En esta escuela de Morelos imparten náhuatl y los resultados son sorpresivos

En la escuela primaria Plan de San Luis de la comunidad de Tetelcingo se enseña con juegos náhuatl, la respuesta por parte de los alumnos es increíble.

Durante siglos el hablar alguna de las lenguas nativas de México fue sinónimo de marginación, y hasta hoy en algunos casos de discriminación. En esta época, sin embargo, se percibe una revaloración contundente de las culturas prístinas, quizá como un reconocimiento de que hay otras maneras de ver la vida que, incluso, podrían ayudarnos a llevarnos mejor con la naturaleza, y depositar en otros valores la importancia de la experiencia humana, más allá del dinero o el consumismo.

Prueba de este interés es el éxito que diversos artículos sobre lenguas originarias en este sitio han generado, de hecho, nos hemos sorprendido gratamente. Y un ejemplo de que en la práctica está retomándose el valor de las lenguas originarias, es el de la escuela primaria Plan de San Luis, en su grupo de 5º B, en la comunidad de Tetelcingo, en el municipio de Cuautla, Morelos.

En ella el profesor Verónico Xixitla enseña náhuatl, una labor que hace desde hace más de 30 años. A los niños les enseña con juegos  palabras que pueden usar en la vida cotidiana, y así las aplican en otras clases, desde biología hasta matemáticas.

Uno de los efectos más significativos de esta enseñanza es que los niños de Tetelcingo, por primera vez, han podido hablar con sus abuelos en náhuatl, lo que marca una integración generacional que estuvo a punto de perderse.

Según Xilitla, cuando el idioma nativo deja de enseñarse:

Se va perdiendo la identidad y hasta la fe de vivir. El problema es que la gente ya no habla náhuatl porque sienten que es sinónimo de marginación.

Las clases de náhuatl forman parte de un proyecto inspirado por las comunidades zapatistas para formar comunidades con gobiernos autónomos basados en sus propios usos y costumbres. En 2014 el gobierno estatal hizo un decreto que permite que las comunidades indígenas del estado se rijan por su propio sistema de usos y costumbres, cuando no confronte el marco legal existente.

Tetelcingo sería el primer territorio autónomo de Morelos, uno de los requisitos está en comprobar que su fundación se hizo antes de la conformación oficial de Morelos, en el año de 1869. El rescate de identidad colectiva, por lo pronto, ya se está haciendo.

*Fuente:

La Jornada

*Imagen: Marco Paláez/ La Jornada San Luis

¿Por qué esta escuela indígena de México ha llamado la atención del mundo?

En la Sierra de Puebla, el Instituto de San Miguel Tzinacapan tiene un sistema pedagógico distinto, y todas las clases se enseñan en náhuatl.

Cuando hablamos de educación la mayoría de nosotros pensamos en un instrumento indispensable para una sociedad. Pero más allá de las herramientas que nos aporta, una de las repercusiones más significativas de un modelo educativo son los paradigmas que este nos inculca, por ejemplo, el del “progreso”. En la visión occidental, el progreso se volcó hacia la ciencia, la tecnología, la creación de alimentos en masa, todo ello a costa del patrimonio cultural y los recursos naturales ¿pero, esto es progreso?.

Sobre esta tendencia, en México, por ejemplo, la educación postrevolucionaria tendió hacia la homogeneización de la cultura, sin dar valor a los usos y costumbres de cada etnia. Por ello, la “educación” inculcó el abandonar el campo, ir a las ciudades a buscar el “progreso”, hablar español, y de ser posible, inglés. El valor de lo local, lo milenario, fue simplemente ignorado. 

En San Miguel Tzinacapan, el poblado que se hizo famoso por echar a Televisa luego de filmar una tradición religiosa, existe una escuela que ha ganado reconocimiento mundial. Esta escuela no solo presume de una estrategia pedagógica, sino que transforma el paradigma sobre el valor de la propia cultura local para sus habitantes, como apunta un interesante artículo al respecto de El País.

escuela indigena San Miguel Tzinacapan premios mexico

¿Qué la hace tan distinta?

