Sin categoría

31 plantas medicinales asociadas a la milpa

Además de la completísima dieta que nos brinda la milpa como un microecosistema culinario, también propicia el crecimiento de estas plantas medicinales milenarias.

La milpa es un ecosistema perfecto, que aporta el sustento alimentario y nutre, también, un riquísimo lienzo cultural… hagamos milpa.

Dicta un proverbio popular mexicano “los mesoamericanos no sembramos milpa, los mesoamericanos hacemos milpa”. Y es que la milpa es tan compleja, un ecosistema tan asombroso, lleno de generosidad, que se convirtió en el eje un modo de vida, de cultura, ritualidad, manera de ser de todo un pueblo.

El hombre mesoamericano, a partir de la domesticación del maíz, y gracias a las bondades climáticas y biodiversas de México, confeccionó “una suerte de microcosmos en Mesoamérica, que ha servido desde hace siglos como sustento alimenticio y lienzo cultural para los grupos de la región.”

No deja de maravillarnos que a partir de la dieta más básica de la milpa: maíz, frijol, calabaza, y chile, una persona consiga mantenerse sana y hacerse de todos los nutrientes que necesita. Pero las bondades de la milpa van mucho más, con más de 60 productos que pueden crecer en sus derredores, y hasta más de 280 especies, solo de quelites. Y entre esta variedad que pareciera irreal, también crecen en los confines de la milpa, plantas que han sido milenariamente asociadas y aplicadas a lo medicinal.

Hoy te compartimos esta 31 plantas de la milpa con propiedades medicinales:

 

Mozote, también conocido como aceitilla (Bidens. Pilosa L)

plantas medicinales milpa

Para molestias digestivas, principalmente diarrea, vómito, dolor de estómago, úlceras, inflamación. También se usa como antiemético. Para aliviar infecciones renales, mal de orín, o molestias e inflamación en la vejiga y riñones. Irritación en la piel, pérdida de cabello. Como analgésico, sobre todo para dolor muscular, huesos y cabeza. También para tos, diabetes, anemia, tonificar la sangre, quemaduras, heridas, calentura, diurético, tranquilizante, calmar el apetito. Empleado por los mixes, totonacas y zapotecos para calmar el susto.

 

Abrojo Amarillo (Tribulus cistoides L.)

plantas medicinales milpa

Para atender trastornos renales. Su uso se diferencia según el estado. En Sonora, por ejemplo, para malestares del riñón, en Puebla y Michoacán para mal de orín e inflamación de vejiga, y en estos lugares lo que se toma es la infusión del tallo en ayunas. Por su parte, en Oaxaca se usa la infusión de hojas y flor para tratar el pujo (dolor intenso de abdomen con malestares digestivos).

 

Altamisa (Ambrosia artemisifolia L.)

plantas medicinales milpa

En el Estado de México y Guanajuato para el conocido como mal de aire, cuyos síntomas son dolor de cabeza, mareos y vómitos. Con sus hojas, en Oaxaca se realizan limpias, y para aliviar transtornos digestivos y bilis, se usan hojas molidas. Como antigastrálgico, falta de apetito, parásitos intestinales y lombrices, se suministra vía oral.

 

Cabezona del Huerto o Bola del Rey (Leonotis Neptifolia L.)

plantas medicinales milpa

En Nayarit para limpiar el estómago, en Morelos para tratar la tos, en Tabasco para problemas de ovarios.

 

Capitana o Capitaneja (Verbesina Crocata Cav.)

plantas medicinales milpa

Sobre todo contra afecciones ginecológicas como la retención de placenta en el posparto, en Morelos. Para limpiar la matriz en Michoacán y para curar por dentro a la paturienta en Guerrero. También para aliviar diarrea, tifoidea, disentería, mitigar ardores de cáncer, desinfectante de heridas leves, fiebres intestinales.

 

Calabaza (Cucurbita pepo)

plantas medicinales milpa

Sus semillas o pepitas se usan contra los gusanos intestinales. Sus hojas son usadas o su fruto (cataplasma) para aliviar quemaduras. Para las reumas, ardor de vejiga, cálculos renales.

 

Chiclacayote (Argemone Mexicana L.)

plantas medicinales milpa

Para problemas en los ojos como dolor, escozor, manchas, inflamación, cataratas (principalmente). Sordera, dolor de pulmón, tos, ronchas en niños, contra la sarna y como purgante.

