Cultivando paz en un huerto urbano de Iztapalapa

Este colectivo mexicano está cultivando paz para su barrio con un increíble huerto urbano.

Es posible que sean acciones sencillas las que nos ayuden verdaderamente a reducir la intensa violencia que está experimentando México.

Definitivamente, ir de las grandes estructuras (los gobiernos, las empresas, los mercados y otras organizaciones en esos niveles) hacia las localidades más ínfimas no ha probado ser muy efectivo. Frente a ese panorama, el camino está tomando un curso insospechado y fantástico. Se trata de los proyectos comunitarios, frecuentemente gestionados por colectivos locales, barriales y vecinales.

mexico-huerto-urbano-iztapalapa-cmdx-proyectos-colectivos-comunitarios
Fotografía: Mattza Tobón

Uno que destaca y nos inspira es el Colectivo Raíces del Oriente, de la delegación de Iztapalapa en la CDMX. Ellos se dieron cuenta de lo importantes que son los actos más “básicos” para mitigar los problemas de inseguridad en su entorno y por eso decidieron ensamblar un huerto urbano.

También en Más de México: Cómo crear tu propia chinampa casera en 5 pasos

Cultivando la paz

mexico-huerto-urbano-iztapalapa-cmdx-proyectos-colectivos-comunitarios
Imagen: mexico.com

Dos acciones muy sencillas podrían ser clave: el acto de reunirse y por otro lado “poner las manos en la tierra”. La función de la primera es vital: se trata de generar bienestar, pero de forma colectiva. Y no solo va de tomar decisiones junto a nuestros vecinos y familiares sobre nuestro espacio; también de pasar el rato, platicar, chismear, compartir las penas y las celebraciones, hacer comunidad.

Sembrar algo juntos es una gran forma de generar una conexión simbólica y material. Pero, además, un huerto urbano provee seguridad alimentaria y eso es un paso enorme si queremos reducir la violencia. Sin duda, esta tiene múltiples y muy complejas causas (que sí, son estructurales), pero las carencias juegan un papel clave.

mexico-huerto-urbano-iztapalapa-cmdx-proyectos-colectivos-comunitarios
Fotografía: Mattza Tobón.

Muchos estamos acostumbrados a entender los actos violentos como algo ajeno; algo que nos sucede de forma injusta; pero francamente, el desequilibrio de nuestro sistema social ha dejado a muchos sin suficientes alternativas (aunque nada justifique lastimar a otros).

El huerto urbano en Iztapalapa nos inspira

mexico-huerto-urbano-iztapalapa-cmdx-proyectos-colectivos-comunitarios
Imagen: mexico.com

En la región más poblada de la capital, el huerto era igualmente improbable y urgente. Los integrantes del Colectivo Raíces del Oriente lo describen como un “espacio autosustentable donde se realizarán actividades para concientizar a la comunidad de técnicas agrícolas, urbanas y orgánicas”.

Pero ha probado ser mucho más que eso. El espacio de 200 metros cuadrados podría servir para ensamblar un comedor comunitario con comida orgánica y local; además, ya es un área verde que destaca en una zona dominada por el concreto y que refresca el paisaje y, sobre todo, el panorama.

mexico-huerto-urbano-iztapalapa-cmdx-proyectos-colectivos-comunitarios
Fotografía: Mattza Tobón.

En el huerto, además de preciosas plantas como maíz, jitomate y zarzamoras, hay unos murales increíbles, cortesía de un grupo de artistas urbanos de la zona. Es un pequeño oasis que propone un descanso a las duras dinámicas que dominan en la zona.

Aunque está claro que esta propuesta no debería seguir siendo excepcional. El Huerto Urbano de Acatitlán debería ser una inspiración para que —cada vez más— las plantas, las posibilidades, la tranquilidad, el color, el aire limpio y la cosecha colectiva inunden a la ciudad y al país. El medio ambiente, nuestros estómagos y nuestras mentes estarán muy agradecidos.

También en Más de México: La mejor defensa contra el cambio climático podría ser el maíz nativo

De México para el mundo: piel de nopal, una alternativa ecológica

El nopal, la planta mexicana por excelencia, es muy versátil: propiedades curativas, guisos deliciosos y, ahora, como piel sintética en la industria textil.