Aquí, en San Miguel Tzinacapan, la mayoría de sus habitantes se denominan maseual, y hablan náhuatl (aunque ellos tienen una variante que elimina fonéticamente la l). Está ubicado en la Sierra de Puebla. Su escuela que ha llamado la atención del mundo y se llama Instituto de San Miguel Tzinacapan (Puebla) tiene la singularidad, además de impartir clases en náhuatl, que los talleres que ofrece están fuertemente arraigados a la cultura de la zona, lo que, naturalmente, genera la valoración por la cultura del sitio, y lo que, a su vez, construye un arraigo muy importante y fortalece los lazos de comunidad. Es decir, los elementos educativos tienen qué ver, estrechamente, con su identidad.

Ejemplos

  • Su modelo educativo es innovador y  el aprendizaje se imparte en la lengua indígena de la zona.
  • El taller de náhuatl tiene una importancia medular. Es impartido por personas de la comunidad. Con él se devuelve el valor a la lengua, y con ello el de generaciones milenarias, la herencia del ADN de la comunidad. Es, así, una manera de resurgir un  autoestima colectivo que fue perdido silenciosamente.
  • La propia comunidad ha formado un importante compromiso con el centro.
  • Su asignatura de Tecnología se ha convertido en gran propulsora del campo, y de la revaloración del entorno de manera sustentable: como cultivar café, criar hongos, colmenas, criar mariposas, etc.,  
  • María del Coral Morales, directora del Instituto, gracias a su trabajo en este centro, consiguió en 1999 el premio Estatal de Investigación educativa, en 2005 el primer lugar en el concurso de Estrategias Didácticas para una Educación de Buena Calidad, también, por su trabajo en este centro, en el 2012 ganó con su tesis doctoral el premio a la mejor en educación del año.

escuela indigena San Miguel Tzinacapan premios mexico

Testimonios

Anastasio (Tacho Aguilar) es un antiguo alumno del Instituto, hoy tiene 31 años y su testimonio ayuda a entender cómo el paradigma que se inculca en la educación determina, no solo herramientas prácticas, también una forma de entender la vida. En la siguiente declaración fue capaz de encontrar la diferencia de la educación impartida en otros lugares:

Y cuando salí de aquí volví a la realidad del sistema educativo mexicano, que es desindializarte, como dijo un secretario de Educación, dejar de ser de calzón para ser un hombre de razón.

Para María del Coral Morales, directora del Instituto:

Antes era imposible que viniesen chicos desde Cuetzalan, ya que nuestra idea de educación es completamente antagónica a lo que se hace allí, donde está enfocada en que los niños se olvidasen de sus orígenes. (…) Éramos como los apestados y ahora nos mandan alumnos.

Esta escuela está mostrando que la verdadera educación debe proveernos de herramientas para la vida, pero también poner en duda el concepto de progreso que se inculca “por debajo” de las materias más habituales. El contexto de comunidad, cada uno, merece la valoración de sus propias cualidades, solo así se propicia el desarrollo del sitio, sin que el paradigma imperante llame tajantemente a seguir el proceso del mundo como Occidente los ha concebido por tantos siglos, inmerso en todos sus vacíos que apenas comienzan a reconocerse.

 

Imágenes: Carlos Carabaña/ El País 

 

Aprender tsotsil: la principal lengua de los artesanos chiapanecos

Al visitar el estado de Chiapas, una parada obligatoria es el mágico San Cristóbal de las Casas.

Quienes han tenido la fortuna de visitar el enigmático pueblo de San Cristóbal de las Casas, no pueden negar el festín visual que ofrece su arquitectura, artesanías, mercados y belleza en la vestimenta artesanal de las mujeres y hombres de diferentes localidades aledañas que se congregan en este paraje turístico.

Pero… ¿alguien ha prestado atención a la comunicación de los indígenas?

En San Cristóbal de las Casas o pueblos cercanos, los habitantes atienden al turismo en español e incluso en inglés, sin embargo, entre ellos siguen conservado la comunicación en su lengua natal, el tsotsil.

San Juan Chamula, San Andrés Larraínzar y Zinacantán, son algunos de los 23 pueblos en los que aún se habla esta lengua de origen maya; el español, si acaso se habla, es un segundo idioma.

A diferencia de muchos pueblos del país donde se está perdiendo la lengua indígena, en esta zona del estado de Chiapas, el primer contacto lingüístico que tienen es con su lengua étnica; hasta que se entra al jardín de niños y primaria es cuando se comienza a aprender español.

libros aprender tsotsil

De acuerdo al INEGI, en el 2010 había 416,375 hablantes de la lengua tsotsil.

