Cuetzalan, el pueblo que te espera en la frontera entre sueño y realidad

Un jardín de exuberancia botánica y cultural, así es Cuetzalan del Progreso, en la Sierra de Puebla.

Enclavado en la Sierra de Puebla se materializó un ensueño. Las cualidades oníricas de Cuetzalan del Progreso azoran incluso a los mexicanos que han tenido la fortuna de recorrer su país –uno que por cierto seguido se viste de imaginario.

Afirmar que México es un país que por naturaleza supera los límites de lo “real” es ciertamente un lugar común. Incontables son los rincones y situaciones que animan esta premisa, lo mismo que incontables son las voces que a lo largo de la historia lo han advertido –incluidos diversos próceres de lo “surreal”, como Buñuel, Dalí, Carrington y el propio Bretón. Pero cuando uno se topa con este pueblo, con Cuetzalan, es casi imposible no recalcarlo una vez más. A fin de cuenta puede que el nuestro sea, ante todo, un país preciosamente inverosímil.cuetzalan_calles_casas

Calles empedradas, laberintescas, sirven como arterias para recorrer este pueblo conformado sobretodo por construcciones sobrias con lomos entejados; iglesias entre las que destacan la Parroquia de San Francisco y el genialmente gotiquesco Santuario de Guadalupe (o “Iglesia de los Jarritos”) –por cierto, la primera de estas, se traslapa a la vista con el gigantesco poste del cual se arrojan los voladores, cuyas sombras al anochecer acarician literalmente la fachada del templo mientras vuelan.

Un caudal de insumos naturales que se ofrecen el día de mercado, en domingo, se encarga de recordarnos la riqueza original, desbordante, que tenemos en el país: vainilla fresca o seca, chiltepín, alberjón, enormes ramas de canela, tabaco listo para liar, incienso para las ceremonias y rituales, café de primera calidad y hasta cinco variedades de quelites; estos son solo algunos de los embajadores de la abundancia local.

El alumbrado de la plaza principal, cuya luz se entreteje con la neblina que seguido visita a Cuetzalan, colabora activamente en la creación de esta atmósfera de fantasmagoría semitropical. Montes que presumen verdes laderas, prolíficos cuerpos de agua, diversas variedades de helechos, algunos gigantes, de hasta tres o cuatro metros. Un ecosistema rebosante de alhajas botánicas, especie de bosque enjunglado, hace posible la coexistencia entre oyameles y hojas elegantes, entre liquidámbares y orquídeas.

dia de mercado en el pueblo de cuetzalan en puebla, mexico

Finalmente ese guion sensorial que se escribe al visitar el lugar, cobra sentido con el ingrediente humano: la calidez de su gente, esa que aún forma en esencia el lienzo colectivo de los mexicanos, es el máximo protocolo. El náhuatl se canta por todos lados, entre viejos y jóvenes, y los trajes típicos son aquí no un suvenir folclórico sino un elemento natural y cotidiano: ellos con camisa y calzón de manta amarrado a los tobillos, huaraches, sombrero de palma y morral de ixtle; ellas con camisas de manta adornada con cuello bordado, falda de enredo y generalmente descalzas.  

Así que si estás cerca de la Sierra de Puebla, o simplemente sientes un llamado a recorrer un destino azorante, recuerda que Cuetzalan está ahí, suspendido en atemporal neblina, siempre bien dispuesto a recibirte.


 

Puebla entre los 20 mejores destinos para 2020 (según National Geographic)

Descubre por qué Puebla es la ciudad a la que hay que viajar en el nuevo año.

Ojalá 2020 sea un año para expandir fronteras. Para iniciar la nueva década, podríamos proponernos conocer mejor el espacio que habitamos. Y, si no sabes por dónde empezar, tenemos la recomendación perfecta, pues National Geographic acaba de incluir a la hermosa ciudad de Puebla en su lista de los 25 mejores viajes por el mundo para realizar durante 2020. 

El barroco de Puebla está de vuelta

mejores-destinos-mexico-puebla-viajes
Imagen: Erik Gómez

Así lo dice National Geographic. La hermosa Puebla es bien conocida por su deliciosa gastronomía que incluye, por supuesto, el platillo nacional: el chile en nogada; además el mole, los molotes, las cemitas, las tortitas de Santa Clara, los dulces de camote y muchas más. Pero no solo eso, la querida ciudad de los ángeles, también es un sitio emocionante por su inmensa producción artesanal liderada por la hermosa y típica talavera.

Al mismo tiempo, Puebla es una ciudad diversa, activa, creativa e innovadora. En ella se celebran eventos como “Ciudad de las Ideas”, una serie de conferencias en donde se presentan problemas contemporáneos de la mano de grandes pensadores de nuestro tiempo.

mejores-destinos-mexico-puebla-viajes
Imagen: Noticieros Televisa

También en Más de México: ¿Sabías que Puebla figura entre los mejores lugares del mundo para tomar cerveza?

Pero la razón por la que los curadores de la lista de NatGeo quedaron prendados de Puebla es otra: la hermosa arquitectura barroca de los siglos 17 y 18, atravesada por ricos y dramáticos garigoles. Adornada con oro, talavera y hermosas formas talladas en piedra, pocos sitios con una arquitectura tan opulenta y grandilocuente. La cereza del pastel: la Capilla del Rosario en la Iglesia de Santo Domingo, bañada en hoja de oro de 23 kilates. 

mejores-destinos-mexico-puebla-viajes
Imagen: City Express

Pero entre tanto, como dijo a National Geographic Antonio Prado —director del Instituto Español de Puebla—, esta ciudad se mantiene tan auténtica que puedes experimentar un franco territorio habitado por la cultura mexicana.

