Si consideras que eres bueno para regatear tienes que leer esto

El acto, muy mexicano por cierto, de negociar con labia el precio de un producto tiene sus consecuencias…

Tal vez lo más encantador de las artesanías mexicanas es que, invariablemente, te recuerdan a esta tierra. Aunque existen aquí una variedad inmensa de pequeños tesoros hechos a mano, hay algo (elusivo para quien pretende describirlo) que las agrupa, tal vez es el trato a los materiales o el abanico surreal de colores. No estamos seguros.

¿Será una sensación que traen consigo? como de casero o familiar. Esto último no es extraño, pues en las casas de los tíos, los abuelos y, para algunos suertudos, los padres, aún hay tejidos tradicionales, ollas de barro y alebrijes oaxaqueños decorando los rincones. Al mismo tiempo, las tradiciones artesanales continúan vigentes y no solo porque hay creadores fantásticos que construyen delicadamente piezas hermosas; también porque muchas comunidades viven de este tipo de producción.

mexico-artesanias-artesanos-comprar-regatear-consumo-justo-responsable

Y aunque el valor (material y simbólico) parece a veces haber disminuido, en realidad, para muchos sigue siendo inmenso. En esta falta de entendimiento cabe la práctica, muy mexicana por cierto, de negociar con labia e ingenio (a veces solo con rudeza) el precio de un producto. Extrañamente, este acto suele llevarse a cabo cuando se trata de comprar cosas hechas a mano (artesanías y alimentos hechos artesanalmente, por ejemplo) y no cuando hay un intermediario poderoso, estilo supermercado, de por medio. Pero regatear tiene feas consecuencias para los artesanos.

Lo que realmente sucede cuando regateas

El video de arriba muestra un “experimento social” realizado por el colectivo Mensajeros Urbanos. La idea es demostrar que hay una falta de conciencia tremenda sobre lo que implica el trabajo artesanal.

Cuando vemos un rebozo precioso, tal vez de lana de borrego y teñido a mano (típicos por ejemplo en Hueyapan, Morelos) y que está a la venta por 1000 pesos, si se nos hace caro en lugar de barato es porque no tenemos idea de lo que implica su existencia. Solo para producir uno de esos hay que trasquilar a los borregos; limpiar e hilar la lana; elaborar los pigmentos con frutas o plantas que fueron cosechadas a mano; teñir los hilos y tejer. Esto puede significar desde horas hasta meses de trabajo.

La idea de Mensajeros Urbanos es valuar las artesanías en horas, no en pesos. Así, los consumidores tienen que pensar en el precio justo para la dedicación y regatear, francamente, parece ya fuera de lugar. Según el blog de El País, Verne, y la Red de Artesanos y Productores “Manos Creativas”, el ejercicio de regatear le cuesta a los artesanos entre el 25 y 30% de la ganancia que normalmente deberían recibir, sin embargo, no pueden negar bajar el precio porque si no simplemente no venderían suficiente, ni siquiera lo necesario para cubrir el costo de las materias primas.

La delicia de regatear

mexico-artesanias-artesanos-comprar-regatear-consumo-justo-responsable

Por otro lado, regatear también tiene su chiste. Y por supuesto no queremos darle buenos argumentos a los mezquinos, pero curiosamente el regateo es una de las pocas entradas que existen entre quien compra y quien vende para entablar una conversación auténtica, con tensiones, negociaciones y algunas risas, si quien está regateando lo hace con estilo.

En este país segmentado, donde los artesanos suelen estar ligados a una esfera social muy determinada y lo mismo para quien consume artesanías, este contacto es muy necesario. Incluso se podría considerar una especie de frivolidad no echar un poco de labia en plena transacción comercial, y tratar al vendedor con mucha distancia. Además, si no conversas y solo sueltas el pago, pareciera que francamente ni valoras tu dinero, ni te preocupa la historia que podría traer consigo el producto e incluso quien lo vende. Si algo tiene de rico regatear es precisamente la oportunidad de conectar con una persona a quien tal vez considerabas distante, pero que puede enseñarte mil cosas y, por qué no, aprender de ti también.  

