¿Por qué Tijuana es una fascinante y constante contradicción?

La también llamada "Esquina de México" es un escenario perfecto para ver la impermanencia budista: lo único seguro es el cambio.

Tijuana, también conocida como la Esquina de América Latina, es el sitio más al este del continente. Es la quinta ciudad más poblada del país; y también un eslabón de suma importancia en la zona metropolitana transnacional más grande de México, formada con las ciudades de San Diego, California, Rosarito y Tecate. 

En Tijuana el anhelo juega un rol crucial, ese deseo cuasi poético por el american dream of life termina convenciendo de que el sueño del mexicano es otro.

Tijuana vive de un acto inconfeso, la demanda por la supervivencia y la indefinición por excelencia de la condición de sus habitantes que anega a las personas al momento de recorrerla –diría Heriberto Yepez–. El tránsito en Tijuana terminará por dejar su lengua en el transeúnte– para abatir la mala pronunciación y promover la mezcla, inventa ella una nueva lengua: una hibrida; Tijuana y sus Tijuanismos.

Lo que hay del mexicano en Tijuana también sobre estimula a sus habitantes pues la invasión de lo americano más que funcionar como amenaza integra una forma de resistencia poco visible pero que es constante: es un lugar compuestos de lugares alógenos, dispares de culturas ajenas que se mezclan selectivamente.

Los tijuanenses seguros deben estar de una cosa: en Tijuana uno deja de muchas formas lo mejor y lo peor de uno mismo pues se está en un combate por la supervivencia, como diría la Nobel Svetlana Alexiévich:

Cuando se está enamorado o a mitad de una guerra, las personas sacan lo mejor y lo peor de sí mismas…

Por eso en sus calles y avenidas se vive el lance frenético por soportar lo ajeno que ha comprobado su éxito. Atrás la familia y los amores quedan o pretenden quedar en el olvido; delante una  modernidad que se desconoce pero se espera a la vez todo; sin embargo este continuo movimiento es un escenario perfecto para ver la impermanencia budista: lo único seguro es el cambio. La impermanencia de esta ciudad presupone que los apegos sean combatidos pues nada nos pertenece excepto el camino por delante.

Tijuana vive de una contradicción, mientras los cambios invaden la ciudad, su posición de frontera obliga a su aventureros/visitantes/turistas a esperar su oportunidad de paso para el otro lado, lo que los deja en algo muy parecido  al limbo, ese lugar donde se quedaban los hombres no bautizados en la entrada del infierno en la teología cristiana; en Tijuana se purga una condena –la espera contenida– pero también se vive de una esperanza; lograr pasar. La puerta de México, es atravesada por estos dos estados, aquello que se mueve con un destino y aquello que permanece a la expectativa de que este mismo destino suceda.

*Imágenes: 1)attheedges.com, 2)allposters.com.mx

Rober Diaz
Autor: Rober Diaz
Escritor. Hiperrealista. Trabaja en LCD / Departamento de teorías conspiratorias.

El peculiar (y encantador) transporte público reciclado de Tijuana

De los remanentes escolares de Estados Unidos, en Tijuana estos vestigios renuevan su personalidad y la de la ciudad.

Tijuana, con su única personalidad, no escatima en darnos uno de los espectáculos de transporte público más curiosos. Diverso como lo es este último, pues hay desde autobuses a colectivos y microbuses conocidos como calafias, además concede un color distinto a cada una de sus rutas, lo que le hace más único.

Eso no es todo. La mayoría de su transporte público es un reciclado de los autobuses de escuela en Estados Unidos. El resultado de la mezcla es gracioso. Autobuses y calafias con aspecto cincuentero y escolar se pasean con colores intervenidos y le dan un toque aún más surrealista a la ciudad.

La red principal de autobuses es de color azul y blanco pero los naranjas, verdes, amarillos y dorados desfilan por igual en estas rutas vintage. 

Te compartimos una probada:

*Imágenes: Ana Paula de la Torre.

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Bestiario de monstruos: esta es la colección de máscaras más grande del mundo (y está en México)

El sincretismo y la magia mexicana están unidos en rostros de barro, papel maché y misterio.

La máscara es una metáfora, un símbolo de nuestros monstruos internos pesadillas. Al ver una, no observamos al otro, sino lo que elegimos ser tememos. Representan la parte más expresiva del cuerpo: la cara de los obeliscos o nuestros terrores y en esta tierra hay un santuario creado especialmente para ellos: el Museo Coronel en Zacatecas.

