La primera ópera en lengua náhuatl; escúchala (VIDEO)

Aparte de atraernos por ser la primera obra escrita para ópera en náhutal; nos envuelve por el trabajo de investigación de más de 10 años que lleva consigo.

Reparando, o no, en ello, estás más cerca de la lengua náhuatl de lo que quizá percibes (basta con memorar los nombres de pueblos y ciudades que nombras y suelen terminar en tlán). Si hiciésemos una analogía con la globalización actual, situándola en la era precolombina, la influencia de los pueblos nativos nahuas sería la hegemonía cultural. En parte porque los aztecas, quienes expandieron su imperio, la tenían. 

Honrando esta arcaica influencia, desde 2011 la primera ópera en lengua náhuatl Ópera Xochicuicatl cuecuechtli ha sido creada gracias a Gabriel Pareyón. Esta hermosa obra es resultado de hasta 10 años de investigación previa; en parte se basó en los reconocidos estudios de Patrick Johansson sobre  el sentido erótico del concepto cuecuechcuicatl, la vastedad expresiva que encierra: palabra, poesía, música y danza.

Ópera Xochicuicatl cuecuechtli  primera ópera náhuatl

Una parte muy magnética de esta ópera es que además es conseguida con el sonido de instrumentos preshipánicos. Fueron construidos, rescatados de la memoria técnica musical de los aztecas. El concepto de la obra nos lleva a la profundidad del pensamiento nahua sobre las artes y el espíritu: quizá no exista otra cultura que haya englobado en un mismo término, igualado, y engrandecido así, la lúdica y espiritual acción de estas tres artes que invitan al movimiento; la poesía, la música y danza.

*Imágenes: 1)photocity, 2)izq.mx

Preservar las lenguas originarias: la misión de este genial proyecto digital

A través de sus varias aplicaciones móviles, este proyecto busca crear un ecosistema digital de lenguas originarias de fácil acceso para todos.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto

Una lengua es fundamental, pues en ella se encuentra el acceso a todo entendimiento posible, entre seres humanos. Pero además, una lengua es un cúmulo de sentimientos y creencias comunes, así como un baúl de memorias que guarda siglos de historia y cotidianidad de diversas civilizaciones en el mundo.

Es el caso del náhuatl, una de las lenguas primigenias que, aunque ya pocos de nosotros hablamos –y tal vez nadie recuerda cómo se hablaba hace 500 años–, se usa ampliamente en la cotidianidad, desde los nombres de personas hasta regiones, ciudades, municipios y pueblos enteros nombrados en náhuatl. Así, la cultura prehispánica y su cosmovisión se hacen presentes en nuestro día a día, de maneras a veces inconscientes.

La misión de Kernaia

lenguas-originarias-mexico-preservacion-kernaia-proyecto-como-aprender-lengua-indigena-nahuatl

Es bajo estas ideas que surgió el proyecto digital Kernaia, una plataforma cuyo eje permanente es el rescate y uso de las lenguas originarias en México. La propuesta de Kernaia es que en un mundo caben muchos mundos —es decir, caben los más de 6 mil idiomas que existen—, y que hace falta un trabajo multidisciplinario para rescatar a los más de 3 mil que están en riesgo de desaparecer.

En el caso de México hablamos de uno de los diez países con mayor cantidad de lenguas originarias. No obstante, entre las naciones con más lenguas amenazadas, México ocupa el quinto sitio, con 144 en algún grado de peligro, según el Atlas de las Lenguas en Peligro en el Mundo.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto-2

Por eso, el trabajo de Maurits Montañez, creador de Kernaia, así como el de cientos de mercadólogos, programadores y artistas que confluyen en este proyecto, es fundamental. Éste se realiza, además, en conjunto con habitantes de las comunidades indígenas, lo que ha posibilitado la creación de la original plataforma. Así, a partir de herramientas digitales y del uso del ciberespacio, pretenden crear un ecosistema único en el que se resguarden y transmitan las lenguas originarias y toda la abundancia cultural que en ellas persiste. Y vale decirlo, la asombrosa variedad lingüística que cada una implica y que, como el náhuatl, cuentan incluso con palabras que son intraducibles, debido a su particular y fascinante concepción de la gramática.

Por eso, la labor de estos profesionales se ha materializado en una serie de contenidos y apps que facilitan el aprendizaje del náhuatl en su variante veracruzana, así como el purépecha y el mixteco, lo que a la postre se ha convertido también en un trabajo de recopilación cultural. Esto ha hecho posible el conocimiento de las historias, canciones y tradiciones de los pueblos originarios que aún preservan su lengua, todo ello en lo que Montañez define como “empresas híbridas” que fusionan la labor social con la económica. 

Un sistema lingüístico va más allá del instante: del diálogo inmediato. Se convierte más bien en un diálogo constante y milenario entre culturas enteras, y en un devenir incesante en el cual el ser humano encuentra su identidad al nombrar aquello que le rodea. Tal es la razón de que muchas lenguas hayan trascendido en el tiempo y que estén presentes en la actualidad, forjando nuestra identidad mientras se fusionan con otros idiomas. 

Así, Kernaia defiende y promueve este invaluable legado inmaterial que son las lenguas originarias, e invita a la gente a sumarse a su proyecto. Gracias a la invención de Kernia, Maurits Montañez fue uno de los diez ganadores en la última edición de Innovadores Menores de 35 en México, del MIT Technology Review.