Estar en la zona únicamente como turista, no te permite prestar atención a este fenómeno, sin embargo, al convivir en el día a día con familias de estas comunidades, sientes la necesidad de aprender tsotsil.

Comúnmente los idiomas se aprenden en las aulas, pero para aquellos que son autodidactas tienen la oportunidad de aprender la lengua gracias a Mariano Reynaldo Vázquez López quien es originario de Shulvó, localidad perteneciente al municipio de Zinacantán, Chiapas.

Mariano Reynaldo, Licenciado en Pedagogía y Maestro en Educación y Diversidad Cultural, es el autor de “Chano bats´i k´op” (Tsotsil para principiantes), un libro completo que te lleva de la mano en el autoaprendizaje de esta lengua.

Si visitas San Cristóbal de las Casas, puedes adquirir este material en la Librería Chilam Balam ubicada en el precioso centro del pueblo.

Lo importante es mantener la cultura y las lenguas vivas.

*Si quieres irte familiarizando con esta lengua, accede a este PDF donde encontrarás las normas básicas de este idioma.

Imágenes: 1).visitmexico.com
Tan Iduarte
Autor: Tan Iduarte
Mercadóloga de profesión, fiel a lo #HechoEnMéxico por pasión. Escritora, blogger y editora en jefe del sitio web de referencia México a colores (www.mexicoacolores.com). Directora creativa de la marca Telar Estudio y cofundadora de Taller Origen. Fiel creyente de la alta calidad de la mano de obra artesanal y diseño nacional.

Descubren uno de los documentos más antiguos en náhuatl en Polonia

Se trata de un censo que Hernán Cortés ordenó para conocer la realidad socioeconómica del centro de México.

Como sabemos, el náhuatl fue la lengua más hablada en Mesoamérica al tiempo que llegaron los españoles. Hoy, continúa siendo la lengua originaria más común en México, con más de 1 millón de hablantes.

Por ello, una de las principales formas de comunicación (y con ello de dominación) se dio cuando los españoles enseñaron el alfabeto romano a los antiguos mexicanos. Así consiguieron un mayor acercamiento con fines de adoctrinamiento, aunque también gracias a esto quedaría registrada mucho de la cosmovisión mexica (como en el caso de los informantes nahuas de Fay Bernardino de Sahagún, quienes plasmaron sus testimonios en náhuatl).

Entre los documentos prístinos escritos en esta lengua, se ignoraba uno recién descubierto en la biblioteca de la Universidad Jaguelónica, en Polonia. Se trata del manuscrito original de un censo ordenado por Hernán Cortés, entre los años de 1519 y 1524, para conocer el valor de la tierra que cubría los hoy estados de Oaxaca, Morelos, Veracruz y Michoacán.

El censo incluye un análisis de las villas pobladas por más de 200 personas, con datos sobre su modo de vida, tipo de alimentación, nivel socioeconómico, y si pagaban o no impuestos a la corona española –en muchos casos en cacao, huevo, maíz o coco.

En este periodo fue muy importante para los españoles discernir a quién cobrar impuestos con fines estratégicos, ya que a los nobles se les disculpaban con el objetivo de que mantuvieran unidas a sus comunidades. El censo encontrado revela que, aunque los religiosos decían haber adoctrinado prácticamente a todos los nativos, en realidad los niños de cada casa eran los únicos bautizados.

Un estudio reciente confirmó la autenticidad del documento. Pero, ¿cómo terminó allí? Como muchas de las riquezas americanas que llegaron a Europa, este manuscrito fue llevado por un traficante a Alemania en el siglo XIX, luego lo resguardó la realeza prusiana y después fue donado a la Biblioteca Real de Berlín. Durante la Segunda Guerra Mundial, por motivos de seguridad, fue enviado a Polonia, y finalmente fue donado a la Universidad Jaguelónica. 

Especialistas se avocarán en los próximos tres años a estudiar con detalle el documento, lo cual podría arrojar información valiosa para complementar lo que hasta ahora conocemos sobre dicha época –y así continuar la fascinante reconstrucción del pasado de nuestro país.

Imagen: Jagiellonian Library, Jagiellonian University in Kraków

 

Te podría interesar: Hermosas palabras en náhuatl intraducibles a otros idiomas.