Made in Mexico: la tijera que nos corta

Nos dimos un par de capítulos de la polémica serie de Netflix. Ahí te van nuestras conclusiones.

Made in Mexico, así, sin tilde, le pusieron al flamante reality-show de Netflix filmado en estas tierras y protagonizado por auténticos paisanos. Por ocho glamourosos capítulos, llenos de drama, restaurantes, fiestas, elegancia, ranchos y una que otra toma furtiva de las “señoras de la limpieza”, Pepe Díaz (empresario), Kitzia Mitre (diseñadora y descendiente directa de Moctezuma Ilhuicamina), Carlos Girón (actor), Columba Díaz (modelo); Chantal Trujillo (blogger de moda), Shanik Aspe (conductora de televisión), Hanna Jaff (filántropa) y Roby (hijo de la familia Checa, protagonista del drama central), nos regalan un destello de sus intensas vidas personales.

Desde que la serie fue anunciada ha generado fuertes y muy variadas críticas, especialmente porque pareciera pintarse desde una sola visión de un país evidentemente diverso: la de la clase alta (o privilegiada). Además, porque parece estar reforzando toda clase de estereotipos sobre este “estrato” socioeconómico, empezando por lo más superficial: el color de piel.

Por otro lado, hay muchos que defienden el planteamiento de Made in Mexico empezando por los sujetos que participan en el ejercicio del reality. Poco preocupados por la crítica de clase que está “rompiéndola” en Twitter, a los creadores y protagonistas les parecen que concentrarse en su blanco color de piel es innecesario y una pérdida de tiempo.

La serie tiene otras intenciones: presentando la vida de esos socialités se pretende una mirada a un México poco conocido, uno donde las cosas no están tan mal, donde la Ciudad es hermosa, la vida elegante y las personas creativas, despiertas, apasionadas, diferentes, exitosas. Contrario, por supuesto, a la versión folklórica o violenta nivel Quentin Tarantino que tienen los gringos.

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

Claro que todo esto está para cuestionarse. Nuestra primera pregunta es ¿quiénes son esos mexicanos diferentes? Y la otra si Made in Mexico es la forma en que estos sujetos están hechos ¿a qué tantos otros están excluyendo de su discurso? Podemos adelantarte que lo más injusto de esta serie, aunque suene extraño, es el título.

¿Cómo te pruebo que soy mexa?

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

El primer capítulo es una auténtica curiosidad, porque a los creadores al parecer les preocupa mucho poder probarnos a todos que los protagonistas, a pesar de ser “güeros”, son mexicanos. En gran medida la serie sí muestra las dificultades (o “agonía” dicen en el NYT) de tener ojos azules en este país de ojos negros. Pero, para contrarrestar su “extranjera” apariencia, cada uno nos cuenta sobre su linaje. Para probarnos que sí son mexas regalan argumentos increíbles (algunos rayan en lo risible) como que “los latinos tenemos sangre caliente” o “me he hecho análisis, soy 97% mexicana”; soy dramático y pasional como los mexicanos; “ser mexicano está… pta chingón” y, sin duda el más aparatoso: “soy descendiente directa de Moctezuma Ilhuicamina”.

De nuestro lado, no nos vamos a poner conservadores y decir que la descendencia de Moctezuma se vería más mexica (no azteca) hablando náhuatl y no inglés. La verdad es que tampoco nos queremos burlar de estos chicos y de sus vidas. Por otro lado, sí es relativamente preocupante la necesidad intensa de generar una identidad comprobable, de narrar de manera fija lo mexicano, de demostrar a partir de argumentos casi “científicos” que se es de aquí.

El problema con los reality-shows es el mismo que el problema de cualquier representación: asumen sus argumentos como una verdad en sí misma, determinada, no como una construcción constante, que no solo está abierta, sino que en cualquier momento se puede poner en cuestión y que en realidad, siempre se queda corta, porque lo que representa son cosas vivas.

El ser mexicano no debería definirse en esos términos, lo “made in Mexico” desborda toda representación. Nosotros no dudamos del “mestizaje” que conforma identitariamente a estos sujetos, pero nos preocupa la manera en la que acotan sus argumentos, como diciendo: somos incluso más mexicanos. ¿Se puede ser más o menos mexicano?

Asuntos de linaje

made-in-mexico-netflix-serie-reality-show-polemica

La serie se describe a sí misma así: “Made In Mexico sigue las vidas de nueve personajes de la alta sociedad, revelando las vidas imperfectas de la élite mexicana. Son apasionados, reales, a la moda y sofisticados, y saben cómo establecer tendencias en una de las ciudades más vibrantes del mundo, donde el apellido es su vínculo y el legado lo es todo.

