Juego de pelota en la CDMX: retas prehispánicas para sublimar la violencia

El épico ritual resolvía conflictos cósmicos y terrenales; tal vez es necesario volver a jugarlo…

En un curioso giro histórico, ha vuelto el “juego de pelota”. Sí, el épico ritual prehispánico practicado ampliamente en distintas regiones del centro y sur del país desde 200 años antes de la conquista está teniendo una inesperada, pero tal vez necesaria, vuelta. Y es que según diversas fuentes antiguas (entre ellas el Popol Vuh) esta práctica no se trata sólo de mover y retar al cuerpo de quien la ejecuta, también de re-articular las tensiones del cosmos.

Así, en Azcapotzalco en la Ciudad de México, algunos miembros de la comunidad e instituciones de gobierno se organizaron para recuperar un basurero y replantearlo como espacio público. Decidieron convertirlo en una cancha urbana de juego de pelota, disponible, especialmente para los jóvenes habitantes de este municipio, uno muy afectado por la violencia social. En muchos sentidos, la idea del proyecto  —además de construir espacios para todos— es, precisamente, tejer un sentido comunitario entre jóvenes propensos a participar de la violencia. El juego de pelota, extrañamente, parece una solución perfecta.

mexico-juego-de-pelota-prehispanico-azcapotzalco-cdmx-moderno-contemporaneo

Como haciendo una invitación para conectar con el propio cuerpo, el acto implica llevarse a uno mismo a límites inesperados, porque, metidos en su papel, los jugadores de Azcapotzalco imitan muchas de las reglas tradicionales (que son duras). Para empezar, la pelota se bendice con copal y el ejercicio se musicaliza con instrumentos tradicionales. Por su parte, el juego es bajo pleno sol y los chicos van descalzos o en huaraches, vestidos apenas con una especie de taparrabos largo, con el torso descubierto. Los movimientos se limitan a golpes con cadera, codos y glúteos y la pelota, pesada y de hule, tiene que tocar o atravesar alguno de los aros laterales para hacerle sumar a cada equipo de 5 integrantes algunos puntos.

mexico-juego-de-pelota-prehispanico-azcapotzalco-cdmx-moderno-contemporaneo    

Tal vez la única regla que no se mantiene es la de los sacrificios. Nadie muere perdiendo en este juego de pelota citadino, pero sí se permite sublimar, a través del esfuerzo y el compromiso con el rito, un poco de furia, algunas pasiones efervescentes y también la violencia. Antes el juego de pelota servía en sustitución de la batalla, como medio para resolver disputas, especialmente territoriales. Quien perdía era sacrificado y quien ganaba obtenía gloria eterna.

mexico-juego-de-pelota-prehispanico-azcapotzalco-cdmx-moderno-contemporaneo

Cada detalle era (y es) simbólico. La cancha representaba el cielo y lugar donde se disputaban las fuerzas de la luz y la oscuridad; de distintas maneras, según distintas tradiciones, pero jugar siempre implicaba reorganizar esa tensión y quien lo hacía se estaba sometiendo a ser parte de esta “representación” que culminaba con un destino nuevo: el de la vida o la muerte. Y, a pesar, de que muchas de estas intensidades se han perdido y el sacrificio podría ser una sobre dramatización, el juego de pelota tiene cabida.

mexico-juego-de-pelota-prehispanico-azcapotzalco-cdmx-moderno-contemporaneo

Es posible que ejercicios como este, que parecen ahora inoperantes por ser antiguos, se guarden bondades para nosotros los contemporáneos. En el caso del juego de pelota tal vez porque urge disolver esta rabia que lleva a la violencia (y no sólo en Azcapotzalco) y porque se antoja a veces ser parte de un ritual, de un espacio abierto que nos sugiere un secreto: podemos jugar con las tensiones de nuestro micro cosmos, podríamos ser otra cosa.

También en Más de México: El juego de la pelota prehispánico VS el fútbol (Infográfico)

*Imágenes: Delegación Azcapotzalco, CDMX. 

Vive la vibrante temporada de carnavales en México: los 5 imperdibles

La temporada de carnavales en México está por comenzar; alista tus maletas y disfruta de las mejores fiestas y celebraciones en nuestro país.