 

Chicura (Ambrosia Ambrosioides)

plantas medicinales de la milpa

Para aliviar el dolor de estómago, reumatismo, fortificar el útero los 9 días posteriores al parto, expulsión de placenta, trastornos menstruales, heridas, llagas y enfermedades del cuero cabelludo.

 

Chupona (Euphorbia hypericifolia L.)

plantas medicinales de la milpa

Combatir los jiotes (erupción cutánea), como antiséptico, aseo extraocular, espinillas y mezquinos, falta de apetito, antiinflamatorio, machucones y golpes.

 

Cola de Alacrán o Alacrancillo (Heliotriopium curassavicum L.)

plantas medicinales milpa

Problemas del aparato digestivo, diarrea, disentería, indigestión. Enfermedades venéreas, arrojar la placenta; asma, fiebre, anemia, inflamación del bazo, picaduras de alacrán. También, se le atribuye propiedades antihelmínticas.

 

Costomate (Physalis coztomatl)

plantas medicinales milpa

Para detener el pujo y dolencias de estómago, sobre todo en Oaxaca.

 

Tomate (Physalis pubescens L.)

plantas medicinales milpa

Contra la bilis, calentura (tomates asados y machacados en las plantas de los pies), heridas leves, enfermedades respiratorias (tos, anginas inflamadas).

 

Diente de León (Taraxacum officinale W.)

plantas medicinales milpa

Problemas del hígado, vesícula biliar o bilis, alforras (pequeñas ronchas en niños recién nacidos), sarna, algodoncillo (enfermedad que afecta a los lactantes), ojos irritados, fuegos en la boca, dispepsia, estreñimiento, falta de apetito, afecciones pulmonares, garganta, tos, reumas, malestares de la piel, inflamación de abdomen, cálculos de riñón, fiebre,etc.,

 

Duraznillo (Solanum Rostratum)

plantas medicinales milpa

Afecciones en los riñones, empacho, transtornos digestivos, cólicos, desinfectar genitales, cáncer y diabetes.

 

Epazote (Teloxys ambrosioides L.)

plantas medicinales milpa

Malestares diversos en el aparato digestivo, parasitosis, transtornos menstruales, contracciones uterinas durante el parto, eliminar entuertos a la parturienta, dolor de muelas, pulpitis, postemillas, empacho, aire en el estómago, problemas de la vesícula biliar, acidez estomacal, como purgante, contra bronquitis, asma y catarro, contra el dolor de pecho y dolor de costado, inflamación de articulaciones, hinchazón por golpes, como diaforético.

 

Epazote de Zorrillo (Teloxys graveolens)

plantas medicianles milpa

Dolor de estómago (principalmente), diarrea, transtornos digestivos como disentería, indigestion, bilis, empacho, vómito, dolor y fríos de estómago. Y en enfermedades respiratorias como tos, dolor de aire, neumonía, resfrío, dolor de pecho, espalda y escalofríos.

 

Escobilla o Malvilla (Sida rhombifolia L)

plantas medicinales milpa

Dolor de dientes y muelas, gingivitis, postemillas, bilis, hepatitis, irritación de hígado, problemas de piel, caída de cabello, desinfectante de heridas, fiebre, lavados rectales, mal de orín, molestia de riñones; calentura, fiebre, temperatura, amigdalities, úlcera, asma, catarro, gripe, tos y problemas urinarios.

 

Espinosilla (Loeselia mexicana)

plantas medicinales milpa

Fiebres puerperales, calentura, resfriado, gripe, disentería, dolor de estómago, indigestión, apeaduras, tifoidea, entiados, vómito, bronquitis, ronquera, tos, problemas de piel, cálculos e inflamación de riñón, susto, aire, se le atribuyen propiedades diuréticas y purgantes.

 

Estafiate (Artemisia ludoviciana)

plantas medicinales milpa

Dolor de estómago, parásitos intestinales, dolor de estómago, diarrea, empacho, vómito, fiebre, infecciones de estómago, etc.,

 

Frijol (Phaseolus vulgaris L)

plantas medicinales milpa

Padecimientos digestivos, ginecobstétricos, problemas de la piel y de los órganos de los sentidos, dolor de cabeza, acumulación de sangre y pus en la parte interna del cuerpo (postema).

