¿Por qué los “dialectos” indígenas sí son lenguas?

Es sencillo: México es un país multilingüe, y su diversidad lingüística es compleja de observar y analizar.

De las 6 000 lenguas en el planeta, en México se hablan alrededor de 364 variantes lingüísticas, las cuales se asocian con 68 lenguas y a 11 familias lingüísticas¹. Es decir que tan sólo en el país, casi seis millones de personas hablan estas variantes; y aún así, muchas de ellas se encuentran al borde de la extinción. Algunos ejemplos de ellos son el paipai, kumiai y cucapá del estado de Baja California, en donde sólo existen 200 habitantes de cada una de estas variantes.

Es sencillo: México es un país multilingüe, y su diversidad lingüística es compleja de observar y analizar. Se requiere de numerosos expertos que comprendan cómo fue que la mayoría de las lenguas desaparecieron al conformar una identidad estado-nación con una sola cultura nacional; o inclusive el por qué las lenguas indígenas fueron catalogadas peyorativa y discriminativamente como dialectos.

Estos dialectos poseen los requisitos para considerarse un lenguaje, pues su estructura gramatical cuenta con los requisitos para comunicar genuina y completamente. E inclusive, de acuerdo con la Ley de los Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas en México, la riqueza cultural de los indios usando sus lenguas indígenas brinda el derecho a ser atendido –en asuntos legales, escuela, hospital, diversos medios de comunicación, administración pública, etcétera– en su lengua materna.

Sin embargo, al ser una variante lingüística del idioma oficial del país –no de origen europea–, la sociedad dio por hecho que sus usos eran de comunidades “no desarrolladas” o “no evolucionadas”, asignándoles un valor muy limitado a la diversidad cultural y lingüístico que representan. Principalmente durante la época colonial, cuando las lenguas indígenas fueron aprendidas y estudiadas por los frailes con el fin de adoctrinar. Hasta la fecha se han encontrado 47 libros impresos del siglo XVI con registros de diferentes lenguas indígenas, además de los manuscritos civiles que no fueron impresos como libros. 

Ante la invasión española, muchas de estas lenguas indígenas no sobrevivieron hasta nuestros días; como lo fue el chicomuselteco, el cual fue miembro de la familia maya, del que se conoce apenas un confesionario fechado en la segunda mitad del siglo XVIII. Esto deja a pensar que si actualmente en México existen más familias lingüísticas que en toda Europa, ¿cuánta diversidad lingüística hubo a lo largo de los siglos y hoy por hoy desconocemos?

189

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía –INEGI–, cada vez son menos los niños y jóvenes que dominan una lengua indígena, fomentando así el proceso de perdida tanto de la cultura como de la historia. No obstante hay diez de ellas que cuentan con un mayor número de hablantes en el país, y las cuales concentran tres cuartas partes –75,3 por ciento– de la población total hablando de lengua indígena en el país:

Náhuatl –  23%

Maya    11.5%

Mixteco – 7.1%

Tzeltal –  6.9%

Zapoteco – 6.3%

Tzotzil –  6.2%

Otomí – 4.2%

Totonaca – 3.6%

Mazateco – 3.3%

Chol    3.2%

Prevenir la extinción de las lenguas indígenas forma parte de la responsabilidad de un ciudadano cuyos orígenes se remontan a la expansión del equilibrio mente-cuerpo en relación con la naturaleza y la sociedad. Se trata de un proyecto de porvenir cultural y ciudadano, una herencia que continuará dando vida a más de un milenio de historia.

¹ 11 familias lingüísticas indoamericanas se encuentran representadas en México con al menos una de sus lenguas. Dichas familias, dispuestas por su ubicación geográfica de norte a sur en nuestro continente. Son: Álgica, Yuto-nahua, Cochimí-yumana, Seri, Oto-mangue, Maya, Totonaco-tepehua, Tarasca, Mixe-zoque, Chontal de Oaxaca, Huave.

*1)Educación Contracorriente, 2)Capital Joven Isic

Preservar las lenguas originarias: la misión de este genial proyecto digital

A través de sus varias aplicaciones móviles, este proyecto busca crear un ecosistema digital de lenguas originarias de fácil acceso para todos.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto

Una lengua es fundamental, pues en ella se encuentra el acceso a todo entendimiento posible, entre seres humanos. Pero además, una lengua es un cúmulo de sentimientos y creencias comunes, así como un baúl de memorias que guarda siglos de historia y cotidianidad de diversas civilizaciones en el mundo.

