Estas hermosas máscaras michoacanas conjuran el lado oscuro de quien las porta (VIDEO)

Un fino corto documental retrata lo poético, místico y divino de nuestra tradición artesanal.

Si uno pretende infiltrarse hacia lo más profundo de cualquier tradición mexicana buscando comprenderla, debe estar preparado para encontrarse con el más complejo y rico de los tejidos simbólicos.

Y es que no hay —simplemente sería inimaginable— una expresión cultural que se diga mexicana y no esté definida por su polisemia. No podría ser de otra forma, pues México se ha construido en un “estira y afloja” entre múltiples culturas que luchan por territorializar la vida cotidiana y la fe de los sujetos que las encarnamos.

Así, para los españoles la vía más efectiva de conquista fue la apropiación de las tradiciones; y, para las culturas nativas, el acto más espectacular de resistencia es corromper las creencias extranjeras con sus particulares formas de simbolizar el mundo. Y esta deliciosa cualidad —nuestra inevitable interculturalidad—  queda impresa y se hace evidente en las artesanías; piezas que, aunque a veces lo olvidamos, cumplen una función ritual o, por lo menos, en esa clase de acto sagrado encuentran su origen.

Un ejemplo excepcional son las hermosas máscaras michoacanas que se portan durante la “danza con el diablo”. Ejecutada como parte de la pastorela, este baile explosivo conjura el lado oscuro de quien interpreta al personaje. Las máscaras son fabricadas a mano por dedicados hombres y mujeres como Felipe Horta.

La labor de Felipe fue preciosamente retratada en este corto documental del director mexicano Mariano Rentería, como parte de una serie de audiovisuales que celebran a los artesanos del estado de Michoacán y nos invitan a revalorar este tipo de trabajo y entenderlo como parte de una manifestación profunda.

Felipe mantiene su taller en el pueblo de Tócuaro y desde hace décadas se dedica a fabricar las coloridas y aterradoras piezas. Su trabajo es una forma de honrar una herencia cultural y una idea de identidad; pero, además, implica un acto absolutamente místico.

En sus propias palabras, la pieza representa la lucha entre el bien y el mal, por eso los colores utilizados son agresivos. Al usar la máscara, dice Felipe, uno se transforma en el personaje, pues hay una “energía” en ella que invoca a este sujeto que el artesano no conoce —el diablo—, pero que puede traer a la vida con las manos. Así, la artesanía materializa lo poético, místico y divino de la danza.

También en Más de México: Las increíbles fotos de esta danza veracruzana delatan nuestro indeleble mestizaje

Niños Dios remixeados: ¿quieres un Niño Dios Joker, Santo o Freddie Mercury?

Niños dios con exóticos disfraces y ropajes para refrescar en México la tradición del Día de la Calendaria.

De esa excitante frontera entre lo impío y lo refrescante, en la cual se debaten tarde o temprano todas las tradiciones, emergen los Niños Dios más extravagantes que hayas visto jamás. Se trata de encarnaciones de David Bowie, Superman, El Santo, Flash, Gokú o un cholo, que se hacen presentes en una de las fiestas mexicanas más significativas. 

El Día de la Candelaria, que se celebra el 2 de febrero, es una de las tradiciones más vigorosas del calendario mexicano. En esta fecha se acostumbra llevar a bendecir al Niño Dios a la iglesia, y es cuando aquellos que sacaron el muñequito en la rosca de Reyes deben ofrecer tamales al resto. Sin embargo, como suele ocurrir con toda tradición, llega un punto donde esta tiene que “adaptarse” para resonar entre las nuevas generaciones. 

El exuberante remix de los Niños Dios surgió con Ricardo Bahena Román, un ingeniero mecatrónico de 27 años, quien desde hace un tiempo decidió intervenir las figuras hechas originalmente por artesanos de Morelos y Estado de México. A continuación se dispuso a ofrecerlas vía Internet y la respuesta fue intensa: clientes varios que, encantados, le han adquirido alguna de sus piezas; pero también aquellos que lo atacan por sacrílego y lo tachan de payaso.

niños-dios-disfraces-modernos-superheroes

Ante la polémica que ocasionalmente desata su trabajo, Ricardo advierte, en entrevista para Aristegui Noticias, que su intención no es ofender a nadie ni alterar la tradición. Por el contrario, lo que se propone es “refrescar” esta costumbre y, de hecho, acercarla a las nuevas generaciones a través de figuras que son importantes en los nuevos imaginarios. En pocas palabras parece que estamos ante un caso más de la remezcla de símbolos culturales como un vehículo de divulgación.   

No es una burla, al contrario, es diversificar al Niño Dios para que entre a otros lugares donde pues muchos jóvenes ya no están cerca, me parece que a muchos jóvenes ya no les interesa retomar esa cultura, no les interesa conservar esas costumbres y con esto tratamos de que ‘ah, bueno, yo quiero tener uno’ y tenerlo dentro de sus hogares o que lo ocupen como decoración, ahora sí que ya es personal.

