Sin categoría

Una guía de horóscopos Mayas

Basado en su calendario Tzolkin, con referencias a la luna y al sol, conoce la influencia de sus mediciones cíclicas aplicadas a tu personalidad.

Desde hace milenios el hombre ha intuido, y comprobado, que vivimos bajo la influencia del cosmos. Lo que ocurre “allá afuera”, incide de forma significativa en nuestro planeta –un ejemplo simple es la relación entre las fases lunares y las mareas– y quizá también en el rumbo de nuestra existencia (al menos esta es la premisa ancestral de la astrología y de diversas tradiciones y creencias).

Aunque cuestionados por muchos, algunos con argumentos por lo menos interesantes, históricamente los horóscopos (interpretaciones puntuales de la relación entre los astros y la vida de una persona, su salud, destino y personalidad, entre otros aspectos) han resultado de gran interés para millones de personas. Lo anterior se debe, tal vez, a la necesidad del hombre por entender la existencia.

Difícil pensar en una cultura que haya entablado una relación más sofisticada, precisa y, vale decirlo, estética, con los astros, con su movimiento, que la Maya. Demasiado interesados en el tiempo, los mayas desarrollaron hasta 16 calendarios, entre los que destacan el Haab (solar), de 365 días compuesto por 18 ciclos de 20 dÌas, y un período uayeb de 5 días (considerados como “fuera del tiempo” y dedicados a rituales específicos); la Cuenta larga, con una duración de 5,125 años y el Tzolkin, de carácter ritual y dividido en trece veintenas (260 días), y el Tzolkin, de carácter ritual, agrícola, y dividido en trece veintenas (260 días).

El horóscopo maya

Desde hace décadas los calendarios mayas, en particular el Tzolkin, han sido retomados por numerosos grupos esotéricos. las inquietudes astrológicas que ha demostrado el ser humano se conjugaron de forma intensa con la riqueza calendárica de esta brillante cultura, y esto aunado a la fiebre evolutivo/apocalíptica alrededor del 2012 facilitó la germinación de múltiples adecuaciones e interpretaciones, generalmente poco precisas.

Si bien es muy probable que los mayas conjugaron los 20 días (kines) del tzolkin, con los 13 periodos o meses par determinar las particularidades o propensiones de un cierto día, sería difícil referirnos, en sentido estricto, a un horóscopo maya. En todo caso, existen numerosas interpretaciones que, a fin de cuentas, han masificado el interés por entender o al menos acercarnos al “misticismo matemático” de esta cultura –fenómeno que ciertamente tiene un doble filo–.

En respuesta a a este interés, y con la esperanza de incentivar un acercamiento genuino del público a esta brillante cultura mesoamericana, decidimos compartirles un “horóscopo maya”, referido por Álvaro H. Pescador en su ensayo “El Tzolkin, Glifos Solares y Tonos Galácticos”. Cabe advertir que se trata de un ejercicio, al menos en apariencia, poco ortodoxo o estrictamente cuestionable. Así que los invitamos a concebirlo más como una ventana lúdica a la cosmología maya, la cual merece una dedicación mucho más estudiada y paciente.

En los siguientes cuadros, extraídos del mismo ensayo, encontrarás la relación de las fechas de tu nacimiento con tu tipo de horóscopo maya desprendido del calendario Tzolkin. Más abajo están desglosadas las particularidades de los horóscopos.

horóscopo maya

     murciélago horóscopo maya

Murciélago  

La fortaleza es quizá el signo más importante de este signo. Por no tomarse la vida demasiado en serio, el murciélago destila seguridad y por ello es un líder nato, de hecho está casi siempre destinado al poder, ya sea como líder de una empresa o grupo. Sabe mucho lo que quiere, por ello siempre lo consigue.

escorpión horóscopo maya

Escorpión

La meticulosidad quizá sea su carcacterística más importante. Los escorpiones son abiertos aunque generalmente son de ideas rígidas, por ello pueden escuchar, aunque pocas veces cambiarán de parecer. Son personas discretas y generalmente hablan cuando lo que tienen qué decir es de importancia. Les gustan las tradiciones y en cuestiones de pareja prefieren la estabilidad.

