¿Los juguetes mexicanos se adelantaron al reciclaje moderno?

Más allá de la moda, los residuos de materiales han sido materia prima desde hace cientos de años en la creación de los juguetes populares.

El concepto de reciclaje como tal, es moderno. Llegó acompañado del consumo masivo, y el reciclaje coloquialmente se acuñó, así, como la reutilización de objetos usados. Sin embargo lo anterior es curioso, pues en realidad en la historia de la humanidad siempre existió, y de hecho la mentalidad sobre tener cosas nuevas todo el tiempo, quizá como un respiro frívolo y posmoderno, es relativamente nueva.

El juguete mexicano ha sido uno de los rubros en que milenariamente han sido empleados materiales reciclados para su construcción. El aprovechamiento máximo de los recursos, que fue premisa esencial durante siglos, fue uno de los elementos que propiciaron su formación.

De manera ingeniosa y aleccionadora, ciertos juguetes y artesanías mexicanos nos hacen memorar que el reciclaje ha estado siempre ahí, y cuando este existe como un paradigma se convierte en un modo de vida que permea cualquier esfera. En este caso, la creativa es una de las más beneficiadas.

 

Piñatas

pinata

Tienen al menos 500 años de antiguedad. Con una estructura de barro al centro, son adornadas, y en algunos casos hechas completamente, con papel maché (un mix de pedacera de distintos papeles, como de periódico o de revistas).

 

Cartonería

cartoneria caballos

Foto: jpartepopular.webnode.mx

cartonería mexicana

Como las populares Lupitas, las calaveras, etc., son elaboradas con papel de desperdicio, engrudo y pinturas que hacen que surjan payasos, diablos, chivos, brujas, ancianos, sultanes, monos y bellas damas, entre muchos más.

 

Alebrijes

alebrijes mexicanos

Recordemos la memorable historia de estos fantásticos seres. Salieron directamente de un sueño del artesano Pedro Linares en 1936; seres extraordinarios, como los alebrijes, lo perseguían y gritaban estrepitosamente ¡Alebrijes!. Estos preciosos objetos se hacen con un modelado de papel cartón o periódico.

 

Muñecas de Tusa

Su cuerpo y vestimenta están ingeniosamente elaboradas en su totalidad con hojas de maíz. Son además adornadas con hongos, flores, tintes naturales, semillas, bejucos y pegamento natural. Fueron creadas por la artesana Sonia María Vazquez en 1988. 

muñecas de tusa 

Pirinola, yoyos y trompos

pirinola juguetes mexicanos

Hechos con pedacera de madera.

 

Marionetas

marionetas mexicana

Foto: mexicano.losfuerte.com

Hechas con pedacería de madera, papel maché y pedacería de tela.

 

Tablitas

tablitas juego mexicano

Foto: Carlos Bravo/ Flickr

Con pedacería de madera y listones.

Guardianes culturales: el hombre que preserva uno de los últimos talleres de juguetes hechos a mano en CDMX

En un local que sorprende por su originalidad pervive uno de los oficios más bellos de México.

De la pared sobresale un diablo rojo de cartón que carga con un letrero que dice: –Te estaba esperando-. Estamos en el 129 de la calle Chihuahua de CDMX. El muro es colorido y una frase sobre un espejo pregunta, irreverentemente: –¿Te peinaste?-

En mitad de una de las colonias más gentrificadas de CDMX: la Roma, vive este pequeño taller de juguetería hecha a mano, el último de la ciudad, según su dueño Álvaro Santillán. ¿Su nombre? gina: Taller Tlamaxcalli; abrió sus puertas hace 15 años.

Álvaro es una especie de rebelde, de algún modo, él reta al tiempo desde dos sentidos: preservando el oficio de la juguetería artesanal y enseñando que el tiempo también tiene distintos ritmos:

La prisa es un problema muy serio con la generación millennial, siempre tienen prisa. Aquí llegan a mi taller y preguntan –¿y en cuánto tiempo aprendo?- Pues en el tiempo necesario, les digo. O quieren hacer un alebrije sin aprender a preparar el engrudo: hay cosas que tienen un tiempo, quieren saltarse los procesos. Se desesperan porque ven que yo no tengo prisa”.

Aquí hay alebrijes, juguetes de madera; diseño de hace más de 100 años. Las curiosísimas Lupitas o mini piñatas de colores eléctricos. 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

Santillán hace cartonería aunque también trabaja madera y es un conocedor del arquetípico juguete. En CDMX, según su experiencia, solo quedan unos 16 cartoneros. Dice que a él no le gusta “intelectualizar”, cuando le pregunto sobre el valor de su oficio: “yo lo hago porque me gusta, así, simplemente. Porque cuando uno hace lo que le gusta nunca tienes trabajo, se vuelve una manera de jugar. Nunca debemos dejar de jugar, ni de adultos”.

Sus juguetes son una metáfora de su manera de pensar y de su oficio que reta a la época, ahí, en un local inesperado de la calle Chihuahua en la Delegación Cuahutémoc.

 

taller-juguetes-hechos-a-mano-mexico

 

 

 

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

¿Cómo vivir en México sin producir basura? 6 prácticos consejos

En México producimos muchísima basura. Ya nos toca hacernos responsables de esta situación. Aquí te decimos cómo:

México es un país que produce muchísima basura. Según el Banco Mundial, somos el primer productor de desechos de Latinoamérica.

De acuerdo con datos del INEGI, en nuestro país se recolectan todos los días 86, 343 toneladas de basura, de la cual solo 11% se separa (en orgánica, inorgánica y reciclable). De hecho solo 46 de cada 100 hogares realizan esta vital tarea.

