UNAM lidera iniciativa para salvar a los colibríes en CDMX (te decimos cómo ayudar)

Un ave fantástica es responsable de polinizar algunos de nuestros cultivos vitales. Se trata de los colibríes y todos tenemos que ayudar a salvarlos.

“Salvaje” llamamos a la naturaleza para invocar su cualidad destructiva, impredecible y “desorganizadora”. Pero tal vez en estos tiempos, salvaje es precisamente nuestro paso por el mundo. 

En México, particularmente, lo urbano se va desarrollando en torno a un principio errático: la necesidad; y no puede ni detenerse a pensar en el futuro o en la manera en que esta necesidad atraviesa otras formas de vida. 

Este salvajismo ha afectado duramente a muchas especies naturales de las que, paradójicamente, dependemos si queremos mantener nuestro propio ritmo. Entre ellas están los colibríes y otros polinizadores (como las abejas). 

También en Más de México: 8 delicias mexicanas que podrían desaparecer si nos quedamos sin abejas

La UNAM al centro de una noble iniciativa para salvar a los colibríes

Los colibríes son esenciales para nosotros. Claudia Rodríguez, investigadora que forma parte de un hermoso proyecto de protección de colibríes de la UNAM lo resumió bien: 

el colibrí es un “organismo que ha estado muy atado a la sensibilidad y al corazón de los mexicanos.” Esta fantástica ave ha sido representada por distintas culturas de nuestra tierra y tiene un lugar divino en múltiples cosmogonías. Es eternamente simbólica. 

Pero eso no es todo, como explica María del Coro Arizmendi, quien generó junto a la UNAM el proyecto “Jardínes Urbanos para Colibríes”: “Acabar con los polinizadores nos va a hacer acabar con nosotros mismos.” Solo en México hay 58 especies de colibríes, según la investigación de María y estos ayudan a polinizar alrededor de 1300 especies silvestres (como piña, frijol, plátano y muchas más). 

unam-jardines-colibries-colibri-cdmx-polinizadores
Imagen: Teresa de Miguel en el IEMS Iztapalapa

La iniciativa de María del Coro, iniciada en 2014 con un jardín para polinizadores en la FES Iztacala, es cada vez más necesaria. Y en realidad es muy sencilla. Consiste simplemente en desarrollar una serie de jardines urbanos, con plantas y flores como mirtos, lavandas, aretillos, entre otras plantas que prefieren los colibríes. 

Estos jardínes funcionan como oasis para ellos, donde pueden alimentarse, descansar y beber agua, preparándose para continuar migrando y hasta volviéndose habitantes del sitio, formando “pequeñas cadenas alimenticias” que incentivan la polinización. 

Además, estos espacios se vuelven territorios de convivencia entre nosotros y los colibríes. Y, en la cercanía, nosotros comenzamos a valorarlos distinto, los reintegramos a nuestro imaginario cotidiano y generamos conciencia sobre la manera en que dependemos de ellos.

También en Más de México: Cultivando paz en un huerto urbano de Iztapalapa

¿Cómo ayudar a los colibríes en la CDMX?

Es posible hacerlo y no solo desde la capital, también en cualquier ciudad de México. María del Coro inició el reto #CreaTuJardínChallenge. Con solo unas cuantas macetas pobladas por algunas de las flores preferidas de los colibríes y algunos bebederos para aves, puedes generar tu propio oasis. No hay excusas, pues ningún espacio es demasiado pequeño. Puedes hacerlo en tu patio, tendedero, jardinera, ventana. 

Los colibríes te lo agradecerán con sus cantos, belleza y simpatía. Y, aunque no lo sepas, también podrías estar ayudando a otras especies que lo necesitan, como las abejas; e indirectamente estarás apoyando al rescate de la flora que depende de la polinización de estos animales increíbles. 

En última instancia, hacer un pequeño jardín de estos es apostarle a una humanidad menos salvaje, generadora de espacios dignos para todos los seres vivos. Es una acción casi microscópica, pero te envolverá y beneficiará en muchos sentidos.

