Un intercambio milenario: miembros del pueblo tarahumara y mixe se visitarán mutuamente

Veinte miembros de ambas comunidades por primera vez en la historia intercambiaran su forma de concebir el mundo y conocerán también sus territorios geográficos.

Sabemos que en el México que hoy poblamos existieron otras culturas, la mayoría de ellas rebosantes de sabiduría y conocimiento. Lo que a veces olvidamos es que hoy en numerosos sitios del país permanecen vivas muchas de estas manifestaciones, grupos que continúan concibiendo la realidad de un modo distinto que el resto de la sociedad; generalmente uno donde el individuo cobra menos importancia y la familia, comunidad y la naturaleza, son ejes de bienestar.

Entre dos de estos grupos milenarios con una cosmovisión distinta, pero igual de rica, está por ocurrir un hecho inédito en la historia de México: miembros del pueblo Rarámuri (tarahumara) y Ayuuk (Mixe) se visitarán mutuamente en un intercambio cultural para compartirse, en medio de un ambiente de fiesta, su cotidianidad.

Cruce de Caminos constituye una experiencia hasta ahora no llevada a cabo pero muy prometedora, no sólo a la luz de una apreciación antropológica sino también de un acercamiento profundamente humano

Miguel León Portilla

La iniciativa está organizado por miembros de ambas comunidades y coordinada por Mauricio del Villar, quien ha colaborado durante años con ambos grupos:

Es una iniciativa sin fines de lucro que pretende facilitar un intercambio cultural entre dos pueblos originarios de nuestro país: Los Ayuuk (Mixes) de Oaxaca y los Rarámuri (Tarahumaras) de Chihuahua, los cuales se encuentran retirados por una gran distancia geográfica, pero cercanos por las similitudes culturales. Estos momentos permitirá vivir unos días en la cotidianidad del otro, en la cosmovisión del otro, en el territorio del otro y todo esto bajo el contexto de fiesta. México tiene una gran historia que involucra una gran diversidad de culturas prehispánicas, pero a su vez hoy en día contamos con “Culturas Vivas” que vienen de esa historia y las cuales son fundamentales para entender nuestro presente como país y enfrentar los retos del SXXI. 

Del pueblo Raramuri viajaran a la Sierra Mixe veinte miembros de cuatro comunidades (Rowerachi, Wajurana, Naweachi y Porochi) organizados por Juan Manuel Gutiérrez, Catalina Bernardino, Rubén Moreno y Miguel Moreno; del pueblo Ayuuk viajarán a la Sierra Tarahumara otros veinte miembros de la localidad de Rancho Tejas coordinados por Feliciano Vásquez, Maximino Vásquez, Agileo Vásquez y Valentina Vásquez.

Cruce de Caminos representa “una chispa de esperanza que demuestra la determinación de explorar nuevos caminos y de jamás rendirse. Merece reconocerse y acompañarse

Sergio Aguayo Quezada

Luego de ambas experiencias se publicará un documento con el registro de “vivires” y “sentires” de los involucrados. La publicación incluirá también imágenes del intercambio así como textos de intelectuales, investigadores y académicos compartiendo su reflexión acerca de este suceso.

El primer momento del intercambio será a principios de junio cuando los Raramuri viajen hacia el sur para pisar tierras Mixes, por su parte los Ayuuk irán rumbo al norte en el mes de septiembre para llegar a la majestuosa Sierra Tarahumara. 

Toda revinculación es favorable; permite el encuentro en el otro de la vieja raíz que fue de ambos.

Alfredo López Austin

Cruce de Caminos conlleva un gran valor histórico: estos pueblos han mantenido su propia visión del mundo, y este acto de intercambio manifiesta el valor de la resistencia de dos culturas que pese a todo pronóstico perviven; quizá hoy es urgente conocer otras maneras de abordar la experiencia de vivir.

Dicen que las personas somos Cruces de Caminos. Dicen también que en los Cruces de Caminos ocurre lo que tiene que ocurrir…

Ramón Vera Herrera

Puedes dar seguimiento a esta bellísima iniciativa en su página o en redes sociales donde podrás ver imágenes y leer Cruce de Caminos en palabras de Cristina Barros, Rene Bustamante, Romana Falcón, Mónica del Villar, Marco Buenrostro, Adán Paredes y Juan Daniel Villalobos.

