Los mexicanos amamos la cultura cada vez más (aquí los datos que lo demuestran)

Parece que en México somos adictos a nuestras expresiones simbólicas. ¿Tú también eres amante de la cultura local?

Para los que nos llamaron malinchistas; los que nos han tachado de “incultos”; para los que creen que en México no se producen cosas magníficas; que las artesanías están desapareciendo; que no hay buen cine, o que las fiestas populares están en absoluta decadencia: estos datos los van a dejar sin palabras.

Parece que, contrario a los prejuicios generalizados sobre nuestro consumo, México es adicto a su propia cultura; asunto que tiene ventajas y desventajas que deberían ser discutidas (porque siempre vale la pena cuestionarnos cuando estamos completamente seguros de nuestra identidad). Pero, por el momento, lo que sabemos es esto: en 2017 la cultura aportó 3.2% al PIB de México.

Entre los mexicanos, México está de moda

mexico-cultura-mexicana-consumo-cultural-economia-industrias-culturales-creativas-pib

Las razones concretas no las tenemos claras y, como siempre, todo son hipótesis, pero parece ser que los mexicanos estamos en un momento crucial hablando de la definición de nuestra identidad. Los contenidos virales, particularmente los memes, que nos distribuimos sistemáticamente, nos recordaron que nuestras formas de vida se manifiestan en pequeños detalles que sí compartimos con los demás. Y eso nos dio pie para volver a preguntarnos sobre esta identidad elusiva y demasiado compleja como una posible totalidad.

Así, no es raro que, por lo menos en la superficie más comercial, lo mexicano se esté poniendo de moda. El refinamiento y simultánea popularización entre las clases altas de nuestros platillos típicos, cortesía de los grandes restaurantes; la asimilación del “mestizo” como mexicano primordial entre las grandes marcas; la vuelta a nuestros ingredientes endémicos porque los gringos los calificaron de “superalimentos” y, otras manifestaciones como estas lo demuestran.

Con tanto acceso a la información, con tanto potencial para re-componer nuestros símbolos clásicos, la cultura mexicana está viendo un extraño renacimiento, del cual habrá que ver las consecuencias, pero, en el intermedio, urge experimentar y seguir consumiendola. Y eso es lo que estamos haciendo.

La producción está que arde (pero el consumo más)

mexico-cultura-mexicana-consumo-cultural-economia-industrias-culturales-creativas-pib

Según este artículo de El Economista, quien está financiando a la cultura en México son las familias mexicanas. El 80% del gasto en cultura lo hicieron ellos, haciendo que “el gasto total destinado al consumo final de bienes y servicios culturales ascendiera a 825,867 millones de pesos en el 2017.” ¿Y de eso cuánto pone el gobierno? Sólo el 9.7%, mientras que los turistas extranjeros nos dejaron el 4%. Sí, somos los mexicanos de a pie quienes estamos haciendo vibrar la cultura (en todos los sentidos posibles). Además los números están a la alza: entre 2016 y 2017 el gasto destinado por las familias aumentó un 6.7%, pero hay que saber que el gasto del gobierno bajó 0.3%.  

La producción de cultura está que arde (y evidentemente el consumo más). Ha sido tan grande que en 2017 los bienes y servicios culturales superaron el porcentaje del PIB aportado por la producción agrícola. ¿Y qué es lo que más se produce? cine; eventos culturales transmitidos en línea, radio y televisión y artesanías.

