16 productos que despiertan la nostalgia de los mexicanos

Desde los amados Faros, hasta los queridos chicles Motita, estos productos dejaron huella en el imaginario mexicano.

La nostalgia es el dolor que nos convoca al regreso. Y se manifiesta de maneras, ciertamente, misteriosas. Casi siempre se aparece en los detalles, pequeñas cosas que nos recuerdan a tiempos en la vida, tal vez, más sencillos. Para los mexicanos hay algunos objetos, algunos sabores, sonidos, olores que, inmediatamente, nos hacen entrar en trance y nos llevan a este lugar querido.

Y es que a pesar de la inmensa diversidad que caracteriza a esta tierra, algunas cosas se encargan constantemente de reunirnos y nosotros, tan nostálgicos, no queremos olvidarlas, ni dejarlas atrás. A ver qué recuerdos te llevan de vuelta con estos 16 productos que sin falla despiertan la nostalgia mexicana.

Alitas

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

Se dice que estos cigarros eran la versión “económica” de los Alas; eran los clásicos para los campesinos y los obreros. Cuando se anunciaban estaban dirigidos siempre a los hombres, con pinta de rancheros, a los “trabajadores”, que los buscaban por su potente sabor.

Yoli

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

El delicioso refresco de limón es un auténtico clásico mexicano. Muchos lo probaron por primera vez en su lugar de origen: Guerrero. Ahí nació el querido Yoli, en 1918. Era un cosa realmente especial, porque antes no se encontraba fácil en otras partes del país y el sabor era incomparable. La clásica botella de vidrio fría, dejaba ver el líquido transparente y burbujeante que apaciguaba los calores de la Tierra Caliente.

Miguelitos

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

El clásico sobrecito que caía de las piñatas rotas. Algunos fingen no recordar, que se comían más de uno saliendo de la escuela. El Miguelito era pura estimulación al gusto: sal, azúcar y chile, colorante y nada más. Un auténtico “umami”: sabor absoluto. Solo de recordarlo se hace agua la boca.

También en Más de Mexico: Los dorilocos: su origen, recetas y curiosas metáforas

Avalanchas

Para los más grandes, además de Triciclos Apache, había Avalanchas. Un juguete extremo, que en estos tiempos se ve poco. El principio era sencillo: una tabla con cuatro ruedas dirigidas por un volante. La ejecución era escandalosa: había que tomar impulso, arriesgarse a chocar con personas, perros y automóviles y, por supuesto, soportar la posible caída.  

Choco-Milk

¿Será posible decir que todos los mexicanos, además de haber comido tortilla, han bebido Choco-Milk? Es el clásico del desayuno, con huevos estrellados o hot-cakes. Inolvidable, por supuesto, el personaje de la marca, Pancho Pantera, que antaño representaba a un joven campesino fortachón y ahora, en su versión contemporánea, es un deportista extremo (fenómeno, sin duda, digno de ser analizado).

Apache

Antes de tu bicicleta con rueditas, tuviste un triciclo Apache. Famosos por su durabilidad, fueron el vehículo de cientos de niños mexicanos que, un par de décadas después, los hacen durar en la memoria.

Mazapanes de La rosa

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

De adulto son, francamente, un gusto culposo. Cacahuate y azúcar, nada más. El dulce se fabricó primero en Jalisco, pero es un clásico de todo México y casi un arquetipo en el imaginario. El chiste es abrir delicadamente el plástico que envuelve al mazapán y extraer el dulce cuidadosamente y sin romperlo. Lograrlo es un milagro, aunque desmoronado no deja de ser delicioso.

También en Más de México: Delicioso catálogo de dulces tradicionales mexicanos

Faros

Estos cigarros originarios de Irapuato están volviendo a estar de moda y en todo este tiempo no han cambiado de estrategia. Si la gente los quiere es porque son de papel de arroz y porque su eslogan de siempre es que son naturales. Aunque antes eran apreciados también por las clases campesinas, ahora son vistos en manos de intelectuales y otros miembros de la clase media de la Ciudad de México.