Si deseas apoyar esta iniciativa puedes contactar a los organizadores por medio de las redes sociales o en el siguiente correo electrónico creandocaminos.2016@gmail.com

 *Imagen: Adriana de la Vega

“Tejiendo la Cultura Mixe” a través de la pintura

El diario vivir y los sucesos que suceden en su entorno, como la cosmovisión, la siembra del maíz, la muerte, etc, son temas abordados por el pintor mixe Ángel Vásquez Martínez.

La historia, la cultura y las tradiciones se viven día a día en la Sierra Mixe ubicada al norte del estado de Oaxaca. Esta vez tuvimos la oportunidad de asistir al festival cultural Näx Yoots, un evento coordinado por las autoridades municipales de Santa María Tlahuitoltepec y que se llevó a cabo en el mes de noviembre. En el lugar nos encontramos al joven Ángel Vásquez Martínez, uno de los muchos artistas que hay en la región. Ángel basa sus obras en las actividades del diario vivir y los sucesos que suceden en su entorno, como la cosmovisión, la siembra del maíz, la muerte etc. Es originario de la comunidad de las Flores que pertenece al municipio antes mencionado.

pintor mixe angel vasquez martinez

En palabras del artista:

Yo quiero demostrarle al mundo a través de mis obras la conexión que hay entre el humano-tierra, la fiesta, mi lengua, la comida, y la cosmovisión desde una cultura tan antigua, al igual como las muchas culturas que hay en nuestro país.

Uno de sus razones para pintar es para conocerse así mismo tomando en cuenta que cada generación de la humanidad re-inventa muchas cosas nuevas. Muchas de estas cosas se basan en aspectos materiales que anhelamos y que están muy distantes de las necesidades básicas que requiere cualquier ser humano del planeta para vivir. Actitudes como estas generan que nos vayamos olvidando de la esencia de la vida y desconectando de la madre naturaleza, empezamos a desconocer nuestras raíces, del origen de uno mismo, el origen de los alimentos, la profundidad de la lengua, el simbolismo de la vestimenta y todo esto genera que nos perdamos en el tiempo y que nunca nos imaginemos en el día que dejemos de respirar…….

pintor mixe angel vasquez martinez

pintor mixe angel vasquez martinez

pintor mixe angel vasquez martinez

Los Ayuujk, como nosotros nos nombramos, somos uno de los 16 grupos indígenas que se encuentran ubicados en el estado de Oaxaca y Tlahuitoltepec es uno de los 470 municipios que se rigen por usos y costumbres. Como la mayoría de las culturas de los pueblos originarios del mundo, enfrentan embates culturales que tratan de homogenizar todo lo que se encuentran el camino, tratan de imponer un pensamiento que muchas veces representa ir en sentido contrario a lo que nuestros antepasados nos enseñaron. Por esta razón escribo estas palabras que representan parte del esfuerzo para seguir siendo quienes somos y poder seguir diciendo que somos el pueblo de los “Jamás Conquistados”.

Dicho lo anterior en mixe:

Jate´n ja jujky´äjtën, yä ayuujk jää´y et jëëjty nyaxy ku ja wïnmää´ny   t´ats atsëky ja ëyjii´kxy, ja ëwyet ja ënyääm, ja jëën ja pujx, ja pëktä´äk miti ja ka tsojkëp, näxp ja tsënää´yën jats ja jotmay´o´jkën myiny ku ja u´unk ja unäjk jayääts ja kyukoj   t´ats jää´tyïkëy, paty këxp jan mïku´uk ja tyunk ja pyëk tnänkyixyë mëët ja ´ujkën ja pëjkën

yë´ matsyoop ku ja jujkyäjtën ntsënää´yën japom japom, mëët ja teety ja tääkj, mëët ja uu´nk ja unä´jk, mëët ja mëku´uk tejk miti mëët mnamyayë…

 

Agileo Vasquez Gutierrez
Autor: Agileo Vasquez Gutierrez
Originario de la Sierra Mixe de Oaxaca, de la localidad de Rancho Tejas municipio de Santa María Tlahuitoltepec. Durante los últimos años se ha interesado en que la población de la sierra re-valorice su cultura Mixe por medio de la cohesión comunitaria, los sistemas alimentarios, el intercambio de experiencias y la imagen por medio de fotografías.

Pueblos ancestrales de México se hermanan para siempre (ahora Mixes visitan a los Rarámuri)

"Cruce de Caminos" logró que dos etnias ancestrales, los Mixes y los Rarámuri, se visitaran mutuamente, un intercambio milenario que refuerza el valor de dos culturas.