5 fabulosas artesanías mexicanas para regalar

¿Aún no sabes qué regalar? No pierdas tiempo y consigue alguna de estas 5 artesanías mexicanas; serán un éxito.

Sin duda, una de las mejores opciones es regalar aquello que nos conecta con nuestras raíces. Y qué mejor regalo que una fabula pieza de artesanía mexicana.

La artesanía mexicana es mundialmente reconocida como una de las mejores, y no sin razón. El intrincado trabajo de los artesanos, aunado a la fuerte carga ideológica y mitológica de los objetos que crean, hacen de las artesanías mexicanas el regalo ideal para casi cualquier momento. 

Muñeca Otomí

Imagen de: El Souvenir

En primer lugar de la lista de artesanías mexicanas se encuentran las muñecas otomíes. Estas preciosas muñecas se hacen de manera artesanal, y su traje representa la vestimenta de las mujeres otomíes. Sus orígenes se remontan a las comunidades de San Ildefonso Tultepec y Santiago Mexquititlán, en el Municipio de Amealco, Querétaro. La muñeca otomí es considerada Patrimonio Cultural del estado de Querétaro.    

Caja de Olinalá

Imagen de: gob.mx

Las cajitas de olinalá son originarias del estado de Guerrero. Estas mágicas cajas son hechas con una madera especial, que es la que le da su aroma tan característico: el linaloe. Además, las lacas se decoran de forma tradicional con pinturas vegetales y en algunos casos, con rayado limpio, es decir, con la punta de un maguey.

Alebrijes

Imagen de: El Universal

Los alebrijes son artesanías mexicanas elaboradas con la técnica de cartonería. Estas fantásticas figuras se conforman por combinaciones de elementos fisionómicos de diversos animales. Un alebrije es una quimera, un híbrido de fantasía. Pese a no ser una tradición antigua, los alebrijes tienen mucha popularidad.

Títeres mexicanos   

Imagen de: MXCity

Los títeres o marionetas son muñecos de tela. Estos fabulosos muñecos forman parte de las tradiciones más antiguas en México. De hecho, se dice que los primeros títeres fueron hechos con arcilla por la cultura olmeca alrededor del año 1300 a.C. Sin embargo, esta tradición se ha ido perdiendo con el tiempo.

Juguetes artesanales

Imagen de: México Desconocido

Por último tenemos los juguetes mexicanos. En México existe una gran variedad de juguetes que son elaborados de forma artesanal. Muy probablemente a tus padres o abuelos les tocó tener uno de estos:
trompos, matracas, baleros, pirinolas, yoyos, tablitas, caballos de madera y loterías. Quizá sea momento para recordar lo divertidos que son estos juguetes y, también, para rememorar viejos tiempos.

¿Te gusta jugar lotería? Ven y conoce esta increíble lotería en línea

*Imagen destacada de: El Souvenir

Escuela Nacional de Cerámica: conectando a los mexicanos con una vital tradición

Más que nunca nos urge estar conectados con nuestras tradiciones artesanales y este proyecto mexicano lo está haciendo posible.

En nuestro presente hay una urgencia enorme por reconectar con el lado material de la existencia. La conectividad, la información y las tecnologías más nuevas nos alejan hasta del propio cuerpo y nos urge hacer resistencia. Y si hay una práctica donde esto sucede plenamente, esa debe ser la cerámica. 

Tal vez por eso, esta tradición artesanal continúa siendo vital para los mexicanos. Quienes la practican, encuentran en ella sustento y una manera preciosa de aprovechar los recursos de su tierra. Además, es una forma muy especial de mantener con vida las creencias, los símbolos y el ingenio de sus ancestros. 

Y quienes consumen cerámica artesanal reconocen en ella la posibilidad de generar vínculos durables con una cultura, pues no se trata de simples objetos utilitarios: las piezas de cerámica mexicana remiten a los pueblos que las produjeron, a sus formas de vida, a la tierra que habitan, sus creencias, sus técnicas; y, al mismo tiempo, invocan memorias personales, las que cada uno ha forjado en torno a estos bellos objetos.

Todo esto sostiene la labor de la Escuela Nacional de Cerámica

escuela-nacional-ceramica-mexico-mexicana-talleres
Taller Liu Xi

En el mundo entero la cerámica será cada vez más apreciada y no solo por su enorme valor cultural; también porque realmente nos conecta con un espacio y una temporalidad. Las manos en la arcilla son tal vez un ejemplo evidente de que a través de esta disciplina uno se conecta con el momento; pero por ese acto, tan corporal, practicar cerámica debería ser considerado un lujo en estos tiempos. 

Y en México, ser ceramista es ser guardián de una tradición milenaria, diversa y muy noble. Es por eso que nos urge conectar, apoyar y participar en la labor de espacios como la Escuela Nacional de Cerámica.

