Made in Mexico: la tijera que nos corta

Nos dimos un par de capítulos de la polémica serie de Netflix. Ahí te van nuestras conclusiones.

Made in Mexico, así, sin tilde, le pusieron al flamante reality-show de Netflix filmado en estas tierras y protagonizado por auténticos paisanos. Por ocho glamourosos capítulos, llenos de drama, restaurantes, fiestas, elegancia, ranchos y una que otra toma furtiva de las “señoras de la limpieza”, Pepe Díaz (empresario), Kitzia Mitre (diseñadora y descendiente directa de Moctezuma Ilhuicamina), Carlos Girón (actor), Columba Díaz (modelo); Chantal Trujillo (blogger de moda), Shanik Aspe (conductora de televisión), Hanna Jaff (filántropa) y Roby (hijo de la familia Checa, protagonista del drama central), nos regalan un destello de sus intensas vidas personales.

Desde que la serie fue anunciada ha generado fuertes y muy variadas críticas, especialmente porque pareciera pintarse desde una sola visión de un país evidentemente diverso: la de la clase alta (o privilegiada). Además, porque parece estar reforzando toda clase de estereotipos sobre este “estrato” socioeconómico, empezando por lo más superficial: el color de piel.

Por otro lado, hay muchos que defienden el planteamiento de Made in Mexico empezando por los sujetos que participan en el ejercicio del reality. Poco preocupados por la crítica de clase que está “rompiéndola” en Twitter, a los creadores y protagonistas les parecen que concentrarse en su blanco color de piel es innecesario y una pérdida de tiempo.

La serie tiene otras intenciones: presentando la vida de esos socialités se pretende una mirada a un México poco conocido, uno donde las cosas no están tan mal, donde la Ciudad es hermosa, la vida elegante y las personas creativas, despiertas, apasionadas, diferentes, exitosas. Contrario, por supuesto, a la versión folklórica o violenta nivel Quentin Tarantino que tienen los gringos.

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

Claro que todo esto está para cuestionarse. Nuestra primera pregunta es ¿quiénes son esos mexicanos diferentes? Y la otra si Made in Mexico es la forma en que estos sujetos están hechos ¿a qué tantos otros están excluyendo de su discurso? Podemos adelantarte que lo más injusto de esta serie, aunque suene extraño, es el título.

¿Cómo te pruebo que soy mexa?

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

El primer capítulo es una auténtica curiosidad, porque a los creadores al parecer les preocupa mucho poder probarnos a todos que los protagonistas, a pesar de ser “güeros”, son mexicanos. En gran medida la serie sí muestra las dificultades (o “agonía” dicen en el NYT) de tener ojos azules en este país de ojos negros. Pero, para contrarrestar su “extranjera” apariencia, cada uno nos cuenta sobre su linaje. Para probarnos que sí son mexas regalan argumentos increíbles (algunos rayan en lo risible) como que “los latinos tenemos sangre caliente” o “me he hecho análisis, soy 97% mexicana”; soy dramático y pasional como los mexicanos; “ser mexicano está… pta chingón” y, sin duda el más aparatoso: “soy descendiente directa de Moctezuma Ilhuicamina”.

De nuestro lado, no nos vamos a poner conservadores y decir que la descendencia de Moctezuma se vería más mexica (no azteca) hablando náhuatl y no inglés. La verdad es que tampoco nos queremos burlar de estos chicos y de sus vidas. Por otro lado, sí es relativamente preocupante la necesidad intensa de generar una identidad comprobable, de narrar de manera fija lo mexicano, de demostrar a partir de argumentos casi “científicos” que se es de aquí.

El problema con los reality-shows es el mismo que el problema de cualquier representación: asumen sus argumentos como una verdad en sí misma, determinada, no como una construcción constante, que no solo está abierta, sino que en cualquier momento se puede poner en cuestión y que en realidad, siempre se queda corta, porque lo que representa son cosas vivas.