El pasado mes de septiembre se llevó a cabo la segunda parte de la iniciativa Cruce de Caminos que generó un intercambio cultural entre dos pueblos originarios de México; el Rarámuri (Tarahumara) y Ayuuk (Mixe) con el propósito de compartir su cosmovisión en medio de un ambiente de fiesta y de su cotidianidad.

Todo inició cuando Feliciano, Rosalina, Valentina, Maximino, Celestina, Marco Antonio, Marta, Agileo, María, Arimatea, Carolina, Francisco, Pedrito, Anastacio, Quin, Toño, Angel, Frida, Azael y Mitzi Fernanda pertenecientes al municipio de Santa María Tlahuitoltetepec, Sierra Mixe de Oaxaca emprendieron el viaje rumbo a la Sierra Tarahumara con el objetivo de visitar las tierras de los Rarámuri, aquellos que hace unos meses también los visitaron en tierras Mixes. Sobre el acontecimiento, nos dice Gustavo Esteva (fundador de Universidad de la Tierra en Oaxaca):

No queda sino tejernos, entretejernos, en este momento de peligro. Tan importante como aprender a escuchar a los pueblos indígenas y dejarnos inspirar por ellos es que sus caminos se sigan cruzando y así puedan enriquecer sus resistencias y sus luchas.

La expectativa era grande y el sentir profundo, viajar tan lejos para encontrar una cultura hermana que tenía muchas cosas que decir y ellos por descubrir. El encuentro entre ambos pueblos inicio cuando el grupo de Oaxaca se trasladó a Wajurana y fueron recibidos por los la comunidad, llegaron en camionetas por un camino de terracería que se abría entre las rocas, arroyos, pinos y encinos que cubren las montañas. Esa noche compartieron palabras y alimentos entorno al presente.

mixes visitan sierra tarahumara cruce de caminos

 

Al día siguiente inició una travesía a pie hacia la comunidad de Rowerachi que se encontraba del otro lado del barranco, el caminar por brechas y travesías represento parte importante de este encuentro que permitió ver los pasos que durante miles de años los Rarámuri han recorrido para construir su comunidad y su cultura. En el camino se observaron cuevas que son habitadas en la época de invierno, pequeñas tierras sostenidas por trincheras ancestrales, piedras monumentales que se asemejaban a guardianes de la tierra, disfrutaron de las aguas termales al fondo del barranco y finalmente batieron pinole tal y como lo hacen ellos, lo de ahí.

Otro mundo es urgente y no lo construiremos sin el encuentro con el otro. Y que mejor si el encuentro es entre pueblos dignos … La sabiduría del indígena nace de la apertura al otro y crece abierta al diferente” Javier Avila Aguirre (Padre Jesuita “El Pato”).

Durante la estancia en Rowerachi se generaron vínculos y reflexiones que van más allá de lo que una persona puede digerir en unos días. La comunidad los recibió tal y como es; con sus fortalezas y con sus debilidades, con su cosmovisión y su música, con sus milpas y sus alimentos, con su silencio y sus palabras, con sus casas de piedra y de madera, con la risa de los niños y el silencio de la mujeres, con el rarajipari (carrera de bola) y la ariweta (carrera con aro), con los modos y con el pensar de un grupo alejado de la cultura mestiza.

Uno de los momentos más importante de estos días llego en la víspera de la fiesta cuando miembros de las comunidades de Rowerachi, Wajurana, Porochi y Norogachi se congregaron al interior de la iglesia (cuando decimos no es en el sentido de una iglesia católica sino más bien del espacio donde se reúnen para celebrar sus fiestas), de pronto y bajo una intensa lluvia las mujeres Rarámuri llegaron y se sentaron del lado derecho, los hombres del lado izquierdo, como siempre lo han hecho, como siempre lo harán. Envolviendo su cara de asombro y de sonrisas con su chiniki (vestido), vieron como fueron entrando uno a una los Mixes, vestidos de fiesta; ellas con sus faldas y sus rebozos negros en la cabeza, y ellos con sus sombreros negros y sus jorongos de lana.

En México, país desgarrado por la violencia, la inseguridad y la pobreza son muy pocas las rendijas que nos permiten entrever un futuro mejor. De ahí la importancia de salvar las distancias en este encuentro entre Rarámuri de Chihuahua y Ayuuk de Oaxaca … mucho tendrá que decirnos –a ellos y a todos nosotros– este cruce de caminos, este espejo en el que, ojalá, todos nos podamos mirar. Romana Falcon (Historiadora e Investigadora del Colegio de Méxic0).