Por otro lado, el problema ya no es que no reciclamos y no hacemos composta. El problema es que producimos muchísima basura. Solo en la CDMX cada persona produce al día 1.7 kilos. La basura de la capital es tanta que, como se explica en este artículo de Animal Político, el 60% o 70% de los residuos los recibe el Estado de México y otro tanto se va al Estado de Morelos.

¿Habrá algo en nuestras dinámicas culturales que nos hacen adoptar estos estilos de vida tan dañinos para nosotros y el medio ambiente?

Sin duda, pues parece que nos cuesta muchísimo trabajo concebir una vida sin producir desechos. Tal vez uno de los circuitos que más afectan en este sentido es el de la comida callejera, un auténtico paraíso gastronómico, pero también una “industria” informal que simplemente no parece poder existir sin unicel y plástico.

Hay algo profundamente cariñoso en el acto de “envolver”.

A cualquiera le brinca el corazón cuando el taquero hace un esfuerzo sobrenatural por guardar los preciados taquitos entre capas y capas de papel y bolsa, para que lleguen calientitos y bien acomodados a su destino final.

Realmente hacer una buena envoltura es una forma de asegurar el estado de las cosas. Tal vez por eso mantenemos tan alto este nivel de producción de desechos. Pero urge replantear esta situación.

Por otro lado, muchas tradiciones muy mexicanas le apuestan al reciclaje, la reutilización, a “heredar” los objetos que uno ya no usa, a “el recalentado”. Y, la verdad, es que, aunque muchas veces parecemos no estar conscientes de ella y sus necesidades, nos encanta nuestra riqueza natural.

¿Por qué será que cambiamos la tradición de llevar bolsa del mandado al hacer compras? ¿O que preferimos unicel sobre una olla o una taza de barro? ¿O plástico en lugar de hojas de plátano y totomoxtle?

También en Más de México: Tradiciones ancestrales que son 100% ecológicas (y hay que recuperar)

¿Qué te proponemos?

La solución es un compromiso, pero es completamente posible. Se trata de adoptar un estilo “Cero basura” a la mexicana. La reglas de este estilo de vida son sencillas:

  1. Rechaza cualquier objeto de un solo uso, desde popotes, hasta volantes y si se puede, recibos.
  2. Reduce tu consumo al mínimo necesario. Esto aplica para toda clase de productos.
  3. Re-usa todo lo que puedas. Los mexicanos lo sabemos hacer bien: convierte los envases de yogurt en contenedores de salsa o frijoles; los frascos en vasos; etc.
  4. Recicla la basura que no puedas evitar, llevándola a centros de reciclaje.
  5. Reincorpora toda la basura orgánica a la tierra.

Te puede interesar: ¿Comprar sin generar basura? En la Ciudad de México ya es posible

¿Y cómo traducir estas reglas a la realidad mexicana? Te dejamos algunos prácticos consejos.

 

Te puede interesar: Vida sin residuos: aquí tienes 10 prácticas zero waste para todos los días

*Imágenes: 1) Munchies-Vice; 2) El Universal; 3) Animal Político.

Este precioso juego de mesa está inspirado en los tianguis artesanales de Oaxaca

Cada detalle de este juego es un pequeño homenaje a la tradición oaxaqueña...

Sin duda Oaxaca es puro deleite para los sentidos y, tal vez, se lo debemos a su tradición artesanal. En ella convergen las materias más ricas de la tierra; una cosmogonía deliciosamente cultivada por siglos; la técnica transmitida de generación en generación, y la paciencia y cariño que conlleva trabajar todos los días en construir piezas únicas.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Esta labor tan compleja y hermosa a penas se puede poner en palabras. Pareciera inimaginable que un juego de mesa pudiera capturarla; sin embargo Ben Haskett, Sarah y Will Reed lograron traducirla preciosamente. Su juego Oaxaca: Crafts of a Culture (Artesanías de una Cultura) se piensa como un homenaje a una de las tradiciones artesanales más apreciadas del mundo y que, además, alimenta en muchos sentidos a los oaxaqueños.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

También en Más de MX: Lecciones de economía alternativa (cortesía de un artesano mexicano)

Además es divertido, porque la “competencia” consiste en vender más artesanías y ser el artesano más querido de Oaxaca. Sin embargo, la victoria no viene sin méritos que se consiguen a través de una versión ilustrativa del auténtico proceso de los artesanos. Pueden jugar hasta cuatro personas y entre azares y estrategia tienen que conseguir materias primas para convertirlas en artesanías, asunto que puede ser tardado, si la pieza es compleja; pero como buen artesano hay que tener paciencia. Cada pieza se exhibe y vende en el mercado. En el juego se hacen referencia a los muñecos de cartonería, los textiles, la joyería y el famoso barro negro.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Los creadores estaban muy emocionados de poder llevar la imagen de Oaxaca a distintas partes del mundo, especialmente a Estados Unidos, donde la cultura mexicana continúa ganando terreno. Además lo hacen con cuidado y respeto, pues son conscientes de lo especiales que son estas creaciones para los oaxaqueños y para todos los mexicanos.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

Cariñosamente lo que hacen son referencias; de hecho, se esforzaron en no copiar patrones, ni diseños previos. Las ilustraciones del juego se inspiran en originales, pero están lejos de ser plagio. Y aunque saben que el juego es una especie de caricatura piensan que pueden hacer felices a las personas que lo usen, solo por tener la oportunidad de apreciar este pequeño fragmento de nuestro país.

mexico-juego-mesa-mexicano-inspirado-tianguis-oaxaca

En el contexto político que plantean las relaciones entre México y Estados Unidos y la situación migrante, para los creadores de Oaxaca: Crafts of a Culture se volvió vital la invitación a jugar, a reconocerse en otra cultura, tomando un papel en su día a día.

Puedes comprar el juego aquí.