¿Y qué es lo que preferimos consumir? Pues a la oferta le corresponde la demanda. En primer lugar, cine (y cómo no, si el cine mexicano está cada día mejor) y la transmisión de eventos, artesanías (como textiles, cerámica, joyería y alimentos) y en tercer lugar la producción cultural local, hecha por nosotros mismos, que encuentra su máxima manifestación en las fiestas populares.

mexico-cultura-mexicana-consumo-cultural-economia-industrias-culturales-creativas-pib

¿En qué gastamos menos? En libros, periódicos y revistas; en espectáculos en vivo como teatro y danza; en las visitas a museos; en conciertos y visitas a las galerías. Estos datos son buenos para reflexionar: hay que volver a leer, hay que ir a escuchar música en vivo y hay que consumir arte de frente. Además de ser la forma básica de estimular su producción, también es una manera rica de exponernos a muchos más productos culturales y no quedarnos con los que ya nos satisfacen evidentemente.

mexico-cultura-mexicana-consumo-cultural-economia-industrias-culturales-creativas-pib

Es curioso, además, que lo que menos consumimos son actividades que incitan a más interacción social (exceptuando las fiestas populares, aunque, honestamente, muchas de estas tienen el alcohol a su favor), a la discusión, a mayor concentración y a alejarnos de la casa. Urge pensarlo: nuestro consumo cultural está a la alza y eso es fantástico; sin embargo, estamos siendo increíblemente auto-complacientes. Tomemos algunos riesgos y que, próximamente, los datos demuestren que estamos preparados para exponernos a nuestras exterioridades.

También en Más de México: 7 creativos mexicanos nos dicen qué es lo que se necesita para hacer vibrar nuestra industria cultural

*Imágenes: 1) Crédito no especificado; 2) Mourning Bliss/Flickr; 3) El Economista; 4) Carlos Jasso/Reuters; 5) Mexico.mx

Explosivo playlist: probadita de la nueva música mexicana

Refréscate con sonidos innovadores que, en lugar de reconstruir lo tradicional, quieren ponerlo en cuestión…

La música mexicana está viviendo un momento explosivo. Las nuevas plataformas de consumo permiten que toda clase de creadores se posicionen al alcance de un enorme abanico de escuchas. Esta conexión, inspira y propicia toda clase de remezclas, reinvenciones y colaboraciones fantásticas.

Así, lo que era tradicional (aunque se sigue produciendo y es bien apreciado) ahora es, en primer lugar, un punto de partida, no una meta y los músicos mexicanos de hoy están haciendo cosas muy frescas, que vale la pena descubrir, consumir y apoyar.

Por un lado, la escena se concentra mucho más en la experimentación y, en ese sentido, el lado conceptual de la música adquiere un lugar mucho más relevante que el comercial. En esta exploración, aunque se recuperan motivos de la música tradicional, no es tradición lo que quiere construir, sino cuestionamientos sobre la misma.

Por eso a los nuevos creadores no les da miedo hablar en otros idiomas; cantar en inglés o en francés, por ejemplo, pero también adoptar instrumentos, técnicas y géneros muy contemporáneos. Además, lo que están produciendo responde a un ritmo y estilo de vida especialmente complejos, enmarcados en el contexto de nuestro caótico y acelerado presente, por eso, hasta la propuesta más pop, le apuesta a un acabado más abstracto.

Otra cosa interesante de estos nuevos proyectos es que, al permitirse una buena dosis de innovación y reinvención de la tradición, juegan con la propia identidad, nacional, sexual, étnica y demás. Así, es posible que en esta música descubras algo completamente insospechado sobre ti mismo.

Te compartimos este explosivo playlist, una probadita de la nueva música mexicana.

También en Más de México: Cholula Dans Division, un proyecto musical que remixea en serio

Sonidos para perderte

Si te sientes reflexivo, meditativa, buscas una excusa para desconectarte del mundo que te rodea, déjate envolver por el trabajo de estos creadores experimentales. Gaspar Peralta construye catedrales sonoras; Cholula Dans Division hace sampleos ingeniosos; Tajak es un experimento con tintes de rock progresivo y Jadir Zárate produce seductores sonidos para sacudirte en lo más profundo.