Una vez reunidos los Rarámuri comenzaron los Nawesaris, que es cuando los gobernadores o siríames asumen el papel de consejero a los integrantes de la comunidad, es entonces que, con toda la autoridad moral que le ha conferido su comunidad dicen un discurso con el cual intentan fortalecer los lazos culturales que los mantiene unidos. Por el lado de los Ayuuk, Max tomo la palabra e inició un dialogo abierto, desde el corazón, que se iba traduciendo en palabras como “mkujo’yïxjïp” gracias en su lengua, “somos muy felices aquí… nos sentimos como hermanos y queremos bailar como bailamos allá para que vean acá,” entonces por primera vez en localidad de Rowerachi se escuchó la música mixe, las miradas se encontraban y las palabras también; con la danza después fueron intercambiando parejas, iban bailando mujeres con mujeres, hombres con niños, todos con todas, las faldas se envolvían, parecían las mismas.

A su vez tocó el turno de los Rarámuri que acompañados de violines y guitarras entraron los matachines bailando y recordando la esencia de danzar y vivir al mismo tiempo, de igual forma retumbo el suelo con el baile del pascol. Un sueño que ahora era realidad…así como debe de ser. En esos momentos se vivía un espacio de música pero a la vez de silencio del alma. No faltó que los visitantes probaran el tesguino o suguiki, una bebida tradicional que consiste en un fermentado de maíz que siempre está presente en las celebraciones y representa un elemento fundamental que congrega a la comunidad, que intensifica la comunicación, la integración y el intercambio entre ellos, así que juntos, ambas culturas, la ofrecieran a los cuatro puntos cardinales en agradecimiento por ese momento, o como lo dijo Max… al final “somos los mismo”.

Sólo basta voltear la cabeza hacia atrás y podremos darnos cuenta cuan ciegos y sordos hemos sido. La sabiduría ancestral la hemos ignorado, alabando el mundo moderno y el desarrollo tecnológico de la civilización occidental como única vía, y ahora estamos metidos en un serio problema social, cultural, ambiental y económico” Artemisa Castro (Directora Ejecutiva del Fondo de Acción Solidaria A.C

El grupo de la Sierra Mixe también tuvo la oportunidad de conocer otros lugares de la Sierra Tarahumara como el pueblo de Creel, la Casacada de Cusárare, San Ignacio, el Lago de Arareko, el Divisadero y que decir del paseo por el tren, el Chepe, el único tren de pasajeros en México.

Queremos agradecer a todos los que hicieron este segundo viaje posible, a todos lo que creyeron en que el encuentro de estas dos culturas es parte de nuestro presente, a las comunidades de Rowerachi y Wajurana por recibir a los mixes, a Adriana y Juan Daniel por su compromiso de vida para seguir construyendo un mejor mundo, a Don Mario por siempre estar presente y a toda la comunidad de Creel y del mundo que unieron sus corazones con los visitantes de tierras lejanas.

 

*Si quieres conocer más sobre esta iniciativa te invitamos a visitar nuestra página de internet www.crucedecaminos.mx, y en Facebook, próximamente estaremos compartiendo testimonios de las personas que participaron en este Cruce de Caminos!!!!!!

 

 

*Imágenes: Maria M. Caire.

Mauricio del Villar
Autor: Mauricio del Villar
Mauricio lleva más de una década compartiendo y construyendo la vida con comunidades indígenas y rurales de México.

Ahora los mixes visitarán a los rarámuri en la Sierra Tarahumara

Siguiendo con el histórico proyecto "Cruce de Caminos", el milenario pueblo mixe conocerá por primera vez la Sierra Tarahuamara con los rarámuri como anfitriones.

Han pasado algunos meses desde que un grupo de Raramuri (Tarahumaras) de la Sierra de Chihuahua viajó al estado de Oaxaca para encontrarse con sus “hermanos” los Ayuuk (Mixes) de la Sierra Norte. Muchas fueron las vivencias, los momentos, las miradas, las emociones, las imágenes, las palabras y las historias que se cruzaron; tejieron una amistad que fue más allá de cualquier cultura, un tejido que llegó a la esencia del ser humano tal como es; vivieron el presente y tomaron en cuenta el pasado milenario que los hace ser pueblos con un profundo sentido de vida. Es difícil de explicar y describir los momentos que se vivieron durante estos días ya que las palabras se quedan cortas ante un encuentro que dio esperanza y a su vez abrió horizontes que permiten ver la naturaleza de la vida, el compartir sin esperar nada a cambio, el aprender sin cuestionar, el convivir sin comparar y finalmente el mirar sin juzgar.