Adrián López y Marte Cázares son dos mexicanos innovadores que están utilizando su ingenio para reducir el impacto ambiental de la industria textil. Se conocieron en China hace ocho años, cuando trabajaban en mueblería y moda, respectivamente. Sus conocimientos en el área mercantil, adquiridos gracias a sus estudios (Política y Economía y Negocios Internacionales), les permitieron hacer el proyecto realidad.

nopal
Imagen de: twib.news

Al estar inmersos en industrias que se apoyan fuertemente de los textiles, se dieron cuenta del impacto descomunal que tienen sobre el planeta. No solamente es la crianza y exterminio de miles y miles de animales para utilizar sus pieles, sino que las cantidades de agua que usan, además de la deforestación que provocan para obtener más producto, dejan una huella ambiental preocupante.

Es por eso que voltearon la mirada hacia un símbolo mexicano: el nopal. Esta legendaria cactácea, presente en todos los aspectos de la vida del país, desde la bandera hasta la mesa, es una verdadera maravilla. Descubrieron que se puede hacer una piel sintética con ella, a bajo costo, a gran escala y con un impacto ambiental muy reducido.

nopal
Imagen de: desserto.com.mx

Sacrificaron sus trabajos estables en China y regresaron a México para construir su empresa. Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. Los primeros dos años fueron muy difíciles: levantar un producto desde cero no es cualquier cosa. Además de estar al borde de la bancarrota, fue necesario recurrir a científicos y demás expertos en el tema para poder llevar a cabo su proyecto.

Tuvieron que empaparse de temas de nanotecnología y bioquímica para crear una piel resistente, flexible y transpirable. Finalmente, al tener la piel de nopal en sus manos, quedaba el reto de darla a conocer al mundo. Para este fin, crearon la empresa Adriano di Marte, para abrirse paso en la industria. Bautizaron a su producto como Desserto, y contactaron a diseñadores alrededor del mundo para que se familiarizaran con él.

nopal
Imagen de: El Universal

Hoy en día, ya tienen un importante currículum a sus espaldas. Han participado en ferias y exposiciones en Italia, Australia y Eslovenia. La más importante fue la Feria Lineapelle 2019, celebrada en Milán. Levantaron un stand para exhibir muestras y mercancía, como bolsas, mochilas y carteras. Fue todo un éxito: a la gente y a los diseñadores les encantó. Incluso hubo un ponente que dijo que su material era adecuado para utilizarse en marcas de lujo.

En Australia, también lograron un triunfo inusitado. La piel de nopal convenció tanto, que varias compañías turísticas ya hicieron sus pedidos para usarla en canastas de globos aerostáticos, un nicho que jamás se habrían imaginado. La moraleja de esta historia es una frase muy usada, pero no por eso menos cierta: “hay talento, solo falta apoyarlo”.

Más delicias mexicanas reinventadas: paletas heladas de pulque.

*Imagen destacada de: desserto.com.mx

Estas indígenas mexicanas viajaron a India para aprender a cosechar la energía del Sol

Buscando ayudar a que sus comunidades se iluminen de forma sustentable, económica y autónoma, estas mexicanas emprendieron un viaje de conocimiento muy particular.

Entre los saberes esenciales de nuestro tiempo, las técnicas para obtener recursos de forma sustentable, podrían ser los más relevantes. 

En las comunidades indígenas de México se resguardan muchos conocimientos de este tipo; particularmente sobre estrategias para explotar los recursos de forma respetuosa y sustentable. La milpa, un sistema milenario y perfecto, es solo un ejemplo. Pero nunca está de más buscar esquemas en otros lados. 

Así, cuatro mujeres indígenas originarias de los Altos de Chiapas, viajaron a India para aprender a cosechar la energía del Sol; buscando ayudar a que sus comunidades se iluminen de forma sustentable, económica y autónoma. 

mujeres-indigenas-viajeron-india-construir-paneles-solares-comunidades-mexico
Imagen: Creative Commons

Se trata de Petra Beatriz Gómez, Eulogia Hernández, Manuela Gómez y Fabiola Ordoñez que participaron en el “International Solar Training Program” en el Barefoot College ubicado en la ciudad de Tilonia en India, junto a otras mujeres de países como Guatemala, Colombia, Ecuador, Mali, Uganda, Gambia, Botsuana, Indonesia, Turquía y Nepal.

También en Más de México: Este colectivo indígena produjo su propia conexión a internet

Las chiapanecas fueron seleccionadas en este programa por ser líderes de su comunidad y su formación no se limitó a la técnica en la instalación de placas solares; también aprendieron sobre emprendimiento social, derechos y liderazgo con perspectiva de género. Y probablemente dejaron tras de sí un poco de lo que ya sabían, forjando un lazo vital entre ellas y las otras mujeres que formaron parte del programa. 

mujeres-indigenas-viajeron-india-construir-paneles-solares-comunidades-mexico
Imagen: The Barefoot Collage

Además, el proyecto implica no solo entrenar a estas “Madres solares” —como se les dice de cariño en Barefoot College— también se trata de financiar entre 100 y 150 sistemas solares en las comunidades indígenas de Chiapas, que serán instalados por ellas mismas. 

