Sin categoría

El árbol más grueso del mundo también es un santuario en Oaxaca

Este árbol mexicano, uno de los más importantes del mundo, se considera un santuario. Tanto por su naturaleza perenne como por sus enigmáticos saberes que aguarda entre sus años.

Decía Herman Hesse, en sus estilizados poemas sobre caminar, que “nada es más sagrado, nada es más ejemplar que un árbol fuerte y hermoso”. Los árboles son una valiosa metáfora del ciclo eterno de la vida; inquebrantable, aún con la muerte de sus hojas, porque siempre existirá una primavera que le regrese su origen.

En el atrio de la iglesia de Santa María del Tule, en Oaxaca, existe un árbol cuya antigüedad  -que ronda los 2000 años- quizás no sea la más longeva, pero su abismal diámetro lo ha convertido en un ser único en el planeta. Con una altura de 42 metros y una circunferencia de unos 58 metros, este ahuehuete ha sido el más grueso que se ha hallado en toda la orbe hasta el día de hoy. Y aunque el diámetro es quien le da notable admiración, no dejan de ser fascinantes sus robustas marañas de hojas cuya sombra podría abrazar a 500 personas.

Entre las leyendas de la cultura zapoteca se cuenta que fue plantado por uno de los sacerdotes del Dios del viento Ehécatl. Su corteza nudosa que pareciera confluir varias ramas retorcidas, ha hecho pensar que no era un árbol sino varios en un mismo punto. Sin embargo, estudios recientes han comprobado que es uno solo. El Árbol del Tule o “árbol de iluminación”, se considera un santuario, de ahí que a su lado se haya erigido una iglesia. Y como santuario, afirma Hesse, predica la vida, aún cuando existan momentos en que pareciera perecer en el tiempo. En el árbol del Tule se han avistado rostros de animales sobre su gran tronco; venados, leones, elefantes, una auténtica apología a la imaginación. 

Se dice que en sus ramas, en sus heridas de corteza y probablemente en los discos que aureolan el interior de sus troncos se lee su confianza en sí mismo; al viejo árbol del Tule no le queda más que eso. 

arbol del tule 3

arbol del tule 2

arbol del tule

Tule Tree

 

*Imágenes: 1) Rafael Bautista; 3, 4) Atlas Obscura; 5) enmexico.about.com

Profundos retratos de los seguidores de la Santa Muerte en Oaxaca

De la muerte hablamos poco, pero para algunos mexicanos la "niña blanca" es una Santa...

La naturaleza de nuestra espiritualidad es increíblemente compleja. Especialmente en un país como México, donde lo místico se alimenta de infinitas formas de ser humano. Pero es precisamente esta complejidad lo que vuelve a la dimensión espiritual de nuestro país tan seductora.

Esa atracción llamó profundamente a la increíble fotógrafa Luján Agusti que enamorada de nuestro sincretismo ha realizado distintos proyectos para retratar el mestizaje, le religiosidad y la fiesta en México. En 2015, Agusti vino a estas tierras buscando investigar las creencias del país y hacer un registro documental de la forma en que la religión católica se ha mezclado con referentes de múltiples culturas y particularmente con creencias prehispánicas.

Pero mientras estaba en su proceso creativo, ocurrió un extraño incidente que la involucró directamente con el asunto investigado:

… una mujer dijo haber hablado con mi madre, quien falleció hace diez años, describiéndola tal cual era. Yo atea y descreída, dudé. Algo cambió a partir de ese encuentro. El tema que había decidido investigar me invadió, me llevó a cuestionarme sobre cuáles eran realmente mis creencias.

Para Agusti la exploración se transformó en ese momento en una búsqueda personal y decidió concentrar una serie fotográfica en un grupo de seguidores de la Santa Muerte del estado de Oaxaca. El resultado es “Salva tu Alma” donde los personajes posan luciendo su compromiso con el culto.  

mexico-cultos-religion-santa-muerte-imagenes-oaxaca

Como con casi todas las expresiones de religión (en México y el mundo), los seguidores de La Niña Blanca manifiestan su fé a través de gestos grandilocuentes, en muchos sentidos “teatrales” y definitivamente catárticos, pero que en su caso recuerdan más a los antiguos rituales prehispánicos que a la solemnidad religiosa que suele apreciarse en las iglesias.

El culto a la Santa Muerte está estrechamente ligado al culto a la naturaleza, comprendiendo la muerte como un proceso delicado, pero justo, uno que se corresponde con la vida. Lo que parecen buscar en última instancia sus fieles, es una reconciliación con el hecho que promete la figura; es decir, estar en paz con la muerte, con la idea y también con el evento: lo que se pide es una muerte no violenta.

La Santa es común entre sujetos que arriesgan la vida o que viven en sitios con dinámicas sociales complejas, aunque en muchas comunidades de México, aunque no sean adeptas a la Santa Muerte, es común venerar a los muertos, incluso pensar que aún habitan entre nosotros y que de distintas maneras continúan interviniendo nuestra existencia.

mexico-cultos-religion-santa-muerte-imagenes-oaxaca

Otro asunto interesante y que Agusti deja ver en sus imágenes es que la muerte es una deidad femenina, lo que hace del culto uno muy especial, sobre todo para la sociedad mexicana, que no puede curarse de su no muy sutil machismo. Así, se muestran en esta serie fotográfica a distintas mujeres sosteniendo a la “mujer mística” que las guía.

Por otro lado, los retratos son delicados, elegantes y no parecen dejar saber lo que la fotógrafa está pensando sobre los sujetos en la imagen. Son una figuración bastante neutra que no pretende aleccionarnos sobre la Santa Muerte y tampoco celebrar el culto, recordándonos lo importante que es ser respetuosos de las formas de vida ajenas.