 

Hierba Amargosa (Parthenium hysterophorus)

plantas medicinales milpa

Padecimientos digestivos, principalmente bilis, dolor de estómago, fiebre intestinal, empacho, infecciones, cutáneas, granos, ronchas, herpes, sarna, aljorra, lepra, caída del cabello, correctivo menstrual, flujos, calentura, dolor en el cuerpo, reumatismo, enfermedades respiratorias, calentura, dolor de cuerpo, antiinflamatorio, crisis convulsivas, reumatismo, diabetes.

 

Hierba del Cáncer (Cuphea aequipetala)

plantas medicinales milpa

Tumores, inflamaciones, infecciones, heridas, golpes, llagas y rozaduras en niños.

 

Hierba del Golpe (Oenothera rosea)

plantas medicinales milpa

Padecimientos o lesiones en la piel, golpes.

 

Hierba del Negro (Spharealcea angustifolia)plantas medicinales milpa

Golpes, quebraduras y torceduras.

 

Hierba del Pollo (Commelina erecta)

plantas medicinales milpa

Agruras o yelxocuya, ardor de pecho y garganta, afecciones de los ojos, como conjuntivitis, ardor de espalda y el raquitismo, desinflamatorio, heridas y hemorragias, calentura, refrescante intestinal.

 

Hierba de la Golondrina (Euphorbia prostrata)

plantas medicinales milpa

Ojos llorosos o nubes, trastornos digestivos como diarrea, empacho, calor en el intestino, flatulencia, estreñimiento, disentería, inflamación en el estómago y mal de boca.

 

Lentejilla (Plantago major A)

plantas medicinales milpa

Padecimientos digestivos, y sobre todo para aliviar la inflamación del estómago o abdomen.

 

Malva (Malva parviflora)

plantas medicinales milpa

Desinflamante, golpes, heridas o abscesos.

 

Manzanilla Cimarrona (Erigeron pubescens)

plantas medicinales milpa

Padecimientos digestivos como inflamación e irritación del estómago y golpes.

 

Maravilla (Mirabilis jalapa L.)

plantas medicinales milpa

Inflamaciones o hinchazones.

 

Marrubio (Marrubium vulgare L.)

plantas medicinales milpa

Bilis, disentería, empacho, dolor de estómago, controlar la diabetes, tos, bronquitis, asma, afecciones pulmonares, de la garganta y gripes; alteraciones de la piel como sarna, granos, heridas, hongos, caspa y en casos de caída del cabello. También para aliviar cólicos o dolor de regla y para mitigar dolores (frialdad) en el postparto.

 

*Fuentes:
La Dieta de la Milpa, Modelo de Alimentación Mesoamericana Biocompatible/ Secretaría de Salud

 

 
*Imágenes: 1,2, 8, 22) Mark Hyde, Bart Wursten, Petra Ballings and Meg Coates Palgrav; 3, 16,29) Forest & Kim Starr; 4) Wisconsin State Herbarium, UW-Madison; 7) Kurt Kulac; 9) Sky Jacobs; 10,14, 15,21,26,27,28) Wikipedia; 11) Clinton Shock; 12) fir0002 | flagstaffotos.com.au; 13) florapittsburghensis.wordpress.com;  18) Robert Nykvist; 19) Barbara Dye/Flickr; 20) greenplantswap.co.uk; 23) M. Costea; 24) Michael Wolf; 25)Patrick Alexander; 30) seedsforgreenroofs.blogspot.mx; 31)Goeff Nichols

 

 

 

 

6 ansiolíticos naturales mexicanos

En infusiones, o por medio de aceites, hierbas milenarias de México que son ansiolíticas, antidepresivas y promueven la calma, un bien escasos en estos tiempos.

Los tiempos que vivimos, donde la premura está presente de manera perenne, han ocasionado que la ansiedad esté entre nosotros. Vivimos de prisa, siempre con cosas qué hacer, el tiempo apremia, y tampoco ayuda el hecho de que, como nunca, estamos desconectados de la naturaleza (misma que psicológicamente nos recuerda que el tiempo como lo concebimos actualmente, es más bien un arbitrario invento cultural).

Por ello siempre debemos procurar actividades que nos devuelvan la calma, recordar que lo mejor de la vida no se adquiere con dinero, y que tanto la naturaleza como las relaciones humanas significativas nos hacen mucho bien, así como el ocio.