El ser mexicano no debería definirse en esos términos, lo “made in Mexico” desborda toda representación. Nosotros no dudamos del “mestizaje” que conforma identitariamente a estos sujetos, pero nos preocupa la manera en la que acotan sus argumentos, como diciendo: somos incluso más mexicanos. ¿Se puede ser más o menos mexicano?

Asuntos de linaje

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

La serie se describe a sí misma así: “Made In Mexico sigue las vidas de nueve personajes de la alta sociedad, revelando las vidas imperfectas de la élite mexicana. Son apasionados, reales, a la moda y sofisticados, y saben cómo establecer tendencias en una de las ciudades más vibrantes del mundo, donde el apellido es su vínculo y el legado lo es todo.

Una aclaración, para quien no vive en México (y también para los que les haga falta): en este país el asunto del patrimonio es muy importante; sin embargo el apellido y los vínculos, solo significan tanto en esa esfera social. Lo mismo para el “legado”. Mientras que la serie nos quiere demostrar que estos jóvenes creativos no son solo sus apellidos, parece estar sugiriendo que es la falta de “legado” la que hace a ciertos sujetos “inferiores”.  

Un insulto sutil, que abre más la brecha “de clases” en este país y que además se fundamenta en argumentos muy vagos, pues las clases sociales bajas no lo son porque “no le chinguen”. En primer lugar, todos estamos construyendo legado, todos estamos dejando algo en quienes nos rodean. Y por otro lado, la desiguldad en este país tiene que ver con muchas, muchas variables: pero no hay que confundirse, los privilegios de algunas clases sí se fundan en las carencias de otras.

De influencers y otros males contemporáneos

Un asunto muy relevante en la serie es que estos chicos y chicas son “figuras públicas” y no solo eso, son de alguna manera, creadores de algunas de las tendencias de consumo en muchas áreas creativas y comerciales en México. Esto es interesante, porque habla más del grueso de la población que de los protagonistas de Made in Mexico.

Frente a este increíble contenido audiovisual, toca detenerse a preguntar ¿quiénes influencian la “esfera mexicana” (como la llaman en la serie)?, sobre todo ¿cómo lo hacen? Las redes sociales digitales están jugando un papel fuerte en ese sentido, son el espacio donde pareciera que de forma “democrática” elegimos a los sujetos que inventan nuestra forma de consumir. ¿Cómo? Dándoles like. Pero ¿hasta dónde vamos a permitir la influencia de estos generadores de tendencias?

Por otro lado, si se trata de definir lo que somos “como mexicanos”, ¿por quién nos vamos a dejar “influenciar”?

Como que en México hay muchas grietas ¿no?

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

😎🇲🇽

Una publicación compartida de Made In Mexico (@madeinmexico) el

Afortunadamente. Y son tan evidentes que hasta a los protagonistas de Made in Mexico las grietas los llevan inevitablemente a sacar conclusiones que los sobrepasan. Y esto nos pasa a todos. México es un auténtico caos. Pero tiene sus ventajas no definirlo, ni clavarse con representarlo o demostrarlo de una manera particular, precisamente para permitir que México mismo nos desborde, nos rompa, nos deje agrietados y nos muestre todos los días nuevas formas de ser y de estar en el mundo. Aquí no somos uno, no estamos “cortados con la misma tijera” y mucho menos somos esto, esto que llaman, muy injustamente “Hecho en México”.

Qué rico vivir aquí y que nunca se terminen las posibilidades. Y claro, está “padrísimo” hablar en México de algo que no sean narcos, pero ¿la respuesta es esto? Está bien. Es un México pequeño, es uno de los Méxicos, que por cierto, tampoco son dos. Acá creemos que hay un México por cada mexicano y que si de nosotros produjeran un reality-show nos tocaría aprovecharlo, sobre todo, para ser críticos de nosotros mismos y del sistema y definiciones que estamos perpetuando.