Gaspar Peralta

Cholula Dans Division



Tajak

Jadir Zárate

Si te sientes alternativo…

Te dejamos una selección de indie pop y rock para una perfecta sesión creativa. The Plastics Revolution regala sonidos frescos y urbanos. Sailawway es una experiencia femenina y delicada. Young Tender recupera y reinventa lo mejor de la música ochentera. Wet Baes es un pop alternativo muy suave y agradable. La propuesta de Camila Fuchs es intensa y ácida.

The Plastics Revolution

Sailawway

Young Tender

Wet Baes

Camila Fuchs

Asuntos de identidad

Raperos de calidad, Third Root es uno de los pocos grupos de música contemporánea hablando de la ascendencia africana que permea a algunos pueblos de México (los afromexicanos), además, el trío habla también de su condición migrante. Por su parte, Manitas Nerviosas es artista de género no determinado y fluido, así, se permite también en la música, jugar con esa sensual cualidad de su identidad. El resultado sonoro es muy interesante.

Third Root

Manitas Nerviosas

Que suba la temperatura…

Claro que en México no podría faltar la música para bailar, y las propuestas contemporáneas logran remezclar los géneros tradicionales hasta llevarlos más allá de sus propios límites. Lo que te dejamos aquí son propuestas para que suba la temperatura, con danzas cadenciosas, intensas y sensuales. Al Mexican Institute of Sound, lo conoces: lleva en la escena un buen rato. Charles Ans es un hip-hop que la está rompiendo en popularidad. NurryDog tiene ganas de devolvernos al espíritu sonidero, a través de lo que se podría calificar de “dubstep”.

Mexican Institute of Sound

Charles Ans

NurryDog

¿Quieres jazz?

Un par de propuestas para los amantes del jazz. Troker, por supuesto, intenso, con tintes de rock, imperdible. Por otro lado, Ensamble Kafka, un proyecto precioso que analiza la música de la sierra oaxaqueña a través del complejo género musical.

Troker

Ensamble Kafka

¿O quieres hip-hop?

Speak es chicano y hace un hip-hop genial. The Guadaloops es un dedicado proyecto de hip-hop norteño, que cuida cada detalle y te lleva a disfrutar cada centímetro del tejido sonoro de sus complejas canciones.

Speak

The Guadaloops

También en Más de México: Gaspar Peralta: la música como manifestación de lo sagrado (ENTREVISTA)

¿Sabías que la CDMX es la ciudad con más usuarios de Spotify en el mundo?

Los chilangos están marcando tendencia en el mundo de la música, simplemente porque les encanta escucharla.

En México tenemos un “apetito insaciable” por las expresiones culturales. Por lo menos así lo define Spotify, pues resulta que nuestra capital es la ciudad con más usuarios de esta plataforma en el mundo. Así, los chilangos están marcando tendencia en el mundo de la música y simplemente porque les encanta escucharla.

Al mismo tiempo, nos estamos transformando en un boyante mercado que no solo escucha música en enormes cantidades, también produce una inmensa cantidad de datos sobre su consumo que le regalan a nuestros artistas favoritos pistas sobre cómo, cuándo, dónde y en qué escala abordarnos.

¿Y por qué consumimos tanto? Esa podría transformarse en una investigación bastante compleja, pero lo que sí sabemos es que Spotify nos tiene bien amarrados, sobre todo porque la experiencia de uso es extremadamente refinada y cada vez nos complace más. Las playlist hechas especialmente para cada usuario son un pequeño placer en el que muchos no dejamos de caer.

Tienes que conocer a Gaspar Peralta, músico de Tijuana nos regala una catedral sonora

Aunque hay quienes están preocupados por este hecho. Incluso piensan que los algoritmos responsables de regalarnos una experiencia personalizada, podrían estar transformándonos en sujetos perfectamente auto-complacientes, que por cierto, no tienen la oportunidad de descubrir nuevas formas de oír y hacer música.