En este ajetreo constante también es sano recurrir a milenarias hierbas, cuyos efectos secundarios son mínimos y cuyas propiedades naturales nos devuelven la calma. Hasta hoy en México persiste el uso de hierbas milenarias que los antepasados empleaban para, como se dice comúnmente, calmar los nervios.

Sus propiedades, resultado de la meticulosa observación y estudio de etnias ancestrales, han sido corroboradas por la ciencia, como se describe en la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana. Hoy te compartimos 6 hierbas endémicas que debes tener cerca, y de paso recordar que también somos contemplación, calma y naturaleza:

 

Toronjil (Agastache mexicana)

ansioliticos antidepresivos naturales mexico

Según un estudio conjunto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRF) donde se analizaron sus compuestos químicos, se comprobó que  los tres tipos de toronjiles (blanco, morado y azul), guardan efectos ansiolíticos y también disminuyen los nervios y el dolor. Los resultados corroboraron sus efectos calmantes, antidepresivos, sedantes, analgésicos y anticonvulsivos. De ellas pueden extraerse aceites esenciales, con los cuales puedes disfrutar de sus efectos, también a manera de infusión.

Tilia de hoja (Tilia americana variación mexicana)

ansioliticos antidepresivos naturales mexicanos

El anterior estudio mencionado fue también aplicado a esta hierba. Y también se comprobró que, a partir de los aminoácidos o receptores GABA, sus compuestos lavonoides provocan efectos calmantes, antidepresivos, sedantes, analgésicos y anticonvulsivos.

 

Tumbavaquero (Ipomoea stans)

ansioliticos antidepresivos naturales mexicanos

La hierba tumbavaquero posee sustancias que promueven la producción del neurotransmisor GABA, el cual ayudaría a aliviar la ansiedad y a relajar el sistema nervioso central, según explica la Dra. Maribel Herrera-Ruiz, del IMSS.

 

Zapote Blanco (Casimiroa edulis)

ansioliticos antidepresivos naturales mexicanos

De acuerdo a un estudio de la Universidad Veracruzana, sus propiedades ansiolíticas y antidepresivas son efectivas.

 

Flor de Manita, mano de león (Chiranthodendron pentadactylon lam)

antidepresivos ansioliticos naturales mexicanos

Se descubrió que bloquea el impulso nervioso en la unión neuromuscular. Su uso en México es muy antiguo y suele prepararse como té.

 

Yoloxóchitl ó flor del corazón (Talauma mexicana)

ansioliticos antidepresivos mexicanos

Según datos de la Biblioteca Digital de Medicina Mexicana, la infusión de la flor, ingerida tres veces al día sirve para sanar los nervios. También se le sirve en combinació con la magnolia (Magnolia grandiflora), los tres toronjiles, y la flor de manita.

 

*Imágenes:  1 y 5) jardineriaon.com; 2) aubreecherie.com; 4) bienestarenforma.com.mx;  6)flickr.com/photos/martius/8071388212/; 7) maya-ethnobotany.org; 

 

 

 

¿Te interesa el mundo indígena de México? Visita gratis el acervo de la CDI

Más de 3 mil películas, 13 mil videos documentales, fototeca, fonoteca, en este archivo digitalizado sobre las cosmovisiones indígenas en México.

Sobre todo después de la Revolución Mexicana, se gestó un interés muy importante por parte de artistas, intelectuales, antropólogos, etc., por estudiar y documentar las distintas cosmovisiones de los pueblos milenarios en México.

Tenemos por ejemplo a los muralistas mexicanos, como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, o José Clemente Orozco, que se abocaron en enaltecer el legado indígena del país. También a Henrietta Yurchenco, quien grabó las distintas tradiciones musicales étnicas; a Gertrude Duby, quien fotografió durante décadas el legado indígena de Chiapas. También en esta época surgieron las primeras investigaciones arqueológicas. Las fotografías y novelas de Juan Rulfo, o bien, el México profundo que nos legó B.Traven.

Luego de esta etapa de inicios del siglo pasado de revaloración del legado ancestral mexicano, muchos más lo documentaron hasta nuestros días, y mucho de este resultado es posible encontrarlo en los acervos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Recientemente esta institución puso a nuestra disposición este catálogo digitalizado. En él es posible, accediendo pulsando la opción de invitado, explorar los sonidos documentados por Yurchenco, explorar la fototeca legada por el fotógrafo Nacho López, más de 3 mil películas y 13 mil videos documentales; también el acervo de arte indígena, con más de 23 mil piezas originales del siglo XVII a la fecha.