Vocho

En México hay un romance imborrable con el Sedán de Volkswagen. El auto fue muy querido por su precio, funcionalidad, versatilidad y también por su curioso diseño. Era el básico de las familias mexicanas en las ciudades. Se le quiso tanto que, cuando se descontinuó, el último se fabricó en Puebla y una grande comitiva se despidió de él con mariachis.

También en Más de México: Sobre la curiosa infatuación que el mexicano ha tenido con los “vochos”

Chaparritas

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

Muy queridas por los mexicanos fueron estas botellitas de “refresco sin gas”. Originalmente se llamaba a esta bebida “El naranjo”, cuando salió a la venta en 1947; pero en la década de los 50 se les cambió el nombre a “Chaparritas” porque así les decían de cariño sus consumidores.   

Selz soda

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

¡Cómo olvidar estos dulces! Ahora son muy difíciles de conseguir, aunque siguen existiendo; pero el sabor y, sobre todo la experiencia, no se olvida. La idea era recrear la sensación de una soda en la boca y por eso los caramelos estaban carbonatados. Husmeando entre fiestas infantiles, tal vez tengas la fortuna de volverlos a encontrar.  

Chicles Motita

La sola mención de estos chicles pone nostálgicos a muchos. Y es que si algo corresponde a otros tiempos “más simples” son los motita. ¿Sabías que podías comprar 10 por un peso? Eran alargados y tenían sabores como plátano y tutti-frutti y ¿cómo olvidar sus fantásticos anuncios en televisión?

Dulces del maguito Sonric’s

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

El maguito Sonric’s es un personaje que aún tiene un lugar en el fondo de nuestras mentes. Y las cajitas de dulces eran, tal vez, la sorpresa más encantadora que se podía ofrecer a un niño. Era un paquete considerable con paletas, chiclosos y hasta un pequeño juguete que representaba a los personajes de las caricaturas populares del momento.

Lili Ledy

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

Tal vez no sabías que se llamaba así la marca responsable de esas figuras de plástico con las que prácticamente todos los mexicanos nacidos entre 970 y 1990 han jugado alguna vez. Los pequeños muñequitos y muñequitas representando a los personajes favoritos de cómics y caricaturas que acompañaban a los niños a todos lados nacieron en 1950, en la colonia Cuauhtémoc. Para los niños estaban los Aventureros de Acción y, para las niñas, Bárbara parlante (con un sistema de voz con patente mexicana), Señorita Lili y Lili Lagrimitas a quien corresponde el jingle: “Llora y llora y mueve sus manitas, sólo se contenta llevándola a pasear.”

Más de México: 9 muñecas artesanales que encantan de México

Lápices Mapita

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

Si no coloreaste tus mapas de México con lápices Mapita, probablemente, no hiciste la primaria en este país. ¿Hay que decir más? Estos colores eran la opción barata, de calidad considerable y disponible en prácticamente todas las papelerías. Si no los recuerdas, tal vez sea porque a ti te tocaron los lápices Blancanieves.

Cazares

mexico-productos-cosas-objetos-mexicanos-nostalgia-anuncios-antiguos-faros-apache

Las frituras de maíz con chile en polvo llevan mucho rato entre nosotros, pero forman parte de ese grupo de chatarras que se empiezan a olvidar cuando eres grande. Sin embargo, encontrarse con una bolsita solitaria en un puesto de periódicos es un llamado a volver al querido pasado. Nadie la desaprovecharía…

*Imágenes: 2) todocoleccion.net; 3) Museo del Objeto; 4) shop.latortilla.de; 5) udgtv.com; 6) Chaparritas El Naranjo; 7) alimentaciongastromundo.com; 8) taringa.net; 9) gamedots.mx; 10) Dixón; 11) eldeforma.com

Bandita chilanga: un curioso álbum de cosas que sólo pasan en la CDMX

No importa si la amas o la odias, no puedes negar que la Ciudad de México es un sitio incomparable…

La Ciudad de México siempre provoca sentimientos encontrados. Es difícil no mantener con ella una intensa relación amor-odio. Y es que no hay mejor síntesis de lo que es el territorio nacional, incluyendo majestuosos paisajes naturales, exquisita arquitectura, caóticos mercados llenos de expresiones culturales; pero también, sitios de dinámicas rudas y hasta violentas. Así, todo se junta indiscriminadamente en este pequeño gran territorio sobre-poblado y definitivamente ultra estimulado y estimulante.