Por otro lado, si eres un experto en el estira y afloja conocido como regateo, por qué no jugar el juego y, cuando obtengas la simbólica victoria, que por cierto te permite conectar con otro, pagas al vendedor lo que el producto cuesta. El detalle sería precioso. Siempre y cuando te avientes a regatear con estilo.

También en Más de México: Lecciones de economía alternativa (cortesía de un artesano mexicano)

El comercio justo es entre dos

mexico-artesanias-artesanos-comprar-regatear-consumo-justo-responsable

Por último: tampoco se trata de que te vean cara de gringo. El comercio justo es también informarte y hacer valer tu compra. El regateo tal vez sea la variación gandalla de un ejercicio que sí es muy valioso: exigir derechos de consumidor. Siempre se vale preguntar por qué un producto cuesta, cuántas horas de trabajo implica, cómo está hecho, de qué materiales. A veces quienes venden no son directamente los productores y si tú decides amablemente no regatearles a ellos está bien, pero es posible que ellos se estén aprovechando de otra persona. Si sospechas, mejor no compres; si la procedencia de la artesanía o sus materiales no queda clara, busca a los artesanos que sí se permiten esa transparencia, porque las artesanías son joyas y sus creadores merecen que así se paguen.

*Imágenes: 1) Isabel Santoscoy/Modificada; 2 y4) Ian Benet; 3) José Rubio

Campesinos mexicanos: los guardianes de nuestro vínculo con la tierra

Hemos desplazado a la tierra de nuestro imaginario, pero ¿sabías que con lo que producen los campesinos mexicanos podríamos alimentar a la mitad del país?

La diversidad natural en México es enorme. Y también la cultural. ¿Has pensado en la posibilidad de que exista una relación entre ellas?

No podemos evitar cargar de significado lo que nos rodea y, en ese sentido, si tanta vida nos envuelve, estamos deliciosamente rodeados de simbolismo. Así, está claro: a la tierra mexicana no le debemos solo nuestra seguridad alimentaria, también nuestro abanico infinito de tradiciones y manifestaciones culturales.

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

¿Y quién resguarda este vínculo increíble entre los mexicanos y la tierra que habitan? Son los campesinos, los sujetos que se encargan de cultivar nuestra biodiversidad (y tal vez sin sospecharlo, también nuestra diversidad cultural).

Tenemos un vínculo indeleble con la tierra

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

Nuestro vínculo indeleble con la tierra es innegable sobre todo si pensamos, por ejemplo, que nuestra gastronomía es fundamental para la identidad. Y en México, evidentemente lo es. Si hay algo que compartimos (sin importar particularidades como la clase social, sexualidad, etnia, lengua y más) es el maíz. Y si le rascamos tantito, la otra cosa que compartimos es el chile y si le insistimos, tenemos al frijol.

Claro que en gustos se rompen géneros. Pero es claro que todos los mexicanos tenemos una conexión estrecha con los alimentos de nuestro campo. Y esa conexión, que para algunos es sagrada, para otros pasa desapercibida; pero está ahí, reuniéndonos discretamente.

Así, aunque hemos desplazado al campo del gran imaginario cotidiano y colectivo (especialmente desde los medios), los campesinos se resisten a desaparecer, porque, aunque no lo sepamos, seguimos invocando a estos guardianes.

También en Más de México: ¿Qué es el maíz nativo y por qué todos deberíamos estarlo consumiendo?

No solo protegen la conexión, también la diversidad biocultural

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

La milpa, el sistema ancestral de cultivo (y sin duda ecosistema ideal) también es una estrategia de resistencia que defiende la diversidad de lo que se siembra, frente a los esquemas de agricultura extensiva, de monocultivo y que utilizan semillas transgénicas.

En ese sentido, los campesinos mexicanos mantienen la diversidad genética de las plantas, especialmente del maíz. Además de sembrar comida, están secretamente encargados de evitar la desaparición de nuestras especies endémicas; un servicio por el que no les estamos agradeciendo suficiente.

¿Sabías que en México hay casi 60 variedades de maíz y que todas se la debemos a una tradición campesina milenaria que se ha encargado de cultivar, proteger y asegurar la variabilidad de la planta? Los campesinos conocen los procesos de la tierra, de las plantas, de los animales y los insectos y los traducen en ciclos de vida ligados a su propia existencia; desde la forma en la que organizan su día a día, hasta sus fiestas religiosas, comúnmente definidas por el calendario de siembra.

