Sin categoría

Las misteriosas crines de caballo trenzadas por duendes en Huasca, Hidalgo (Fotogalería)

Este curioso fenómeno en mancuerna con los cientos de testimonios sobre duendes en este sitio rodeado de bosque incitaron, incluso, la apertura de un museo.

En Huasca de Ocampo, Hidalgo, la existencia de los duendes ha sido un tema ancestral. En sus bosques cubiertos de heno, un cliché, de hecho, respecto a la presencia de seres mitológicos, existen innumerables historias sobre la presencia de los duendes. De hecho hay un bosque llamado específicamente Bosque de los Duendes, donde justo está localizado el Museo de los Duendes.

La fundadora del museo, Cristina Cortés de Herwing, inició con la idea luego de escuchar decenas de historias sobre estos seres como habitante de Huasca. Pero también porque en su rancho encontraba innumerables e inexplicables trenzas, complicadas y hermosas, en las crines y colas de sus caballos.

Cortés comenzó a cortar las trenzas cuando aparecían por la mañana a sus caballos. su esposo Horst Herwing, naturalmente, comenzó a limitarla o estos perderían a ese ritmo sus hermosos cabellos.

Luego Cortés decidió fundar un museo dedicado a los duendes, ella misma está convencida de su existencia y hasta ha escrito un libro llamado Duendes… con las Crines en la Mano. En este documenta su propia experiencia con estos seres, que son de energía, como nosotros, pero que viven en otra dimensión y solo se aparecen de vez en cuando en la nuestra, siempre con una actitud lúdica, jugando con los cabellos de los caballos por ejemplo; haciendo columpios con ellos.

En la siguiente fotogalería la mayoría de la imágenes son de muestras de crines de caballo exhibidos en el Museo de los Duendes. Nosotros que loas vimos de cerca, somos testigos de la meticulosidad de estas, que más que enredos, son verdaderas trenzas artesanales…

 

 Imágenes: Archivo +DeMX

Así cobran vida los aluxes en la obra de Martín Ferreyra

Esta instalación abre la puerta para que los duendes de la mitología maya invadan nuestra realidad.

Los aluxes son una figura tan enigmática como fantástica, y aunque su presencia lleva alimentando la imaginación de cientos de sureños mexicanos desde hace siglos, para muchos son un hallazgo reciente.

A partir de que las leyendas sobre estos duendecillos de la cosmogonía maya comenzaron a hacerse de conocimiento común, los aluxo’ob, mejor conocidos como aluxes, han despertado la curiosidad de muchos. Así le ocurrió al artista Martín Ferreyra (Córdoba, 1984), quien ha basado parte de su obra en este precioso mito. 

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico

Y es que hay quienes pueden no creer en nada sobrenatural, pero que afirman haber visto a estas criaturas rondar en los bosques, grutas y cenotes. Así, cientos de historias sobre ellos merodean por las zonas del sur del país, en las cuales se relatan los rituales que estos seres invisibles; también hay leyendas que hablan incluso de desapariciones, como la de una niña en Cancún la cual, fue desaparecida por los traviesos aluxes en el Parque de los Cenotes y luego devuelta a cambio de una ofrenda.

Y es que para los aluxes, como descubrió Martín Ferreyra, es importante que se les rinda tributo y que se les pida permiso, por ejemplo, para entrar a los territorios resguardados por ellos. Por eso es que en Yucatán se siguen realizando rituales en los que se busca dar vida a los aluxes a través de figuras de barro hechas a la imagen de estos rollizos duendes: se hace una ceremonia con rezos, peticiones y gotas de sangre. Según cuenta Ferreyra en su cuenta de Facebook, “cada dueño debe alimentar y cuidar para que protejan su casa y sus tierras”.

Por eso es que este artista recreó con su trabajo cerámico este ritual, en una exposición que estuvo hasta el 15 de noviembre en la Vértigo Galería, y que frecuentemente ostenta en sus curadurías a artistas quienes retoman temas míticos y prehispánicos reflejados mediante el arte contemporáneo.

No cabe duda que esta tendencia en el arte (ya sea gráfico, plástico, digital o cualquier otro) es esencial para conectarnos con esos mundos aparentemente lejanos que en realidad están más cerca de lo que creemos, nos constituyen. 

Apoya al arte independiente y empápate de ese rico mundo que estos artistas reviven. Te dejamos el teaser de “Dar vida a un Aluxe” y algunas fotos para que no lo pienses.

 

 

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-3

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-7

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-6

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-5

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-4

aluxes-mito-maya-prehispanico-galeria-vertigo-arte-contemporaneo-mexico-2

*Imágenes: Cortesía Martín Ferreyra

 

¿Qué son los chaneques que habitan tantas leyendas?

La mitología mexica los trajo, aparentemente de una tradición totonaca, y aún hoy los chaneques colman las leyendas del país.