Y tal vez sea eso: la Ciudad es inmensa, sobre todo por lo que demanda a sus habitantes, que, involuntariamente, se transforman después de unos años aquí (y no se hable de los que son nativos) en criaturas astutas, capaces de esquivar toda clase de peligros urbanos; sobrevivir al imparable hacinamiento de gente, coches y edificios, y con un estómago “de perro” que resiste toda clase de delicias callejeras.

Al mismo tiempo, la CDMX tiene un lado amable y bondadoso. No es nada más un ente que se atraganta con las delicias de “lo abarrotado”; también es francamente bellísima, con rincones elegantes y maravillosos y otros humildes, pero que refrescan la mirada y abrazan cariñosamente a quien los visita.

En esa mezcla que es inconfundible, los huecos, las grietas —cualquier desperfecto— se tapan con un humor tan incrustado en los “chilangos” que se hace presente en los actos más ínfimos, volviendo la cotidianidad un conjunto de auténticas curiosidades.

Por suerte a los chilangos estos detalles no se les escapan y así nació Bandita Chilanga, una cuenta de Instagram dedicada a coleccionarlos. Te dejamos por aquí algunas muestras del curioso álbum de cosas que sólo pasan en la CDMX. No importa si la amas o la odias, no puedes negar que esta Ciudad es un sitio incomparable.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

La #banditacholanga arrancando el día con toda la actitud en @mexicodf ♥️ #mexicodf #cdmx #chilango

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Un héroe en cada esquina en @mexicodf 📸: @abelardojeda ❤️ @centrohistorico #banditachilanga #mexicodf #cdmx #centrohistorico #streetartchilango

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

En @mexicodf hasta la poli disfruta las publicaciones de #banditachilanga 📷: @frederick.wonka feliz miércoles #mexicodf ✌🏼 #cdmx #chilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Desde el @centrohistorico de @mexicodf nuestro amigo @im_dlao nos regala esta postal chilanga ❤️🇲🇽✌🏼 #centrohistorico #mexicodf #cdmx #banditachilanga #chilango

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

En @mexicodf la #banditachilanga sabe como conquistarlas ❤️ 💐 😘 #cdmx #mexicodf #chilango #chingon #chido

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

@mexicodf Los dejamos con esta increíble imagen del fotógrafo documental @federicogama que lleva retratando mucho tiempo a la #banditachilanga ❤️ #mexicodf #cdmx #chilango #chingon #chido #mazahuacholoskatopunk

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Personajes del metro de @mexicodf por nuestro compi @covidmx ❤️ la mera #banditachilanga #cdmx #mexicodf #chilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Desde el @centrohistorico de @mexicodf nuestro compi @fotoflama nos regala esta imagen de dos hombres santos 😇 #banditachilanga #bandachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #chingon #centrohistorico

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

@mexicodf aguas con el agua mai 💦 ❤️🇲🇽 foto: @tonton45 #banditachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #chingon #chido

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

En @mexicodf No hay amor más sincero que el del chofer del Pesero 📸❤️: @oskarstyle #banditachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #chingon #amorchilango

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Feliz miércoles @mexicodf nuestro amigo @shark4chipdrink nos regala esta imagen del señor de los #tacosdebarbacoa #🌮 #banditachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Desde #Xochimilco @mexicodf nuestro amigo @rafa213 nos regala esta postal de la #bandachilanga remando las #trajineras ❤️ #amorchilango #mexicodf #cdmx #chilango #chingon #banditachilanga