Una aclaración, para quien no vive en México (y también para los que les haga falta): en este país el asunto del patrimonio es muy importante; sin embargo el apellido y los vínculos, solo significan tanto en esa esfera social. Lo mismo para el “legado”. Mientras que la serie nos quiere demostrar que estos jóvenes creativos no son solo sus apellidos, parece estar sugiriendo que es la falta de “legado” la que hace a ciertos sujetos “inferiores”.  

Un insulto sutil, que abre más la brecha “de clases” en este país y que además se fundamenta en argumentos muy vagos, pues las clases sociales bajas no lo son porque “no le chinguen”. En primer lugar, todos estamos construyendo legado, todos estamos dejando algo en quienes nos rodean. Y por otro lado, la desiguldad en este país tiene que ver con muchas, muchas variables: pero no hay que confundirse, los privilegios de algunas clases sí se fundan en las carencias de otras.

De influencers y otros males contemporáneos

Un asunto muy relevante en la serie es que estos chicos y chicas son “figuras públicas” y no solo eso, son de alguna manera, creadores de algunas de las tendencias de consumo en muchas áreas creativas y comerciales en México. Esto es interesante, porque habla más del grueso de la población que de los protagonistas de Made in Mexico.

Frente a este increíble contenido audiovisual, toca detenerse a preguntar ¿quiénes influencian la “esfera mexicana” (como la llaman en la serie)?, sobre todo ¿cómo lo hacen? Las redes sociales digitales están jugando un papel fuerte en ese sentido, son el espacio donde pareciera que de forma “democrática” elegimos a los sujetos que inventan nuestra forma de consumir. ¿Cómo? Dándoles like. Pero ¿hasta dónde vamos a permitir la influencia de estos generadores de tendencias?

Por otro lado, si se trata de definir lo que somos “como mexicanos”, ¿por quién nos vamos a dejar “influenciar”?

Como que en México hay muchas grietas ¿no?

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

😎🇲🇽

Una publicación compartida de Made In Mexico (@madeinmexico) el

Afortunadamente. Y son tan evidentes que hasta a los protagonistas de Made in Mexico las grietas los llevan inevitablemente a sacar conclusiones que los sobrepasan. Y esto nos pasa a todos. México es un auténtico caos. Pero tiene sus ventajas no definirlo, ni clavarse con representarlo o demostrarlo de una manera particular, precisamente para permitir que México mismo nos desborde, nos rompa, nos deje agrietados y nos muestre todos los días nuevas formas de ser y de estar en el mundo. Aquí no somos uno, no estamos “cortados con la misma tijera” y mucho menos somos esto, esto que llaman, muy injustamente “Hecho en México”.

Qué rico vivir aquí y que nunca se terminen las posibilidades. Y claro, está “padrísimo” hablar en México de algo que no sean narcos, pero ¿la respuesta es esto? Está bien. Es un México pequeño, es uno de los Méxicos, que por cierto, tampoco son dos. Acá creemos que hay un México por cada mexicano y que si de nosotros produjeran un reality-show nos tocaría aprovecharlo, sobre todo, para ser críticos de nosotros mismos y del sistema y definiciones que estamos perpetuando.

Juega esta preciosa y divertida lotería en línea hecha por Google

Este hermoso homenaje interactivo a la clásica lotería mexicana es la forma perfecta de poner a prueba tu suerte.

La lotería mexicana es un juego fantástico. Cualquiera puede jugarlo, porque es increíblemente sencillo. Esa cualidad lo vuelve el pretexto perfecto para disolver la tensión en las reuniones familiares y para sentarse todos juntos a compartir gritos y risas. 

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

Casi todos tenemos recuerdos de la lotería mexicana y claro que son memorias entrañables. ¿Sería posible hacer un homenaje virtual de esta maravilla que le llegue, aunque sea, a los talones? Un grupo de ilustradores, diseñadores y programadores en Google acaban de lograrlo. Se trata de un “doodle” que funciona como hermoso homenaje interactivo al clásico juego de mesa mexicano. 

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

Y aunque nada como jugar con la familia, esta lotería en línea lleva la tradición a las generaciones jóvenes y a millones de personas en todo el mundo que no tenían idea de su existencia. 

También en Más de México: La lotería millenial (porque tal vez sea hora de reimaginar nuestra cultura)

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

Por sus reglas tan especiales, uno no tiene mucho control sobre las cartas y el tablero. Así, la lotería se trata menos de la estrategia y mucho más de la parafernalia. Los frijolitos, las cartas y sus diseños. Esto es lo realmente bonito del juego. Cada carta es una forma de conectar con la cultura mexicana y sus referentes. 