Este lugar, localizado en el Ex Convento de San Francisco,  y sus objetos ancestrales, poseen más de 11 mil artesanías. Se trata de la colección de máscaras más grande del mundo. Cada una con su pasado y tal vez embrujo.

La colección inició gracias al pintor Rafael Coronel, artista conocido por sus paisajes surrealistas. La única regla a la hora de atesorarlas fue que cada una de las máscaras hubiera tenido un pasado activo, en el que fue usada al menos una vez en alguna danza o celebración mexicana. 

No sorprende por ello que varias de ellas representarán las danzas regionales, como los viejitos,  los catrinesla judea. Si bien el inmueble cuenta con más de 11 mil piezas, debido a cuestiones de espacio, sólo tiene en presentación dos mil trescientas, pero eso no disminuye su encanto.

Las caretas están realizadas por los materiales más extraños: piel de animal, madera y cola de caballo. Su localización en este antiguo Ex Convento permite mostrar al público un mestizaje profundo de dos culturas provenientes de universos distintos, la indígena y la española. Adicional, en otra de las salas del museo se muestran títeres de más de un siglo de antigüedad, algunas obras de Coronel y otras más de su esposa Ruth Rivera.

El Museo Coronel en Zacatecas es ese sitio improbable que nos muestra, literalmente, las muchas máscaras de México; un universo de emociones y estados que hoy descansan en lo profundo de una artesanía. 

Foto: Gonzalo Hernández Araujo
Foto: Murphy Larronde

mascaras mexicanas Museo Coronel en Zacatecas 0-2

mascaras mexicanas Museo Coronel en Zacatecas
Foto: EsAcademic.com
mascaras mexicanas museo rafael zacatecas
Foto: Panoramio
Foto: El Universal
Museo Coronel en Zacatecas mascaras mexicanas
Foto: araizcorre.com

/ Datos prácticos

*Dirección: S. Francisco S/N, Zacatecas Centro, 98000 Zacatecas, Zac.

*Tel. 01 492 922 8116

*Precio al público $30 / estudiantes con credencial obtienen 50 % de descuento.

*¿Cómo llegar?

 

Sin categoría

El alucinante cráter del volcán Chichonal en Chiapas

En 1982 hizo erupción y hoy guarda en su interior un hermoso lago de color verde amarillo.

Parece como sacado del fin del mundo, o del inicio de este. Es como un ojo, un túnel estratificado; se siente como el lugar más remoto, y donde la Tierra se expresa en colores fosforescentes, quizá está enojada, o contenta.

Estamos hablando de un lugar alucinante en el ya de por sí hermoso estado de Chiapas. Se trata del cráter del volcán Chichonal, localizado a unos 25 km de Pichualco, y a unos 75 km de distancia tanto de Villahermosa, Tabasco, como de San Cristóbal, Chiapas.

Fue descubierto por occidente hace menos de 100 años, por el geólogo alemán Federico K. Mulleriend, en 1923. Su erupción más reciente documentada se dio en 1982, y luego de ella su altura pasó de 1,260 msnm a 1,060, como se conoce actualmente. Los habitantes zoques de la zona afirman que desde 1981 “comenzó a temblar la Tierra”.

Según los pobladores, también ocurrió una de sus erupciones a finales del siglo XIX, aunque no está oficializada por los registros científicos. Hoy es considerado como un volcán estratificado, es decir, que arroja cenizas y gases (sobre todo ácido sulfúrico) a niveles muy altos de la atmósfera.

Su formación se hizo por medio de capas arrojadas, esporádicamente, de lava y ceniza, que emergieron de erupciones de las fracturas y grietas entre los sedimentarios y calizos de la zona.

Hoy este hermoso y alucinante espacio, se ha convertido en uno muy turístico. En internet abundan las fotografías de viajeros, sobre todo nacionales, que suben a este cráter. Indudablemente uno de los mejores espectáculos que hoy ofrece la abundante y diversísima naturaleza de México.

¿Cómo llegar?

Tienes que llegar al municipio de Pichucalco, Chiapas. Puedes hacerlo en autobús o auto desde Villahermosa, Tabasco (unas 3 horas y media de camino), o bien, desde San Cristóbal. Una vez en el pueblo, pregunta a los pobladores por los tours o indicaciones.

volcan crater chichonal chiapas

volcan chichonal chiapas crater

volcan crater chichonal chiapas

volcan chichonal chiapas

Imágenes: 1 y 3) expresionrevista.com 2) muralchiapas.com; 4) periodicocorreo.com.mx