 

Amantes de esta exquisita práctica, en esta Escuela se hace el esfuerzo por mantenerla activa, cambiante y, al mismo tiempo, honrar su extensa y rica historia. A través de su programa anual “Un año, un país invitado”, la ENC ha logrado traer a nuestros país a algunos de los mejores maestros a nivel internacional para que compartan su conocimiento con ceramistas, diseñadores, artesanos, artistas y gente interesada en la cerámica. 

De esta forma, se han generado increíbles intercambios entre la tradición mexicana y la de países como España (2016), Japón (2017), Alemania (2018) y más recientemente, China (2019). Este último año fue muy significativo, pues China tiene una tradición en la cerámica de más de 20,000 años. 

escuela-nacional-ceramica-mexico-mexicana-talleres
Taller Sun Yafei

A lo largo de tres increíbles talleres, donde la porcelana fue protagonista, los asistentes y maestros generaron una conexión indeleble que, sin duda, enriquecerá mucho a la práctica contemporánea de esta disciplina. 

En 2019, la ENC recibió alumnos de distintas partes de México (Durango, Baja California, Guanajuato, Jalisco, CDMX, Michoacán, Querétaro, Oaxaca, Sonora, Nuevo León, Yucatán y Zacatecas) y también de otros países como Ecuador, Argentina, Chile, Venezuela, Canadá y Estados Unidos. Los dedicados ceramistas que impartieron los talleres fueron Wenwei Jin y Yang Qing en mayo; Liu Xi en agosto, y Sun Yafei en noviembre.

También en Más de México: M.A. es un colectivo de artesanos que está reinventando la tradición

2020: el año de México en la Escuela Nacional de Cerámica

escuela-nacional-ceramica-mexico-mexicana-talleres
Juana Gómez

Felizmente, a 4 años de haber iniciado sus actividades, la ENC dedicará su 2020 a México, un país con una tradición relativamente joven (de sólo 4,000 años), pero increíblemente diversa. Si algo distingue a la cerámica mexicana es que no se agota en un grupo pequeño de estilos. 

Como casi todo lo que se hace en este país, la cerámica nacional está marcada por las miles de influencias culturales que cohabitan a lo largo de esta tierra. En cada región hay un despliegue distinto de técnicas, materias primas, acabados, colores, símbolos, formas y usos rituales, festivos o decorativos. No en vano la extensa cerámica mexicana es una de las más apreciadas a nivel mundial.

Cinco grandes maestros representarán a este ancestral oficio, provenientes de Oaxaca, Jalisco, Guerrero, Chiapas y Estado de México. Increíbles técnicas serán compartidas con los asistentes: la alfarería mixe; las tradiciones del famoso Tonalá; las historias inscritas en las piezas de San Agustín Oapan; la expresión escultórica de los mayas, y los hermosos árboles de la vida, típicos del Estado de México

escuela-nacional-ceramica-mexico-mexicana-talleres
Antonio Mateos

Te compartimos el imperdible programa, para que vayas haciendo tus planes de 2020 alrededor de esta vital tradición artesanal:

TALLER 1: “La alfarería mixe como elemento escultórico”

Imparten: Mtra. Soila Rodríguez y Mtro. Rufino Cruz, Tierra Caliente (Tamazulapam

del Espíritu Santo), Oaxaca.

Fecha: Del 16 de febrero al 1º de Marzo

TALLER 2: “Tonalá, el bruñido sincrético de una arcilla mexicana”

Imparte: Mtro. Antonio Mateos, Tonalá, Jalisco

Fecha: del 5 al 18 de Abril

TALLER 3: “Lo que cuenta la cerámica de San Agustín Oapan, una tradición oral viva”

Imparte: Rodrigo de la Cruz, San Agustín Oapan, Guerrero.

Fecha: del 28 de junio al 12 de julio

TALLER 4: “La arcilla como expresión escultórica para los mayas”

Imparte: Juana Gómez, Amatenango del Valle, Chiapas

Fecha: del 23 de Agosto al 6 de Septiembre

TALLER 5: “Metepec, símbolo del arte popular mexicano. Árboles de la vida, una manera de relatar las costumbres mexicanas”

Imparte: Rodolfo Sánchez Fierro, Metepec, Estado de México

Fecha: Del 11 al 24 de Octubre

Los talleres de la Escuela Nacional de Cerámica son intensivos y tienen una duración de 15 días. El costo total incluye material cerámico, hospedaje y alimentos. El cupo máximo es de 14 personas. Las instalaciones de la escuela se encuentran ubicadas en Tapalpa, Jalisco. Para mayores informes escribe a talleres@escuelanacionaldeceramica.org  o puedes llamar al 4626216566 y 3339681836.

Para aprender más sobre la cerámica mexicana y su enorme valor, no te pierdas el documental realizado por Martha Uc, “México, Espíritu de fuego, corazón de barro”, que puedes ver aquí.