Sin categoría

Emerge del agua sorpresivamente un templo en Oaxaca (VIDEO)

Las dos cúpulas de la iglesia se asoman cuando bajan las aguas de la de la presa Benito Juárez en Jalapa del Marqués.

Hace unos meses, en el municipio de Quechula, en Chiapas, emergió un impresionante templo del siglo XVI del río Grijalva. Este había quedado abandonado por las grandes plagas de 1773 a 1776. Luego se construyó la presa hidroeléctrica Nezahualcóyotl, lo que ocasionó que la iglesia comenzara a hundirse. El inusual, y estético espectáculo, hizo eco internacionalmente, sobre todo en redes sociales.

Algo similar ocurrió con el templo dominico que en estos días resurgió de las aguas de la presa Benito Juárez en el municipio de Jalapa del Marqués en Oaxaca. En los últimos años se ha registrado una sequía prolongada en  la región del Istmo de Tehuantepec, y como consecuencia el agua de la presa ha disminuido a la mitad de su nivel original.

Esta iglesia dominica, que por cierto no es la primera vez que se revela, fue construida a mediados del siglo XVI, poco después de la llegada de los españoles, por lo que presumiblemente fue una de las primeras iglesias construidas en Oaxaca.

La melancolía que irradia una estructura emergiendo del agua, aún más al tratarse de un templo, provoca una cierta fascinación y prueba de ello es que este improbable espectáculo  ha tomado por asalto, una vez más, la curiosidad en internet.

*Imagen: aztecanoticias.com.mx

El significado detrás de la Guelaguetza, fiesta máxima de Oaxaca

Aunque la Guelaguetza se ha convertido en uno de los máximos atractivos turísticos de Oaxaca, aún conserva un significado entrañable.

Sin duda uno de los destinos más excitantes de México es Oaxaca. Vibrante desde donde lo mires, no hay ningún aspecto de este increíble estado que sea homogéneo: en todos los sentidos (desde lo étnico, hasta lo gastronómico) es absolutamente diverso. No hay forma de no enamorarse de este sitio y querer regresar una y otra vez.

Por otro lado, Oaxaca se vive desde muchas dimensiones distintas y la más superficial es, en todos los sentidos, el turismo. Como sucede en otras partes de México, mucho de lo que sucede en la capa más visible está diseñado para encantar a quienes vienen de otro sitio. 

Es fácil percibir esta superficialidad en expresiones como la Guelaguetza; especialmente porque lo que más reportan los medios son los récords de ocupación hotelera y los datos relacionados a la enorme derrama económica. 

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Rosalba Bustamante

Y mientras que es celebrable que muchos viajen para empaparse de este tipo de tradiciones y activen las economías locales, es vital considerar un par de cosas. Hay un turismo muy invasivo que contamina, maltrata el espacio y en realidad conecta poco con el contexto. Y en las dimensiones espectacular y masiva de la Guelaguetza puede haber mucho de esto.

Por otro lado, aunque la Guelaguetza se ha convertido en uno de los máximos atractivos turísticos de Oaxaca, aún conserva un significado entrañable, con el que vale la pena comulgar.

El complejo significado detrás de la Guelaguetza

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: Puntoyaparte/Flickr.

Celebrada en la capital de Oaxaca durante distintas fechas en julio, la Guelaguetza tiene un origen múltiple que combina tres grandes ejes. Por un lado, está ligada a las fiestas por la Virgen del Carmen que se celebran los dos lunes siguientes al 16 de julio; también llamados “Lunes de Cerro” porque las fiestas se llevan a cabo en el cerro del Fortín, el punto más alto de la ciudad y una formación montañosa emblemática.

Por otro lado, durante la Guelaguetza se celebra también a Centeótl, diosa del elote. Además de otorgarle ofrendas (de comida, danza y demás) se acostumbra elegir a una chica que la hace de “representante” de la diosa durante las fiestas. La chica elegida es la que más conozca sobre las tradiciones de su pueblo. 

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: 7gallery/Flickr.