Es el caso del náhuatl, una de las lenguas primigenias que, aunque ya pocos de nosotros hablamos –y tal vez nadie recuerda cómo se hablaba hace 500 años–, se usa ampliamente en la cotidianidad, desde los nombres de personas hasta regiones, ciudades, municipios y pueblos enteros nombrados en náhuatl. Así, la cultura prehispánica y su cosmovisión se hacen presentes en nuestro día a día, de maneras a veces inconscientes.

La misión de Kernaia

lenguas-originarias-mexico-preservacion-kernaia-proyecto-como-aprender-lengua-indigena-nahuatl

Es bajo estas ideas que surgió el proyecto digital Kernaia, una plataforma cuyo eje permanente es el rescate y uso de las lenguas originarias en México. La propuesta de Kernaia es que en un mundo caben muchos mundos —es decir, caben los más de 6 mil idiomas que existen—, y que hace falta un trabajo multidisciplinario para rescatar a los más de 3 mil que están en riesgo de desaparecer.

En el caso de México hablamos de uno de los diez países con mayor cantidad de lenguas originarias. No obstante, entre las naciones con más lenguas amenazadas, México ocupa el quinto sitio, con 144 en algún grado de peligro, según el Atlas de las Lenguas en Peligro en el Mundo.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto-2

Por eso, el trabajo de Maurits Montañez, creador de Kernaia, así como el de cientos de mercadólogos, programadores y artistas que confluyen en este proyecto, es fundamental. Éste se realiza, además, en conjunto con habitantes de las comunidades indígenas, lo que ha posibilitado la creación de la original plataforma. Así, a partir de herramientas digitales y del uso del ciberespacio, pretenden crear un ecosistema único en el que se resguarden y transmitan las lenguas originarias y toda la abundancia cultural que en ellas persiste. Y vale decirlo, la asombrosa variedad lingüística que cada una implica y que, como el náhuatl, cuentan incluso con palabras que son intraducibles, debido a su particular y fascinante concepción de la gramática.

Por eso, la labor de estos profesionales se ha materializado en una serie de contenidos y apps que facilitan el aprendizaje del náhuatl en su variante veracruzana, así como el purépecha y el mixteco, lo que a la postre se ha convertido también en un trabajo de recopilación cultural. Esto ha hecho posible el conocimiento de las historias, canciones y tradiciones de los pueblos originarios que aún preservan su lengua, todo ello en lo que Montañez define como “empresas híbridas” que fusionan la labor social con la económica. 

Un sistema lingüístico va más allá del instante: del diálogo inmediato. Se convierte más bien en un diálogo constante y milenario entre culturas enteras, y en un devenir incesante en el cual el ser humano encuentra su identidad al nombrar aquello que le rodea. Tal es la razón de que muchas lenguas hayan trascendido en el tiempo y que estén presentes en la actualidad, forjando nuestra identidad mientras se fusionan con otros idiomas. 

Así, Kernaia defiende y promueve este invaluable legado inmaterial que son las lenguas originarias, e invita a la gente a sumarse a su proyecto. Gracias a la invención de Kernia, Maurits Montañez fue uno de los diez ganadores en la última edición de Innovadores Menores de 35 en México, del MIT Technology Review.

En su página puedes conocer más del proyecto, descargar las apps y ponerte en contacto con ellos.

Sueño en otro idioma: de raíces, lenguaje y amistad

Esta película del director mexicano Ernesto Contreras explora las posibilidades de rescatar todo aquello que nos hace humanos.

¿Imaginas que existe una lengua de la cual solo sobreviven dos hablantes, pero que están peleados y han dejado de hablar entre ellos? Esta es precisamente la historia que nos narra la película mexicana Sueño en otro idioma.

Hundirse en las posibilidades infinitas del lenguaje y construir a partir de ello una narrativa, es un viaje al cual pocos accederían a realizar. El director veracruzano Ernesto Contreras, no obstante la dificultad, lo hizo en su recién estrenada película, la cual ya ganó el Premio del Público en el Festival de Cine de Sundance y que pasó por los proyectores del 32° Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

Hagamos que nuestras voces sean escuchadas 

Ese es el tema central de la cinta Sueño en otro idioma: la lucha de un lingüista por rescatar una lengua a punto de desaparecer, y que sólo dos obstinados ancianos peleados entre sí conocen. Y como el tiempo es algo esencial en los procesos humanos —y, por ende, en el lenguaje—, el director dijo en entrevista que eso es parte de lo que le entusiasmaba, “contar el ir y venir en el tiempo”.

Aunque el tema es delicado, siendo que la pérdida de una lengua es la pérdida de un patrimonio humano intangible e invaluable, Contreras mencionó también que la película “es luminosa y muestra al público algo más esperanzador, pues en mis anteriores trabajos todo era soledad, tristeza, oscuridad o asuntos sexuales.”