Aprende más sobre el #CreaTuJardínChallenge aquí.

*Fuentes: 

“Objetivo, recuperar el colibrí y su polinización” de Teresa de Miguel, publicado en El País

Paraje Quiltepec, una ecoaldea en Tlalpan que capta y aprovecha el agua de lluvia

Con la ayuda del colectivo Isla Urbana, Quiltepec se ha convertido en el modelo de ecoaldea, con la recolección pluvial como su piedra angular.

La falta de agua es un problema cada vez más preocupante, y que no se está atendiendo con la debida premura. Las sequías prolongadas, el desabasto en el servicio y el cambio climático no hacen sino empeorarlo. Se está llegando al punto en que el agua se convierte en un bien escaso y codiciado. Quiltepec, una pequeña localidad en Tlalpan, Ciudad de México, sufrió de ello durante mucho tiempo hasta que se ofreció una solución.

quiltepec
Imagen de: sinembargo.mx

Los vecinos de la comunidad tenían que ir a casas alejadas de familiares, acarrear garrafones y hasta atravesar una manguera por otras casas, con el riesgo de que alguien más les robara el agua. Además, no hay suficiente transporte público, por la falta de asfaltado y el carácter periférico de Quiltepec. Bajo estas condiciones es difícil subsistir con un solo tinaco con una capacidad de mil litros, aproximadamente.

quiltepec
Imagen: Isla Urbana

Afortunadamente, Isla Urbana, un colectivo formado en 2009 por diseñadores, urbanistas, antropólogos, ingenieros, educadores y artistas instaló varios sistemas de captación de agua de lluvia en la comunidad. Los miembros de Isla Urbana saben que la escasez hídrica es un problema grave que tiene que atenderse a la voz de ya. Su equipo multidisciplinario se ha enfocado en abastecer de agua a comunidades marginadas.

quiltepec
Imagen de: momentum.bbva.com

Fieles a su lema, “lluvia para todos”, trabajan incansablemente para concientizar a la población acerca del uso responsable y sustentable de este vital recurso, además de intentar llegar a los rincones más apartados del país para instalar esta importante tecnología. Ahora, los habitantes de Quiltepec sienten que su vida ha cambiado. Mientras que antes tenían que racionar el agua para su uso en lo más indispensable, ahora la subsistencia es más fácil.

El sistema, además de barato, es sencillo. Cada sistema de recolecta tiene un costo de 6,700 pesos, y se adapta a las necesidades de cada hogar: desde una casa en Quiltepec hasta un departamento en Coyoacán. En el caso de Quiltepec, la captación empieza desde el techo, donde hay tres agujeros situados en los puntos de inclinación que llevan el agua a un solo conducto. Acto seguido, el agua pasa por un primer filtro y, con los sólidos ya retenidos, entra al tlaloque, un recipiente cuadrado que separa la parte más sucia de la lluvia para que no entre a la cisterna.

quiltepec
Imagen de: cronicaambiental.com.mx

Después, el líquido sigue su camino hacia un tanque rotomoldeado de 5 mil litros de capacidad (en caso de que no se cuente con una cisterna). Aquí es donde entra el agua de lluvia, para ser almacenada sin revolver los sedimentos que se acumulan en el fondo. Finalmente, el agua sale por otro tubo que lo lleva a una bomba de agua, y pasa por una manguera con dos filtros más antes de llegar al tinaco.

El trabajo de Isla Urbana, aunado a la resistencia y organización ejemplares de Quiltepec, son la muestra de que, a pesar de las dificultades y retos, que pueden parecer abrumadores, sí hay maneras de salvar un futuro que parece oscuro e incierto. Sin embargo, antes de hacerlo, hay que darnos cuenta de nuestros privilegios, para salir de nuestra zona de confort y no hacer la vista gorda ante una situación insostenible.