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

@mexicodf el #amorchilango el más bello del mundo ❤️📸: @deividgg #bandachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Un clásico de @mexicodf los #mariachis dando #serenata ❤️📸: @tonton45 #bandachilanga #mexicodf #cdmx #chilango #amorchilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

4:20 en punto en el #metro de @mexicodf ❤️📸☘️ @0sva_ #420 #banditachilanga #chilango #chingon #canabis #subwaycreatures #mariguana

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

En @mexicodf la #banditachilanga sabe divertirse ❤️📸: @tonton45 #mexicodf #cdmx #mexicocity #chilango #chingon

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Feliz miércoles desde @mexicodf #banditachilanga @soyomarcabrera nos comparte esta imagen que es puro #amorchilango ❤️ #banditachilanga #cdmx #mexicodf #taquero #chilnago #chingon #centrohistorico

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Las estatuas cobran vida en el @centrohistorico de la #cdmx 📸: @ftstation ❤️ #mexicodf #centrohistorico #bandachilanga #torrelatinoamericana

Una publicación compartida de Bandita Chilanga 🤦‍♀️ (@bandita_chilanga) el

Identidad sí, nacionalismo no

La resaca de la globalización se manifiesta por dos vías: recolección con tu identidad cultural o exclusión nacionalista.

Lo que mueve a los mundos es la interacción de las diferencias, sus atracciones y rechazos.

La vida es pluralidad. La muerte es uniformidad. 

Al reprimir diferencias y peculiaridades, al eliminar diferentes culturas

y civilizaciones el progreso debilita la vida y fortalece la muerte, nos empobrece y mutila.

Cada visión del mundo que se extingue, cada cultura que desaparece, disminuye la posibilidad de vida.

Octavio Paz, 1950
, El Laberinto de la Soledad 

Hace un par de décadas la globalización tomó control del escenario y la vida de millones cambió. Seguimos apenas digiriendo las repercusiones sociales y culturales de esto. Pero en su momento era la única ruta posible al desarrollo y progreso, o al menos así lo promovieron quienes impusieron a toda costa esta vía. Incluso se acuñó un término, mediatizado y utilizado por sus promotores para desestimar cualquier postura en contra de esta inercia: globalifobia, y toda manifestación globalifóbica era asociada con un afán “antievolutivo”.

Si bien la globalización es un proceso que ha tenido distintos episodios a lo largo de la historia, su aceleración respondió a la necesidad de una agenda económica –que requería de un mercado globalizado para implementarse–. Sin embargo, durante esta aceleración dictada por un criterio comercial, se ignoraron las repercusiones culturales y sociales que un proceso así detonaría. Y probablemente hoy estemos enfrentando la resaca de esta omisión.

Autoconocimiento colectivo VS Globalización acelerada

Lo mismo que diversas tradiciones y corrientes de pensamiento ven en el autoconocimiento individual una herramienta imprescindible para el crecimiento de una persona, esta premisa también aplica, creo, para una sociedad. Es decir, es fundamental que como colectividad nos preocupemos por entender quiénes somos y, consecuentemente, de dónde venimos, para ser capaces de construir, con algo de claridad, un rumbo y poder participar en un intercambio cultural activo sin terminar perdiendo la brújula identitaria

Tras la aceleración de este proceso en las últimas dos o tres décadas, de pronto nos encontramos inmersos en un sentimiento de hastío y confusión que hoy se manifiesta principalmente a través de dos cauces antagonistas: un nacionalismo excluyente, que ve en los flujos migratorios una amenaza y condena la interculturalidad; y un movimiento que apuesta por la necesidad de refrescar nuestros cimientos culturales y contrarrestar la homogeneización de las sociedades contemporáneas de acuerdo con estrategias de mercado y alimentada por la gran maquinaria cultural.  

