Escucha la hermosa leyenda oaxaqueña del Árbol del Tule (VIDEO)

En Santa María del Tule, Oaxaca, se yergue un árbol espectacular que tiene, por cierto, el tronco más ancho del mundo. Así explica su mítica presencia la comunidad mixe.

En Santa María del Tule, Oaxaca, se yergue un árbol espectacular que tiene, por cierto, el tronco más ancho el mundo. Se trata de un precioso ahuehuete que, según estimaciones, tiene más de 2,000 años de edad. Su tronco tiene 14 metros de diámetro y se necesitarían a unas 30 personas agarradas de las manos para envolverlo en un precioso abrazo.

El hermoso árbol es icónico y se le quiere tanto que el segundo lunes de octubre de cada año, le toca fiesta con castillos de cohetes, toritos, comida y bebida. Sin duda está bien presente en el imaginario colectivo de los oaxaqueños.

El “Tule” como le llaman cariñosamente los pobladores de la zona, protagoniza un par de mitos y múltiples leyendas y creencias. Se piensa que el sitio donde ha echado raíces es sagrado. Hoy adorna con su inmensa sombra el atrio de la iglesia del pueblo. Entre las intrincadas formas de su enorme tronco, a los pobladores se las han revelado figuras preciosas: la cabeza de un venado, un león, un cocodrilo.

Pero tal vez una de las leyendas más lindas está basada en un cuento popular de los mixes. En ella se relata la historia del Rey Kong Oy, que nació de un huevo y era un niño muy fuerte que, al crecer, se convirtió en protector del pueblo mixe. 

arbol-tule-oaxaca-mas-ancho-mundo-leyenda-mito

Un día pasó por Tule y decidió descansar ahí, clavó su bastón en la tierra y de él surgió el enorme árbol, y él se quedó descansando en el cerro de los 20 picos. Dicen que mientras el Tule esté vivo, el rey seguirá protegiendo a su pueblo

El relato conmueve: el árbol enorme es símbolo de protección, cariño y pertenencia; y aunque es una explicación de su origen y apela al pasado mixe, también es un llamado hacia el futuro, nos recuerda lo importante que es mantener vivo al Árbol del Tule (que en más de una ocasión ha peligrado por la contaminación y la escasez de agua). Así como Kong Oy protegió a los mixes, hoy nosotros debemos cuidar este legado vital que es la tierra.

Aquí puedes mirar y escuchar la leyenda en mixe con subtítulos en español y preciosamente ilustrada. Este audiovisual dirigido por Gabriela Badillo e ilustrado por Estelí Meza es parte de la serie 68 voces, 68 corazones.

También en Más de México: Si la Luna fuera de pulque: un precioso mito ilustrado

Jalatlaco, Oaxaca: uno de los barrios más chidos del mundo

A 10 minutos a pie del centro de la capital, se ubica Jalatlaco, un pequeño y pintoresco pueblo por donde el tiempo no pasa de igual manera.

Jalatlaco es uno de los barrios más antiguos de Oaxaca. A una cortísima distancia de la ciudad podrás caminar por las calles de un pueblito de estilo colonial. Sus calles empedradas, sus casas de colores y su inconfundible aire de provincia te harán sentir que hiciste un viaje en el tiempo. Su tranquilidad se balancea con una vida comercial activa: a pesar de que casi no pasan coches y hay pocas personas caminando, siempre podrás encontrar un coqueto café a la vuelta de cada esquina.

jalatlaco
Fotografía de: Daniela Ramos

El poblado tiene menos de mil habitantes, y sus casas de adobe y cantera se mantienen siempre iguales. A diferencia del bullicio del centro de Oaxaca, Jalatlaco te hará bajar la guardia (en el buen sentido) y simplemente disfrutar del aquí y el ahora. A lo largo de 100 años, ha experimentado varias reconstrucciones, las cuales lo han preservado y le han conferido un aspecto colorido y vibrante, a pesar de su tranquilidad.