También en Más de México: una iniciativa para salvar a los colibríes en la CDMX.

Estas son las 7 ciudades creativas de México

Ciudades vibrantes donde abundan la diversidad y las grandes ideas forman la Red Mexicana de Ciudades Creativas. Te decimos cuáles son y por qué visitarlas.

Tal vez sea su geografía, tan diversa y compleja, donde se han cultivado toda clase de plantas, animales, culturas y sujetos. Tal vez sea una fuerza que simplemente nos elude. Probablemente nunca terminemos de descifrar por qué, pero en nuestra tierra la creatividad fluye sin parar.

Sería difícil decidir por dónde empezar a explorar este rico aspecto de nuestro país, pero sin duda un buen lugar para empezar es el circuito de Ciudades Creativas de México nombradas por la UNESCO. 

¿Qué son las Ciudades Creativas?

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Casa intervenida por diversos despachos, durante la Semana del Diseño en CDMX. Imagen: Dezeen

La Red de Ciudades Creativas fue creada por la UNESCO en 2004 y hoy está compuesta por 180 ciudades de 72 países alrededor del mundo. El objetivo de esta red es promover la diversidad cultural y el desarrollo sostenible, aprovechando que la creatividad puede generar derrama económica a través de una forma muy especial de turismo; una que le apuesta a los viajeros aventureros, esos dispuestos a internarse en la cultura local.

Por otro lado, la propuesta busca impulsar a las industrias culturales, no solo de las ciudades con el título, sino de otras que también quieran formar parte de esta Red internacional. 

En México tenemos 7 Ciudades Creativas, todas de distintos estados. Sin duda cada mexicano debería visitarlas y aprender mucho sobre ellas. ¿Quieres saber cuáles son?

También en Más de México: Estos destinos son perfectos para mexicanos creativos

Las 7 ciudades creativas de México 

1: Ensenada

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: Life and Food

En Baja California, este destino ha sido Ciudad Creativa desde 2015 por su gastronomía. Y aunque lo celebramos, no es sorpresa. En esta región se produce alrededor del 90% del vino mexicano y mucha cerveza artesanal. Pero no solo por eso se trata de una capital culinaria. 

Conscientes de que la cocina es la mejor forma de incrementar el valor de los productos de la tierra, los chefs y otros creadores de Ensenada se han encargado de llevar más allá del límite los sabores locales, particularmente los ingredientes del mar y siempre de forma sustentable.

2: San Cristóbal de Las Casas

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: Museo de los textiles del mundo maya

Desde 2015 esta pintoresca ciudad lleva el título en la categoría de “Artesanías y arte popular”. El mayor centro urbano de la región de los Altos de Chiapas es, probablemente, el más importante destino cultural del estado. 

La influencia de la identidad tzotzil, entre otros pueblos de la región, se hace evidente a través de las intrincadas artesanías locales, especialmente las piezas de ámbar, los textiles tradicionales y la cerámica. Para acercarse a estas maravillas basta con visitar los museos (entre ellos el del ámbar, el del jade y el Museo de Trajes Regionales Sergio Castro) y el Mercado de Artesanías y Dulces.

3: Morelia

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: El Sol de Zamora

La hermosa capital de Michoacán obtuvo el nombramiento en 2017 en la categoría de música

Aunque tal vez no es el aspecto creativo con el que normalmente se asocia a esta ciudad, no podría ser más acertado. Morelia presume una boyante escena musical que incluye a instituciones como el Conservatorio de la Rosas A.C. (el más antiguo de América); el Instituto Superior de Música Sacra de Morelia A.R.; la Facultad Popular de Bellas Artes (FPBA); la Licenciatura de Música y Tecnología Artística de la ENES-UNAM; el Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras (CMMAS) (único en Latinoamérica); y el Centro de Educación Artística (CEDART).