Olvidarse de la tierra es olvidarse del cuerpo

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

Por otro lado, nos estamos olvidando de la tierra. Se puede decir así, porque, en general, ya no aspiramos a ella; es decir, ya no añoramos trabajarla y son pocos los estímulos que nos invitan a volver a ella. Pero ¿has pensado que cuando te olvidas del campo, también te estás olvidando de tu cuerpo?

Podría parecer una asociación forzada, pero si dejas de pensar en cómo se está administrando y cuidando la tierra, dejas de enterarte sobre qué es realmente lo que estás comiendo, qué tipo de procesos (sociales, políticos, económicos y también agrícolas) dan lugar a tus alimentos. Al mismo tiempo, delegas el cuidado de tu vínculo con la tierra a otros que no reconoces. ¿Te imaginas, por ejemplo, un México sin tortillas? Por otro lado, ¿qué estás haciendo tú para cuidar el maíz?

Los campesinos son figuras que asociamos a clases sociales o a momentos de la historia determinados, que aislamos de la realidad colectiva, pero, la verdad es que, aunque pasen desapercibidos, ellos están haciendo por nosotros mucho más de lo que imaginas.

La realidad: los campesinos podrían alimentar a la mitad del país

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

Un estudio reciente de la CONABIO se dedicó a probar la importancia real del trabajo de los campesinos como productores de alimentos y también como guardianes de la biodiversidad, especialmente del maíz. Demostrando que la agricultura campesina podría alimentar a más o menos 54.7 millones de personas en México, el estudio define el trabajo de los campesinos como un componente vital para obtener seguridad alimentaria en el país.

Este reconocimiento simbólico, pero también económico y político, es urgente. Los consumidores tenemos que empezar a cuidar a nuestros campesinos, así como ellos nos cuidan a nosotros y a nuestra diversidad biológica y cultural.

mexico-campesinos-campo-agricultura-maiz-nativo

Para ayudarles, podemos empezar apoyando a los pequeños productores, comprando productos hechos con plantas nativas (como buenas tortillas hechas con maíces no transgénicos); podemos pensar nuestras dietas con base a lo que se produce de forma local, y, sobre todo, apoyar el comercio justo. Tenemos que remunerar a estos guardianes.

Por otro lado, el estudio de la CONABIO señala que otro riesgo es que “la población campesina está envejeciendo”, esto quiere decir que los campesinos son sujetos de generaciones anteriores y ya no hay jóvenes en el campo. Pero ¿sabías que tienes derecho a ser campesino? ¿Que podrías sembrar tus alimentos? ¿Que puedes hacerlo en pequeña escala, incluso en el más pequeño departamento? ¿Sabías que puedes tomar esa responsabilidad y convertirte también en guardian de lo diverso?

La tierra nos está llamando y ya no tan discretamente nos susurra: haz milpa.

También en Más de México: ¿Y tú comes la tortilla que crees que te mereces?

*Imágenes: 1) Tzitziki Talue; 2) Karla Zepeda; 3) No especificado; 4, 6 y 7) Redd+ México; 5) Juan Carlos Ibarra.

De la artesanía al arte: esta escuela está reinventando la cerámica mexicana

A través de una serie de talleres increíbles, la Escuela Nacional de Cerámica propone nuevas formas de comprender esta tradición artesanal.

Cuando pensamos en arte mexicano tradicional, es imposible no pensar en cerámica. Esta disciplina —que felizmente compartimos con muchos otros países es la base técnica para la creación de objetos icónicos de nuestra cultura.

Sin embargo, porque estos objetos aderezan nuestra cotidianidad, les quitamos peso y, en el mejor de los casos, los llamamos artesanías. En el peor, los consideramos simplemente utilitarios; nos olvidamos del trabajo que los hizo brotar en las manos de sus productores, y también que, de alguna manera, cada uno lleva impreso un “pedacito de alma”.

escuela-nacional-ceramica-talleres-arte-tecnicas-artistas

Pero la cerámica, como todas las disciplinas artesanales, es un asunto en el que hay que especializarse y en el que se vierten saberes, intenciones creativas y también la necesidad de materializar un diseño conceptual.