Mientras que esta curiosa vertiente del catolicismo intriga y asusta, la realidad es que, como cualquier otra creencia del estilo, existe para alimentar la vida, hacerla mucho más transparente y fácil de navegar.

También en Más de México: El culto a la Santa Muerte: de la cosmovisión prehispánica a la actualidad

El espléndido Sabino Gordo que habita en Nuevo León (FOTOS)

En el municipio de General Terán, un espléndido ahuehuete alcanza hasta los 18 metros de altura, su edad ronda los 500 años.

Los árboles siempre han sido representaciones del ciclo de la vida. Quizá por que tocan los dos planos más arquetípicos de las civilizaciones: el inframundo y el cielo (recordemos que para los mexicas habían 13 cielos y 9 inframundos).

“Dentro de la mitología y la religión mesoamericanas, los árboles terrestres eran imagen y semejanza de sus contrapartes cósmicas, unos y otros fueron venerados y respetados. Árbol tierra, árbol sagrado, árbol comunicador, árbol puente… son realmente “árboles de la vida”, como los apreciamos en los famosos elaborados en Metepec, Edo Mex.“, nos explica Mónica del Villar en su artículo Los árboles sagrados del México Antiguo.

Hoy en Mexico tenemos árboles vivos milenarios como el Árbol del Tule o “árbol de iluminación” en Santa María del Tule, en Oaxaca, de una antigüedad de unos 2000 años y considerado un santuario, por ello a su lado se construyó una iglesia. También en Salvador Atenco en el Estado de México tenemos un ahuehuete de más de 500 años, sembrado en la época del reinado de Nezahualcóyotl.

Otro de estos hermosos ejemplares se erige espléndido en General Terán, en Nuevo León. Su nombre es Sabino Gordo, y según los pobladores su edad se calcula en unos 1000 años, aunque el consenso científico apunta a que tiene unos 500 años. Este sabino se encuentra en una zona donde surge un hermoso manantial que jamás se agota, por ello ahí también se ha construido el Centro Recreativo Sabino Gordo con albercas y áreas de esparcimiento.

sabino gordo general de teran nuevo leon arboles mas grandes mexico

 

Sobre este hermoso ejemplar, que se ha convertido en uno de los orgullosos símbolos de Nuevo León, te compartimos los siguientes datos:

 

Alcanza hasta los 18 metros de altura.

Su diámetro mide 5.28 metros (el del Tule en Oaxaca, el más grueso del mundo, abarca 11.6 m)

Fue nombrado en 1921 como el Árbol Nacional de México.

Se trata del ser vivo más antiguo de Nuevo León.

Está ubicado a 5 kilómetros de la cabecera municipal de General Terán.

Según un estudio conjunto entre la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos y la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL realizado en 1992, el Sabino Gordo tiene entre 477 y 527 años de edad.

En la región donde se encuentra, también se hallan zonas arqueológicas como La Loma del Muerto y Monte Huma, donde es posible contemplar pinturas rupestres.

sabino gordo general de teran nuevo leon arboles mas grandes mexico

sabino gordo general de teran nuevo leon arboles mas grandes mexico

sabino gordo general de teran nuevo leon arboles mas grandes mexico

 

¿Cómo llegar?

General Terán está a solo 16 kilómetros de Montemorelos y puedes llegar en carretera desde esta ciudad.

Ver Mapa

 

*Imágenes: 1 y 6) Glafiro Alanís; 2) Doranisse/panoramio.com/user/1689288; 3 y 4) Abiel Tellez/panoramio.com/user/294651

 

Sin categoría

Árboles notables e históricos de México

En México existen ejemplares de edades milenarias y de gran importancia natural.

La lista de beneficios que aportan los árboles al planeta es larga, ya que van desde la purificación del aire, hasta los nutrientes que ofrecen sus frutos, sin embargo, algunos árboles guardan entre sus raíces y ramas años de historia y cultura de las regiones donde habitan.

En México existen ejemplares de edades milenarias y de gran importancia natural, por ejemplo, el Árbol del Tule en Oaxaca el cual cuenta con una circunferencia de 45 metros y un peso aproximado de 630 toneladas.

árbol-del-tule-2

En Nuevo León, se ubica el ahuehuete popularmente conocido como “Sabino Gordo” y es el ser vivo más viejo del Estado con una edad aproximada de 1,000 años. Otro árbol de gran edad es el Mezquite que habita en Durango y se le estima una edad de 468 años. De acuerdo con relatos históricos, se dice que ante las ramas de este espécimen los franciscanos ofrecieron su primera misa en la región.

En el Estado de México, específicamente en Salvador Atenco, se encuentra un ahuehuete con más de 500 años de existencia que fue plantado en la época del rey Netzahualcóyotl. En Yucatán se halla un chicozapote que fue plantado el 15 de septiembre de 1910 para conmemorar el Centenario de la Independencia.

Algunos árboles emblemáticos se relacionan con el mundo cinematográfico, ejemplo de ello es el Álamo, un árbol con más de 58 años de edad que se ubica en Puebla, este espécimen formó parte de la escenografía de la película Tizoc protagonizada por Pedro Infante y María Félix.

tizoc

Estos árboles son una representación majestuosa de la naturaleza, sin embargo, muchos de ellos, en conjunto con otros más, se encuentra en condiciones poco favorables para vivir, por lo que implementar estrategias para su conservación resulta urgente.

Conocer y divulgar la riqueza histórica de estos árboles ayudará a que su protección sea una realidad, ya que su cuidado no solo representa el equilibrio con el medio ambiente, también con la identidad de una cultural.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

*Imágenes: 1) Earthgonomic; 2) Recreo Viral; 3) Noticias Forestales