venado horóscopo maya

Venado

Es el más sensible de todos los signos del zodiaco maya. El ciervo nació para dar y recibir amor. Por un lado es una gran virtud, aunque por otro son muy vulnerables, las demás personas pueden herirlas fácilmente. Es un signo coqueto, es muy común que tomen tiempo para vestirse o arreglarse. Son curiosos y alegres.

lechuza búho horóscopo maya

Lechuza

Son personas muy muy intuitivas y por ello guían sus decisiones. Suelen tener buenas reflexiones y saben qué decir en el momento correcto, hacen sentir bien a las personas y están rodeadas de amigos. Por ser soñadoras y reflexivas sienten atracción a las bellas artes y los asuntos intelectuales.

pavo real horóscopo maya

Pavo Real

Es el signo más carismático de este zodiaco. Son muy extrovertidos, generalmente son el centro de atención. Su sentido del humor y carácter los hace muy populares entre sus amigos. Son muy originales y de algún modo están siempre buscando la manera de ser únicos. Son asimismo muy coquetos aunque en el amor les gusta sentirse completamente amados y valorados por sus parejas. Suelen vivir cabalmente el momento.

lagarto horóscopo maya

Lagarto

Por su alta capacidad de adaptación son personas que buscan la sabiduría en diversos lugares, por ello echar raíces es uno de los temas que más les cuesta trabajo. Son personas muy ordenadas, simples y sencillas. En el amor les gusta la estabilidad, aunque pareciera una paradoja pues su búsqueda cambiante complica lo anterior. Son personas leales, serviciales y generosas.

mono horóscopo maya

Mono

Son personas que aman la diversión y la actividad. Son muy seguras de sí mismas. De tanta acción en ocasiones olvidan ser reflexivas, aunque cuando saben lo que quieren siempre lo consiguen. Están rodeadas de personas por su carácter positivo y alegre. Tienen mucho miedo al compromiso en el amor.

águila halcón horóscopo maya

Halcón o Águila

Ama la libertad. Tiende a ser muy independiente y entre sus grandes virtudes destacan la paciencia y la precisión, lo que los hace muy perfeccionistas. Una de las consecuencias y su capacidad de perfección es que de alejarse mucho de los demás pueden ser muy tercas. Pueden además observar a distancia los problemas, en el caso de los ajenos, al no meterse, tienden a ser verdaderamente buenos consejeros. Con inclinaciones a la filosofía y a la teología, son grandes conversadores y suelen ser muy cultos.

jaguar horóscopo maya

Jaguar

Pasionales y fogosas. Al igual que este animal son muy decididos y tanto con las personas como con las metas en la vida suelen hacer lo que puedan para conseguir aquello que desean. Les encanta la conquista y son excelentes amantes. Valoran mucho la independencia y las situaciones de riesgo; aman la adrenalina.

zorro horóscopo maya

Zorro

Quizá la solidaridad sea su virtud primigenia. Desde pequeños están pensando siempre en cómo ayudar a los demás. Suelen tener buena suerte. Su vocación, naturalmente, va orientada a una de servicio, como la medicina. Sus ambiciones suelen ser muy tradicionales, como el formar un hogar y una familia.

serpiente horóscopo maya

Serpiente

Son personas con un encanto especial. Aman estar perfectas, el glamour y los lujos. Son muy decididas y claras, por ello consiguen siempre lo que buscan. Aunque aman su libertad, en el amor les encanta sentir cariño y protección.

ardilla horóscopo maya

Ardilla o Conejo

Su principal cualidad es la facilidad de comunicación y las personas suelen tomarles cariño muy fácilmente. Son alegres y disfrutan mucho de la actividad. En ocasiones, cuando hablan mucho, pueden no pensar antes lo que dicen y crear malentendidos o mitos. Disfrutan las conversaciones y buscan una pareja para toda la vida.

tortuga horóscopo maya

Tortuga

Son amantes de la armonía y el hogar. Rehuyen a los problemas y conflictos. La estabilidad es muy importante para ellos. En el terreno intelectual pueden llegar a ser muy inteligentes, y ello solamente observando la cotidianidad y su sabiduría intrínseca.

Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.

Sobre el origen divino de la deliciosa miel maya

Los mayas llaman a las abejas "gente", y en su mitología y cosmovisión, el destino del hombre y de las abejas está ligado.