Mientras que es magnífico tener por utensilios objetos de cerámica (que aparentar ser sencillos y no nos remiten a la historia que les dio forma), al preguntarnos por la expresividad del artesano, del ceramista, nuestra cotidianidad se enriquece. En ese sentido, a nosotros nos toca reivindicar la apreciación por cada olla, comal, jarrón y maceta; y, a los artesanos, les toca descubrir su potencial en el trabajo de la materia.

Es así que la Escuela Nacional de Cerámica nos propone nuevas formas de comprender a estos objetos, a través de sus innovadores talleres. Este año la cerámica mexicana se reinventa en el intercambio de saberes con maestros que nos visitan desde Alemania, el país invitado por la Escuela. En ese país, como en México, la cerámica tiene una historia muy larga. Se piensa que la tradición se originó entre los años 700 y 400 a. De C. y las formas de conceptualizarla se han ido moviendo, junto a las nociones estéticas de cada época.

escuela-nacional-ceramica-talleres-arte-tecnicas-artistas

La intención de estos talleres es explorar la cerámica, como un espacio de reflexión personal, que juega con la noción utilitario y se concentra en supeditar las formas a las visiones de los creadores; la cerámica es, al fin y al cabo, una técnica artística.

La visión de los talleristas tiene mucho más que ver con la autoexploración y la experimentación; en ese sentido, esta serie de talleres es perfecta para los artesanos y ceramistas con trayectoria que, además de dedicarse a las ricas piezas tradicionales, quieren utilizar la técnica para expresarse.

Los talleres que ofrece esta escuela son intensivos y duran dos semanas. De esta manera no son sólo un momento de aprendizaje, son una auténtica experiencia de vida.

Sobre los talleres

Habrá tres maestros invitados, que impartirán sus talleres a lo largo del año. A continuación, te presentamos la información básica.

Taller de Katrin König

escuela-nacional-ceramica-talleres-arte-tecnicas-artistas

Esta artista afirma que la cerámica la hace pensar sobre su propio pasado. Considera que la arcilla es una forma de vida; un material con múltiples posibilidades. Y mientras que para algunos la cerámica podría relacionarse con una tradición conservadora, para König esta disciplina es un campo de deconstrucción, de rupturas, que permite ahondar en la propia personalidad. Ella dice que lo más le gusta de la arcilla es que es honesta.

Su experiencia como docente es larga, pues lleva más de 25 años dando clases y reinventando la cerámica junto a sus estudiantes. Actualmente trabaja con el European Ceramic Workcentre en Ámsterdam, uno de los referentes esenciales de este arte.

Este taller se llevará a cabo del 4 al 16 de junio.

Taller de Iris Schabert

escuela-nacional-ceramica-talleres-arte-tecnicas-artistas

Esta artista está especialmente interesada en las formas orgánicas de la naturaleza y estas son la base de sus proyectos. Su trabajo es muy experimental y busca generar acabados peculiares en su obra, a través de nuevas técnicas. Su intención central es inspirar a los alumnos para que ellos también encuentren las posibilidades de las formas vivas que los rodean.

El taller se llevará a cabo del 30 de agosto al 13 de septiembre.

Taller de Martin Goerg

escuela-nacional-ceramica-talleres-arte-tecnicas-artistas

Este premiado artista estudió en una de las escuelas más importantes de Alemania. El recipiente, en su obra es una metáfora, es un contenedor desde una visión escultórica. Le interesa la experimentación y la búsqueda de infinitas posibilidades a través de su especialidad: “saltglazing” o esmaltado con sal. Esta será la técnica que impartirá en su taller y es muy peculiar pues los resultados en la obra dependen de los vapores de la sal, el fuego y el aire. Así, la cerámica palpita junto a los elementos naturales que la componen.

El taller se llevará a cabo del 5 al 17 de noviembre.

¿Te interesa participar?

Los talleres intensivos proponen trabajar diariamente en la mañana y en la tarde, con una pausa entre ambos turnos.

Todos se llevarán a cabo en las instalaciones de la Escuela Nacional de Cerámica en Tapalpa, Jalisco.

