Conoce este surrealista y hermoso mirador de nubes: La Bufa en San Sebastián del Oeste

San Sebastián del Oeste es uno de los pueblos mineros más hermosos de México, y en la cima de su cerro La Bufa, la neblina se despliega hermosa y libre.

La neblina es uno de los fenómenos naturales más fantasmagóricos, fríos y apacibles. Cuando la bruma de la neblina cubre un espacio, las imágenes, todas, paradójicamente se vuelven de colores más brillantes, aunque apenas se asoman, tímidos, de la condensación blanco-grisásea, fresca, limpísima.

En México existe un lugar predilecto para ver uno de los mejores espectáculos de neblina, se encuentra en el hermoso pueblo mágico de Jalisco, San Sebastián del Oeste, en la Sierra Madre Occidental; a solo dos horas de Puerto Vallarta.

Este pueblo ex minero, con la cuasi cualidad de ser un pueblo fantasma, con apenas 600 habitantes, es uno de los más bellos de Jalisco. Calles empedradas, olor a bosque, callejones de piedra: en pocas cuadras se despliega una herencia colonial impregnada de antigüedad y orden.

Uno de sus atractivos, como decíamos, es su mirador conocido como La Bufa, ubicado en la cima del cerro con el mismo nombre. El ascenso al mirador suele hacerse de la mano de locales que te llevarán en cuatrimoto, para luego cruzar a pie una zona de bosque habitado de neblina; ahí se pierde la noción del tiempo,  las imágenes se difuminan; un hermoso velo te envuelve durante el trayecto.

Luego llegas al mirador, donde cuando está más despejado, es posible incluso atisbar la Bahía de Banderas. Sobre todo, luego de las seis y media de la tarde, la neblina discurre como agua, y cubre el horizonte como un enorme manto; todo abajo es neblina, y tú, flotas un poco.

 

 *Imágenes: 1,2,3,4,5,6 y 7: Archivo Más de Mx.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

Este pueblito mexicano conserva el trueque desde hace 500 años

Aquí es sencillo imaginar el México prístino, el que vivía más ligado a la naturaleza, a la comunidad...

“¡Cambias! ¡cambias!”, se escucha en los pasillos del mercado del domingo de Zacualpan de Amilpas en Morelos. Es uno de los pocos sitios en México que conservan desde hace más de 500 años la manera conocida de comercio más antigua de todas: el trueque.

Desde las 6 de la mañana llegan de pueblos y zonas rurales cercanas decenas de personas con sus productos, muchos de ellos alimentos cultivados con técnicas ancestrales. Orgánicamente orgánicos, por así decirlo…

Zacualpan de amilpas trueque

“Yo tengo 25 años viniendo a truequear. Muchos jóvenes vienen de otros pueblos a cambiar muchas cosas, desde Cuernavaca. Vienen muchos, y ya saben cuándo es el trueque”, me dice Josefina Arias, de 67 años.

El hecho de que persista el trueque en este lugar se ha hecho tan popular que en septiembre se hace la ‘Feria del Trueque’, cuenta.

Zacualpan de amilpas trueque

Zacualpan de amilpas trueque

“Lo mejor es traer cosas útiles, como aceite, maíz, u otros insumos de la cotidianidad. Le pones un precio, y entonces dependiendo de ello lo cambias por lo que necesitas”, concluye Elinda García de 66 años. A ella lo que más le cambian son los chapulines.

Zacualpan de Amilpas trueque

Aquí es sencillo imaginar el México prístino, el que vivía más ligado a la naturaleza, a la comunidad… Este es una especie de museo viviente, una alternativa auténtica al capitalismo. Y aunque también se truequean muchos productos industrializados, sobreviven la sencillez y grandeza de las artesanías y los productos de la tierra.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )

El sorpresivo rincón-espejo que guarda el bosque de Mineral del Chico (FOTOS)

En el Parque Nacional El Chico de Hidalgo, a las faldas de la montañas, se despliegan espejos de agua que reflejan magníficas rocas.

Mineral del Chico es famoso por sus bosques de coníferas, tan bellos, que es una de las zonas naturales protegidas más antiguas de México. Porfirio Díaz declaró a El Chico como Bosque Nacional en 1898; este hermoso lugar forma parte de la Sierra de Pachuca, en Hidalgo.

Hace quinientos años aquí también proliferaron las minas, por ello nació el pueblo también conocido como Mineral del Chico, y hasta 300 minas fueron instaladas en los derredores.

Sus bosques de coníferas son muy antiguos: ahí yacen helechos que, por su tamaño, parecieran prehistóricos, en mancuerna con cientos de encinos hermosos cuyos tonos resultan una extensa gama de apacibles colores otoñales. Sus formaciones de roca conocidas como Las Monjas son por demás singulares. También, formaciones de roca hacen uno de los laberintos naturales de México más intrincados y famosos (aquí se escondían los revolucionarios): El Contadero.

Con todas estas maravillas, un lugar más discreto, poco conocido, y accesible solo con guía a través del bosque, se descubre luego de un delicioso descenso que puede hacerse a caballo.

Nos referimos a espejos de agua en las faldas de la montaña, que cobijan la base de enormes montículos de piedra; la vista salta hermosa con geometrías que parecieran guardar una capa de metal en su superficie, y que reflejan las rocas que las habitan; estas últimas forman pasillos que jamás se escapan del reflejo (su onírico cimiento).

El elgantísimo minimalismo del sitio es un recuerdo que querrás tener en tu vida.

 

 

*Imágenes: Archivo Más de Mx

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )
Sin categoría

Este es el bosque más mágico del mundo según la BBC (y está en México)

El bosque de la reserva de la biosfera El Triunfo, en Chiapas, es el escenario donde nubes y copas de árboles coquetean oníricamente.

Existe un raro y deleitable ecosistema que está en peligro de extinción a nivel mundial, el bosque nuboso. Como intuyes, este se encuentra abrazado por una capa de neblina ligera, superficial, que se posa al nivel de las copas de los árboles.

Uno de estos preciosos vestigios existe en el estado de Chiapas, en el sureste de México. Este bosque nuboso es conocido como El Triunfo, una Reserva de la Biósfera ubicada en las montañas de la Sierra Madre de Chiapas, al sur del estado.

Alberga aún algunas de las especies más exóticas de toda Latinoamérica, entre ellas el quetzal, tapir, puma, mono añaraña, pavón cornudo y la tángara celeste. Su extensión abarca hasta 119,177 hectáreas. En los bosques nubosos o bosques de niebla la condensación de agua es muy alta y por ello la vida es tan abundante.

En 2015 la BBC Earth viajó a este sitio y lo calificó como El Bosque más Mágico del Mundo, “un espectáculo de vida nunca visto en el mundo”.

La conjunción de las zonas biogeográficas neoártica y neotropical hacen que sus especies sean de lo más extrañas. Es uno de los bosques más raros de encontrar. Sobra decir que Chiapas, familiarizado íntimamente con la neblina, es asimismo uno de los lugares más mágicos del planeta, y que México tiene el honor, y la proporcional obligación, de proteger los tesoros naturales de este estado. 

*Si estás interesado en apoyar la conservación de este hermoso lugar, puedes hacerlo en el siguiente vínculo.

 

[related-inline]

*Imagen: Fulvio Eccardi