Todas las mañanas, al tomar una taza de café, un espumoso jugo de naranja o un pan con miel – sin darnos cuenta- disfrutamos de un ecosistema llamado polinización del cual dependen tres de cada cuatro plantas comestibles. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la contribución económica de la polinización se estima que puede ser hasta de 170,000 millones de dólares anualmente que equivalen al 10% del valor global de los alimentos.

De manera específica, se ha determinado que la polinización es de suma importancia para 100 especies vegetales entre las cuales destacan las frutas y las hortalizas –con una tercera parte del valor económico- seguidas de cerca por las leguminosas y los cereales. Aunque existen varios agentes o vectores como el viento, el agua, insectos, mamíferos, aves y reptiles, se reconoce que las abejas son el polinizador universal.

Incluso la historia, refiere la importancia de las abejas al utilizar su imagen para representar el poder de personajes como Napoleón Bonaparte, Julio César o Ramses II. Sin embargo, los mayas fueron los primeros en reconocer su poder y dejaron su constancia pictórica en los códices o libros secretos que se utilizaron desde el siglo VI a. C. hasta el siglo XVI.

Damas de la miel

Ante la evidente importancia de las abejas como agentes polinizadores, la misma FAO reporta que existen registros de más de 20,000 especies de abejas, entre las cuales sobresalen 3,500 como responsables de aumentar los rendimientos agrícolas.

Aunque en el mundo sobresale la Apis melífera o abeja europea, existen en México y Guatemala una gran variedad de abejas nativas, conocidas como abejas mayas (xumman kaab y ko ólel kaab), cuyas colmenas se encuentran en regiones intertropicales de la península de Yucatán –una inmensa planicie caliza de 140,000 km2 donde predominan las selvas bajas caducifolias, con enredaderas, bejucos, plantas trepadoras, barbascos (makal kuch, xtabentun); árboles y arbustos y diversas floraciones como la sak katsim (Mimosa bahamensis) y sak piksoy (Trema micrantha).

abejas maya codice tro cortesiano

Abejas mayas en el Códice Tro Cortesiano o Código Madrid

En este paraíso de plantas, flores y cenotes de aguas cristalinas, existen comunidades mayas como Tixkacalpupul cerca de Valladolid, donde aún se pueden encontrar las colmenas de tipo prehispánico, las cuales se cultivan en troncos ahuecados muy cerca del sitio arqueológico de Chichén Itza.

abejas maya miel maya ubicacion

Seres eusociales con elevada organización

Los apicultores mayas, les llaman jobones a sus colmenas, y son parte de un ritual que utiliza una serie de marcas para identificar la parte superior de los trocos ahuecados por donde entran y salen las abejas. Estas marcas que suelen ser cruces, círculos o cuadrados, representan el universo por el cual las abejas tienen la posibilidad de recorrer el cielo y la tierra. Los actuales melinoponicultores mayas, guiados por los sacerdotes de su comunidad, indican que las abejas suben al cielo, donde los chaques (dioses de la lluvia) resguardan las artesas llenas de miel, que las abejas se encargan de bajar en forma de gotas para deleitar a los hombres.

Gracias a su dedicación y costumbres, los apicultores mayas son los principales productores de miel en México, ya que obtienen casi el 60% del total de la producción, la cual llego a 56,907 toneladas en 2015, según los reportes del Sistema de Información Agroalimentaria (SIAP) de SAGARPA. Gracias a su calidad, la miel maya – nueve de cada diez kilos que se obtienen de las colmenas de Yucatán, Campeche y Quintana Roo– se exportan principalmente a los países europeos donde es muy apreciada por sus valores alimenticios y energéticos.

Tipos de miel

Destacan la miel de la selva de Quintana Roo, conocida como miel de tajonal; la miel de bejuco de Chan Cenote; miel de enredadera de Mococha, Yucatán, y las que se obtienen de diversas floraciones en Dzindazantún y Sinanche, Yucatán y en Ich Ek, Campeche. En Belice y Guatemala, también se han encontrado vestigios de colmenas en Altun ha, Uaxactun, y San Agustín Acasaguastlán. Cabe mencionar que la producción de estas abejas silvestres, llamadas abejas sagradas, difiere bastante de las abejas domesticadas, ya que en principio las abejas no tienen aguijón y no anidan en estructuras hexagonales, sino en pequeñas cazuelitas o anforitas de cera.