Una de las pruebas que constatan su resistencia al tiempo es el Templo de San Matías de Jalatlaco, el cual data de principios del siglo XVI. Su edificio amarillo, su precioso atrio y sus árboles de coquitos son parte del legado del pueblo. Además de los numerosos locales de comida casera y tradicional, también podrás encontrar pequeños restaurantes gourmet y bares, los cuales ofrecen una experiencia diferente, con todo y exhibiciones artísticas.

jalatlaco
Fotografía de: Daniela Ramos

Más allá de atracciones turísticas, el verdadero encanto de Jalatlaco se encuentra en sus calles y callejuelas. Lo mejor que puedes hacer es ponerte a caminar, para explorar los interminables resquicios y recovecos de las historias que anidan en sus piedras y en sus puertas de madera. En cuanto al hospedaje, puedes alojarte en hotelitos súper chic, como City Centro Hotel o Posada mi Rosita. Si buscas gastar menos para aprovechar tu viaje y darte vuelo en la comida, también hay un hostal.

Cabe destacar que Jalatlaco formó parte de la lista “los 50 lugares más geniales en el mundo”, elaborada por la revista Time Out. Solamente dos lugares de México entraron en la “lista cultural y culinaria definitiva de los lugares más relevantes del planeta en estos momentos”: la Ciudad de México y Jalatlaco. ¡No es poca cosa!

Más lugares maravillosos en México: 10 sitios arqueológicos imperdibles.

*Imagen destacada de: Pinterest

Mezcal artesanal, la sangre de la tierra oaxaqueña

Tenemos que aprender a valorar en serio el mezcal artesanal; si termina por industrializarse podríamos perderlo para siempre.

Es poco frecuente que en nuestro tiempo se aplique la sabia costumbre de tomar de lo bueno poco. Todo tiende a popularizarse, viralizarse y se abusa del consumo con unas ansias que simplemente no pueden ser frenadas.

Nada se salva: los paisajes se sobrepoblan y se llenan de turismo; las tradiciones artesanales son demandadas en masa y se transforman en baratijas industrializadas; los sabores regionales son sustituidos por versiones de fácil manufactura, transgénicas y poco sustentables.

mezcal-artesanal-oaxaca-oaxaqueno
Imagen: Gourmet de México

Y el mezcal artesanal, una bebida absolutamente vital para nuestra cultura; plenamente simbólica y con una historia larga y profunda, podría ser la próxima víctima de este triste fenómeno contemporáneo. 

En los últimos años, el sustancial licor hecho de agave y originario de solo algunas regiones de México —destacando Oaxaca— se ha popularizado muchísimo y las masas a nivel internacional lo demandan. Pero el mezcal no es cualquier cosa; no se puede simplemente fabricar en enormes cantidades en una fábrica y venderlo por todos lados. 

El mezcal es el espíritu de una tierra

 

Como explica acertadamente Jude Webber —en una breve pero conmovedora cápsula documental del Financial Times—, el mezcal es mucho, mucho más que una bebida: es el espíritu de una tierra, la sangre que corre por sus rincones. 

Para el pueblo oaxaqueño, por ejemplo, el mezcal es un líquido esencial, asociado por algunas culturas con prácticas rituales, medicinales y celebratorias; también ingrediente básico de las cocinas caseras y punto de encuentro entre familiares, vecinos y amigos. Solo en este estado hay más de 2,000 destilerías manejadas por familias locales. Muchas de ellas aún lo producen de la forma más tradicional, imitando las técnicas que se han transmitido por muchísimas generaciones. 

También en Más de México: Los usos secretos y preciosos del mezcal en la sierra mixe de Oaxaca

En más de un sentido, el mezcal es una forma de vida. Adentrarse en su proceso es mirar de cerca la intimidad de quienes lo producen. Cada detalle implica paciencia y fortaleza: desde cultivar los agaves, seleccionarlos, cortarlos, hornear, extraer el líquido, destilarlo, almacenarlo. Detrás de una botella de mezcal hay tiempo y energía invertidos por sujetos, plantas, tierras, Sol y Luna, máquinas, machetes, agua, animales. 

mezcal-artesanal-oaxaca-oaxaqueno
Imagen: ViajaBonitoMx

Como explica Lalo Ángeles, mezcalero, hay que ser perseverantes con esta bebida. El mezcal, nos relata, “es una expresión de una persona”; refiriéndose a que en el sabor se puede dilucidar su proceso. Hay quienes son pacientes y fabrican mezcal como lo hacían sus antepasados: con las manos. Otros serán lo contrario: venderán lo que sea a quien guste tomárselo. “El mezcal es un premio al final de todo el trabajo; lo que valoramos; lo que vamos a morir haciendo.” 