 

Las ilustraciones de la propuesta de Google, hechas por creadores mexicanos y binacionales (mexicoamericanos), son versiones frescas de los clásicos “arquetipos” de la lotería mexicana e incluyen cartas nuevas como “la concha”, “el guacamole”, “el ajolote” y “el elote” que son un guiño a las nuevas generaciones. 

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

La aplicación es “multi jugador”, así, juegues con conocidos o con jugadores aleatorios de cualquier parte del mundo, la lotería no pierde su esencia compartida. Es una propuesta muy linda que trae al presente un objeto clásico, sin perder de vista su profundo significado.

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

Tal vez lo mejor de la lotería mexicana es que sirve como analogía del funcionamiento de la vida misma, por ser un asunto de azar: a lo largo de la existencia, las cartas que se te presentan son inesperadas; tu suerte, impredecible. Lo único que realmente puedes hacer —sobre lo que sí tienes control— es tomar las oportunidades cuando se te aparecen; reaccionar rápido y, al final, agradecer si ganas o reír si pierdes.

loteria-mexicana-jugar-en-linea-doodle-google

Juégalo y compártelo aquí.

También en Más de México: Lotería viva: una celebración contemporánea de nuestra cultura popular

Las 5 revoluciones que atraviesan México hoy y a las que deberías unirte (VIDEO)

Elige tu causa, pero hazlo pronto: México te necesita.

México celebra 109 años de la Revolución. Hablamos de un movimiento que generó una auténtica sacudida ideológica, social, política, cultural y campesina. Las consecuencias de este movimiento, en muchos sentidos, aún están vigentes; en igual medida las positivas y las negativas. 

Por otro lado, el espíritu revolucionario —encarnado en nuestra contemporaneidad por las figuras mitificadas de Emiliano Zapata y Pancho Villa— aún vibra entre muchos de nosotros. Y no solo nos sirve como memoria histórica, también como inspiración. 

México nunca terminará de (re)evolucionar

Nuestro territorio está en permanente estado de efervescencia y probablemente nunca deje de transformarse; sin embargo, hay algunas causas muy urgentes que atraviesan al México contemporáneo y que tú también deberías tener en tu radar; no solo para estar bien informado, sino para unirte a la lucha. 

Estas son 5 revoluciones que hoy están activas en México

Estas son 5 revoluciones que hoy están activas en México

1: Rescate del maíz nativo

El maíz mexicano ha sido desplazado por maíces extranjeros (en muchos casos transgénicos). Esta terrible paradoja —pues el maíz es endémico de esta tierra— nos está costando la desaparición y desvalorización del sistema de cultivo milpa y también el desplazamiento económico y político del sector campesino. Firma aquí la petición para que la protección y reconocimiento de nuestro maíz sea ley. 

2: Defensa del territorio y los ecosistemas de México 

Nuestros ecosistemas están siendo explotados de formas muy lejanas al principio de “sustentabilidad”. Las comunidades que habitan nuestros bosques y selvas se han hecho responsables de cultivarlos y protegerlos. Pero en México ser defensor ambiental se ha convertido en una actividad de riesgo. Nuestra tierra pide a gritos que cambiemos nuestras formas de consumir y que aprendamos a respetarla. 

Te interesa: Estos son los 4 principales enemigos de los bosques en México

3: Comunidades contra el plagio

Este es solo uno de los cientos de problemas que las comunidades indígenas del país están enfrentando. El estado mexicano insiste en referirse a estos grupos como “nuestros indígenas”, generando una distancia terrible, que los hace parecer casi propiedad de los mexicanos y no sujetos por sí mismos. 

Pero los individuos que se identifican a sí mismos como indígenas tienen (o por lo menos deberían tener) acceso a los mismos derechos que cualquier otra persona. Esto involucra el respeto a su propiedad intelectual. 

Dado que los gobiernos no han logrado consolidar una figura que proteja la “propiedad intelectual colectiva”, manifiesta particularmente en los textiles tradicionales (que son propios de una comunidad, pero no de una persona), muchas compañías nacionales e internacionales aprovechan para robar diseños y técnicas, sin consecuencia alguna y sin pensar en remunerar a las comunidades. 

Si eres amante de las artesanías y los textiles tradicionales de estas comunidades, asegúrate de adquirirlos a través de prácticas de comercio justo y, de preferencia, sin intermediarios.

También en Más de México: 3 reflexiones en torno a la nueva (y ultra polémica) colección de Carolina Herrera

4: Rescate de las lenguas indígenas

En México aún hay 68 lenguas vivas, pero están en peligro. Aunque ¿te has preguntado cómo muere una lengua indígena? No se extinguen sin más: se trata de procesos sociales y políticos que suelen implicar violencia y prácticas muy injustas. Cuidar a las lenguas indígenas es parte del cuidado de estas comunidades. Y “cuidado” simplemente significa: asegurar que, como todos los demás, tengan derecho a la vida. 