Hoy es cada vez más sencillo encontrar acervos digitalizados de gran calidad, como la Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM, o los libros electrónicos del INAH. En esta ocasión, el contenido es también valiosísimo,  un tesoro abierto para todos.

Consulta el catálogo acá.

 

*Imagen: CDI

Un códice sobre prácticas medicinales indígenas (el arte de la sanación mágica)

Si bien el códice se considera un herbolario, en él figuran también elementos de origen animal y mineral que evidencian la riqueza de conocimientos de los sabios náhuas dedicados a la sanación.

Entre las doctrinas indígenas, se dice que la capacidad que un individuo tiene para curarse de una enfermedad es proporcional a su fuerza de voluntad. Y en ese combate de fuerzas que aureolan el cuerpo, la mente y el espíritu, que irrumpen su equilibrio, ciertos instrumentos y rituales ayudan a labrar el camino de regreso a la salud. 

En el mundo prehispánico se creía que los espíritus del aire (ehecatl) eran quienes enfermaban a las personas, aunque no precisamente se consideraban espíritus negativos. Estos númenes que habitan en las nubes, en los ríos y montañas y entre los vientos azarosos, arremeten a quienes han sido irrespetuosos con los elementos naturales; quienes se han olvidado de sacrificar, de empaparse de vitalidad con rituales o letanías de época en agradecimiento, y de contribuir al espacio que habitan con un suspiro. Acorde a la cosmovisión prehispánica, el enfermo debe ser limpiado de toda falta cometida por medio de una serie de conjuros mágicos que van de la mano con la herbolaria y poco más.

Como bien se sabe, el poder de la curación prehispánica (hoy chamánica) ha sabido ocultarse de la pluma de la historia y permanecer, hasta nuestros días, mediante la transmisión de un conocimiento oral. Y aunque desafortunadamente no muchos mexicanos han tenido la experiencia de encontrarse con estas valiosas prácticas, gracias a internet ahora es posible encontrarse con una prueba escrita verídica: se trata del Tratado sobre hierbas medicinales indígenas, también conocido como Códice De La Cruz-Badiano.

 

Tratado sobre hierbas medicinales indígenas

tratado-herbolario-azteca

Al igual que otras muestras de mestizaje durante la conquista española, en 1536 apareció el Colegio Santa Cruz de Tlatelolco, una de las mejores escuelas novohispanas jamás creadas.

Imaginemos lo que fue para entonces lograr la comunicación entre hombres de habla castellana y hombres del náhuatl. El choque de interpretaciones tardó algunos años y fue necesaria la creación de más colegios. Como en otras escuelas de la época, frailes enseñaban a los indígenas la historia occidental, la religión católica y las lenguas latín y castellano, sin embargo, el colegio de Santa Cruz se pronunció con cierto poder subversivo, ya que los frailes que ahí enseñaban se volcaron a la tarea de aprender el náhuatl para escribir la astronómica historia del pueblo mexicano. Con el tiempo, de esta escuela surgieron avezados en la materia como Fray Bernardino de Sahagún y, en su otra parte, indígenas que aprendieron el latín tan rápido que el colegio llegó a adquirir el destacado nombre de “colegio de los gramáticos indios”.

El Santa Cruz adquirió una notoriedad que llegaría a trascender más de 500 años debido a su grado de intelectualidad y desarrollo científico, este último gracias a las prácticas medicinales y mágicas del médico indígena Martín de la Cruz. A este hombre se le atribuye la autoría de métodos basados en conocimientos herbolarios de alto nivel, que llegaron a controlar enfermedades incluso como la viruela.

