al cariño que le tienen a su propia figura y a la de sus hermanas. El resultado es exquisito, en gran medida porque Citlali decidió utilizar las técnicas análogas y –y prácticamente alquímicas– de la fotografía del siglo XIX, que permitieron un acabado muy peculiar en la imagen.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaPero la elección no es sólo técnica, también profundamente simbólica, pues fueron estas mismas cámaras y revelados los utilizados por las primeras generaciones de antropólogos, quienes desde una injustificable posición pusieron a quienes llamaban indios frente a las cámaras, para examinarlos, como si fueran de otro mundo. La frase supersticiosa de la que muchos se ríen “no nos gusta que nos tomen fotos, porque nos roban el alma”, adquiere otro carácter aquí: cuando nos fotografían, cuando se adueñan de nuestra imagen, nos roban la posibilidad de ser representados de otras maneras y con otras intenciones; incluso nos roban la posibilidad de representarnos a nosotros mismos.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Este tema es especialmente delicado para Citlali Fabián y lo ve encarnado no sólo en el hecho de ser indígena, o de ser mestiza, también en el ser mujer y encarnar belleza. En diferentes momentos de su obra ha explorado cuestiones de identidad. Cuenta que fue alejada de su cultura que fue “deslenguada por mis propios padres en un intento por protegerme del estigma que mi color de piel no puede negar.”

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaY así, antes que arrancarse la piel, antes que entender sus orígenes como un estigma en el sentido negativo, se regocija en su propio mestizaje, lo comprende como un terreno de posibilidad. Mestiza le permite a ella y a sus “cómplices” (a las modelos), reapropiarse de sus representaciones, de la creación de su propia imagen “levantar la frente ante nuestro propio reflejo, mostrándonos lo mismo divinas que frágiles.” Además de devolverle potencia a la voz de su comunidad, la encuadra de tal manera que el espectador puede permitirse comprender a cada mujer retratada no desde ese extrañamiento que genera distancias, sino con la intriga deliciosa que nos sugiere la belleza.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestizaCitlali misma reconoce que su ejercicio podría parecer idealista, pero cada fotografía, cada honesta mirada es un llamado a que estas chicas, su comunidad y a que cada sujeto pueda ser visto desde un enfoque horizontal, con empatía. Y, como bien concluye, en el desafortunado panorama que nos envuelve, hace mucha, mucha falta.

mexico-oaxaca-fotografia-fotografa-oaxaquena-indigena-zapoteca-mestiza

Ilustra tus oídos con esta increíble lista de músicos indígenas contemporáneos

Trascendiendo fronteras sonoras e imposiciones culturales, estos músicos ponen en alto sus lenguas y sus orígenes.

Tocar música es una práctica presente en todas las latitudes del planeta. Cada comunidad, no obstante, tiene sus propios ritmos, patrones y sonidos predilectos, mismos que suelen ser un reflejo de sus costumbres.

No obstante, la tradición ha tenido que sobrevivir a la modernidad utilizando otros estilos musicales, pero lo más importante es que no han perdido su esencia. Y así, inevitablemente, la música regional termina por convertirse en un interesante collage sonoro con multiplicidades de todo tipo, incluidas las étnicas. Por eso, actualmente muchos indígenas han fusionado sus lenguas y estilos musicales con aquellos estilos que les vienen de fuera, como el rap, el hip hop, y hasta el rock.

Interesantes experimentos surgen de este hilván de corrientes, y demuestran que no todo pasa por negar lo otro. Y justo eso han hecho los músicos indígenas en México, que hoy se pronuncian como una vanguardia de música popular alternativa.

Son estos músicos indígenas quienes dan vida al Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas, un evento que presenta el Museo Universitario del Chopo, en la Ciudad de México. En esta cuarta edición, “Estruendo Multilingüe”, participarán tres grupos y cuatro solistas provenientes de Sonora, Oaxaca, Chiapas, Estado de México, e incluso de Guatemala y Canadá. Además de conciertos el museo del Chopo tiene preparadas algunas charlas y conversatorios, cuyos horarios puedes consultar aquí.

Por lo pronto, te compartimos una recopilación musical de los artistas que se han presentado y se presentarán en este festival, tu universo musical no será el mismo:

Akinisie Sivuarapik, Lisa-Louis Ittukallak y Sarah Surusillak

Zara Monrroy

Los cogelones

Tzutu Kan

Proceso colectivo Embera Bacata 2015

Y estos son algunos de los que han pasado por este festival:

 

Festival Internacional de Músicas Indígenas Contemporáneas

Museo Universitario del Chopo
24 de noviembre, 13:00 hrs.
Entrada libre

*Fotografía principal: Vayijel

La mexicanidad en el nuevo álbum de Natalia Lafourcade

Musas suena a México, con intención explícita de por medio, una especie de homenaje.

Quería interpretar temas que pudieran resaltar lo bello y lo que amo de mi país, de mi gente, de su historia, de su música, y su folklore, de las cosas bonitas que tenemos, me conecté mucho.

Natalia Lafourcade

Hace unos años años, Natalia Lafourcade comenzó a coquetear con la mexicanidad y sus raíces en su música explícitamente, y lo hizo por medio del disco homenaje a Agustín Lara, de 2012, llamado Mujer Divina.

Siendo Veracruzana de corazón, en los últimos años con mayor ahínco ha manifestado la necesidad de sentir colectivamente todo lo bueno de México, lo que este país le ha dado al mundo desde su cultura, la cual no termina; se encuentra en construcción, y puede ser algo valiosísimo si uno voltea a enriquecerse no solo desde el folclor, también desde su profundidad y la filosofía hermosa que yace bajo muchas de sus manifestaciones.

Este 2017, lanzó un disco que reafirma su gusto y compromiso con la mexicanidad, desde un reconocimiento, una especie de homenaje. En 2016, completamente “a escondidas” de sus promotores musicales, e incluso amigos, comenzó a trabajar en Musas, un disco que honra a la mexicanidad, desde la música que nos une en un tipo de sentimiento, incluso hacia todo Latinoamérica.

Lafourcade dice que fue un capricho musical. En 2014 vio tocar a los Macorinos con Chavela Vargas y Eugenia León, y supo que haría algún proyecto con ellos, en algún momento. Finalmente, el 2016 fue el momento personal, y creó Musas.

El disco, en general, suena a boleros. A esa elegante melancolía que hace pensar no solo en el desamor, o el amor hecho realidad, sino en una especie de sentimiento hacia la tierra de uno, una especie de vínculo con ella. También suena en algunas canciones como Mi Tierra Veracruzana, al alegre y conmovedor Son Jarocho.

Musas suena a México, y no a uno que está de moda por algún tiempo, más bien a uno que se mantiene con un tipo de sentimiento, que conmueve, por que más allá de sus problemas, es una tierra irrepetible, que invita a quererla.

Puedes bajar el álbum completo, acá.

*Imagen: Sony Music Latin
Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Editora en jefe de +DeMx. Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )