¿Tamal de brazo de reina o de ceniza con frijol? La deliciosa variedad de los tamales en México

Si bien los tamales se pueden clasificar según sus características o métodos de preparación, la realidad es que la diversidad tamalera trasciende la imaginación mexicana.

Considerado como uno de los platillos más emblemáticos de México, el tamal tiene más de 1 600 años de historia y 4 000 recetas con diferentes sabores, tamaños, envolturas y rellenos. Se trata de un alimento que representa a cada estado, municipio, comunidad y familia que no sólo lo consume, también lo prepara con rituales típicos de esos lugares.

Si bien los tamales se pueden clasificar según sus características o métodos de preparación, la realidad es que la diversidad tamalera trasciende la imaginación mexicana. De acuerdo con el investigador gastronómico y de tradiciones mexicanas, Edmundo Escamilla, “los tamales son un platillo que representa la identidad nacional y que no se pueden perder las recetas, porque perderlas sería como perder la memoria histórica de México.”

Se cree que el tamal nació en la época prehispánica, aunque sufrió una alteración cuando los frailes franciscanos le agregaron a la receta manteca de cerdo –y así convertirlo en un platillo cristiano–. Inclusive se fomentó la tradición en que, quien sacara al niño Jesús de la rosca, tenía que invitar los tamales para el día de la Candelaria –o el día de la purificación de la virgen–.

tamal-de-acociles-y-mole

Entre los tamales más populares están los de frijol, de dulce, verde, rojo de la ciudad de México, de mole negro de Oaxaca, de uchepo de Michoacán y hasta el zacahuil –de metro y medio– de la Huasteca. Sin embargo hay otros sabores que aprehende el conocimiento popular de siglos de antigüedad; como por ejemplo, los nacatamles y las corundas de Michoacán; el chipilín y el cambray de Chiapas; la guajolote de la ciudad de México; los vaporcitos, colados, brazo de reina, Pibipollo y chanchamitos de Yucatán; los tontos, barbones y de tortilla, de nejos, verdolagas y de frijol yorimuni de Sonora; los de piña con rompope, con biznaga, cacahuate, atún; de pera, membrillo y canela de Coahuila, de ceniza con frijoles de Colima; con chile puya de Durango; el de muerto con maíz azul de Guanajuato; con calabaza dulce y en cuajada de Bajío; de masa con anís de Hidalgo; aguados y cernidos en hoja de chaya de Morelos; la sopa de tamales de elote de Nayarit; de cabeza de cerdo y nuez con piloncillo de Nuevo León; con ayocote, frijol grande, morado o café de Puebla; los canarios con pasas de Querétaro; con carne de guajolote y el prediluviano pejelagarto de Tabasco; los camitles de Tuxcpan; el zacahuil aguado con pulacles –tamales de frijol con calabraza– de Papantla; de Bufa de Zacatecas.

torta-tamal

Tal es la diversidad del tamal que tanto su preparación como sus sabores brindan un sentido de arraigo en la gente mexicana. Es una brújula cultural de donde surgen costumbres, tradiciones y algunas recetas antiguas. Pareciera que sólo basta dejarse fluir con el gusto gastronómico de lo que nuestras raíces nos hipnotizan.

*1) Garuyo, 2)Pulsoslp, 3)Diario de Morelos

Porros con forma de tamal: cultura mexicana presente en el mercado de marihuana en California

Uno de los máximos representantes de la cocina mexicana es aludido por unos emprendedores canábicos en California: Tamales de Cana.

“Tamales de Cana” es la marca que esta comercializando en California cigarrillos de marihuana envueltos en hoja natural de maíz. Curiosamente, cuando ves uno de estos porros es difícil no pensar en la figura de ese elemento icónico de la gastronomía mexicana: el tamal

Pero en el caso de esta simpática iniciativa no solo se trata de celebrar la cultura mexicana, ya que también responde a otros fines, particularmente de calidad. Un artículo de la revista especializada The Smokers Club enlista las múltiples bondades de la hoja de maíz como envoltorio para cigarrillos, entre ellos: quema lento y parejo, es completamente natural, su uso genera un ingreso complementario a los agricultores y tiene un sabor muy agradable. 