Y no hay que olvidarse de que en la ciudad residen la Orquesta Sinfónica del Estado de Michoacán (OSIDEM),  la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM), la Orquesta Filarmónica Juvenil de Morelia (LAOFIM), entre otras; además de que Morelia es sede de festivales como el Festival Internacional de Órgano de Morelia; el Festival de Música de Morelia «Miguel Bernal Jiménez»; el Festival Internacional de Guitarra de Morelia; el Jazztival; el Festival Internacional de Música y Nuevas Tecnologías Visiones Sonoras; el Festival del Mariachi, y la K’uinchekua de música tradicional indígena.

¿Faltan razones para visitar Morelia?

4: Guadalajara

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte

Guadalajara siempre ha sido un espacio de creatividad e innovación y por eso, en 2017 obtuvo el título de Ciudad Creativa Digital. En ella residen firmas productoras de cine, televisión, videojuegos, animación digital, aplicacioes móviles y más. Además, es una de las ciudades con mayor concentración de empresas tecnológicas del país. 

El arte digital se ha vuelto un distintivo de la ciudad y en sus grandes eventos (como la Feria del Libro y el Festival Internacional de Cine) siempre está presente. Pero hay otros momentos y espacios para vivirlo: Festival Sucede, GDL Luz, Campus Party GDL y hasta el Día del Arduino; además, hay distintos propuestas de videomapping en sitios arquitectónicos (como el de la Basílica de Zapopan) y el ExConvento del Carmen tiene una activa agenda de artes digitales.

Si amas el arte, la tecnología y te apasionan los nuevos medios, simplemente tienes que estar en Guadalajara.

5: Ciudad de México 

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: Revista Código

Nombrada Ciudad Creativa en 2017 en la categoría de diseño, no podía faltar la capital mexicana. Esta es una urbe de ambivalencias: así como hay problemas tremendos, particularmente de diseño (entre asuntos ambientales, planeación urbana, movilidad, centralización), hay miles de capitalinos buscando soluciones de las formas más creativas posibles. 

Para descubrirla, basta con salir y aventurarse a explorar. En esta ciudad hay 156 museos, cientos de sitios arquitectónicos relevantes, galerías, espacios culturales, universidades creativas y despachos artísticos, arquitectónicos y de diseño. ¿Por dónde quieres empezar?

También en Más de México: La CDMX podría ser una de las 5 ciudades más creativas del mundo

6: Puebla

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: Noticias Puebla

La activa Puebla fue nombrada Ciudad Creativa en 2017 en la categoría de diseño. Se trata de un destino increíble donde aún es posible admirar la historia de México a través de sus múltiples capas arquitectónicas: desde tiempos prehispánicos, pasando por la colonia, el barroco y hasta la más fresca contemporaneidad. ¿Cómo no hacer buen diseño en un espacio que nos inspira tanto? 

Descubre cosas que hacer, ver y comer en Puebla, magnífico destino entre los 20 mejores para 2020 (según National Geographic)

7: Mérida

ciudades-creativas-mexico-diseno-musica-arte
Imagen: yucatan.gob.mx

El más reciente nombramiento fue para Mérida, que en 2019 lo obtuvo por su gastronomía. Y, ¿cómo no? Sin duda una de las cocinas más relevantes de nuestro país es la yucateca, fuertemente influenciada por los mayas, ligada de forma indeleble a los ingredientes propios de la península y definida por ingeniosas técnicas ancestrales. ¿Qué comer en Mérida? un poco de todo, pero no te olvides de los clásicos como la sopa de lima, los panuchos, la cochinita pibil, los papadzules, los tacos de lechón, las marquesitas y platillos con influencias prehispánicas como el mukbil pollo y el licor Xtabentún.

Además, baja la comida echando una buena caminata, siguiendo este recorrido arquitectónico por Mérida, la espectacular Ciudad Blanca.

También en Más de México: Mérida: la mejor ciudad del mundo para viajar

Paletas heladas de pulque: reinventando la bebida de los dioses

Estos ingeniosos productores de pulque cambiaron para siempre la forma de tomarlo. ¿Estás listo para un postre saludable y delicioso?