“Las Adelitas” es el equipo de básquetbol mexicano compuesto por puras guerreras de 65 o más

Estas mexicanas demostraron lo que se puede hacer con cariño y mucho esfuerzo (sin importar la edad que tengas). Y ahora son campeonas del mundo.

Hablamos poco sobre ser adulto de 65 o más. Pero nos encanta afirmar que nuestras abuelas y abuelos son sabios y nos han heredado mucho, como si fueran una entidad permanentemente atrapada en el pasado. 

Pero nos urge entender a los más grandes como miembros súper activos de la comunidad, de los que no solo podemos aprender —en presente— sino a los que podemos incluir en las partes más activas de la vida. Está claro que para seguir en esta vida se necesita mucha energía, creatividad y un poco de suerte y eso se nos puede pegar de esos que llamamos “adultos mayores”. 

Las que definitivamente contagian este vibrante espíritu son Las Adelitas, el equipo de maxi-baloncesto de Chihuahua que hoy pueden presumir haber ganado el Campeonato Mundial, recientemente celebrado en Finlandia. 

adelitas-basquetbol-mexicano-mexico-chihuahua-tercera-edad

Sí, a pesar de haber competido contra más de 200 equipos de todo el mundo, se coronaron en el primer lugar y junto a todas sus compañeras demostraron que, como ellas lo plantean “la edad es solo un número”. 

Aunque no se trata para nada de desestimar las intensas vivencias que tienen otras personas de la tercera edad (envejecer puede ser muy complicado), estas mujeres sin duda nos inspiran y nos regalan un panorama muy especial sobre lo que significa ser adulto mayor. 

Para 2015, el INEGI estimó que poco más del 7% de la población estaba compuesta por adultos de más de 60 años. Y la tendencia es que este porcentaje aumente. Y es que hay un montón de problemas relacionados con ser adulto mayor. Enfermedades, dependencia económica, discapacidades y también, la sensación constante de que uno ya no es “útil” o creativo; mientras que muchas familias aprovechan la presencia de los abuelos para que cuiden de la casa y los niños, definiendo por completo sus cotidianidades. 

adelitas-basquetbol-mexicano-mexico-chihuahua-tercera-edad

También en Más de México: El gol de esta futbolista mexicana ya es considerado uno de los mejores en la historia (VIDEO)

Pero Las Adelitas son unas guerreras y aunque llevan vidas similares a las de otros adultos mayores, han encontrado en este deporte la posibilidad de expresarse, llenarse de energía, mantener la fuerza física y un sentido precioso de comunidad y amistad. 

Algunas de ellas han sido deportistas de toda la vida, otras no tanto o tal vez no se habían acercado al básquetbol. Pero ya son amantes y profesionales de este deporte estratégico e intenso. 

adelitas-basquetbol-mexicano-mexico-chihuahua-tercera-edad

Y, como todos los equipos deportivos de México, tienen que lidiar con un montón de desajustes; particularmente de financiamientos y apoyos del Estado. Pero no se rinden. Siempre han encontrado la forma, inspirando a sus familias y a todos los que las siguen y admiran.

Y, aunque un equipo de basquétbol de la tercera edad nos pueda parecer muy curioso, hay pocas cosas tan inspiradores. Hay muchos jóvenes que nunca tienen ese nivel de contacto y control de su propio cuerpo; pero no se trata solo de eso. Se trata de un grupo de mujeres increíbles y guerreras, que aman lo que hacen. Eso ilumina todo el horizonte.

También en Más de México: Las abuelas tepoztecas que han defendido la naturaleza por años (VIDEO)

5 razones por las que Guillermo del Toro es uno de nuestros mexicanos favoritos

El cineasta mexicano nos está dando muchas buenas razones para estar orgullosos.

Guillermo del Toro, uno de los creadores audiovisuales más creativos y prolíficos de México y el mundo, nos está regalando muy buenas razones para estar orgullosos. El ganador de dos premios Oscar y un Globo de Oro ha enriquecido el imaginario con sus complejo monstruos y sus entrañables historias. 