                            Floraciones de la miel de Yucatan Chicorium y Mimosas Floraciones de la miel de Yucatan Chicorium y Mimosas

Floraciones de la miel de Yucatán. Chicorium y Mimosas

Un aspecto que resulta doblemente curioso, es que la información de las abejas sagradas, conocida como ¨La sección de las abejas¨ está inscrita en el Código Tro Cortesiano (Código Madrid) que está formado por una serie de documentos de formato pequeño de 10 x 20 cms (parecidos a una revista) que utilizaban los sacerdotes mayas para documentar aspectos sagrados y secretos. Los códices mayas más conocidos están en Dresde, París y Madrid. También existen códices arqueológicos que se encuentran en sitios resguardados y las transcripciones populares de estos códices llamados Chilam Balam y Popol Vuh.

Finalmente uno de los aspectos más interesantes, es que para los mayas, las abejas y la gente no solo comparten un territorio que puede ser el monte o los campos donde se produce la miel, sino también el territorio doméstico o urbano llamado alak. Para los sacerdotes mayas, no hay duda de que el destino de los hombres y las abejas está unido y por ello llaman a las abejas “gente”. Esta dualidad o paralelismo es quizá lo que une a los hombres con el futuro de las abejas y por ello los apicultores mayas demostraron que las abejas son las reinas del universo, ganando recientemente la batalla contra los cultivos transgénicos en Yucatán.

*Fuente: 

Basado en las investigaciones de la Dra. Laura Elena Sotelo Santo del Centro de Estudios Mayas. Instituto de Investigaciones Filológicas. Universidad Nacional Autónoma de México.

Luis Bringas Guedea
Autor: Luis Bringas Guedea
Consultor técnico y editor asociado de publicaciones especializadas en agricultura y desarrollo rural con 20 años de experiencia en la transferencia de tecnologías. Especialista en comercio agrícola y agroindustrias. Coofundador de Siac, Agrored y Productores de Hortalizas.

¿Cuándo se celebra el año nuevo mexica?

Uno de los calendarios mexicas está integrado, como en el caso del calendario gregoriano, por 365 años.

Los calendarios mesoamericanos, aunque diversos en contenido, fueron de una estructura similar. Podría decirse que los calendarios más prevalecientes fueron el mexica-nahua del Posclásico y el maya del Clásico. Respecto a los calendarios mesoamericanos de distintas culturas, aún con sus similitudes, según la investigadora Joyce Marcus:

Son distintos los nombres de los días, y los significados de estos últimos difieren; los días que fungen como portadores o cargadores (nombres de los años) no son iguales, y los años comienzan en días distintos.

Incluso en el calendario azteca se usaron distintos nombres para los días en lugares como Tenochtitlán, Cuauhtitlán, Texcoco, Tepepulco, Tlatelolco, Metztitlán, etc., Y una de las cuestiones más controvertidas era el mes exacto en que principiaba el año.

A grandes rasgos podría afirmarse que hubieron dos grandes cuentas calendáricas mesoamericanas, expresadas también en los dos calendarios mexicas: la de la cuenta de 260 días llamado tonalpohualli, y la de 365 días, el xiuhpohualli.

¿Cuándo celebraban el año nuevo los mexicas?

Este es uno de los temas más polémicos, aunque según la versión del investigador Rafael Tena, publicada en el libro El Calendario Mexica y la Cronografía, editado por Conaculta, el calendario de los 365 días, el xiuhpohualli, iniciaba cada año el día 13 de febrero; este calendario estaba regido por el movimiento solar, y tiene su correspondencia con el maya llamado haab, el cual también estaba conformado por veintenas (ambos calendarios tenían 18 meses de veinte días).

Por su parte, cuando se sincronizaban ambos calendarios, el xiuhpohualli y el tonalpohualli se celebraba el Fuego Nuevo (xiuhmolpilli), que significa “atadura de años”, y era llevado a cabo cada 52 años en una celebración de un ciclo que significa renovación para el mundo y los hombres.

*Imagen:

Representaciones sobre el Calendario xiuhpohualli en el Códice Borbónico.

*Fuentes:

Marcus, J. (2000). Los Calendarios Prehispánicos. Arqueología Mexicana, VII, (41), (12-21).

El Calendario Mexica y la Cronografía, Rafael Tena. INAH-CONACULTA 2008