Vale la pena reflexionarlo. Pero el asunto es que nuestra relación con la música, especialmente a través de Spotify, es tremenda y en su reporte más reciente, la plataforma nos ha dejado algunos datos interesantes:

  1. CDMX es la ciudad con más oyentes de Spotify en el mundo (más que Nueva York, París y otras grandes polis del mundo).
  2. Esto hará que cada vez nos visiten más artistas de corte internacional, porque al parecer solo la promesa de su presencia hace que nos interesemos en su obra. Por ejemplo, cuando iba a venir The Pixies a tocar al Zócalo, sus números de streaming en Spotify subieron 346%.
  3. O el hecho de que Gorillaz tiene 434,023 oyentes al mes y decidieron cerrar aquí su tour este año.
  4. Por otro lado, Spotify nos cuenta que en México nos gusta de todo. Claro que escuchamos banda y rancheras, pero también somos adictos al rock clásico, al rock alternativo, incluyendo, claro, a nuestros amados Beatles (que tienen 506,174 usuarios al mes) y, por supuesto, Queen, que revivió gracias a la nueva película biográfica sobre Freddie Mercury, (y tiene ahorita 1,278,133 oyentes mensuales).

Por otro lado ¿qué tanta música local estamos escuchando? De eso no hay reporte aún, pero Spotify te deja saber por medio de una aplicación. En septiembre (mes de las fiestas patrias) estrenaron MásMexa, que te permite descubrir qué porcentaje de la música que escuchas es producida por locales y para recomendarte más creaciones mexicanas, basada en tus preferencias. Vale la pena hacer el ejercicio y buscar música local que en serio te mueva el tapete y hacer que las tendencias le apunten también al circuito que ensamblan nuestros paisanos.

Te urge escuchar a Cholula Dans Division, un proyecto musical que remixea en serio

7 creativos mexicanos nos dicen qué es lo que se necesita para hacer vibrar nuestra industria cultural (ENTREVISTA)

En México tenemos todo para generar una industria cultural tremenda… Estos creativos nos dicen cómo aprovecharlo.

Por todos lados se escucha el eco de las llamadas industrias culturales y creativas y aunque estas representan poco más del 7% del PIB nacional, su potencial es muchísimo más grande. ¿Por qué no las estamos haciendo explotar?

Expertos y aficionados especulamos algo parecido: parece que el mercado de la cultura en México está dominado por productores que no son locales. Cuando se trata de música, películas, televisión, arte y demás, los consumidores mexicanos le apostamos particularmente al mercado extranjero (especialmente al gringo).

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas

Muchas veces la excusa es que los creadores mexicanos no son lo máximo. Nada tan equivocado: en México hay gente realmente increíble, haciendo cosas chingonsísimas, alimentados, además, por el fino y delicioso contexto cultural de uno de los países más diversos del planeta.

El problema es que no consumimos mexicano y nuestros creadores terminan haciendo productos complacientes, fáciles de consumir y sí, muy chafas. Nosotros queremos que nuestros creativos se coman al mundo, que sean infinitamente reconocidos por sus paisanos y, especialmente que puedan vivir de lo que aman, así, le pedimos consejos a algunos grandes de la escena cultural. Y vamos a compartirlos contigo. Toma nota.   

¿A quiénes entrevistamos?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas

Tuvimos la fortuna de asistir a Picnic Arts Media 2018, un congreso que reúne a creadores de México y el mundo para dialogar sobre sus formas de hacer y aconsejar a las nuevas generaciones sobre cómo vivir en (y del) el sector cultural y artístico.

Entre ellos estaban los chicos de AmoATO: Saraí Noguez, Melissa Falcon y Raymundo Botello, tres diseñadores industriales que llevan un curioso despacho que realiza fantásticas piezas con papel (algunas monumentales) y ha trabajado con grandes marcas locales e internacionales.

