El mítico suéter del Estado de México que usó Marilyn Monroe (FOTOS)

En el Estado de México se teje con técnicas milenarias los hermosos suéteres de lana que además Marilyn Monroe mitificó en las playas de Sana Mónica, California.

A Marilyn Monroe aparentemente todo lo que llevaba puesto se le veía bien, y una serie de las últimas imágenes que le tomaron se han hecho míticas, seguro las has visto. Ella emana su esencia lúdica con un suéter, tirada en la arena, siempre como jugando. Este hermoso suéter de lana es notable y está hecho con una técnica milenaria de Guadalupe Yancuictlalpan mejor conocida como Gualupita o bien, de Chiconcuac, ambos en el Estado de México.

 Según datos de La Prensa Mx, hasta el 2011 aún existían unos 200 tejedores dedicados por completo a los ponchos de lana y los suéteres en esta región, los cuales se mitificaron aún más con las fotografías de Monroe tomadas en 1962 por el fotógrafo George Barris en California.

Cuando aparecieron las imágenes se generó interés en sobre cómo Monroe pudo haber obtenido el suéter. Surgieron dos historias en torno a ello ya que la zona tiene fama por sus tejidos desde tiempos prehispánicos, cuando se tejía el echcat (algodón) y el hilo de matl (maguey); eran de tal calidad sus artículos que los portaban los emperadores mexicas.

Las versiones sobre Marilyn y el suéter

Una apunta a una visita que hizo Marilyn a Teotihuacán el mismo año en que fueron tomadas las fotos en 1962, en la cual también habría visitado el tianguis de Chinconcuac y se habría hecho de la prenda.

La otra historia ha sido difundida por una de las familias tejedoras de Gualupita más tradicionales. Según Juan Martínez Nava, uno de los mejores tejedores de la zona, el suéter de Monroe había sido diseñado por su hermana y compartió para El Universal:

En 1960, Kattie, una joven de Seattle, Estados Unidos, llegó a Gualupita como turista. Ella se encontraba en México en intercambio con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). La mujer se interesó por los suéteres producidos en el pueblo, pero le gustaron los diseños de una artesana llamada Rosario Martínez, se llevó varios a su país para comercializarlos, uno de los cuales regaló a Monroe. Juan Martínez señala que el diseño del suéter de Monroe es de su hermana, prueba de esto es que ella empezó a hacer en la década del 60 las hombreras más estrechas (como el que usa en la fotografía la actriz estadounidense), ya que en aquella época el resto de los artesanos hicieron hombreras gruesas por muchos años más.

Los tintes y materiales de estos suéteres tardan en hervirse hasta 20 horas, la elección de la lana y la confección de los hilos es igualmente un arte; y los patrones, los diseños geométricos, son bellísimos. Un suéter de estos es comprar un pedazo del tiempo (milenios de técnica) y un producto duradero, original y de por sí hecho en un mito. 

marilyn monroe sueter estado de mexico

marilyn monroe sueter estado de mexico

marilyn monroe sueter estado de mexico

marilyn monroe sueter estado de mexico

marilyn monroe sueter estado de mexico

 

Aquí te compartimos la ubicación de Gualupita, nunca dudes en hacerte de uno de estos suéteres y con ello preservar la tradición y sustento de estas comunidades.

 *Imágenes: George Barris

 

 

Observa la lluvia de estrellas Perseidas y honra la práctica ancestral de ver el cielo

Los antiguos pueblos mexicanos podían leer en los cielos la estructura divina que hacía posible la vida mundana. ¿Tú qué ves cuando miras hacia arriba?

Es claro que las antiguas culturas de México tenían una relación estrecha con los cielos y sus misterios. No solamente le rendían culto a deidades inspiradas en los fenómenos celestes; muchas de sus construcciones estaban orientadas para reaccionar a los ciclos de algunos astros y también edificaron espacios específicamente para observar los cuerpos del cielo. 

A su manera y en un lenguaje muy especial, las culturas prehispánicas podían leer en los cielos la estructura divina y fundamental que hacía posible la vida mundana. Así, los antiguos mexicanos nos heredaron los increíbles edificios motivados por este culto; además de calendarios y complejos panteones de dioses del cielo (cuyos ciclos aún nos afectan). Sin embargo, ver el cielo es una práctica que, a los contemporáneos, se nos escapa.

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

Las respuestas sobre el origen de nuestro mundo, sobre los fenómenos que nos afectan, solemos delegarlas a un grupo de sacerdotes contemporáneos —los científicos— y hemos olvidado el arte de hacer constelaciones con las verdades que el cielo nos susurra. 

También en Más de México: Los observatorios del México prehispánico: armonía entre Ciencia y espiritualidad

Los fenómenos extraordinarios del cielo son un buen punto de partida, si quieres encontrar esa conexión con los misterios que están sobre tu cabeza. Y, durante agosto, puedes apreciar la increíble lluvia de estrellas Perseidas (o lágrimas de San Lorenzo). Este increíble fenómeno sucede anualmente y es visible en México entre el 17 de julio y el 24 de agosto. 

estrellas-perseidas-mexico-fechas-hora-donde-astronomia

En 2019, las noches donde la lluvia de estrellas será más intensa son las del 12 y 13 de agosto, donde se podrán observar hasta 200 meteoros por hora en algunos momentos. Como se explica en este artículo de National Geographic las Perseidas provienen del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tarda 133 años en completar un viaje alrededor del sistema solar. 