También en Más de México: La sorprendente sincronía entre el calendario agrícola prehispánico y las fiestas católicas

A lo largo de la fiesta se realizan distintas representaciones de la historia de los Lunes de Cerro y también de las comunidades oaxaqueñas pertenecientes a las ocho regiones del estado que acuden a la capital para participar en la Guelaguetza: los Valles Centrales, La Cañada, el Papaloapan, la Mixteca, la Costa, el Istmo de Tehuantepec, las Sierras Norte y Sierra Sur.

Una de las representaciones más relevantes es la de la leyenda de la princesa zapoteca Donají. Según el relato, Donají fue entregada a los mixtecos para conseguir la paz. Pero, una noche, mientras estos estaban distraídos, Donají llamó a su padre para que realizara un ataque sorpresa que resultó terrible. Al final, los líderes mixtecos capturaron a Donají y la decapitaron. Su cabeza aún figura en el escudo de la ciudad de Oaxaca.

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Imagen: Y! Música/Flickr.

Así, la Guelaguetza es una fiesta que entreteje toda clase de influencias culturales y, sí, en el fondo, podría tratarse de unificarlas, recordarles que trabajan en un sentido comunitario. 

El significado central de la fiesta se vislumbra desde su nombre. La palabra “guelaguetza” es una variación del zapoteco ‘guendalizaa’. Significa cooperar, ofrendar, regalar. Para los oaxaqueños implica un acto de generosidad que al ser presentado, debe ser correspondido. En ese sentido, el acto hermana y reúne.

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Jacobo Zanella.

Normalmente se usa para referir el apoyo que se recibe de otros cuando se llevan a cabo grandes eventos como bodas, bautizos y fiestas patronales. Pero también cuando un miembro de la comunidad tiene un problema y recibe apoyo de otros o cuando hay un evento extraordinario (como un sismo) y todos se ayudan para sobrevivir juntos.

El investigador de pedagogía Pedro García Olivo la define así:

La guelaguetza ‘educa’ desde el momento en que contempla al otro, al vecino, al amigo o hermano, no como competidor, ni como “recurso”, no como adversario o enemigo, ni como negocio, sino como sujeto con el que identificarse, como verdadero ‘compañero’, como donador de sentido para la interrelación cotidiana […]

guelaguetza-oaxaca-fiesta-fechas-significado-programa
Fotografía: Jacobo Zanella.

En un sitio con tanta multiplicidad, una fiesta que lleve al extremo este principio de ofrenda y hermandad podría ser esencial. Y. aunque es muy atractiva la Guelaguetza con sus bandas serranas, su deliciosa oferta gastronómica y mezcalera, sus danzas tradicionales, adornos, vestimentas típicas; más allá de la folclorización, habrá que practicar la guelaguetza como esquema para relacionarnos y vincularnos, a pesar de todas nuestras diferencias.

Revisa aquí el programa completo de la Guelaguetza 2019.

También en Más de México: 4 modelos de colaboración prehispánicos que prevalecen

*Imagen destacada: Y! Música/Flickr.

Las plantas recuerdan y narran: íntimos retratos de la flora oaxaqueña (GALERÍA)

Hay comunidades indígenas en Oaxaca que creen que las plantas sienten, recuerdan, escuchan y nos hablan. Estas fotos retratan sus delicados mensajes.

Dice Amaury Barrera, joven fotógrafo mexicano, que las plantas forman parte de la naturaleza de una manera profunda y compleja; mucho menos evidente de lo que nos parece en lo cotidiano.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Además de su “compleja estructura molecular interna”, de su función con respecto a otros seres y de ser el ícono que resume eso que coloquialmente llamamos “ecología”, las plantas son “entidades cósmicas que tienen memoria, una historia impregnada en sus ‘venas’ y las reminiscencias de otro tiempo”.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Sus sospechas son confirmadas por las creencias de las comunidades indígenas de Oaxaca, quienes saben que las plantas “pueden sentir, recordar, escuchar e incluso hablarnos.” Pero nosotros tenemos que prestarnos a recibir sus mensajes.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Como a otras joyas que se despliegan constantemente frente a nuestros ojos a las plantas y a sus insólitas texturas, sus inteligentes patrones, las cicatrices en su piel, los dejamos pasar de largo. Pero hay en distintas cosmogonías, elementos para interpretar al mundo que nos rodea como un plano constante de significados, que solo es interrumpido por nuestra necesidad de de “avanzar”, de ir lejos.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Así, expresiones como el íntimo acercamiento propuesto por Amaury Barrera en la serie “Venas de otro tiempo”, son una invitación a detenernos a explorar el mundo desde un ángulo muy distinto, uno que no quiere descubrir, sino descubrirse; uno que no quiere aprehender, sino ser aprehendido.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Ahí, en este permiso que nos damos de entrañar con lo más ínfimo del mundo, se hace presente una imagen potente y dramática. Aparecen plantas, pero capturan el ojo como si fueran cuerpos desnudos (tal vez porque lo son) o sublimes paisajes.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