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Sego

Además, estaba presente Carlos Gutiérrez, director de Metacube, un estudio de animación y efectos visuales que crea increíbles contenidos comerciales y también creativos. De estos últimos el más destacado (y esperado) es, sin duda, “Día de muertos”, la película que con un refinado estilo de animación y una preciosa trama le hace honor a una de nuestras tradiciones más bellas en un formato muy especial (no, no es “Coco”: esta sí es mexicana).

Para representar al gremio de la foto, estaba Daniel Patlán, un genio de la cámara análoga y la experimentación, que se dedica a tomar impresionantes imágenes de los conciertos y festivales musicales más relevantes.

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Chicos de AmoATO

Otro grande es Gustavo Prado, maestro, curador, fotógrafo e investigador, muy reconocido por su libro “Mextilo” y por dirigir Trendo, un espacio que se dedica a dialogar, investigar, difundir y crear tendencias en nuestro país.

Del lado del arte urbano, conocimos al parsimonioso Sego, un artista dedicado a hacer gigantescos murales inspirados en la naturaleza mexicana, reformulando por completo la visión y los usos del espacio público, invitándonos a tomar distancia de lo que sucede, a repensarlo y hacer algo nuevo, algo más chido.

Como creativo mexicano ¿a qué tipo de retos te enfrentas?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Las chicas de AmoATO

Amoato: Nos platicaron que sus mayores retos son: la falta de apoyos y la falta de sinergía en una industria que necesita consolidarse mejor.

Carlos Gutiérrez: Lo que más le preocupa es la falta de entendimiento de la industria tradicional al sector creativo. Considera que esto nos lleva a una enorme falla del mercado, pues tenemos un mercado gigante en México, pero los creadores no tienen acceso a él. Estamos muy de acuerdo con él cuando nos dice que este problema solo se puede resolver con el diseño de políticas públicas que apoyen a los locales.

Somos ya muy buenos en muchos sectores industrializados, está muy claro el desarrollo económico de nuestro país y cómo está visualizado desde todas las instancias que tienen pertinencia… Tenemos un mercado gigante, pero no tenemos acceso a él… No hay un diseño de política pública que nos permita proteger a nuestros creadores… Generamos incentivos y fondos que funcionan como paliativos… Debemos generar más espacios en el mercado nacional. Es un asunto de agenda política pública.

Daniel Patlán: El fotógrafo nos platicó que el mayor problema son los presupuestos, que nunca son suficientes. Por otro lado, también le preocupan la competencia desleal y el miedo de los consumidores y clientes a lo arriesgado. Como él dice, en la foto y en general en la industria cultural, hay una guerra de discursos entre la vieja y nueva escuela, pero estas discusiones enriquecen al medio, no deberían minimizarlo.

Gustavo Prado: Como maestro, lo que más le preocupa es que los creadores no están vertidos en la creación, sino en “salvar al mundo” y se auto-limitan. El reto es ponerse a crear, dice, pasar de las intenciones a realmente ensamblar una industria.

Lo que tiene que hacer un creador es crear… El creador hace cosas, pero estas cosas las hace por una necesidad expresiva, o porque a través del diseño está resolviendo problemas de la función y si la función es estética, eso es suficiente… Hay muchos creadores que se empantanan en la innovación social y la ecología, en salvar al mundo pero no consolidan una industria cultural.

Sego: Para este artista, el reto son las constantes distracciones. Por otro lado, piensa que hay un conflicto fuerte entre el arte y la demanda, pues los consumidores no siempre entienden que hay “procesos que son más elaborados cuando la técnica de cada artista lo requiere”. Esto sin duda se refleja también en el trabajo artesanal, donde la gente piensa que el artesano es una máquina, y olvida que mucho del valor de un producto creativo es el tiempo invertido.

¿Qué le falta a la industria creativa en México para ser explosiva?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Carlos Gutiérrez

Amoato: Ellos encuentran dos cosas: oportunidades, porque talento no falta; además que las marcas entiendan el valor del diseño y el arte para potenciar sus negocios.