Nacionalismo anacrónico y excluyente

nacionalismo-globalizacion-brexit

En el primero de los casos, el nacionalismo excluyente, podríamos ubicar sucesos como el Brexit, votación mediante la cual el Reino Unido optó por abandonar la Unión Europea; o uno de los grandes recursos retóricos de Donald Trump –que por cierto significó el apoyo de muchos estadounidenses y contribuyó a que fuese elegido– que rechaza la migración y acusa en la interculturalidad una amenaza al bienestar de su pueblo. Además, vertientes nacionalistas en diversos lugares del mundo, por ejemplo Francia con Marine Le Pen, se han fortalecido gracias a este sentimiento colectivo e incluyen premisas racistas, xenófobas o que por lo menos abogan por una cerrazón cultural.

Reconexión con tu cultura

identidad-cultural-raices-mundo

Del otro lado del espectro, pero también consecuencia de esta resaca psicocultural, existe un creciente interés por reconectarnos con nuestras respectivas raíces y promover una comunión con nuestra identidad cultural. A diferencia del nacionalismo aquí no se condena la globalización, en cambio se enfatiza en el entendimiento de nuestros orígenes y diferenciadores, para luego poder participar en ese intercambio multicultural e incluso enriquecerlo. No es lo mismo asistir a la fiesta global sin saber quién eres que hacerlo teniendo en claro tus orígenes y con la intención de compartir estas particularidades con los demás.

En resonancia con esta segunda tendencia, en años recientes han nacido múltiples proyectos que invitan a las personas, y en particular a los jóvenes, a religarse a ese tesoro que históricamente les pertenecen: por ejemplo sus tradiciones, sus mitos y todos aquellos ingredientes que hacen de la suya una cultura única. En el caso de México, que es el escenario que circunstancialmente me tocó, he visto germinar proyectos como +DeMX , del cual soy partícipe, que apuntan precisamente a eso: refrescar los cimientos identitarios de su población para fomentar el autoconocimiento colectivo y, eventualmente, para aportar algo valioso, distinto, en el intercambio global. Además, vale la pena recordar que el acervo cultural de cada país termina siendo, como lo advierte el título que adjudica la UNESCO, un “patrimonio cultural de la humanidad”, que a fin de cuentas nos pertenece a todos.   

La verdadera fiesta intercultural

Una globalización cultural, lejos de la globalización económica o mercantil, implica un proceso de madurez en todos los involucrados. Esto si partimos de que no se trata de la dilución de diferenciadores y particularidades culturales –y menos a favor de una amalgama de estereotipos y cánones dictados por el marketing trasnacional o la fábrica cultural que hoy encarnan los grandes medios– sino del intercambio vivo y enriquecedor (incluso enloquecedor, vivo y caótico) de estos insumos entre personas alrededor del mundo.

Hoy tus raíces te llaman, y a todos nos conviene que todos atendamos ese llamado. Así, la globalización realmente será esa fiesta incluyente que alguna vez nos vendieron, y no un modelo económico para favorecer agendas poco humanas.

Identidad sí; nacionalismo no. 

* Este texto fue originalmente publicado en 2017, en Pijama Surf.

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.

A 208 años: ¿tú ya te independizaste?

¿Qué nos falta para ser “mexicanos libres”?

¡Viva México!

Año con año se siente más complejo el ejercicio de mantener activa la estructura de esa identidad que llamamos mexicana. Se mira no solo en la inminente caída de los mitos patrióticos, de los héroes y sus leyendas. También se aparece de manera sutil en la televisión y otros medios, donde ya asumimos abiertamente que México es diverso y que las diferencias son tantas que no podríamos conciliarlas; pero, al mismo tiempo, este es nuestro auténtico capital o en palabras más conocidas “nuestra riqueza”.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanosEn ese sentido, a 208 años del grito que inició (de acuerdo a los mitos desgastados) nuestra independencia, nuestro proceso para construir un país ¿qué nos falta para ser “mexicanos libres”? Si ya somos diversos, si ya nos asumimos como una multiplicidad ¿será que hemos entrado a un espacio auténticamente propio, donde podemos crear sin restricciones?