Oriundo de Xochimilco, Martín de la Cruz fue el ejemplo vivo de que, a pesar de la conquista, la medicina prehispánica se mantendría vigente durante siglos. Los conocimientos de aquel viejo indígena se lograron consolidar en un compendio único en su tipo: el Libellus de Medicinalibus Indorum HerbisTratado sobre hierbas medicinales indígenas, escrito en náhuatl por de la Cruz y traducido al latín por el estudiante Juan Badiano, de ahí que también sea conocido como Códice Badiano.

codice-azteca-medicina-prehispanica

Con toda la enseñanza –aún latente– que tenían por enseñar los indígenas de aquél tiempo, este códice dio a conocer el conocimiento americano milenario bajo un solo tomo. El libro funciona como un catálogo herbario donde se concentran la mayoría de plantas endémicas con su nombre en náhuatl. Presentan ellas, una serie prácticas, recetas y demás instrucciones escritas en latín para su uso medicinal (para conocer a detalle algunas de estas plantas dirígete a este link).

Las enfermedades que se acatan en el tratado van desde inflamaciones, quemaduras e infecciones, hasta enfermedades de época como la epilepsia, la gota de los pies o artritis y la peculiar enfermedad de la “locura” atribuida a los españoles. En el tratado se miran, también, dibujos de especies vegetales elaboradas por estudiantes indígenas del colegio.

codice-badianoSi bien el Libellus se considera un herbolario, en él figuran también elementos de origen animal y mineral que evidencian la riqueza de conocimientos de los sabios náhuas dedicados a la sanación. A continuación algunos breves ejemplos de ingredientes no vegetales y prácticas mágicas que se utilizaron para curar:

*El nervio del cuello de un águila: como símbolo de fuerza, valor y agresividad, el águila fue utilizada como elemento medicinal, una vez que su nervio (fuente transmisora de su fortaleza) era colocado en el cuello del paciente.

*Cerebro de comadreja o de zorra cocido: estos dos animales fueron acreedores de metáforas en relación a la inteligencia, la astucia y la seguridad. Dar de comer al paciente de su cerebro implicaba la transmisión de dichas cualidades para resolver enfermedades ligadas a la debilidad de la mente.

*Conejo y liebre: la carne de estos animales funcionaba para andar con ligereza por el mundo (lo que dependía del buen estado en que se encontraban las patas del animal).

*Sangre de océlotl: para curar la fatiga de quienes ostentaban cargos públicos.

*Cuerno de venado: administrado a las mujeres que tenían dificultad para dar a luz, ya que estos animales fueron considerados audaces en esta labor.

*Ceniza, cabellos y dientes de cadáver, entre otros ingredientes que podían ser o no humanos.

*Insectos: como el ciempiés, para tratar las articulaciones. 

*Minerales: en este tratado se incluye la utilización de minerales como el oro para tratar dolores del corazón (ambos elementos dignos de ofrendarse a los dioses), el ambar y otras resinas como el copal para diversos fines, entre las más destacadas, su portentosa penetrabilidad, y ella uso de tierra, llamada también “tierra blanca” para mitigar enfermedades diversas relacionadas al calor en exceso. Algunas otras piedras preciosas son nombradas para aliviar la fatiga.

 

El tratado fue presentado hasta 1552 a la corona española, con el fin de que se permitiese avanzar en el estudio de cada una de estas plantas y métodos aunque, sin mayor éxito –y recalcado el prejuicio y el temor a lo desconocido de los forasteros–, acabó por señalarse como una obra que propiciaba costumbres oscuras. 

Después de un largo rato de estar oculto entre las sombras, el Libellus finalmente llegó a manos de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, en 1990 donde a la fecha se mantiene como un legado prístino.

plantas-medicinales-aztecas-codice

La curación prehispánica debe ser una de las inquietudes más populares de los últimos dos siglos, pues fue en el transcurso del siglo XX que se dio a conocer a nivel mundial la sabiduría de los chamanes americanos y sus métodos de sanación con alto fervor. ¿Cómo ha sido posible que la curación mágica del antiguo imperio prehispánico haya logrado sobrevivir hasta nuestros días?

 

*Fuentes de consulta:

Carlos Viesca Treviño e Ignacio de la Peña Páez, “La magia en el Códice Badiano“, Instituto de investigaciones históricas, UNAM.

Guillermo Turner, “El Códice de la Cruz-Badiano y su extensa familia herbaria“, Estudios Históricos INAH

Eduardo Williams, “La Medicina Tradicional Entre los Nahuas: Plantas Medicinales Contemporáneas y Antiguas”, México, 2005.

*Imágenes: 1) Institute for Research in Art; 2) Burke Museum3) Javier Romero – limulus.mx

 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Licenciada en Derecho por la UNAM. Editora por profesión. Música por convicción.