En México hay mucho talento y necesitamos abrirle la puerta… Las marcas necesitan darse cuenta del valor del diseño y el arte en sus ventas.

Carlos Gutiérrez: de nuevo, oportunidades y una estrategia clara.

Nos hace falta un posicionamiento claro y una visión estratégica como país para poder detonar. No nos hace falta dinero, ni capacitación, ni talento mexicano. Lo que hace falta en este ecosistema es poder sacar las propiedades (intelectuales) de cada artista y que resulte en un beneficio económico para que puedan continuar. En pocas palabras que les paguen por lo que hacen. 

Daniel Patlán: Él nos dice que confianza, venderse mejor, ser más profesional y también mucho más rigor y disciplina de parte de todos los agentes que participan de la industria cultural.

Gustavo Prado:

Huevos… La gente de la industria creativa cree que necesita el permiso de alguien, entonces para de verdad ser un creador, tienes que saber que el permiso lo das tú.

Sego: Educación, no académica o formal o institucional. Además dice que los grandes artistas necesitan valores y abrirse a la posibilidad de re encontrarse con expresiones que parecían solemnes.

Tiene que ver con que los grandes artistas tengan valores… eso es lo que te mantiene claro en lo que se refiere a cómo transmitir, vender y valuar un trabajo… Muchas veces vemos hacia Europa o EU, pero en México tenemos grandes historias. Se pueden hacer muchas cosas con nuestro legado cultural… En México siempre hemos tenido gente super cabrona haciendo cosas, solo tenemos que buscarla.

En su visión, urge recuperar la sabiduría de la gente mayor… porque ahí hay mucho contenido:

Dicen que entre más local seas, más internacional te vuelves… las tendencias, la moda, tienen caducidad… tenemos que “no ser de moda” aunque estamos de moda en todo el mundo.. La gente está viendo en México cosas que han perdido en todas partes… espiritualidad, ancestros, la familia. No tenemos que ver hacia otro lado. Sólo tenemos que decir la verdad.

¿Qué cualidades de la identidad mexicana debemos explotar para potenciar nuestra industria creativa?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Daniel Patlán

Amoato: El color, la herencia cultural, el legado de artistas plásticos, nuestras tradiciones. La manualidad, que es un toque único y no es tan fácil encontrarlo en otra parte.

Carlos Gutiérrez: Todo. No sabemos lo que tenemos.

Sí somos somos tradición, somos tequila, somos mariachi, pero también somos una industria de alta tecnología, somos una industria de creadores, no nos podemos quedar en el pasado y tenemos que transformar este legado que ya nos dejaron… Crear nuestra propia historia.

Daniel Patlán:

El mexicano es un tipo de persona que es bien complicado que se dé por vencido… somos como cucarachas en el mejor sentido de la palabra, no nos pueden matar, ni erradicar… regresamos más fuertes. Es algo que deberíamos explotar mucho más, lejos de la imagen cliché del “indio huevón”, deberíamos pensar en nuestros guerreros aztecas… era gente que no te podías tomar a la ligera y no aceptaban mierda de nadie. Hay que acercarnos a esta imagen de nuevo. Dejar de pensar en micro y dejar de preocuparse por los pequeños circuitos, empezar a ver lo global, pensar macro, dejar de segmentarnos.

Gustavo Prado:

Estamos acostumbrados a una visión fresa, beige, de las cosas, que está domadita y es muy bonita y no alterna a nadie. Pero es de hueva… Una de las cosas que necesitamos es más barrio, ponernos en contacto con el México de “a de veras” y a partir de eso hacer una creación que tenga que ver con el país. Entonces creo que la herramienta sería: tener más fuerza, tener más barrio, ser más realista.

Le preguntamos sobre si le había gustado la nueva serie de Netflix “Made In Mexico” y dijo que la odia “con toda su alma”… agrega:

Esa visión ya no responde a la realidad del mundo, entonces es de flojera… Tenemos cine de hueva, televisión de hueva y diseño de hueva, porque no ha habido una versión mucho más salvaje de nuestra identidad.