En México, los campesinos que acostumbran fumar, tradicionalmente forjan sus tabacos con hoja de maíz, un insumo que jamás falta en el campo de este país. Así, luego de una jornada en la milpa, y cuando comienza a atardecer, suelen recompensar su labor del día disfrutando de un cigarro, fumándolo lenta y plácidamente para comenzar a cerrar el día. Suponemos que es este el antecedente directo que inspiró a los emprendedores canábicos a lanzar “Tamales de Cana”, producto que se suma a los miles de elementos que alimentan la presencia de la cultura mexicana en California y el resto de Estados Unidos. 

tamales-marihuana-california

Aquí el Instagram de Tamales de Cana para ver más imágenes

El zacahuil: el tamal gigante de un lúgubre origen (FOTOS)

El zacahuil es el tamal más grande del mundo, mide más de metro y medio y puede alimentar hasta 70 personas. Es originario de la Huasteca.

Inicialmente el mega tamal conocido como zacahuil era sinónimo de fiesta. Este puede alimentar hasta 70 personas y llega a medir más de un metro y medio de largo y pesar hasta 20 kilos. En la increíble región de la huasteca en México es común este platillo que es además en sí un acto comunitario: para prepararlo se reúnen decenas de personas en un convivio que resulta en unión social.

Para todo tipo de festividades: bautizos, carnavales, pero sobre todo en el tradicional Xantolo (fiesta de todos los santos celebrada el 1 y 2 de noviembre) este mega tamal es hecho como ofrenda para los difuntos. Su nombre viene del náhuatl y significa “bocado grande”.

En tiempos prehispánicos solía prepararse relleno de jabalí, venado, faisán, cordorniz, armadillo y vívora. Hoy se prepara generalmente relleno de pollo o puerco.

Leyenda

Se cuenta que el primer zacahuil se hizo con la carne de un líder mexica llamado Huehutli que había sometido a los huastecos y causado infinidad de atrocidades. Las mujeres comieron de este tamal, sobre todo las que habían sido ultrajadas por él, como medio para recuperar su honra. 

Modo de preparación

Se cuece en un horno horizontal de barro, o bien, en un hoyo en la tierra. Su masa de maíz es martajada con chile ancho, chile guajillo, chile pasilla, cebolla asada, ajo, manteca, diversas especias, polvos para hornear y piezas de carne de cerdo o guajolote. En esta masa deben quedar trozos sin moler (a diferencia del resto de los tamales). Su cocción puede tardar entre siete y doce horas.

Disponibilidad

Hoy, más allá de en las fiestas propias del área de la huasteca puede encontrarse en los mercados de los pueblos de esta zona. Suele servirse en grandes cantidades en un plato hondo; el tamal va arriba de un pedazo de hoja de plátano (con la que va envuelta el zacahuali).

 

 

 

 

 

 

Tamales de hojas mayas de chaya (Receta)

Esta hoja es uno de los súperalimentos del México antiguo por sus propiedades nutritivas.

El especialista de la cultura maya José  Díaz Bolio (1906-1998) alguna vez comentó que al combinar hojas de chaya con maíz y con la pepita (ziquil) de calabaza, el resultado era una alimento muy nutritivo capaz de asegurar la subsistencia del humano (algo así como el sorprendente combo de maíz y frijol).

La chaya es oriunda de Yucatán, uno de los elementos más importantes en la cultura gastronómica maya por sus altas propiedades nutrimentales. Sus hojas en son ricas en sales de hierro, calcio, vitamina “A” y, sobre todo, vitamina “C”. 

Nunca olvides que las hojas de chaya hay que cocinarlas o de lo contrario pueden resultar tóxicas. En Yucatán hoy siguen usándose sobre todo en una deliciosa receta de tamales que compartimos a continuación:

 

Ingredientes (alcanza 6 a 8 raciones)

1 kilo masa

1/4 kilo chaya cocida y picada

queso rallado

leche

sal

5 huevos cocidos y picados

aceite

tomates

cebolla

ajo

semillas de calabaza

queso molido

 

Preparación

1. Amasa los primeros 5 ingredientes.

2. Haz con esa masa una tortilla y rellénala con huevo cocido y picado; ahora dale forma de tamal y fríe.

3. Haz la salsa de tomate con cebolla y ajo aparte.

4. Sirve los tamales con salsa, semillas de calabaza esparcidas arriba y queso molido.

 

*Imagen: recetas-mexicanas.org