También en Más de México: 3 acciones clave para salvar a las lenguas indígenas de México

5: Lucha de las mujeres por igualdad de derechos

Ser mujer en México es complejo: es peligroso, es desigual, es violento. Las mujeres están sometidas por una cultura anclada al machismo que ha permeado sus vidas por miles de años. Por otro lado, a estas alturas de nuestra historia, este machismo es una actitud que resta posibilidades a las relaciones que tejemos entre sujetos. Es urgente que las mujeres se sientan seguras en su propio cuerpo y en el territorio que este cuerpo habita.

También en Más de México: Ser mujer y mexicana: una breve reflexión colectiva

*Imagen destacada: Zatriel Madrid.

Adhara Pérez: la deslumbrante niña mexicana que está conmoviendo al mundo

Adhara Pérez tiene un coeficiente intelectual mayor al de Einstein o Stephen Hawking, está estudiando dos carreras, quiere ser astronauta y es una inspiración enorme, con apenas ocho años.

El mundo está fascinado con Adhara Pérez, una pequeña niña mexicana de ocho años con un coeficiente intelectual superior al de Albert Einstein y Stephen Hawking. ¿Y por qué no lo estaría? Su enorme capacidad le permite estar cursando dos carreras universitarias que terminará antes de cumplir 10 y es aspirante a ingresar a la Universidad de Arizona, donde podrá formarse para ser astronauta

Pero tal vez lo más conmovedor de esta niña, lo que realmente nos inspira es su enorme resiliencia y la forma tan sutil y preciosamente infantil en la que a lo largo de su corta historia, ha logrado ir hacia adelante. 

También en Más de México: El “niño genio” mexicano nos dejó una increíble reflexión sobre la educación

Adhara Pérez habita un universo propio

adhara-perez-nina-genio-mexicana-astronauta

Igual que otras grandes mentes de nuestra generación, Adhara tiene síndrome de Asperger, un “trastorno del desarrollo” que incluye, entre sus manifestaciones, la dificultad para establecer “relaciones sociales” —por lo menos como las hemos definimos coloquialmente hasta ahora— y la “preocupación inusual” con un un objeto o materia particular. 

Permitir que un niño o una persona con Asperger despliegue este interés, puede tener consecuencias muy interesantes, como en Adhara, que pronto podría convertirse en una renombrada científica mexicana. ¿Y el objeto en el que esta niña vierte toda su atención? Es el universo. Su mundo es el espacio. Y con toda la paciencia del mundo, ella quiere dedicarse a explorarlo.

adhara-perez-nina-genio-mexicana-astronauta

Y, al mismo tiempo, aunque sus aspiraciones parecen enormes y sus logros ponen en perspectiva lo que uno mismo ha construido con su energía y su tiempo —que, en comparación es bastante— Adhara es una niña. Es una niña excepcional, pero, como susurró su mamá (durante esta entrevista con Infobae) “es una persona muy humana”. Es tierna y juguetona y su forma sutil y preciosa de deslumbrar nos recuerda que definitivamente no hay una manera específica de aprehender el mundo.

Te puede interesar: Greta Thunberg podría convertirse en la persona más joven en recibir un Nobel de la Paz 

La educación en México no está preparada para admitir más de una forma de experimentar el universo

adhara-perez-nina-genio-mexicana-astronauta

“Mi planeta favorito es la Tierra”, declaró (en la entrevista citada) la alumna de Ingeniería industrial en matemáticas e Ingeniería en sistemas y hoy una de las 100 mujeres más poderosas de México, según Forbes. Y no es difícil comulgar con su idea: la Tierra le gusta porque es el sitio donde los humanos hemos germinado.

Pero su visión constantemente ha desbordado los esquemas sociales donde ella ha brotado, como flor en el pavimento. En México el sistema educativo tradicional no está preparado para recibir a una niña como Adhara; aunque especialistas como el Dr. Andrew Almazán estiman que en nuestro país hay alrededor de 1 millón de niños “sobredotados”, sensibles a la materia y humanidad con la que habitan, en un espectro ciertamente envidiable. 

Esta falta de programas particulares, que permitan la evolución personalizada, hace que muchas nuevas visiones de nuestro mundo se esfumen, opacadas por la falta de empatía y espacio. Por suerte Adhara Pérez tiene una familia igualmente sensible y su presencia nos ha conmovido a todos. Pronto nos verá desde lejos, cuando su sueño de ser astronauta en la NASA se concrete. 

Te puede interesar: Los libros favoritos de un genio: la literatura y la filosofía que Einstein leía

Imágenes: Juan Vicente Manrique/Infobae; excepto destacada: collage de Zatriel Madrid.