mixes visitan raramuri sierra tarahumara

En palabras de Lorenzo Meyer:

Alentar y facilitar la interacción entre lo que subsiste de nuestra diversidad prehispánica, es una manera de dar aliento y legitimidad a cada uno de esos Méxicos de raíces centenarias y que desde hace mucho se ganaron el derecho a mantener y reforzar su personalidad colectiva. Por tanto, bienvenido el esfuerzo de facilitar la interacción en la diversidad para reforzar su proyecto de identidad comunitaria que ya no debe considerarse como retraso sino como refuerzo del proyecto nacional. 

 

De igual forma los Raramuri tuvieron la oportunidad de tener un encuentro con el árbol milenario del Tule que les permitió imaginar cuantos años pasaron para que creciera de esa forma y al mismo tiempo respetar su existencia, caminaron por la cumbre de Hierve el Agua donde sintieron la fuerza de su espacio, en Teotitlán del Valle los recibió una familia de mujeres tejedoras quienes compartieron su experiencia generacional para trabajar la lana en sus telares ancestrales.

En un mundo en el que parece prevalecer el desencuentro, que dos pueblos lejanos rompan las distancias físicas y anímicas para convivir, es esperanzador. Verán en entonces que es mucho más lo que los une que lo que los separa” Cristina Barros Valero

mixes visitan sierra tarahumara raramuri

También les tocó vivir los contrastes entre el mundo prehispánico y el mundo colonial. Al visitar Monte Albán los recibieron dos antropólogos que con trabajos trataban de explicar el espacio desde una visión antropológica, pero los Raramuri se fueron a preguntas más directas como ¿Dónde sembraban? ¿De dónde sacaban el agua? ¿Cómo hacían sus ceremonias? y finalmente se fueron cuestionando porque sacaron “los huesos de los antigueros” y los tenían expuestos en el museo de sitio, decían que no habían respetado a los ancestros. Posteriormente bajaron al centro histórico de la Ciudad de Oaxaca donde visitaron el ex – Convento de Santo Domingo y se quedaron impresionados ante el tamaño de la construcción y la cantidad de imágenes en el interior. Marco Buenrostro, opina sobre el proyecto:

Al reencontrarnos sabemos que somos los mismos, que el cariño y respeto a la naturaleza y saberes de cada pueblo nos han unido desde la antigüedad, que estamos presentes y por ese solo hecho somos actuales, eternos, lo moderno es efímero. 

Durante su estancia en Oaxaca se hospedaron en las instalaciones de la asociación civil Campo y fueron invitados por las autoridades locales de San Luis Beltrán para disfrutar de la banda de música y ver por primera vez un obra de teatro siendo una adaptación de la “Rebelión de los Colgados” de Bruno Traven , al ver la forma en que trataba el capataz a los trabajadores del campo algodonero lo comparaban con la forma en que el “chabochi” o mestizo trata al raramuri en los campos de trabajo en el norte del país. Para Juan Daniel Villalobos:

Este cruce de caminos entre los Rarámuri y Ayuuk es un espacio de vida para recordar el tejido que los une y el mensaje de los antiguos, ahí en sus siembras, casas, fuegos y danzas. Las comunidades indígenas tienen mucho que aportar a la humanidad, el camino del compartir, del vivir en comunidad, del silencio que conecta, de la comunión con la naturaleza… me quedo con la esperanza de la voz de este encuentro.

Finalmente este encuentro termino en el Taller los Alacranes donde fueron invitados por el maestro Adán Paredes y juntos trabajaron en el barro en dos grandes planchas para dejar registro de la historia de este primer encuentro en las que plasmaron huellas, palabras, imágenes, historias, caminos y parte de su corazón.

mixes visitaran sierra tarahumara raramuri

En unos días los Mixes viajaran a la Sierra Tarahumara para regresar la visita y adentrarse en las Barrancas del Cobre que más allá de su belleza natural están habitadas por una cultura que tiene mucho que aportar ante los retos que vivimos como país.

 

 

Si quieres sumarte y conocer más sobre esta iniciativa te invitamos a visitar la página www.crucedecaminos.mx

 

*Imágenes: Maria M. Caire.

 

 

 

 

Mauricio del Villar
Autor: Mauricio del Villar
Mauricio lleva más de una década compartiendo y construyendo la vida con comunidades indígenas y rurales de México.