Quizás sea así porque no puede haber nada más noble y esperanzador que la recuperación de un lenguaje, pues ello implica la recuperación de la amistad y el no rendirse ante lo que se presenta como incomprensible; el saber que todo lenguaje puede ser traducido, toda idea puede ser comunicada y todo sentimiento expresado y que, por ende, no hay barreras entre nosotros.

Al recibir su premio en Sundance, el director dijo que debemos luchar por la aceptación de nuestras raíces, “con imaginación y con magia […] Hagamos que nuestras voces sean escuchadas”.

El lenguaje: distintos idiomas, misma esencia 

Según las investigaciones del lingüista Noam Chomsky, los niños nacen con una capacidad innata para el habla, y todos los idiomas tienen características comunes en su propia estructura. Eso hermana a todos los seres humanos, no importando que se encuentren en la Sierra Madre o en Nepal, pues demuestra rasgos en común que van más allá de toda frontera.

Para Chomsky hay una gramática universal; una habilidad cognitiva genética a través de la cual se sigue desarrollando el lenguaje humano. No obstante, el lenguaje sigue teniendo un desenvolvimiento fundamentalmente social que no deja de evolucionar, y el propio Chomsky ha reconocido que he ahí lo más importante del lenguaje humano.

En ese sentido, es precisamente el vertiginoso desarrollo de la sociedad el que ha universalizado algunos lenguajes y ha dejado que muchos otros sean corroídos por el olvido. Eso pasa, lamentablemente, en México, un país que puede presumir de tener 62 lenguas indígenas esparcidas por todo su territorio, pero que ha perdido más de 100 y que está cerca de perder, se calcula, decenas más.

 

Fuentes:
Periódico El Universal, Periódico La Jornada, Seminario Proceso

La teoría del desarrollo del lenguaje de Noam Chomsky

Aprender tsotsil: la principal lengua de los artesanos chiapanecos

Al visitar el estado de Chiapas, una parada obligatoria es el mágico San Cristóbal de las Casas.

Quienes han tenido la fortuna de visitar el enigmático pueblo de San Cristóbal de las Casas, no pueden negar el festín visual que ofrece su arquitectura, artesanías, mercados y belleza en la vestimenta artesanal de las mujeres y hombres de diferentes localidades aledañas que se congregan en este paraje turístico.

Pero… ¿alguien ha prestado atención a la comunicación de los indígenas?

En San Cristóbal de las Casas o pueblos cercanos, los habitantes atienden al turismo en español e incluso en inglés, sin embargo, entre ellos siguen conservado la comunicación en su lengua natal, el tsotsil.

San Juan Chamula, San Andrés Larraínzar y Zinacantán, son algunos de los 23 pueblos en los que aún se habla esta lengua de origen maya; el español, si acaso se habla, es un segundo idioma.

A diferencia de muchos pueblos del país donde se está perdiendo la lengua indígena, en esta zona del estado de Chiapas, el primer contacto lingüístico que tienen es con su lengua étnica; hasta que se entra al jardín de niños y primaria es cuando se comienza a aprender español.

libros aprender tsotsil

De acuerdo al INEGI, en el 2010 había 416,375 hablantes de la lengua tsotsil.

Estar en la zona únicamente como turista, no te permite prestar atención a este fenómeno, sin embargo, al convivir en el día a día con familias de estas comunidades, sientes la necesidad de aprender tsotsil.

Comúnmente los idiomas se aprenden en las aulas, pero para aquellos que son autodidactas tienen la oportunidad de aprender la lengua gracias a Mariano Reynaldo Vázquez López quien es originario de Shulvó, localidad perteneciente al municipio de Zinacantán, Chiapas.

Mariano Reynaldo, Licenciado en Pedagogía y Maestro en Educación y Diversidad Cultural, es el autor de “Chano bats´i k´op” (Tsotsil para principiantes), un libro completo que te lleva de la mano en el autoaprendizaje de esta lengua.

Si visitas San Cristóbal de las Casas, puedes adquirir este material en la Librería Chilam Balam ubicada en el precioso centro del pueblo.

Lo importante es mantener la cultura y las lenguas vivas.

*Si quieres irte familiarizando con esta lengua, accede a este PDF donde encontrarás las normas básicas de este idioma.

Imágenes: 1).visitmexico.com
Tan Iduarte
Autor: Tan Iduarte
Mercadóloga de profesión, fiel a lo #HechoEnMéxico por pasión. Escritora, blogger y editora en jefe del sitio web de referencia México a colores (www.mexicoacolores.com). Directora creativa de la marca Telar Estudio y cofundadora de Taller Origen. Fiel creyente de la alta calidad de la mano de obra artesanal y diseño nacional.