Ya es tradición en muchas partes del mundo, como en México, celebrar la temporada que precede a la cuaresma con carnavales coloridos, vistosos y espectaculares. México se ha posicionado, en años recientes, como uno de los principales exponentes de esta maravillosa forma de celebración y desfogue. Su fama ha llegado hasta tal punto, que muchos turistas, tanto nacionales como extranjeros, se trasladan a varias locaciones en el país para pasársela de lo mejor y celebrar las tradiciones mexicanas.

Este 2020 no es la excepción. Los carnavales de este año prometen brindar una experiencia única a sus asistentes. Algunos ya empezaron y otros están por hacerlo, así que planea una escapada (o dos) de fin de semana y disfruta de la temporada de carnavales en México. A continuación, una lista de los mejores carnavales y sus respectivas fechas:

1. Carnaval de Mérida

carnavales-en-mexico
Imagen de: descubro.mx

La llamada “Ciudad Blanca” de Yucatán se pintará de colores a partir del 19 de febrero. Las calles de Mérida se llenarán de la alegría y el jolgorio de las comparsas, las cuáles amenizarán las veladas con baile, música, máscaras y antifaces. Sus plazas serán testigo de conciertos magníficos: se presentarán los mejores exponentes de la música latina. El acceso a la fiesta y los desfiles es gratuito.

Cuándo: del 19 al 26 de febrero.

2. Carnaval de Veracruz

carnavales-en-mexico
Imagen de: lasillarota.com

Este histórico carnaval es uno de los más emblemáticos de nuestro país. No por nada es el segundo más importante del mundo, después de Río de Janeiro: se le conoce como “el carnaval más alegre del mundo”. El primer desfile multitudinario dura alrededor de seis horas, y será sucedido por fiestas que no pararán en 5 días. La tradición dicta que este carnaval se empiece con la famosa Quema del Mal Humor, y concluya con el entierro de Juan Carnaval.

Cuándo: del 20 al 25 de febrero.

3. Carnaval de Mazatlán

carnavales-en-mexico
Imagen de: El Sol de Mazatlán

Este carnaval, con más de un siglo de historia a sus espaldas, se celebra durante los cinco días que preceden al Miércoles de Ceniza. El escenario festivo se monta sobre los Paseos de Olas Altas y Claussen, sendos lugares fotográficos. Su asistencia ha llegado a superar las 60 mil personas en un solo día. Así que, si tu ánimo de fiesta está al tope, Mazatlán es el lugar para ti. Como en Veracruz, se repite la Quema del Mal Humor, además de que se realiza un festival pirotécnico llamado el Combate Naval.

Cuándo: del 20 al 25 de febrero.

4. Carnaval de Campeche

carnavales-en-mexico
Imagen de: Hoy Los Ángeles

Los carros alegóricos que caracterizan a este carnaval no son los que le confirieron su fama histórica: antes, la gente solía bailar con una charola sobre sus cabezas, la cual tenía una cabeza de cochino encima. Afortunadamente, la Danza del Cochino ha evolucionado y ha sido reemplazada con otras festividades. Algunas de ellas son el Lunes de Mojadera y el Martes de Pintadera. En el primero, los niños se avientan globos con agua, mientras que, en el segundo, los vecinos se pintan entre sí con una vasta gama de colores.

Cuándo: del 13 al 25 de febrero.

5. Carnaval de Tepoztlán

carnavales-en-mexico
Imagen de: goapp.mx

El centro del país tampoco se queda atrás: una de las celebraciones más famosas del Estado de Morelos es el Carnaval de Tepoztlán. Esta fiesta tiene sus orígenes en el siglo XIX, y se ha mantenido con el paso de los años. Los famosos chinelos son la principal atracción de este carnaval. Se juntan en varias comparsas, las cuales representan a los barrios tradicionales del pueblo, y ofrecen un maravilloso espectáculo sonoro y visual en la plaza cívica. Podrás participar en el “brinco”, el baile típico de los chinelos.

Cuándo: del 22 al 25 de febrero.

¿Acaso necesitas más para convencerte? Invita a tus amigos y vive las fiestas mexicanas en grande con la temporada de carnavales en México. ¡Te esperamos!

Más excusas para irte de viaje: 10 sitios arqueológicos imperdibles en México.