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

La evidencia parece señalar lo contrario. Especialmente las noticias sobre altos índices de violencia; las condiciones medioambientales bastante malas; la lucha estudiantil que en 2018 cumple 50 años sigue de alguna forma activa; los afectados por los sismos aún no ven soluciones claras; y tantas otras. Cada una de las posibilidades acalladas sugieren que aún no estamos “libres”, que no podemos hacer nuestro (de cada uno) el espacio habitado.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

También en Más de México: Ser humano es mexicano: la conclusión de un filósofo que exploró nuestra identidad

Pero ¿qué nos falta? Y, por otro lado ¿dónde estamos parados? Que nuestra diversidad esté siendo capitalizada es, en muchos sentidos, buena noticia. En primer lugar porque cuando cada uno de nosotros se apropie del mito que se nos viene (el de la diversidad, el del genuino mestizaje, ya voceado por marcas de todo tipo) podrá empezar a ser lo que se le antoje, sin dejar de sentirse parte de esta delimitación geográfica.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Por otro lado, aunque lo mexicano es diverso, no toda diversidad es mexicana. Esto quiere decir que hay una forma de hacer remezcla “muy nuestra”, que aunque no podemos terminar de describir —porque es tan nuestra que nos elude, se esconde en nuestros confines indefinibles— todos parecen reconocer. Pero hay que decirlo, si nos ponemos a buscar obsesivamente qué forma de mezclar es esta, qué forma de hacer es la nuestra, daremos con nuevos mitos; le haremos monumentos y le daremos nombres de calles; la escribiremos en los libros de historia, posiblemente asesinándola en nuestro afán de representarla y fijarla.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
¿Qué forma de remezcla es esta?

Para ser libres, habrá que suponer entonces, que los mexicanos no nos podemos dar por vencidos al encontrar respuestas, no nos podemos entregar a ninguna definición específica. Para ser libres nos toca asumir que siempre estamos siendo cuestionados; asumir que lo que somos se siente pero luego no se siente; se ama y también se odia; que simultáneamente nos posicionamos dentro y fuera, como narradores y personajes, ambos igualmente mexicanos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos
Nuestra identidad y lo que damos por sentado sobre el territorio se “glitchea” o deforma naturalmente entre huracanes, sismos, erupciones volcánicas… Pero aquí andamos.

Lo mexicano es entonces una pregunta abierta, una vida con puntos suspensivos: incompleta, indefinida, imperfecta. Y si eso nos duele, si eso nos cuesta, no nos quedemos quietos: hay mucho espacio por (re)articular en este México. Empecemos, pues, por asumirnos libres; por asumirnos parte de este proyecto abierto, pero recordar que los otros son libres con nosotros. En ese sentido nuestras violencias son innecesarias y nuestros odios son obstaculizantes, nuestra diversidad es una palanca, pero nuestra discriminación nos va a hundir juntos.

208-independencia-mexico-reflexion-identidad-historia-mexicanos

Después de tanta guerra, recordemos que nos podemos liberar de cualquier cosa, excepto tal vez, de la muerte y, curiosamente, tampoco de ser mexicanos, porque la nostalgia que arrastramos, el dolor que evadimos cuando nos queremos desligar del “proyecto”, lo compartimos con otros.

Ante todo México es una comunidad abierta; independiente, en un sentido estricto; libre de ser cualquier cosa, excepto de ser. Y así, México es pregunta eterna. Para decirse “mexicano independiente” habría que asumirse en esa duda.

¿Tú ya te independizaste?

*Imágenes: 1) Lorrata/Tumblr; 2) Encuesta Mundial de Valores; 3) veeseeare/Tumblr; 4 y 8) Atlas Subjetivo de México; 5) Crédito no especificado; 6) Oliver Terrones; 7)Félix Márquez/Premio Nacional Fotoperiodismo 2010.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.