Pero no solo se trata de eso, si del Toro se ha convertido en uno de nuestros mexicanos favoritos es por las cualidades que trascienden la creación cinematográfica; particularmente su amor por México y las múltiples formas en las que contribuye a mejorar el panorama para los creadores emergentes de este país.

Te contamos las cosas que hacen al cineasta jalisciense un mexicano que nos inspira. 

1: Su potente discurso sobre identidad y migración

guillermo-del-toro-premios-estrella-hollywood-migrantes-generosidad

Recientemente a Guillermo del Toro se le otorgó una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Orgulloso y con la bandera de México en la mano, el creativo recibió el reconocimiento en un contexto ultra escabroso: mientras esto sucedía, en El Paso (Texas) un acto de racismo y odio terminó con la vida de 22 personas (ocho de ellas mexicanas). 

Durante el homenaje, del Toro aprovechó para afirmar: “Yo soy inmigrante”. 

“Como mexicano, recibir esta estrella es un gesto y ningún gesto ahora mismo puede ser banal o simple. Es muy importante que esté sucediendo ahora mismo.”

Además no perdió la oportunidad de recordarnos que estas divisiones terribles que hacemos entre nosotros son “completas fantasías”, mientras que él “se encarga de los asuntos del alma, no la fantasía”, estos discursos están inventando un contexto que no es auténtico.

2: Que abraza su “rareza”

guillermo-del-toro-premios-estrella-hollywood-migrantes-generosidad

En el mismo discurso dijo:

“También deben saber que yo soy raro. Tenemos que ser raros, ir a lo profundo de nosotros. Si somos naturales y honestos con nuestras almas nos merecemos ser quien realmente somos”

Su lectura sobre la rareza es vital: se trata de la cualidad que nos hace únicos en el mundo, que refleja nuestra combinación particular de influencias culturales. Esa unicidad es nuestra potencia creativa. El tapatío sin duda sabe explotarla y nos inspira a nosotros a hacerlo también. Los mexicanos, en general, somos muy raros, y por eso nuestro horizonte creativo es infinito.

También en Más de México: Estos bocetos de Guillermo del Toro terminan por dar vida a sus míticos personajes (FOTOS)

3: Su definición de lo mexicano

Cuando Guillermo del Toro ganó el premio a Mejor Director en los Golden Globes por “La forma del agua”, una reportera le preguntó: 

“Usted tiene la habilidad de ver el lado oscuro de la naturaleza humana, la fantasía y el terror… pero también es una persona alegre y amorosa ¿Cómo encuentra ese balance?” 

Guillermo nos regaló una respuesta épica: “Porque soy mexicano.” Una frase contundente, clara y un buen punto de partida para discutir lo que realmente significa ser de aquí

Los mexicanos somos capaces de comulgar con los aspectos más oscuros de la existencia y reposicionarlos en el imaginario, de tal forma que se convierten en luminosidad (veáse lo que hacemos con la muerte). Y, al mismo tiempo, sabemos bien sobre el dolor más profundo, el miedo latente y los monstruos que habitan esta dimensión.

4: Su enorme generosidad

Del Toro también ha dado mucho de qué hablar por su enorme generosidad. En un momento donde los apoyos oficiales a deportistas, artistas y académicos mexicanos son inciertos (y confusos), Guillermo le ha entrado al quite. 

No solo con su beca Jenkins-del Toro y el apoyo que le ha prestado a distintos cineastas emergentes. En mayo de 2019, el cineasta le otorgó un apoyo al equipo de Olimpiadas de Matemáticas de la CDMX (les pagó los boletos de avión). Por cierto, el equipo se trajo de regreso 8 medallas.

También en 2019, del Toro apoyó a la selección femenil de hockey que estaba varada en un hotel en Japón por falta de recursos. Definitivamente necesitamos más gente como Guillermo (aunque tal vez en el sector público…).