*Imagen destacada de: Juan Carlos Piña

6 películas mexicanas entre las más esperadas del 2020

Óperas primas y cintas de directores galardonados; historias desgarradoras, catárticas, satíricas: estas películas mexicanas lo tienen todo.

La década pasada nos dejó grandes películas mexicanas. El cine nacional creció y se vio representado por largometrajes excelentes, con una gama de temas tan variados como bien trabajados. Cintas de ficción maravillosas, como La camarista, Roma o El vigilante, entre otras. Documentales devastadores y con atención hasta al más mínimo detalles: Hasta los Dientes, Tempestad y La Libertad del Diablo, por solo mencionar algunos.

Sin embargo, es tiempo de dar vuelta a la página e inaugurar un nuevo capítulo en la historia del séptimo arte en nuestro país. El inicio de la nueva década se ve muy prometedor; nuevos ojos y miradas experimentadas se juntan para ofrecer una cartelera digna de mención. Sin más, las 6 películas mexicanas más esperadas del 2020:

Los Lobos (Samuel Kishi)

Estreno: 30 de abril

Seis años después de su ópera prima, Somos Mari Prepa, la cual estuvo nominada al Ariel, Kishi nos convierte en viajeros junto a una madre y sus dos hijos, quienes emigran a Estados Unidos en busca de una mejor vida. La resiliencia, la esperanza y las ansias de vivir marcan cada momento de esta película. Los Lobos nos muestra que, incluso en las situaciones más oscuras, el espíritu humano siempre logra encontrar un fino haz de luz que lo empuja a seguir adelante y no rendirse.

Lo que Algunos Soñaron (Michel Franco)

Estreno: 26 de junio

peliculas-mexicanas
Imagen de: cinepremiere.com.mx

Otra visión desesperanzadora de la situación de nuestro país, pero ejecutada con una cinematografía impecable, que te obligará a reconocer la sutil belleza de su escenario distópico. Es el México actual llevado a su extremo, a sus límites inimaginables (pero cada vez más cercanos). La desigualdad y marginación tan características de México son palpables a través de la pantalla, y fungen como una advertencia para alejarnos del deplorable camino que estamos transitando. Cabe destacar que esta película tiene la oportunidad de debutar en Cannes.

Blanco de Verano (Rodrigo Ruiz Patterson)

Estreno por confirmar.

peliculas-mexicanas
Imagen de: sundance.org

La dieciseisava producción del programa de óperas primas del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) retrata el difícil viaje de la infancia a la madurez. Todos los elementos que irrumpen en nuestra burbuja infantil y nos muestran atisbos, a veces desgarradores, de la realidad, están ahí. Esta película estilo “coming of age” tiene cosas con las que todos nos podemos identificar. Además, es una de las cintas seleccionadas para representar a México en la edición 2020 del Festival Sundance.

El Camino del Sol (Claudia Sainte-Luce)

Estreno por confirmar.

peliculas-mexicanas
filmaffinity.com

La maravillosa cineasta Claudia Sainte-Luce, directora de obras maestras como Los Insólitos Peces Gato y La Caja Vacía, llega con su tercer largometraje, el cual ofrece una visión muy personal e impactante de la situación de los desaparecidos en México. Después de que Christian es secuestrado a las afueras de su casa, con apenas siete años de edad, su madre comienza una búsqueda implacable, ante la indiferencia de las autoridades. Esta historia, que te estrujará el corazón, retrata a la perfección el viacrucis que viven los familiares de aquellos que se llevaron.

Noche de fuego (Tatiana Huezo)

Estreno por confirmar.

peliculas-mexicanas
Imagen de: latempestad.mx

Tatiana Huezo regresa a la gran pantalla después de ganar el Ariel a Mejor Dirección con su documental Tempestad. A pesar de adentrarse en la ficción, la historia de su segundo largometraje se siente tan cruda, tan cercana, que supera la realidad. Una niña de seis años intenta hacerse pasar por niño, para escapar la violencia que la acecha a cada momento. Otro punto de vista muy particular, pero igual de impactante, de los horribles eventos que acontecen en nuestro país. Esta cinta podría estrenarse en la Berlinale 2020, donde también debutó Tempestad

Sin Señas Particulares (Fernanda Valadez)

Estreno por confirmar.