Esta no es la primera vez que mujeres mexicanas atienden al programa. El Barefoot College es un espacio dedicado a generar conocimientos con este enfoque que empodera —desde sus propios términos, en su propio idioma e identidad cultural— a sujetos de distintas comunidades indígenas del mundo. 

mujeres-indigenas-viajeron-india-construir-paneles-solares-comunidades-mexico
Imagen: Unión de Chiapas

Tradición y nuevas tecnologías no son conceptos contrapuestos. Las técnicas se aprenden viendo y practicando. Y su buen uso depende de la disposición de estas líderes para mejorar la vida de sus familias, amigos y vecinos.

Intercambiar saberes es, tal vez, una de las prácticas más humanizantes. Regalar la propia experiencia de vida para que otros mejoren la suya es la única forma de equilibrar el bienestar entre todos.

También en Más de México: Caminante rojo es la motoneta ecológica diseñada por un joven indígena (VIDEO)

*Imagen destacada: Yael Martínez/Bloomberg

Caminante rojo es la motoneta ecológica diseñada por un joven indígena (VIDEO)

Una alternativa increíble para mejorar la movilidad de las comunidades oaxaqueñas.

La diversidad del paisaje mexicano tiene muchas ventajas (además de ser un deleite inmenso para la vista). La más destacada es que podemos presumir formas ultra variadas de fauna y flora. Por otro lado, la geografía de nuestro país es muy intrincada y, a veces, navegarla se puede volver muy difícil.

La movilidad es un asunto que se problematiza mucho para algunas comunidades de México; particularmente para los grupos indígenas que aún residen en zonas no urbanizadas. Este hecho es ambivalente y la forma de comprenderlo depende desde dónde se le mire. 

motoneta-ecologica-mexicana-joven-indigena-oaxaqueno-oaxaca
Imagen: Oledoe/Flickr

Por un lado, significa que estas comunidades mantienen una conexión directa con la tierra que, en muchos casos, es sagrada, pero también vital para su supervivencia. Pero, además, implica una fuerte desconexión entre sus territorios y los servicios de salud y educación (que, aunque no todos quieran usar, deberían asegurar acceso universal). 

Con esto en mente Víctor Matías García, un joven oaxaqueño originario de Villa de Etla, diseñó una impresionante motoneta ecológica que podría facilitar, en muchos sentidos, la movilidad de muchas comunidades mexicanas

 

“Caminante rojo” es el nombre del prototipo desarrollado por el ingenioso Víctor. Ideal para transitar los hermosos, pero complejos paisajes oaxqueños, esta eco-motoneta no necesita gasolina y solo se tiene que cargar una vez al año. En realidad, funciona utilizando la energía que se produce con la fricción que generan las ruedas. 

Además, tiene sistemas de paneles solares que sirven para la iluminación y hasta llantas intercambiables entre todo terreno y pavimento. Por si fuera poco, está fabricada con materiales reciclados. 

“[…] como principio básico tenemos una batería de inicio, el motor comienza a trabajar y en el proceso de movimiento del motor a la rueda hay una banda que los conecta […] en ese trayecto de giro entre la banda y la llanta colocamos nuestro generados [fabricado por él y su papá] para poder generar energía al momento de que se produce la fricción en la banda de distribución con el rozamiento del pavimento y la llanta.”  explica Víctor a El Universal.

Muchos problemas se resuelven con su sistema. Además del asunto de movilidad, el vehículo podría ser más accesible que uno convencional y al no necesitar gasolina representa menos gasto. De cualquier manera, el acceso a gasolinas y electricidad también está limitado en las comunidades y es muy caro.

motoneta-ecologica-mexicana-joven-indigena-oaxaqueno-oaxaca

Por el momento, la familia del Víctor ha financiado los siete prototipos, que son probados por vecinos y amigos. El joven espera que pronto puedan lanzar el producto al mercado. Nosotros también estamos ansiosos, no sólo porque es una idea genial que podría beneficiar a muchos, sino porque es una muestra más de que el ingenio mexicano puede cubrir casi cualquier bache. 

Aunque, hay que decirlo: no es necesario borrar las formas de vida de estas comunidades para dotarlas de un hospital cercano y bien equipado, pero eso ya es responsabilidad de una instancia muy distinta (y a veces menos ingeniosa).