En su página puedes conocer más del proyecto, descargar las apps y ponerte en contacto con ellos.

Descubren uno de los documentos más antiguos en náhuatl en Polonia

Se trata de un censo que Hernán Cortés ordenó para conocer la realidad socioeconómica del centro de México.

Como sabemos, el náhuatl fue la lengua más hablada en Mesoamérica al tiempo que llegaron los españoles. Hoy, continúa siendo la lengua originaria más común en México, con más de 1 millón de hablantes.

Por ello, una de las principales formas de comunicación (y con ello de dominación) se dio cuando los españoles enseñaron el alfabeto romano a los antiguos mexicanos. Así consiguieron un mayor acercamiento con fines de adoctrinamiento, aunque también gracias a esto quedaría registrada mucho de la cosmovisión mexica (como en el caso de los informantes nahuas de Fay Bernardino de Sahagún, quienes plasmaron sus testimonios en náhuatl).

Entre los documentos prístinos escritos en esta lengua, se ignoraba uno recién descubierto en la biblioteca de la Universidad Jaguelónica, en Polonia. Se trata del manuscrito original de un censo ordenado por Hernán Cortés, entre los años de 1519 y 1524, para conocer el valor de la tierra que cubría los hoy estados de Oaxaca, Morelos, Veracruz y Michoacán.

El censo incluye un análisis de las villas pobladas por más de 200 personas, con datos sobre su modo de vida, tipo de alimentación, nivel socioeconómico, y si pagaban o no impuestos a la corona española –en muchos casos en cacao, huevo, maíz o coco.

En este periodo fue muy importante para los españoles discernir a quién cobrar impuestos con fines estratégicos, ya que a los nobles se les disculpaban con el objetivo de que mantuvieran unidas a sus comunidades. El censo encontrado revela que, aunque los religiosos decían haber adoctrinado prácticamente a todos los nativos, en realidad los niños de cada casa eran los únicos bautizados.

Un estudio reciente confirmó la autenticidad del documento. Pero, ¿cómo terminó allí? Como muchas de las riquezas americanas que llegaron a Europa, este manuscrito fue llevado por un traficante a Alemania en el siglo XIX, luego lo resguardó la realeza prusiana y después fue donado a la Biblioteca Real de Berlín. Durante la Segunda Guerra Mundial, por motivos de seguridad, fue enviado a Polonia, y finalmente fue donado a la Universidad Jaguelónica. 

Especialistas se avocarán en los próximos tres años a estudiar con detalle el documento, lo cual podría arrojar información valiosa para complementar lo que hasta ahora conocemos sobre dicha época –y así continuar la fascinante reconstrucción del pasado de nuestro país.

Imagen: Jagiellonian Library, Jagiellonian University in Kraków

En esta escuela de Morelos imparten náhuatl y los resultados son sorpresivos

En la escuela primaria Plan de San Luis de la comunidad de Tetelcingo se enseña con juegos náhuatl, la respuesta por parte de los alumnos es increíble.

Durante siglos el hablar alguna de las lenguas nativas de México fue sinónimo de marginación, y hasta hoy en algunos casos de discriminación. En esta época, sin embargo, se percibe una revaloración contundente de las culturas prístinas, quizá como un reconocimiento de que hay otras maneras de ver la vida que, incluso, podrían ayudarnos a llevarnos mejor con la naturaleza, y depositar en otros valores la importancia de la experiencia humana, más allá del dinero o el consumismo.

Prueba de este interés es el éxito que diversos artículos sobre lenguas originarias en este sitio han generado, de hecho, nos hemos sorprendido gratamente. Y un ejemplo de que en la práctica está retomándose el valor de las lenguas originarias, es el de la escuela primaria Plan de San Luis, en su grupo de 5º B, en la comunidad de Tetelcingo, en el municipio de Cuautla, Morelos.

En ella el profesor Verónico Xixitla enseña náhuatl, una labor que hace desde hace más de 30 años. A los niños les enseña con juegos  palabras que pueden usar en la vida cotidiana, y así las aplican en otras clases, desde biología hasta matemáticas.

Uno de los efectos más significativos de esta enseñanza es que los niños de Tetelcingo, por primera vez, han podido hablar con sus abuelos en náhuatl, lo que marca una integración generacional que estuvo a punto de perderse.

Según Xilitla, cuando el idioma nativo deja de enseñarse:

Se va perdiendo la identidad y hasta la fe de vivir. El problema es que la gente ya no habla náhuatl porque sienten que es sinónimo de marginación.

Las clases de náhuatl forman parte de un proyecto inspirado por las comunidades zapatistas para formar comunidades con gobiernos autónomos basados en sus propios usos y costumbres. En 2014 el gobierno estatal hizo un decreto que permite que las comunidades indígenas del estado se rijan por su propio sistema de usos y costumbres, cuando no confronte el marco legal existente.

Tetelcingo sería el primer territorio autónomo de Morelos, uno de los requisitos está en comprobar que su fundación se hizo antes de la conformación oficial de Morelos, en el año de 1869. El rescate de identidad colectiva, por lo pronto, ya se está haciendo.

*Fuente:

La Jornada

*Imagen: Marco Paláez/ La Jornada San Luis