A su paso, el cometa deja “pequeñas partículas” y nosotros podemos apreciarlas, antes de que, al ponerse en contacto con la atmósfera terrestre, por la ficción, se vaporicen. No son peligrosas, pero sí pueden hacer vibrar tu panorama.

También en Más de México: San Pedro Mártir, donde las estrellas hablan

Las coquetas “lanchitas” de vidrio para ver el océano en Acapulco (FOTOS)

Desde hace décadas las lanchas transparentes han formado parte del imaginario en Acapulco. Son básicas, además, para conocer a los locales más arraigados con el Puerto.

Acapulco, lugar predilecto de descanso para la farándula durante la segunda mitad del siglo pasado (y para intelectuales como Anaïs Nin), hoy, como suspendido en los 70´s, aún guarda su encanto. Sus playas más populares, Caleta y Caletilla, ubicadas “en el corazón del centro histórico”, tienen un singular oleaje apacible, pues están protegidas por la Isla de La Roqueta, que funciona como valla del oleaje del Pacífico. Ahí, hoy se sigue dando un fenómeno turístico hermoso y todo un clásico: los paseos en sus lanchitas de vidrio.

En ambas playas es posible abordar estas lanchas de piso traslúcido. En económicos paseos estas folclóricas y poéticas naves proyectan la vida marina entre tus pies. Los paseantes te darán información sobre la historia de Acapulco (recuerda que te encontrarás, allí, en la zona donde todo comenzó).

La efigie sumergida de la Virgen de los Mares abrazada por peces, algas y el velo azul que le inunda, es otro de sus atractivos. Llegarás también a un pequeño islote rocoso llamado La Yerbabuena donde los lugareños acoplaron una Virgen de Guadalupe y las piedras están graffiteadas; un contraste notable.

Si lo deseas, estas transparencias también pueden llevarte a la Isla Roqueta, un delicioso lugar de descanso. Los paseos en lanchas de vidrio en Acapulco, silenciosamente, han sido uno de los iconos identitarios de este Puerto. Tomarlas es un pase directo al contacto con lancheros que por generaciones se han dedicado a estas guías; y es acercarte, quizá, a los locales más arraigados a Acapulco.

 

*Imágenes: 1,2,3,4,5,8) Archivo Más de Mx; 6)madrigalbienesraices.com.mx; 7) rodandopormexico.com

Huir de la obsesiva búsqueda del éxito; lecciones que Anaïs Nin halló en Acapulco

En disitintos viajes que la escritora Anaïs Nin hizo a Acapulco, encontró en los locales una manera de ver la vida que la marcó.

En los años cuarenta, justo cuando en Acapulco se rodaron películas de proyección internacional, y poco antes de que este hermoso Puerto se convirtiera en el favorito centro de descanso de personajes del Jet Set, la escritora (e imprescindible en la liberación sexual de la mujer)  Anaïs Nin, descaansó en diversas ocasiones en este lugar. Ampliamente conocida por el diario de su vida que inició cuando tenía solo once años y que la acompañó prácticamente durante toda su existencia; también por sus cuentos eróticos, publicados cuando muy pocos se atrevían a hacerlo y por su amplia libertad sexual, esta mujer encontró algunas lecciones en Acapulco documentadas en su propio diario en algunas de sus visitas.

Mientras sentía que en occidente el hombre estaba supeditado al yugo del éxito, en los habitantes de Acapulco encontraba una manera de ver la vida que concebía a la misma como vivirla en todo su esplendor en el presente, sin preocupaciones como las de sobresalir sobre los demás.

 anais nin acapaulco mexico

 

En el volumen 5 de su diario escribe

 

Los habitantes locales no han aprendido aún los inventos de los blancos para viajar del presente, su capacidad científica para analizar el calor de una substancia, su abstracción de los seres humanos en símbolos. Los blancos han inventado lentes que hace a los objetos estar muy cerca o muy lejos, cámaras, telescopios, catalejos, objetos que interponen un vidrio entre vivir y la visión. Buscar poseer la imagen, no la textura, el calor vivo, la proximidad humana.

Para mi Acapulco es la cura para todos los demonios de la ciudad: ambición, vanidad, búsqueda del éxito en dinero, la continua y contagiosa presencia del poder que controla, individuos obsesionados con volverse conocidos, con ser el centro de atención, notados, como si la vida entre millones te hiciera enfermarte desesperadamente, una necesidad de escalar por arriba de la multitud, ser notado, existir individualmente, singular entre la masa de hormigas y ovejas… Aquí, todo esto es un sinsentido. Tú existes por tu sonrisa y presencia. Existes por tus gozos y descansos. Existes en la naturaleza. Eres parte del reluciente océano, eres parte de las deliciosas, bien nutridas plantas, tienes un matrimonio con el sol, inmerso en el no-tiempo, solo el presente cuenta, y del presente extraes las esencias que pueden nutrir los sentidos, así los nervios están inmóviles, la mente está tranquila, las noches son canciones de arrullo, los días son gentiles hornos donde las manos del escultor sabio rehacen los contornos perdidos, las sensaciones perdidas del cuerpo… Cuando nadas eres limpiado de toda esa excrecencia llamada civilización, que incluye la incapacidad de ser feliz bajo cualquier circunstancia.

Ana Paula de la Torre Diaz
Autor: Ana Paula de la Torre Diaz
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto huenasnoticias.com Y pintora con bordadora ocasional ( http://bit.ly/2jkE8lD )