También en Más de México: Explora la exuberante ruta de los licores mexicanos

Pero el destino del mezcal podría ser terrible

Son pocos los que valoran estos procesos, estas inversiones subjetivas, este sacrificio de la tierra y los cuerpos. El mezcal es delicioso; cualquiera podría reconocerlo como una bebida refinada e irremplazable. Pero, como señala Silvia Philion Muñoz a Jude Webber, su consumo ha crecido 400% en los últimos años. Los lentos y delicados procesos tradicionales del mezcal no podrán sostener esta demanda. 

mezcal-artesanal-oaxaca-oaxaqueno

Pronto, muchos prescindirán de su lado espiritual, sagrado, expresivo, identitario, en busca de un mezcal accesible y siempre presente. ¿Qué pasará entonces con los mezcaleros y mezcaleras artesanales? ¿Cómo sostendrán la existencia de esta maravilla? Y ¿cómo se sostendrán a sí mismos? Esto es lo que han hecho por cientos de años.

Habrá que aprender a ser pacientes. Recordar que de lo bueno poco. Valorar el enorme trabajo que cada gota de este elixir implica y defender, junto a los productores, la existencia del mezcal artesanal, familiar y mexicano.

Aquí puedes comprar delicioso mezcal artesanal y te urge considerar que hay otras razones por las que el mezcal podría desaparecer.

Así resisten la tempestuosa contemporaneidad los pueblos indígenas de México (VIDEO)

Es vital escucharnos y los pueblos indígenas, que han resistido por siglos, tienen mucho que decir.

Todos somos indígenas de algún lado. Todos pertenecemos a un sitio. Aunque solo algunos cuantos pueden presumir una relación intensa y constante con la historia de su tierra; una que han heredado directamente de sus ancestros. Solo algunos tienen claro el origen de sus tradiciones. 

Sí, cada vez somos más los “mestizos”, los que nacimos de la remezcla y que podemos ligarnos con múltiples culturas; lo que somos más propensos a la globalización. Y a las personas que llamamos indígenas, lo hacemos reconociendo que son guardianes de lenguas, narraciones, saberes prácticos y cosmogonías que, sin ellos, desaparecerían.

indigenas-mexico-pueblos-comunidades-imagenes

Y estos grupos, que en México felizmente abundan, han resistido por más de 500 años el golpe constante de distintos procesos globalizantes —como la Conquista, en aquel entonces, y ahora los gobiernos y sistemas económicos que nos unifican, en lugar de proteger nuestra diversidad. 

¿Y cómo la hacen? no es fácil. A su favor tienen intensos vínculos comunitarios; una relación de comprensión sensible con su entorno; y una causa vital: la de mantener a su pueblo vivo, bajo sus propios términos. Esto, por supuesto, debería ser un derecho inherente a la vida de cualquier humano; pero no lo es. 

Las costumbres son, posiblemente, la otra clave. Las creencias cohesionan a los pueblos indígenas y, al mismo tiempo, todos los mexicanos (mestizos y demás remezclas) encontramos en ellas fuerza para sostener nuestra compleja identidad; a pesar de todo. 

indigenas-mexico-pueblos-comunidades-imagenes

Pero son muchos los procesos culturales y políticos que han apagado algunos idiomas indígenas de México, que desplazan a los pueblos de sus tierras y que ponen en riesgo esta complejidad que nos hace al mismo tiempo extremadamente flexibles y resistentes.

En “La resistencia de los vencidos”, un trabajo documental (aún en proceso) publicado en 2019 por Luis Calvillo podemos adentrarnos a estas formas de resistir. Las voces que se pueden oír son vitales: hablan igual desde el enojo, que de la esperanza —porque definitivamente estas dos energías se complementan— y lo hacen con potencia.

No te pierdas esta excepcional entrevista con Miguel León-Portilla, donde habla sobre la deuda de los mexicanos con los pueblos indígenas

*Imágenes: David Alan Harvey