Para los antiguos de casi cualquier cultura, la naturaleza está dotada de espíritus. En el budismo tibetano, por ejemplo, están los dralas, que es la esencia diferenciadora que hace que un árbol sea un árbol; se trata de una especie de espíritu.

En este mundo animado, donde la naturaleza tiene su propia esencia y vida espiritual, la cosmovisión de muchas culturas se centró. Y muchas sociedades también concibieron la presencia de seres de otras dimensiones, o al menos invisibles a nosotros la mayoría del tiempo, que cuidan de la naturaleza, y tienen su propia personalidad y esencia.

En mesoamérica, muy parecida a la tradición anímica de la cultura bretona y nórdica, diversos grupos concibieron a un tipo de duende, cuya labor principal, curiosamente, también es la de cuidar la naturaleza.

En la cultura maya son los aluxes, los cuáles tienen su lugar en diversas manifestaciones artísticas y arquitectónicas, como en Yaxchilán, Chiapas. Por su parte, en la cultura náhua (aunque no se trata tal cual de lo mismo) sí son muy parecidos los seres chaneques a los aluxes mayas. Chanque viene del náhuatl y su significado es “los seres que habitan en los lugares peligrosos”.

Su cree que su origen es totonaca, tienen un temple travieso y en la mitología mexica se les atribuye como seres de cuidado, ya que son capaces de enfermar a las personas, y peor, hacerles perder su tonalli, que es una especie de energía vital que a cada persona le es conferido.

chaneques mexico duendes

Al habitar los lugares peligrosos, también se les atribuye una especie de misión importantísima, para cuidarlos. Los chaneques, por su capacidad de causar daño, su espíritu travieso, aunque también su gran valor para los humanos, se les ha incluido en decenas de leyendas en las que las personas los ofenden de algún modo son “regañadas”, o bien, se les vincula al milenario “mal de aire” en el que, por su paso, las personas pueden caer enfermas. Como muestra, el siguiente fragmento de una leyenda:

Cuando llegaron a dicho lugar, el brujo lo examinó y les dijo lo siguiente: “tú no tienes ninguna enfermedad, por eso los doctores no te pueden curar; lo que tú tienes se llama posesión. Tú te metiste a un pantano, y en ese lugar habitaba una pareja de chaneques, uno masculino y otro femenino. Al caer dentro del pantano interrumpiste su descanso y, en castigo, ellos se metieron en tu cuerpo. El chaneque se metió en tu pierna derecha, y la chaneca en tu pierna izquierda. Pero no te preocupes, yo te voy a sacar a ese par de chaneques de tu cuerpo, los voy a colocar en un frasco y los vas a ir a dejar al pantano, pues ése es el lugar donde ellos viven y donde deben estar”.

Algunas leyendas, incluso, hablan de la necesidad de disponerles ciertos ofrecimientos, como miel, y otros alimentos; se trata de tomarlos en cuenta, como el tipo de “duendes” que son, con una mezcla de personalidad que raya entre lo infantiloso, pero también en la solemnidad de ser un guardián imprescindible.

 

 

*Imágenes: 1) Ilustración deRocio Arvea Goopar; 2)larutadelbrujo.com/2015/09/30/nanciya-la-selva-te-acompana

 

El sorpresivo rincón-espejo que guarda el bosque de Mineral del Chico (FOTOS)

En el Parque Nacional El Chico de Hidalgo, a las faldas de la montañas, se despliegan espejos de agua que reflejan magníficas rocas.

Mineral del Chico es famoso por sus bosques de coníferas, tan bellos, que es una de las zonas naturales protegidas más antiguas de México. Porfirio Díaz declaró a El Chico como Bosque Nacional en 1898; este hermoso lugar forma parte de la Sierra de Pachuca, en Hidalgo.

Hace quinientos años aquí también proliferaron las minas, por ello nació el pueblo también conocido como Mineral del Chico, y hasta 300 minas fueron instaladas en los derredores.

Sus bosques de coníferas son muy antiguos: ahí yacen helechos que, por su tamaño, parecieran prehistóricos, en mancuerna con cientos de encinos hermosos cuyos tonos resultan una extensa gama de apacibles colores otoñales. Sus formaciones de roca conocidas como Las Monjas son por demás singulares. También, formaciones de roca hacen uno de los laberintos naturales de México más intrincados y famosos (aquí se escondían los revolucionarios): El Contadero.

Con todas estas maravillas, un lugar más discreto, poco conocido, y accesible solo con guía a través del bosque, se descubre luego de un delicioso descenso que puede hacerse a caballo.

Nos referimos a espejos de agua en las faldas de la montaña, que cobijan la base de enormes montículos de piedra; la vista salta hermosa con geometrías que parecieran guardar una capa de metal en su superficie, y que reflejan las rocas que las habitan; estas últimas forman pasillos que jamás se escapan del reflejo (su onírico cimiento).

El elgantísimo minimalismo del sitio es un recuerdo que querrás tener en tu vida.

 

 

*Imágenes: Archivo Más de Mx

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )