Demián Bichir y su labor para combatir el estereotipo del mexicano en el cine

En los últimos años, Demián Bichir ha sido embajador de la compleja cultura mexicana en el rol de migrante en muchos de sus papeles.

Sabemos que el cine, además de su función expresiva, estética y de entretenimiento (cada vez más), es un generador de cultura. Y en este rubro, es donde algunos generan importantes cambios.

Uno de los personajes que más ha hecho por modificar estereotipos caducos, sobre todo de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, es Demián Bichir. Incluso se le nominó a un Oscar como mejor actor hace poco por su papel de Carlos Galindo en la película A Better Life, la cual ilustra las duras condiciones laborales que deben enfrentar los inmigrantes en Estados Unidos.

Esta película dio un lugar sin precedente a esta población desde el poder de Hollywood. Y su rol como embajador de la cultura mexicana en Estados Unidos, no se queda ahí. Bichir ha desempeñado cada vez más papeles que cuestionan los estereotipos respecto a los migrantes, como apunta un interesante artículo de Remezcla de Manuel Betancourt.

demian bichir cine inmigrantes mexico

Su papel en este tipo de películas lleva ya una larga trayectoria. Tenemos su actuación en películas como The Heat, Machete Kills o Savages, y este año la lista continúa con dos películas presentadas este año en el Festival de Cine Latino en San Diego Un cuento de Circo & a Love Song, y Lowriders, o bien, su actuación en la serie The Bridge, junto a la aclamada Diane Kruger. Todas ellas son historias que se desdoblan en las fronteras de ambos lugares y que muestran la cultura que se gesta en esta simbiosis entre lo mexicano y lo estadounidense, un fenómeno, que por cierto, se ha ido configurando desde la conformación de ambos países como tales.

Cuando Bichir fue entrevistado sobre las declaraciones de Donald Trump acerca de los mexicanos, su apacible respuesta apuntó llanamente a la ignorancia del mandatario. Bichir, más allá del cine, también se ha involucrado en campañas activas en favor de los migrantes, como promotor de sus derechos en esta rasposa coyuntura siendo embajador de American Civil Liberties Union (ACLU), Unión Estadounidense por las Libertades Civiles.

Él mismo es un migrante, todos venimos de migrantes, la humanidad es migrante. Y más allá de este fenómeno, Bichir se ha adentrado en las historias de estas personas, personificándolas con la dignidad que merecen.

Su carrera es artística, pero es sin dudas, también la de un embajador cultural que muestra al mundo la complejidad de la cultura mexicana al interior de Estados Unidos, y en la siempre compleja y acelerada frontera.

 

Imágenes:1) @evalongoria/ Instagram; 2) Película A Better Life

 

 

 

 

 

Las lecciones filosóficas de Cantinflas para vivir mejor

Conocido mundialmente por el cantinfleo, este ídolo, si se escucha con atención, entre sus frases se encuentran verdades filosóficas.

¿Quién no ha escuchado del cantinfleo? Esa palabrita que sirve para nombrar al que habla mucho, pero no dice nada. Cantinflas inventó el término al hablar de esta manera. Aunque, si le dedicamos algo de atención reflexiva, curiosamente aparecen pequeñas gemas filosóficas.

De su boca no sólo salen palabras sin sentido, también verdades con las que filósofos o escuelas filosóficas concordarían. Aquí te presentamos algunas de sus expresiones más sabias y, que sin duda, pueden servir para orientarnos en el complejo arte de existir:

“Ya vio para que sirvió el dinero”

Es con esta frase sarcástica con la que Cantinflas finaliza una reflexión que, tal vez hasta podría maravillar al más exigente orador. A partir de una disertación en la que alude al desapego material, Cantinflas rememora a una de las más antiguas escuelas filosóficas: los Cínicos. Estos filósofos apoyaban el desapego a lo material en orden de alcanzar la felicidad.

El fundador de este modo de pensar fue Antistenes, discípulo de Sócrates, y cuentan las historias que él disfrutaba pasearse en público con ropa desgastada y desaliñada. Algo que Cantinflas disfrutaba de hacer.

“Ya se me puso hablador, con esa voz de borracho, presumiendo de tenor”

El señalar la imprudencia o la falta de humildad en otros es un rasgo también de los cínicos. Durante la época griega, los filósofos de esta escuela daban sus conocimientos en la vía pública. Poco les importaba a estos maestros si fueran aceptados por los escuchas. Para ellos, el hecho de decirlo era lo único importante. De ahí que muchos hayan visto sus enseñanzas como molestia.

“que si cobran más que trabajan, que cobren menos; pero que si trabajan más que cobran, pues que cobren más”

La frase no podría decir más. A partir de esta expresión, Cantinflas alude a la importancia de la remuneración laboral de manera justa. Esto significa una visión de la persona que trabaja como un ser con derechos. Algo, con lo que, muchos filósofos de la Escuela de Frankfurt estarían de acuerdo.

Un ejemplo vendría a ser Herbert Marcuse, quien en su obra Razón y revolución, habla sobre el derecho intrínseco de todo individuo por el mero hecho de ser una persona. Algo que Hegel ya había mencionado en su teoría jurídica y que Marcuse rescata.

“cálmese comadrita, al fin de esto ya pasó, como dicen”

Este pésame que da Cantinflas es otra de las breves enseñanzas, entre su humor y risa. La visión de la muerte como algo innegableble es evidente y, más que nada, innevitable. Vivir con la certidumbre de que la experiencia vital puede acabarse en cualquier momento, hace que uno valore la vida misma más allá de cualquier doctrina metafísica o creencia religiosa. Esto es, sin duda alguna, existencialista.

El haber revisado estas frases, así como las ocultas enseñanzas es revelador. Muestra que Cantinflas, más allá de su aparente aspecto despreocupado, ocultaba grandes pensamientos. Algo muy inspirador y que prueba, que todas las personas tienen algo que decir y que la filosofía está más presente de lo que la gente cree en la vida diaria.

Los consejos de belleza que María Félix le dio a una joven

Todas hemos queridos ser bellas y María Félix tiene la fórmula para lograrlo.

La belleza física, aunque relativa, ha sido perseguida históricamente por el ser humano. Y si bien todo indica que la verdadera belleza está lejos del plano perceptible, es decir se cultiva internamente, también es importante, para jugar el juego de la cultura, de vez en cuando esforzarnos en sentirnos bien por afuera. Lo cual no siempre es fácil. 

¿Quién no ha querido sentirse hermoso o hermosa alguna vez? El problema es que La única esperanza que queda es pedir consejo y guía, ¿y quién mejor que a una diva mexicana? María Felix es el icónico ejemplo y sus enseñanzas fueron plasmadas en un cortometraje mexicano, dirigido por Amanda de la Rosa

Aunque deja que desear en más de un sentido, María Bonita, estrenado en 2016, es interesante pues narra la experiencia biográfica de la directora Amanda, durante la estadía de la estrella mexicana en su casa en Veracruz. En este entonces, y debido al acoso de la prensa, María buscaba un lugar en dónde disfrutar en paz y no ser perseguida por la farándula. Por esta razón, la madre de Amanda decidió ofrecerle su hogar para pasar unos días. 

Este acontecimiento cambia toda la vida de Amanda, quien desde ese momento, decide a toda costa, hacer que María Félix le comparta sus consejos de belleza. La doña, quien en un principio parece ser escéptica ante la niña, no le da ninguna respuesta. Lo cual provoca que Amanda se desespere y comience a sentirse decepcionada de su ídola, a la que veía como una de las mujeres más hermosas. Sólo es, antes de irse, cuando María Felix le revela su consejo:

La palabra más importante del diccionario es amor, amor propio. La belleza es una percepción, un espejismo, una creencia y tú eres la primera que lo tienes que creer. La que es bella se atreve a llevar lo que es hasta las últimas consecuencias. Haz lo que te dé la gana y, nunca, nunca, te arrepientas.

Es así como María Félix se despide de su joven estudiante, a quien tiene que dejar para seguir su camino, pero no sin antes, haberle dejado una valiosa enseñanza: sólo el amor propio nos hará bellos, de los pies a la cabeza. 

Las películas mexicanas más taquilleras del 2017

Descubre qué películas mexicanas conquistaron las taquillas durante el 2017.

El cine es arte en movimiento, figurillas de luz en la pantalla grande. Pero, sobre todo, una cultura de entretenimiento. En palabras de Carlos Monsivais,  la relación entre el cine y la cultura era evidente: “Para que alguien se sienta plenamente de su época necesita una combinación de influencias literarias e influencias fílmicas […]”. Esta manera tan indispensable de ver el séptimo arte en la vida de los mexicanos no es errada. Tal vez, esta es la razón por la que las películas mexicanas son tan populares en México. Por eso, te presentamos las cintas más taquilleras del año 2017. 

Hazlo como hombre

De las películas mexicanas, esta estuvo en primer lugar, con una asistencia de 4,339,123. El argumento gira en torno a la historia de tres amigos. La relación de este grupo parece perfecta, hasta que uno de ellos revela que es gay. Después de este acontecimiento, nuevas dinámicas se desatarán, lo cual hace un cambio en la amistad de los tres personajes.

3 idiotas

En segundo lugar, la película 3 idiotas, con una asistencia de 2,688,323. La cinta está dirigida por Christian Vázquez y Carlos Bolado. El filme aborda la nostalgia de la vida universitaria, la amistad entre 3 amigos durante la presión de conseguir altas calificaciones y la misteriosa desaparición de uno de ellos, días antes de la graduación.

Cómo cortar a tu patán

Posicionada en el tercer lugar, esta película protagonizada por Mariana Treviño, tuvo una asistencia de 2,359,646. La trama del filme se centra en Amanda, una mujer que se dedica a hacer que las mujeres abandonen a sus novios patanes. Aunque nunca ha logrado hacer que su hermana abandone a su pareja. Es sólo cuando llega un nuevo chico, que la vida de esta especialista en el amor cambia.

Todos queremos a alguien

Protagonizada por Karla Souza, fue vista en 2,065,985 de ocasiones. Está película también aborda las relaciones amorosas. Aquí, el personaje de Souza se debate entre el amor o la soltería. Las dudas en cuanto a las relaciones  y lo cómicas que resultan, son otros sus temas.

El tamaño sí importa

Con una recepción de 1,058,005, El tamaño sí importa, es una película que refleja los amores improbables y la manera tan espontánea en que pueden hacerse. Los personajes de esta historia de amor son: Viviana, una mujer considerada una chica promedio y Diego, un playboy que aparentemente sólo busca diversión. Es sólo con el encuentro de estos dos personajes, cuando la el filme inicia.

Si bien este top de películas mexicanas más taquilleras del 2017, no es representativo de toda la producción cinematográfica de nuestro país, vale la pena conocerlo en la medida en que refleja algo importante de nuestras preferencias culturales. Obviamente esperamos que el próximo año también aparezcan películas que vayan más allá del humor y las historias amorosas, pero por lo pronto,  y como apuntaba Carlos Monsivais, estos filmes guardan una porción importante de nuestro ADN cultural.