Las propiedades del pulque son bien conocidas. No en vano le llamamos “bebida de dioses”. Se trata de un fermento de aguamiel que, por su proceso de preparación y las cualidades de su ingrediente básico presume múltiples beneficios para la salud.

paletas-helado-pulque-curado-donde-comprar
Imagen: Gourmet de México

No solo está lleno de vitaminas, minerales y aminoácidos; el pulque también es una increíble fuente de probióticos y, por eso, una deliciosa forma de mantener la salud gastrointestinal. 

Pero al pulque no lo queremos nada más por ser sano; tampoco por ser una embriagante sustancia, asociada con la placidez, la calma y hasta el trance. El pulque lleva miles de años entre los mexicanos y el maguey —la planta de donde se extrae el aguamiel para fabricarlo— es poco menos que sagrado.

Por si fuera poco, el pulque es un ingrediente ultra versátil, del que los mexicanos obtenemos salsas, panes, merengues y, gracias al ingenio de estos productores mexicanos, hasta paletas heladas y helados.

También en Más de México: El pulque: la bebida de los dioses que nutre cuerpo y alma (VIDEO)

Pulcaletas: paletas heladas de pulque

paletas-helado-pulque-curado-donde-comprar
Imagen: Chilango

Las deliciosas “pulcaletas” llegaron a nosotros en 2015, cuando Carlos Barrón y Jesús Alegre del municipio de Coatepec en el Estado de México, ambos campesinos, tuvieron la brillante idea de congelar el pulque, buscando refrescarse con algo sabroso. 

Esto fue solo el principio de lo que pronto se convertiría en un proyecto a largo plazo, a cargo de la Asociación Xochicuahuitl, un grupo conformado por 35 productores mexiquenses. Y aunque se tardaron en dar con la fórmula perfecta para esta delicia, hoy la marca “Pulcaleta” ofrece 10 deliciosos sabores que varían con la temporada y que incluyen: xoconostle, tejocote, piñon, manzana con arándano y piña-coco.

paletas-helado-pulque-curado-donde-comprar

Sin duda este delicioso postre, naturalmente endulzado con el aguamiel que se extrae del maguey ayoteco, ya es un nuevo clásico que, encanta a mexicanos de todo el país y hasta viajeros de distintas partes del mundo. La popularidad de este rico producto es tal que, como sus creadores afirman, hay nuevo turismo en Coatepec solo para probarlo. Y, sin duda, el proyecto está generando empleos para la comunidad local.

También en Más de México: ¿El único postre contra el malestar estomacal? Inventan el merengue de pulque

Los amantes del pulque somos responsables de cuidarlo

paletas-helado-pulque-curado-donde-comprar

Desafortunadamente no todo son buenas noticias. La demanda desmedida de maguey ha puesto a algunas de sus especies en serio peligro. Claro que de esto son responsables, principalmente, la industria del tequila y el mezcal comercial; pero si la demanda de pulque crece y su producción se industrializa, podríamos tener un problema muy serio. 

El maguey enfrenta distintas amenazas, no solo el hecho de que se consume extensivamente y que, como cualquier recurso natural, podría simplemente agotarse; también la siembra de monocultivos y la tala de árboles (que afecta las cualidades de la tierra donde crece el maguey) son otros dos fenómenos a considerar.

Quienes somos amantes del pulque, tenemos la responsabilidad de cuidarlo: en primer lugar, debemos privilegiar el trabajo de los pequeños productores; además, hay que cuestionar siempre a quien nos vende cualquier alimento relacionado con el maguey, saber cómo obtiene su recurso y cómo asegura que su práctica sea sustentable y, finalmente, hay que medirse y recordar que “de lo bueno poco”. No podemos exigir a la tierra más de lo que nos puede dar.

También en Más de México: Mezcal artesanal, la sangre de la tierra oaxaqueña