5: Su particular “sencillez”

Con todo, Guillermo del Toro parece ser un tipo tranquilo, que entiende su posición pública como un medio para ayudar a otros y darle visibilidad a las causas que realmente importan, más allá de su propio punto de vista. Un ejemplo precioso de esta “sencillez” es la “entrevista exclusiva” que le hizo un pequeño reportero mexicano. 

Matías de 8 años, que administra el canal Tito MX de Youtube le realizó un par de curiosas preguntas al cineasta, quien respondió con absoluta naturalidad.

También en Más de México: Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

*Imagen destacada: Zatriel Madrid para +DMX

Este colectivo indígena produjo su propia conexión a internet

“Palabra al viento” es el servicio de internet diseñado y administrado por un colectivo indígena en Chiapas.

La conectividad es un asunto vital en nuestro tiempo. Sin embargo, en México el 34% de la población no tiene acceso a internet. 

Mientras que los investigadores que presentaron el más reciente Estudio de Hábitos de Usuarios de Internet en México 2019 (desarrollado por Internet.mx) afirman que este sector “está compuesto por los grupos poblacionales cuya actividad depende en menor medida de la tecnología”, hay otra razón detrás de este hecho.

Como explica Mariano Gómez, maestro de primaria chiapaneco y miembro del colectivo tzeltal Ik’ta k’op (Palabra al viento) de Abasolo, a las comunidades de extrema pobreza se les niega el acceso a Internet porque prestarles el servicio no es remunerable para las empresas que lo proveen.

chiapas-acceso-tecnologia-comunicacion-internet-colectivo-red
Imagen: Colectivo “Palabra al viento”

Pero en muchos sentidos, Internet es una herramienta indispensable, particularmente para las minorías del país. Sin acceso a esta herramienta y a toda la información que se distribuye en ella, su participación social se minimiza. Sin Internet, en muchos casos, estas comunidades se quedan al margen de asuntos de derechos, política y defensa de territorio. 

Además, Internet permite flexibilizar y mejorar la eficiencia de procesos cotidianos: desde la educación, hasta el comercio (eliminando intermediarios), pasando por la simple comunicación entre amigos y familiares. Esto último es muy importante para las familias separadas por la migración a Estados Unidos. 

Con todo esto en mente Mariano Gómez inició en 2016 el colectivo Ik’ta k’op para producir su propia conexión a internet en Abasolo, Chiapas. En este estado solo el 16% de la población tiene acceso a la red. Su propuesta es accesible y solidaria. De hecho, las familias que no pueden pagar por el servicio lo intercambian por trabajo para el colectivo.

Pero no solo se trata de conectarse, sino de hacerlo en sus propios términos. En palabras del colectivo: “Más que un acceso a la comunicación e información, se busca apropiar la tecnología desde la cosmovisión indígena, ejerciendo nuestra libre autodeterminación en la generación de nuestros propios medios decidiendo comunitariamente en qué forma hacerlo.”

chiapas-acceso-tecnologia-comunicacion-internet-colectivo-red
Imagen: Colectivo “Palabra al viento”

Por eso, una de sus labores clave es generar contenido en su propia lengua, el tzeltal, para que los usuarios de su red puedan encontrar un gran acervo de buena información y entretenimiento que realmente les sea útil y resuene con su entorno. 

Además, son muy conscientes de que el “uso excesivo de las redes sociales” implica que sus datos personales sean almacenados, analizados y utilizados por grandes empresas que en muchos sentidos, los han dejado fuera de la ecuación. Por eso están generando alternativas. Sin duda este es un proyecto con el que hay que conectar y en la medida de lo posible, comenzar a replicar.

También en Más de México: Caminante rojo es la motoneta ecológica diseñada por un joven indígena (VIDEO)

*Imagen destacada: Ricardo Gómez Garrido