Estos exquisitos retratos, tomados en la Sierra de Juárez, Oaxaca, se develan frente a nuestros ojos como poesía, extraída directamente de la tierra, escrita en el idioma de la flora y recitada de forma particular para quien se atreva a dejarla sonar.

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

oaxaca-viajes-experiencias-naturaleza-sierra-oaxaquena-fotos

También en Más de México: Ensueños MX: Un paseo por las deliciosas nubes oaxaqueñas (FOTOS)

Ensueños MX: Un paseo por las deliciosas nubes oaxaqueñas (FOTOS)

Oaxaca está hecho para sentirse, y una forma deliciosa de hacerlo es entregarse un rato a sus nubes.

La ciudad de Oaxaca es un lugar que desborda. Sus sabores y pluralidad étnica, sus colores materializados en artesanías, flores, balcones o atuendos típicos, y su abrasadora oferta cultural, evidencia una soberbia mixtura que hace de este uno de los lugares más privilegiados del planeta.

Pero esta ciudad no es solo un cúmulo de estímulos terrestres. Sus cielos, y los de sus alrededores –Monte Albán, Cuilapam, Mitla o Santa María del Tule, entre otros–, son literalmente alucinantes. Y esta cualidad la deben, en buena medida, a sus nubes; quizá por eso cuando los mexicas dominaron en el siglo XV a los pueblos de la región, designaron a uno de los principales grupos como mixtecos (“gente de las nubes” en náhuatl).

En Oaxaca las nubes cuentan historias y despiertan los sentidos; naves, valles, animales fantásticos y seres brujos forman solo una parte del elenco. Es más, tal vez este ingrediente meteorológico ha propiciado que aquí germine históricamente no solo una honda tradición de magia y metafísica, también una de las escuelas más genuinas y talentosas de arte mexicano. Al contemplar las nubes oaxaqueñas sería mezquino no suponer que inspiraron, o incluso originaron, a curanderos y grabadistas, pero en todo caso, su injerencia ubicua en el paisaje es innegable.

Es muy probable que hayas visitado la ciudad de Oaxaca, y tal vez hasta te hayas dedicado un rato a sus nubes. Pero aún en este caso, y sobretodo si no lo has hecho, la mínima cortesía que una crónica sobre este fenómeno te merece es invitarte a ir y hacerlo. A fin de cuentas Oaxaca es imposible de describir sin que las sensaciones y emociones terminen por frustrar parcialmente el intento. Se trata de una ciudad, y un estado, que no se escribe o se lee; Oaxaca, siempre multisensorial, está hecho para experimentarse. Por eso hay que pasear por las nubes oaxaqueñas.

nubes-oaxaca-mexico-paisaje

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielo

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielos

oaxaca-paisaje-nubes-cielos-atractivos

nubes-oaxaca-mexico–paisaje-cielos

nubes-oaxaca-mexico–paisaje

* La serie Ensueños MX está dedicada a vivencias únicas que ofrecen destinos alrededor de México, y que suelen pasar de largo a los visitantes.  Se trata de experiencias sensibles, sutiles pero incomparables, que invitan a vivir una profunda comunión con estos lugares… #SienteMéxico  

Javier Barros Del Villar
Autor: Javier Barros Del Villar
Editor digital con aspiraciones carpinteras. Mexicano.