¿Listo para que tu corazón se estruje una vez más? La última película de nuestra lista es otra de incertidumbre y desesperanza, pero contrastada por el compañerismo y la compasión de los que puede llegar a ser capaz el ser humano: las dos caras de una moneda. Los desaparecidos de México vuelven a ser la historia de fondo. En esta ocasión, Magdalena emprende la desgarradora búsqueda de su hijo, perdido en el camino rumbo a la frontera con Estados Unidos. Miguel, un joven que fue deportado del país al que todos intentan llegar, se encuentra con ella y la acompaña en su travesía. Este largometraje también forma parte de la selección oficial de Sundance 2020.

Así termina la lista de las 6 películas mexicanas más esperadas del 2020. La temática se repite, pero no hay cómo evitarla: la situación de México trasciende todas las profesiones y expresiones artísticas; es la realidad en que vivimos; tal vez retratarla nos ayude a trascenderla.

También en Más de México: mexicanos crean una piel sintética de nopal que impone tendencia.

*Imagen destacada de: sundance.org

Las increíbles fotos de esta danza veracruzana delatan nuestro indeleble mestizaje

Como otras tradiciones mexicanas, la danza de los payasos hace que nuestro país raye en el realismo mágico…

Entre nuestras más extrañas tradiciones, la danza veracruzana de los payasos, brilla por su colorido que, de plano, raya preciosamente en el realismo mágico.

En las fiestas religiosas de Coatepec y Xico (pueblos de Veracruz), hombres, mujeres y niños se disfrazan con hermosas máscaras que recuerdan el maquillaje de los antiguos payasos europeos. Los vestuarios son de brillantes colores, con telas estampadas de flores y enormes sombreros puntiagudos de cartón.

Los payasos se reúnen en grupos llamados cuadrillas y juntos salen a las calles a bailar al ritmo cadencioso de un son jarocho con tintes medievales. Son, tal vez sin quererlo, testigos que delatan nuestro indeleble mestizaje y que inundan Veracruz de surrealismo.  

mexico-veracruz-tradiciones-extranas-curiosas-danzas-payasos-fotos

Del origen de esta curiosa danza no se sabe mucho, aunque para quienes la han retratado o se interesan por ella es evidente su naturaleza sincrética. El payaso, según el investigador veracruzano Obeth Colorado, podría ser un referente contemporáneo de los huezquixtles, personajes prehispánicos que equivalen a los bufones y juglares, son sujetos que divierten a la corte. Otro investigador local, Jesús Bonilla, piensa que los payasos entraron al imaginario veracruzano en el siglo XVI, cuando las órdenes religiosas realizaban puestas en escena para acercar a las comunidades a los principios católicos.

A los locales no parece preocuparles demasiado, para ellos el personaje es una manera de aproximarse a las fiestas espirituales, que de forma nada casual, suelen combinar creencias católicas e imágenes de vírgenes y santos con asuntos relacionados al calendario de siembra, al maíz y las deidades y sitios sagrados de sus antepasados indígenas.

La inexplicable figura, sin duda cautiva, por enigmática y peculiar. Tal vez por eso la fotógrafa argentina Luján Agusti no pudo evitar capturarla de tantas maneras. Sorprendida por la presencia casi omnisciente de la religión y lo espiritual en nuestro país, le ha dedicado mucho tiempo a la exploración de esta y otras tradiciones similares.

mexico-veracruz-tradiciones-extranas-curiosas-danzas-payasos-fotos

Por otro lado, a Agusti le resulta muy fuerte el contraste entre el brillo festivo y la ferviente participación de la población en los ritos religiosos y las vidas cotidianas de algunos pobladores, que, francamente, son muy complejas y se desarrollan en un entorno con problemas socio-políticos que muchas veces los sobrepasan.

mexico-veracruz-tradiciones-extranas-curiosas-danzas-payasos-fotos

Estamos de acuerdo con ella y decimos que lo espectacular de estos ritos no es solo la visión casi fantástica de los cientos de payasos ocupando las calles de Veracruz, sino la fuerte esencia comunitaria que emana de estas tradiciones. Por otro lado, en México la espiritualidad (y su aparición como religión) no es precisamente “el opio de los pueblos”, a menos que se entienda esta “droga” como una puerta a una dimensión de la realidad a la que otros no son tan sensibles.

También te podría interesar: Los matacueros: una fantástica tradición de Semana Santa con orígenes indígenas

*Imágenes: Luján Agusti