El costo de cada taller incluye hospedaje para 15 días y 14 noches; 3 alimentos al día, y materiales. No incluye transporte y cada estudiante debe llevar sus herramientas personales. Si quieres inscribirte o saber más puedes llamar al 045 33 3968 1836 o enviar un mail  a relaciones.publicas@escuelanacionaldeceremica.org. Visita el sitio web de la escuela aquí y aprende sobre otras increíbles actividades en sus redes sociales.

Esto es todo lo que ocurre cuando consumes productos mexicanos en lugar de extranjeros

Comprar local, especialmente a pequeños productores, es una forma de reforzar la economía mexicana y reivindicar tradiciones.

La economía es una estructura comunitaria. Cada decisión que tomamos con respecto a nuestro consumo de bienes y servicios, afecta la manera en que nos desenvolvemos como colectividad.

Consumir productos mexicanos es una forma de reforzar la economía interna, pero ese no es el único beneficio ligado a esta decisión. Pongamos sobre la mesa el hecho de que las pequeñas y medianas empresas son la médula espinal de la economía local. En ese sentido, no se trata de que dejes de consumir productos importados por completo, en tu día a día puedes intercambiar casi todas las cosas por sus versiones hechas en México y por pequeños productores o productores artesanales.

comprar-local-hecho-en-mexico-productos-mexicanos-economia-local

La calidad de lo Hecho en México

Hay bienes y servicios mexicanos de muy buena calidad y cada vez hay más opciones ligadas al comercio justo y sustentable con el medio ambiente. Al elegir lo hecho en México, y sobretodo al privilegiar con tu consumo aquellos productos mexicanos de mayor calidad, estás impulsando el perfeccionamiento de la producción nacional: a fin de cuentas contamos con el talento y la calidad de insumos suficientes para producir cosas con los más altos estándares de calidad. Así, al elegir productos mexicanos antes que los extranjeros, estas activando un engranaje que tiene consecuencias en múltiples niveles.

comprar-local-hecho-en-mexico

Comprar local es definitivamente más sustentable.

1. Transportar bienes es una forma de producir emisiones de gases de efecto invernadero que puedes evitar.

2. Al comprar local estás apoyando el consumo de materias primas locales. Así no se benefician solamente los que te venden, también las comunidades que explotan sus propios recursos.

3. Cuando compras local es mucho más fácil rastrear la historia de lo que estás consumiendo y puedes asegurarte de consumir productos que utilicen materias orgánicas, obtenidas sin dañar al medio ambiente y sin aprovecharse de los trabajadores o los dueños de de esas materias primas.

El consumo consciente como herramienta de conservación natural y cultural

México posee una desbordante riqueza natural y cultural, lo que se traduce en una vasta diversidad de insumos y técnicas de producción. Al comprar lo hecho en México, en especial lo generado por pequeños productores, apoyase esta diversidad y promueves su conservación –tanto de insumos naturales como de técnicas tradicionales.  

Comprar local también es una forma de reivindicar tradiciones, creencias, símbolos y líneas culturales que se han estado abandonando para seguir la tendencia que dictan los mercados. Mientras que es muy relevante que al comprar local estás promoviendo una economía interna sólida, mucho menos vulnerable a las crisis, también estás reviviendo prácticas mexicanas que podrían estar al borde de desaparecer.

comprar-local-hecho-en-mexico-productosmexicanos-economia-local

Distribución de la riqueza

Al comprar local no sólo estás apoyando a las PYMES y a los pequeños productores. Esto facilita una mayor distribución de la riqueza lo cual a su vez permite que más mexicanos vivamos en mejores condiciones económicas. Cuando compras local y, como criterio complementario, cuando compras a productores pequeños y artesanales, estás apoyando el movimiento de distribución equitativa de la riqueza económica.

comprar-local-hecho-en-mexico

Una forma sencilla de empezar a consumir mexicano,

Asegúrate de que todo lo que comas sea producido en México y que, si te es posible, sostenga la vida digna de otros mexicanos, y no dañe al entorno. Te invitamos a que también dediques una buena porción de tu consumo de alimentos en el mercado o en puestos callejeros, a pequeños productores, artesanos, es una forma de apoyar la vuelta al campo y, por lo tanto, la autosuficiencia alimentaria. En México las sociedades que son agricultores de tradición están decayendo, pero no es difícil traerlas de vuelta.

 

 

 

*Imagen principal: Franco GDL – flickr / CC