También en Más de México: ¿Sabías que La Biblioteca pública más antigua de toda América está en Puebla?

*Imagen destacada: Ted Mcgrath.

27 hipnóticas fotografías para experimentar el surrealismo mexicano (GALERÍA)

La realidad mexicana supera toda invención narrativa; así, el surrealismo se diluye en nuestra cotidianidad…

La realidad mexicana supera toda invención narrativa, toda ficción. Así, las figuraciones del “surrealismo” se diluyen en nuestra cotidianidad. La frontera entre magia y “realidad” es tan porosa que nuestros fotógrafos surrealistas, a veces no se molestaban en montar realidades exageradas y simplemente capturaban la calle, la fiesta y a la gente del día a día, que, a pesar de ser “comunes”, no dejan nunca de ser sorprendentes.

El surrealismo fue una vanguardia artística de principios del siglo XX y el término que le da nombre lo acuñó el francés Guillaume Apollinaire. El significado literal es “por encima del realismo” y si entendemos al realismo como una fidelidad a la realidad, una realidad claramente definida en Occidente, México es surrealista por definición.

También en Más de México: Exquisitos y espeluznantes retratos de “los panzudos”, personajes chiapanecos que representan el pecado

Para Apollinaire, el surrealismo era a la realidad como la rueda era a la pierna. La explicación es justa y preciosa: como la rueda, el surrealismo acelera la realidad y la conforma bajo parámetros que responden a un principio de organicidad completamente distinto, tal vez más ambicioso y definitivamente sorprendente.

Aunque vivir en ese estado permanente de de-formación en el tejido abierto y multidimensional del surrealismo —entre sueños, fantasías, las peores pesadillas, intrincadas creencias espirituales, sumados a mercados, economías, edificios, gobiernos, academias, hambre, violencia, tradiciones— puede resultar abrumador, para algunos imposible.

El mismísimo Salvador Dalí le dijo alguna vez a Jacobo Zabludovsky que de ninguna manera volvería a México, pues no soportaba estar en un país “más surrealista que mis pinturas.” Así, calificar a esta tierra de surrealista nunca es una exageración. Tampoco se puede decir que las fotografías de los surrealistas en donde simplemente capturan al mundo mexicano es un ejercicio de antropología; al contrario: estas fotos son una reivindicación de la magia que ya dejamos pasar por realidad plana y plena.

Así, aunque para algunos es relativamente incorrecta la etiqueta de “surrealistas” al hablar de algunos fotógrafos mexicanos o que trabajaron en México —como Manuel Álvarez Bravo, Héctor García, Kati Horna, Graciela Iturbide y Flor Garduño—, no se puede negar que su trabajo, sin importar que sea montaje o documental, es una forma de hacernos testigos de misterios que podrían estar velando una sobre-realidad.

También en Más de México: El surrealismo marcado en la piel: tatuajes de Remedios Varo, Leonora Carrington y Frida Kahlo (FOTOS)

Nombran a Puebla como una de las 10 ciudades más cool del mundo

En años recientes la ciudad de Puebla, históricamente hermosa, ha apostado por enriquecer aceleradamente su oferta cultural, gastronómica y de entretenimiento.

Algo tiene México que simplemente maravilla al mundo. Esto lo hemos comprobado a lo largo de la historia, y en años recientes la infatuación continúa. Lugares de este país siempre figuran entre las mejores ciudades, playas y restaurantes, entre otras listas, del planeta. Y ahora nuevamente una ciudad mexicana, Puebla, figura en la lista que anualmente realiza la revista Forbes para designar a las ciudades más cool del momento. 

Puebla es un estado privilegiado, con una de las sierras más encandilantes del país, pueblos que jamás dejan nuestra memoria después de visitarlos, y su capital tiene uno de los centros históricos más hermosos del país. Pero aunado a la belleza histórica de esta ciudad, en años recientes hemos visto una literal explosión en lo que respecta a la oferta cultural, gastronómica, de entretenimiento e incluso de oportunidades laborales y creativas. 

En su selección, Forbes habla de las 365 iglesias que posee Puebla, su espectacular tradición de alfarería y el hecho de que es el lugar de nacimiento del mole. Pero a esto nosotros agregaríamos una boyante escena, una casi infinita variedad de opciones culinarias –desde pequeñas fondas y puestos callejeros, hasta sofisticados restaurantes y multitud de bares (los cuales han hecho que se le considere uno de los mejores lugares del mundo para tomar cerveza). Además, las pequeñas galerías y espacios creativos han tomado buena parte del centro, lo que complementa de maravilla a su excitante menú de museos: comenzando por el Museo Amparo –un clásico obligado–, el Museo Internacional del Barroco –que aunque polémico también es espectacular– o lugares como, por ejemplo, la biblioteca más antigua de México y América Latina, la Biblioteca Palafoxiana.     

A continuación te compartimos la lista completa de las 10 ciudades más cool del mundo según Forbes:

  1. León, Nicaragua. 
  2. Medellín, Colombia
  3. Brazzaville, Congo
  4. El Cairo, Egipto
  5. Arequipa, Perú 
  6. Yogyakarta, Indonesia  
  7. Malacca, Malasia 
  8. Puebla, México 
  9. Nagasaki, Japón 
  10. Addis Ababa, Etiopía