Sego: Su planteamiento es claro, lo mexicano está increíble, pero hay que explorarlo con ganas (tal vez incluso, dentro de uno mismo):

La diferencia entre hacer algo folklórico y hacer algo profundo es exponerte a otras cosas.

En vísperas del cambio de administración federal ¿cómo sientes el clima en el ámbito cultural?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Gustavo Prado

Amoato:

Mientras todos nos enfoquemos cada quien en lo que hacemos, todo va a salir perfecto.

Carlos Gutiérrez:

No veo claramente qué es lo que quieren hacer, ni en el ámbito cultural, ni en el ámbito de ciencia y tecnología. Las propuestas todavía no son claras y consistentes, lo único que nos queda es esperar.

Daniel Patlán:

Estoy estúpidamente emocionado y esperanzado.

Gustavo Prado:

Terrible.

Explica que le preocupa que no se esté entendiendo lo que siginifica el sector cultural, por ejemplo cuando se agregan las humanidades al nuevo CONACYT:

Hay que separar ciencia y arte, cada creación desde su justificación.

Sego: 

Yo creo que algo de lo que nunca ha adolecido México es del arte y el arte siempre nos ha dado esperanzas de que algo se está haciendo bien… Ahora mismo yo siento un ambiente de relajación, después de haber vivido estos seis años tan caóticos… ahorita siento un pequeño descanso, cuando todo está peor que nunca… Ahorita nos toca sí exigir, ser más radicales, pero recordar que México es relativamente joven (como nación independiente) estamos forjando una sociedad más igualitaria, o al menos eso parece, cuando el mundo parece que va al revés…

Le puedes pedir 3 deseos a la próxima Secretaría de Cultura, ¿cuáles son?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Sego

Amoato:

1: Que se abran las plataformas culturales (como los museos) a la industria creativa, a los diseñadores emergentes e independientes.

2: Que se mejoren los espacios de educación en torno al diseño, los talleres, los maestros y la actualización de los saberes.

3: Que se refuerzen los apoyos, becas, financiamientos e incubadoras para diseñadores.

Carlos Gutiérrez:

1: Que siga existiendo la Secretaría de Cultura.

2: Que se tome en cuenta el mapa de ruta de industrias creativas y culturales

3: Que vean hacia el futuro. Que se digitalicen, que tomen ventaja de todas las tecnologías exponenciales.

La cuarta transformación es digital.

Daniel Patlán:

1: Que se mejore la infraestructura, porque mejor infraestructura son mejores ventas y, por lo tanto, mejores presupuestos y más ganancias para creadores.

2: Que se promueva un ámbito de respeto a la creación, a los creadores y a los procesos de prueba y error.

3: Que se apueste por lo comunitario, por hablar unos con otros, relacionarnos, consultarnos, compartir e intercambiar.

Gustavo Prado:

Sus deseos se pueden resumir en uno: apoyar al diseño.

A la cultura siempre le parece que el diseño es como de maricones y por eso en México no hay exposiciones de diseño, pero en el mundo, esas exposiciones son las que más dinero jalan y permiten que se pague toda la demás cultura. O sea creo que no nos hemos dado cuenta de que el diseño, como fuerza cultural genera mucho dinero.

Sego:

Que haya gente a cargo de las decisiones, pero que sean las adecuadas, gente más humana, porque la cultura es humanismo, no un producto o mercancía. En segundo un presupuesto grande… Necesitamos dinero, para que esas personas talentosas no tengan que estar haciendo pendejadas, no solo cumplir con demandas banales del mercado.

Su tercer deseo es que le presten mucha atención a su trabajo y le comisionen murales cada vez más grandes.

También en Más de México: El poder creativo de los mexicanos (un tesoro listo para deslumbrar)

*Fotografías de Ian Benet.